lunes, 29 de diciembre de 2014

¿Por qué el continente es tan importante como el contenido?

En uno de mis primeros trabajos después de terminar la carrera me tocó, entre otras muchas cosas, hacer seguros. Y cuando estos eran de hogar, dos de las características más importantes a definir eran "contenido" y "continente".

Conforman el "contenido" todas esas cosas que hay dentro de la vivienda, tales como electrodomésticos.

Y el "continente" es lo que engloba esas cosas, es decir, las paredes que delimitan y dan estructura a la casa así como las instalaciones que van por su interior, tales como cañerías.

¿Y qué es mejor asegurar: el "contenido" o el "continente"? Estaréis de acuerdo en que ambos son importantes.

Pues eso mismo pasa en el mundo de los blogs: uno no va a visitar un blog que tenga un contenido que no le guste, que no le aporte nada, que se haga demasiado pesado; en definitiva, nadie apunta un blog a su lista de lectura si no le atrae lo que allí se cuenta.



Pero también es cierto que la forma en que ese blog se nos presenta ante los ojos tiene una amplia influencia a la hora de decidir si leer o no.

No me gustan los blogs con cosas que ralentizan que se cargue la página, tales como un gato haciendo monadas a un lado de la pantalla o polvo de hadas que cae desde un lateral, y cosas similares.

No me gustan los blogs que tienen tantos colores que le sangrarían los ojos hasta a Belén Esteban. (Y aquí hago un inciso: sé que mi blog no es precisamente blanco e impoluto pero va en consonancia con la cabecera y, además, creo que los colores no son demasiado chillones como para que duela la vista nada más abrir la página; aunque si a alguien le molesta, cualquier sugerencia será bienvenida. Además, el fondo de lectura es blanco, lo cual facilita mucho las cosas. Y ahí vamos con lo siguiente...).

No me gustan los blogs con fondos de lectura en colores extraños combinados con letras en colores aún más raros todavía.

Y, para terminar, no me gustan los blogs en los que el puntero de ratón aparece de una manera no convencional, porque si el ratón es la cara de un gato, cuando quiera subrayar o lo que sea ¿cómo lo hago?

Por todo eso estaréis de acuerdo en que el "contenido" es tan importante como el "continente"; al igual que no disfrutamos lo mismo en una edición limitada que en edición de bolsillo.

Y a vosotros, ¿qué es lo que más os ha molestado del "continente" de algunos blogs?

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Leer en diagonal

En esta sociedad de lo exprés en la que vivimos y en la que consumimos la información minutos después de que se produzca, tenemos mucho por leer y queremos hacerlo deprisa para no perdernos nada, porque hay tanto por ver que no nos da tiempo a todo.


Es ahí cuando nos encontramos ante una manera de proceder que puede ahorrarnos tiempo así como librarnos de la mala calidad, aunque sospecho que, a veces, también de la buena: la lectura en diagonal. Es decir, empiezas a leer un texto y vas poniendo tu atención en frases sueltas, mirando las palabras importantes y representativas del contenido hasta hacerte una idea de lo que ese texto pretende transmitir. Y sólo si la idea te parece digna de dedicarle al menos dos minutos de tu tiempo, es entonces cuando te paras y lees con atención.

Me he regañado a mí misma por hacer esto, porque últimamente leo en diagonal muy a menudo. No sé si es porque me he vuelto perezosa, porque no tengo tiempo, porque estoy estresada y dispersa o porque es habitual encontrarse, en esta amplia red que es internet, con mucho contenido de ínfima calidad. O por una mezcla de todas esas razones.

El caso es que he intentado ver si alguien había hablado seriamente de este tema, dando números, citando fuentes y todo ese rollo; así que he buscado en Google y, leyendo en diagonal entre los resultados de la primera página de búsqueda, sólo he encontrado uno que me parecía medianamente decente. He abierto el enlace, y la conclusión es que no estoy segura de que exista información relevante acerca de este tema, pues la información que he visto no me ha aportado demasiado.

Quizás haya influido el que me haya leído, ese artículo también, en diagonal.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ana Karenina, de Leo Tolstoy

Siguiendo con mi propósito de recopilar todas las reseñas que he hecho en los blogs que he tenido (además de poner aquí las nuevas), hoy recupero esta de que escribí a principios de este año. Espero que os guste:

Ana Karenina, estremecedo­ra historia de adulterio en el ámbito de la alta sociedad rusa de la época. En ella Tolstoy refleja su visión de la sociedad urbana, símbolo de los vicios y el pecado, en oposición a la vida sana de la naturaleza y del campo. De ese mundo necio y patológico de la ciudad es víctima Ana Karenina, que se ha convertido en una figura clave de la literatura universal (información obtenida aquí).

Hoy os traigo al blog una obra extensa que, aunque en algunas partes se hace densa, engancha desde el principio. Las disertaciones de los protagonistas sobre las clases de la sociedad rusa, la distribución de las tareas del campo o pensamientos filosóficos, hacen que ciertas partes del libro se hagan pesadas. He llegado a la conclusión de que quizá ciertas partes de la obra me superan y son demasiado para mi comprensión.

Por lo demás el hilo argumental es sencillo y trata temas comunes a todos los tiempos: el amor y desamor, el actuar con inteligencia en las relaciones sociales para obtener los fines propuestos, la familia, la convivencia, el divorcio, etc.

La protagonista es un personaje con una evolución brutal a la que puede conocerse en su vida de casada con un hombre mucho mayor que ella, hasta verla convertida en amante de un hombre más joven. El verse separada de su hijo tras la separación hace que no pueda disfrutar de su faceta como madre en toda su plenitud. Una mujer que cambia su posición en la sociedad por una vida feliz, vida que se ve atormentada por no poder desarrollar su lado social al ser repudiada por el resto de damas y familias de bien.

Sin duda Ana es una mujer muy compleja, y aunque no puedo secundar moralmente todo lo que hace, sí puedo comprenderla si la miro en el contexto de la sociedad en que vivía. Sin duda su final ha sido consecuente con su evolución.

Pero el libro no solo se centra en la Karenina, sino que muestra otros personajes con los que ella tiene relación a lo largo de su vida; y éstos resultan igualmente interesantes brindándonos otra protagonista, Kitty, que es una mujer totalmente opuesta a Ana.

En cuanto al final, aunque los últimos párrafos me han parecido un poco fuera de lugar y, según mi entender, no aportaban nada trascendente a la historia, sí son útiles en la medida de conocer cómo seguía la vida de todos aquellos a los que Ana Karenina había marcado con su presencia y su trato.

Es un libro que recomiendo, porque aunque os pudiesen resultar agotadores, como a mí, ciertos pasajes del mismo, narra una historia y desmenuza unas personalidades y conflictos morales que vale la pena conocer.

Como siempre, para terminar os dejo las frases que más me han gustado: 

- Tal pregunta no tenía otra respuesta que la que la vida da a todas las preguntas irresolubles: vivir al día y procurar olvidar.

- Entre ambos se habían establecido, pues, aquellas relaciones tan frecuentes en sociedad, caracterizadas por el hecho de que dos personas mantengan en apariencia relaciones de amistad sin que por eso dejen de experimentar tanto desprecio el uno por el otro que no puedan ni siquiera ofenderse.

- «Es un hombre bueno, leal, honrado y, en su especie, un hombre excepcional», pensaba Ana, volviendo a su cuarto. Pero, mientras pensaba así, ¿no se oía en su alma una voz secreta que le decía que era imposible amar a aquel hombre? Y seguía pensando: «Pero no me explico cómo se le ven tanto las orejas. Debe de haberse cortado el cabello...».

- Yachvin, jugador y libertino, de quien no podía decirse que fuera un hombre sin principios, porque profesaba principios francamente inmorales.

- La ficción puede engañar a un hombre prudente y perspicaz, pero el niño menos despejado la descubre por hábilmente que se la encubran y experimenta ante ella un sentimiento de repugnancia.

- Todo hombre sabe con detalle las complicaciones que le rodean y supone, sin querer, que esas complicadas condiciones y su aclaración son una particularidad personal suya, sin sospechar que los demás viven también entre condiciones personales tan complicadas como las propias.

- Antes, sucedía que el hombre de ideas libres estaba educado en normas religiosas, en la ley y la moralidad, llegando a las ideas libres mediante luchas y trabajos. Pero ahora surge un tipo nuevo de gente de ideas libres que crece sin saber siquiera que existen leyes de moral y religión y que hay autoridad. Se desarrollan en la negación de todo, es decir, como salvajes.

- No hay situación a la que el hombre no se acostumbre, especialmente si todos los que le rodean la soportan como él.

- La razón no ha descubierto que se amase al prójimo, porque eso no es razonable.

jueves, 4 de diciembre de 2014

El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

Con un lenguaje de gran fuerza y sencillez, El viejo y el mar narra la historia de un viejo pescador cubano a quien la suerte parece haber abandonado, y del desafío mayor al que se enfrenta: la batalla despiadada y sin tregua con un pez gigantesco en las aguas del golfo. Escrito en 1952 por encargo de la revista Life, este relato lo confirmó como uno de los escritores más significativos del siglo XX, obteniendo el Premio Pullitzer en 1953 y allanado su carrera hacia el Premio Nobel de Literatura, que recibió en 1954.


Por recomendación de Isaac Belmar (el autor de esta novela que reseñé aquí) he leído por primera vez a Ernest Hemingway, empezando por un relato corto que ha sido muy diferente a lo que acostumbro a leer.

Me ha parecido increíble estar enganchada a una historia de algo que, en mi día a día, no me interesa en absoluto. Supongo que sería porque más que un relato de un suceso común nos encontramos ante un texto con un trasfondo en el que la lucha y la superación personal están patentes.

Ya lo decía Lao Tsé: "El que vence a sus enemigos es fuerte, pero el que se vence a sí mismo es poderoso". Y esta es la reflexión con la que yo me quedo. Os invito ahora a que vosotros leáis esta pequeña gran historia y saquéis vuestras propias conclusiones.

Y para terminar, unas frases para no olvidar:

- Es mejor tener suerte. Pero yo prefiero ser exacto. Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto.

-  Que piense que soy más hombre de lo que soy, y lo seré.

- Ahora no es el momento de pensar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que hay.

- ¿Y qué es lo que te ha derrotado, viejo?”, pensó. –Nada –dijo en voz alta–. Me alejé demasiado. 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Lo que encontré en un cajón, de Lluvia Beltrán

Colección de relatos de diversa temática, desde la distopía hasta el desamor y la soledad pasando por historias urbanas. Incluye el relato "¿Quiénes sois?" (ganador del tercer premio en un concurso de relatos de temática zombi). 

Títulos: Escucha, ¿Quiénes sois?, Una amarga taza de café, Dentro de la novela, Señora soledad, El pasillo, Tu silencio, Si no hubiera, Yo siempre, Ausencia, El mail, Bajo las estrellas, Mente en blanco, Silencio que grita, El dragón y la mazmorra, Cruce de caminos y Relato final.

Hoy os traigo un libro que para mí ha sido una sorpresa, por varios motivos: porque no sabía que Lluvia Beltrán estuviera haciendo un libro, porque de haberlo sabido hubiera apostado que se trataría de una novela y no de una compilación de relatos cortos, y porque el libro que me he encontrado no presenta relatos cortos sin más.

Dice la autora en la sinopsis que al comprar "Lo que encontré en un cajón" nos encontraremos un libro de relatos de diversa temática, pero yo no estoy de acuerdo. Para mí este es un libro sobre el terror en todas sus formas de expresión: desde el terror al hablar sobre zombies (relato ganador del tercer premio en un concurso de relatos de temática zombi, y que es el único de ciencia ficción al completo) hasta historias cotidianas cuya vivencia podría atemorizar a cualquiera.

Es lo que cuenta pero sobre todo cómo lo cuenta lo que me ha atrapado desde el minuto uno. Todas esas cosas podría haberlas vivido yo y todas ellas dejan sentimientos de angustia, o desazón, o pena, o rabia, o impotencia...

Porque la realidad siempre supera a la ficción y porque el verdadero terror viene de la mano de los sentimientos más intensos que podemos experimentar en esta vida, es por eso por lo que debéis leer este libro.

Y para terminar, las mejores reflexiones que me he encontrado:

- Lo que más me duele de tu ausencia es el silencio.

- Si Jane Thorn levantara la cabeza, seguro que se sentiría satisfecha al ver lo que las mujeres han conseguido. O tal vez sentiría rabia al ver que en el fondo las cosas no han cambiado tanto como parece.

- Y, lo peor de todo, no hemos aprendido nada.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Tocados: Tú tienes la llave


Adrián Díaz está aparentemente viviendo su sueño. Está a punto de ser "Hamlet" sobre los escenarios y va a abandonar la hostelería para dedicarse a su vocación de actuar a tiempo completo. Lo que casi nadie sabe es que Adrián está "tocado" o, dicho de otro modo, tiene trastorno obsesivo-compulsivo. Cuando padece su última crisis de ansiedad durante un ensayo, el director le da un ultimátum: o busca ayuda profesional de forma inmediata o será reemplazado por un sustituto.

Julia Whyler es una psicóloga retirada que se especializó en el trastorno obsesivo-compulsivo tras sufrir su mayor trance personal y que vuelve a la vida pública -sin demasiado entusiasmo y aún lastrada por su traumático pasado- para presentar su primer libro: "Tú tienes la llave".

El encuentro entre ambos marcará un antes y un después en sus vidas para siempre. Con la ayuda de Julia, Adrián se enfrentará a su pasado en un extraordinario viaje emocional y tratará de encontrar la llave que le permita salir del laberinto en el que se encuentra. Pero ambos desconocen que solo Adrián posee la llave para que también Julia salga del suyo.



Se denomina TOC (o Trastorno Obsesivo Compulsivo) a la enfermedad caracterizada por "la intrusión de pensamientos no deseados y recurrentes que acaban convirtiéndose en obsesiones y que provocan la consecución de acciones repetitivas y estresantes (compulsiones). Entre estas acciones, pueden estar lavarse las manos, repetir frases al hablar, abrir y cerrar las puertas, chequear que las llaves del gas están cerradas, etc..." (definición extraída del blog Diario de un TOC, también de Damián Alcolea). Esta enfermedad está considerada por la Organización Mundial de la Salud como uno de los cinco trastornos psiquiátricos más discapacitantes.

"Tocados: Tú tienes la llave" ha llamado mi atención porque está escrito por una persona que padece TOC, y quien mejor que aquel que tiene que convivir con ello para contarnos una historia sobre alguien que tiene que lidiar día a día con esta enfermedad.

Entiendo que debe ser muy difícil vencer un trastorno cuando es el propio paciente el que, conscientemente, sabe que es irracional, que no tiene fundamento, y que no realizar las conductas repetitivas una y otra vez no le acarreará ninguna desgracia y, sin embargo, su mente no le deja salir de ese círculo vicioso al que se enfrenta todas las mañanas desde que se levanta.

Es como... Acabo de cerrar la puerta de mi casa dando dos vueltas a la llave y cuando estoy llegando al portal tengo que volver a subir y comprobarlo otra vez, porque si no quizás vendrá un ladrón y me quemará la casa. A mí me pasa algo parecido a eso, y me da rabia tener que comprobar si dejé encendida la plancha del pelo, la calefacción, o si la puerta está bien cerrada, cuando sé perfectamente la respuesta a eso porque acabo de comprobarlo todo hace menos de un minuto.

¿Tengo TOC? Afortunadamente yo solo tengo manías, y son manías porque me ocupan una parte insignificante de mi tiempo diario y de mis rutinas. Pero imaginaros tener que hacer todas esas comprobaciones absurdas una y otra vez durante, por ejemplo, una hora o media hora antes de salir de casa. Imaginaos tener que cruzar los pasos de peatones pisando solo las rayas blancas y, cuando no lo haces, tener que empezar el recorrido de cero. O lo que es peor, ¿qué pasaría si el paso de cebra estuviese sin pintar? ¿Llegaría un "tocado" a su destino? Me pongo en su lugar y siento que debe ser horroroso, sobre todo porque tu mente te obliga a hacer algo que tu propia mente sabe que no es necesario.

Y así os he puesto en situación de lo que cuenta esta novela de Damián Alcolea, una historia impregnada, estoy segura, de vivencias personales del autor que le dan un realismo que asusta. Una historia que nos da a conocer una de las enfermedades más discapacitantes y más desconocidas, puesto que quien la padece suele tardar bastante tiempo en pedir ayuda porque se siente avergonzado.

Si no me equivoco, esta es la primera novela del autor, que me sonaba por su aparición en El Internado, aquella serie de Antena 3. Y para ser la primera me he quedado gratamente sorprendida, pues cuenta con una prosa ágil, sencilla y que va directa al grano, sabiendo transmitir al lector todo lo necesario para entender al protagonista y para no querer soltar la mano de Adrián Díaz en ese camino de superación y lucha personal que ha emprendido.

Esta novela es una lectura diferente que nos permite conocer, de una manera amena y sencilla, una enfermedad que afecta a muchas personas. Sin duda, os recomiendo su lectura.

Y para terminar, como Damián Alcolea parece ser igual que una servidora, es decir: un coleccionista de frases, el libro está plagado de ellas, así que aquí os dejo una compilación de las mejores, compuestas tanto por frases conocidas como por aquellas creadas por el propio autor:

- Hay un proverbio oriental que dice: "Quien ha creado una puerta y un cerrojo también ha hecho una llave".

- Si tienes un sueño, tienes una brújula.

- Si dudas de ti mismo, estás vencido de antemano (Henrik Johan Ibsen).

- La existencia no admite representantes (Jorge Bucay).

- No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que teníamos cuando los creamos (Albert Einstein).

- Todos tenemos que luchar por dejar el pasado en su lugar.

- El mundo es redondo y cualquier lugar que pueda parecer el fin puede ser el principio (Ivy Baker Priest).

- Nunca subestimes el poder de una historia.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ell@s: ¡Quiero vivir!, de Daniel Renau

Hola de nuevo: 

Te voy a narrar la segunda parte de esta historia que quizá sea la tuya; y si es así, recibe mis felicitaciones y parabienes. 

Mas si por el contrario no es así, si tú… 

Ya tardas. 

Hazme caso, porque, ¿te has parado a pensar que en cualquier momento puede alguien decirte que los que sois diferentes no tenéis cabida en este mundo? 

Bien pudiera ser que lo que está pasando ahora mismo por tu cabeza sea rebelarte, pero antes de que lo hagas, yo te aconsejo que estudies qué hace exactamente un cactus en un balcón. 

De nada. 

Juliet Horst 


El pasado 18 de junio os hablaba de la historia de personas que un buen día se despiertan siendo alguien del sexo opuesto, pero no como en las típicas películas que estamos acostumbrados a ver, sino que se trataba de gente que podía realizar estos cambios a su antojo y ello debido a un suceso en el que sus madres se vieron envueltas en el pasado antes de dar a luz. Esta historia era "Ell@s: No esperéis su piedad" (la reseña que le dediqué podéis leerla aquí), y hoy os traigo al blog su segunda y última parte: "Ell@s: ¡Quiero vivir!"

En esta continuación de la historia Daniel Renau nos sigue contando la trepidante historia de los "dobles" y como se desenvuelven en la sociedad, mezclándose con gente común y corriente de todos los ámbitos y de las más altas esferas para conseguir su principal objetivo: sobrevivir en un entorno hostil.

La segunda novela sigue centrándose en los personajes con los que terminó la primera entrega pero sin hacer más saltos generacionales, por lo que nos encontramos ante una trama más pausada que analiza más los detalles y que nos da muchas más pistas sobre lo que le deparará el futuro a los protagonistas.

En este texto nos encontramos con coherencia, realismo, con relaciones, sucesos y continuaciones que van en consonancia con la primera parte, y en donde no se deja nada al azar hasta llegar a un final que casa a la perfección con el resto de la historia y que, aunque puedes no esperarte, te deja totalmente satisfecho (por lo menos ese ha sido mi caso).

He agradecido también que el autor siguiese contando, además de con el elenco principal, con esa lista de personajes secundarios de los que me enamoré en la primera parte y que tantos momentos buenos y graciosos reparten por la historia, ofreciendo, como siempre, un contrapunto necesario a la intrigante trama principal.

Os recomiendo totalmente su lectura, tanto de la primera parte de Ell@s (si aún no la habéis leído), como de esta segunda, pues en ellas os encontraréis con un autor que sabe transmitir, enganchar, hacernos pensar y, en definitiva, llevarnos a otro mundo y adentrarnos en la historia de buen grado y sin darnos cuenta.

Y antes de dejaros las frases que más me han gustado, desde aquí hacer una mención especial a David Orell, creador también de esta segunda portada:

Apasionante. Sí. El mundo seguía girando y la estupidez seguía reinando.

Siempre había pensado que con su media naranja alguien se había hecho un zumo.


-------------------------

P.D.1 Si queréis haceros con esta novela, la encontraréis disponible en Amazon pinchando aquí.

P.D.2 Y si no habéis leído la primera parte, deberíais hacerlo. El comienzo de la historia lo encontraréis aquí.

lunes, 3 de noviembre de 2014

La pregunta que importa, de Isaac Belmar

Como os comentaba cuando reseñé Perdimos la luz de los viejos días, comprando esa novela el autor nos permitía descargar gratuitamente su libro de relatos breves La pregunta que importa, que es la reseña que os traigo hoy al blog.

Leer algo de Isaac Belmar es apostar sobre seguro, y esta vez no ha sido menos. Estamos aquí ante un libro que se lee en un santiamén, cargado de esos sucesos sencillos que nos hacen reflexionar y, sobre todo, gracias a los cuales conseguimos aprender y ver las cosas desde otro punto de vista.

A veces me pregunto qué leer cuando acabo una novela larga, y sin duda un libro de relatos como este es el tentempié perfecto para tomar un respiro entre obras más extensas. Algo con lo que evadirse, una lectura que no requiere esfuerzo, que engancha, y que te dejará con ganas de más.

¿Cuál es la pregunta que de verdad importa? Os animo a que lo descubráis leyendo este magnífico libro de relatos.

Y para ir abriendo boca os dejo un par de frases que os encantarán:

- Tras rostros dulces también hay malas personas.

- Entendí que la verdad era el enemigo y el arma de destrucción masiva. Si quería terminar con alguien, no tenía más que buscar la verdad o la de los suyos.

-------------------------

P.D. También podéis conseguir este libro de manera gratuita gracias al pago social, que consiste en promocionarlo a través de las redes sociales. Si queréis más información la encontraréis aquí.

lunes, 27 de octubre de 2014

Perdimos la luz de los viejos días, de Isaac Belmar

Ella se marchó, así empiezan las historias que merecen contarse.

Se marchó de la mano de la enfermedad dejando solo a un hombre pequeño, al que no le queda nada excepto vengarse de la vida que se la arrebató. O al menos, de los que la hicieron sufrir a ella.


Pero ese hombre pequeño nunca se vengó de nadie, ni levantó la voz, ni mangó nada cuando era crío. Así que busca a quienes sí son capaces de hacerlo, a un extraño Papa que reina en un agujero de la ciudad llamado las Cien Puertas, con sus secuaces tatuados y llenos de pendientes de oro. También encontrará en ese camino a un extraño asesor, que le guía en todos los pasos de su contrato de venganza. 

Y como siempre en su vida, las cosas no salen bien. Ella empieza a aparecerse en sueños y él va perdiendo la cordura. Además, algo raro le ha sucedido al mundo, ha perdido la luz que tenía. Así que ese hombre pequeño tendrá que averiguar qué pasa en realidad, mientras intenta escapar de sus tratos con el diablo.



Debo confesar que empecé con esta historia sin haberme leído previamente la sinopsis, porque sigo al autor en su blog Hoja en blanco desde hace un tiempo y después de ver todo lo que escribe allí y como lo escribe estaba segura de que esta novela me iba a gustar.

Isaac Belmar tiene la habilidad de empezar a contar una cosa e ir enlazando y relacionando hasta que te cuenta algo totalmente distinto, así que cuando comienzan sus letras nunca sabes por donde va a salir, y eso me gusta.

Además, el autor tiene el don de dar directamente donde tiene que dar, haciendo que nos tambaleemos mientras nos sumergimos en la lectura, consiguiendo que sintamos intensamente y se nos remueva hasta lo más profundo hablando de las cosas más intrascendentes. Y este don ha sabido plasmarlo a la perfección en "Perdimos la luz de los viejos días", un libro donde nos cuenta una historia sobre la lucha personal contra una vida injusta en un mundo que ha cambiado.

El protagonista es un hombre triste que se ve atrapado por la cadena de su propia venganza y que quiere reparar, aunque sea un poquito, todo el daño que ha sufrido, no él directamente, pues normalmente nos duele más lo que le pasa a quien queremos que lo que tenemos que soportar nosotros mismos.

He de decir que el autor da una explicación perfecta, coherente, comprensiva y clara del título del libro, aunque yo creo que también tiene otra interpretación que se puede conseguir a medida que avanzamos en la trama. Y hasta aquí os voy a contar, porque la historia es corta y si os digo algo más estaría destripando unos acontecimientos que valen la pena leer de primera mano para vivirlos por nosotros mismos a través de esas páginas.

En definitiva, sin lugar a dudas os recomiendo que os animéis a leer "Perdimos la luz en los viejos días", estoy completamente segura de que no os arrepentiréis.

Y para acabar voy a poner unas frases del libro, y he de confesar que me ha costado mucho, pero que muy mucho, no copiar el libro entero. Ahí van:

- Fue el más tonto de los detalles el que lo rompió todo, el que me sacó para siempre de los raíles.

- Ella era una niña normal, con sus cosas, pero buena y normal, lo cual comprobé después que ya era mucho, porque las pocas otras con las que tuve algún contacto, estaban completamente locas.

- Gracias -que es lo que dice el hombre normal cuando lo estás jodiendo.

- Me sonó a un tenemos que hablar, esa historia de terror en tres palabras.

- Nadie está a salvo de nadie si tienes Internet.

- Me acuchilló la sensación más perra en la vida, la del momento en que te das cuenta de que ya es demasiado tarde.

- Siempre igual -negó con la cabeza-, todo el mundo quiere todo, pero nadie está dispuesto a pagar el precio. ¿Sabes lo primero que se aprende en mi oficio? Que nada es gratis.

- La novela terminó, pero la lectura nunca tiene que hacerlo...

-------------------------
P.D. Si compráis la novela podréis conseguir gratis un ejemplar del libro de relatos "La pregunta que importa". Toda la información la encontraréis pinchando aquí.

viernes, 10 de octubre de 2014

El Experto Perfecto, de Fermín Mayor García

Después de cinco años, el grupo de investigación Santo Grial perteneciente a la empresa tecnológica de inversiones T-Investing descubre lo que los gurús en economía denominan El Experto Perfecto: un programa informático capaz de ganar dinero continuamente en los mercados de divisas. Aunque pretenden mantenerlo en secreto, a las pocas horas del hallazgo, los laboratorios de la compañía situados en la torre Shard de Londres sufren un tremendo ataque en el que muere el padre de la criatura Roger AppleWhite y desaparecen todas las copias del mismo. Sólo la joven programadora y ayudante, Elena Beillevaire, consigue escapar del edificio. Comienza así una frenética huida para salvar su vida pues ella, dentro de su cabeza, tiene la única clave para poder reproducirlo. En su camino Elena pide ayuda a un antiguo compañero suyo: Fran Castillo. Éste, un funcionario de correos con una vida normal y corriente, llevado más por sus sentimientos que por la razón, viajará a la ciudad del Big Ben donde se encontrará entre el fuego cruzado de las dos organizaciones que buscan a su amiga. 

Por otra parte, George Ventura, escritor del best-seller “El caso eclesiástico de Roswell” y primo de Fran, es despedido de su trabajo en la prestigiosa revista americana “Misterious Words”. Su afán de éxito y su asquerosa necesidad por mantener su ritmo de vida le llevarán a tratar de arrancar, como hizo en el pasado, algún nuevo secreto al mayor laboratorio científico de la historia: la Iglesia. 

Y en un lugar perdido bajo tierra, número 23, como así lo llaman tras su secuestro, no tiene más remedio que realizar acciones clandestinas para salvar la vida de sus pequeñas: desde robar plutonio enriquecido hasta guiar a un Boeing 737 por la ruta de Washington a Nueva York. Hacker reconocido mundialmente con el sobrenombre de Talía, ahora se ha convertido, a la fuerza, en un Spycker: espía cibernético jamás detectado. 

El Experto Perfecto es un frenético thriller tecnológico en el que, tras el descubrimiento de un asombroso autómata aparentemente inofensivo, se presenta una realidad en la que el mundo actual, dominado por las nuevas tecnologías, encuentra, precisamente en ellas, su mayor talón de aquiles.


Estamos ante una novela que invita a la reflexión. ¿Somos conscientes de cómo afecta realmente la tecnología a nuestras vidas? ¿Sabemos lo que puede suponer que aparezcamos, aunque sea mínimamente, en internet? Yo creo que no, por eso me creo que lo que en este libro se cuenta sea posible.

Además de esto me he encontrado con tres historias que intuía se encontrarían entre sí, pero no sabía como, algo que he estado intentando averiguar mientras leía y que no he visto casi hasta el final de la historia.

Cada personaje, cada parte fundamental del relato es realmente interesante por sí mismo, por eso parece que estamos leyendo tres libros dentro de uno, y el ensamblaje final de las tres historias está muy bien hecho.

Personalmente me quedo con la parte cuyo peso recae sobre los hombros de George Ventura, un hombre real, consecuente con su ritmo de vida, y con sus luces y sus sombras. Me he quedado con ganas de saber más de él.

En definitiva, este thriller tecnológico engancha, enseña, y nos invita a pensar, por lo que os recomiendo su lectura. Y para ir abriendo boca os dejo con las frases que más me han gustado:

- La gente introduce sus datos libremente en Internet sin entender la consecuencias. No saben a lo que están expuestos.

- Y el periodista tenía la suficiente experiencia como para saber que detrás de una locura puede esconderse una realidad.

------------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Fermín Mayor García, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

miércoles, 8 de octubre de 2014

¿Se puede reseñar un relato por entregas? Sí: Carmen, de My Stories Project

A veces estás tan enganchada a un libro que no puedes soltarlo y, cuando te das cuenta, entre que terminas de cenar y decides que ya es hora de ir a la cama te has puesto en las 2 de la madrugada y tienes que levantarte a las 7:30. ¿Cómo se puede tener fuerza de voluntad para parar de leer a una hora adecuada que te permita dormir tus 8 horas diarias?

A mí me cuesta mucho, por eso el único método infalible que he encontrado es que me impongan el parar. Es decir, si una de tus historias preferidas la lees en un blog que hace capítulos por entregas cada semana, no te queda más remedio que leer lo que te dan y parar donde el autor quiere. Y es una ventaja en el aspecto de que te vas a dormir cuando toca y te despiertas más despejada.

Peeero, la gran desventaja es que si la historia es buena siempre te quedas con ganas de más y esperas toda la semana ansiosa a que llegue el siguiente capítulo. Esto es lo que me pasa con "Carmen", un relato por entregas que podréis descubrir en el blog My Stories Project.

Y ¿quién es Carmen? Pues Carmen es una mujer de nuestros tiempos que, aunque su único objetivo en la vida no es tener hijos, sí quiere llevarlo a cabo, y como no ha tenido una vida fácil, cumplir sus deseos se vuelve muy complicado. A través de los capítulos nos encontramos con una persona madura, inteligente y sensible que es consciente de que los cuentos de hadas no existen e intenta gestionar su vida como buenamente puede para ser feliz.

Una historia real, una historia que emociona, una historia donde podrás encontrar en Carmen y en el resto de personajes a esas personas del mundo real con las que seguro te has topado en alguna ocasión.

Quizás os pueda parecer una historia típica, pero no lo es, ya desde el principio nos sorprende. Y si me gusta lo que cuenta, más me gusta como lo cuenta. Carmen está plagada de detalles, de un montón de pequeñas cosas que hacen que la historia sea grande.

Sin duda os animo a leerla, yo ya lo hago. Podéis empezar pinchando aquí.

Y para ir abriendo boca os dejo con algunas de sus mejores frases:

- Cuando tomas una decisión que te incumbe exclusivamente a ti, pero en la que hay más participantes que en la lotería, no te sorprende que tengas que ir dando explicaciones a todos y cada uno de ellos como si te estuvieras justificando.

- La abuela Carmen miró su casa, su salón bañado por la claridad de la mañana, su patio fresco y húmedo, y por primera vez en mucho tiempo sintió nostalgia de su juventud.

-------------------------
P.D. La imagen que ilustra este post es cortesía de Rachel’s Puzzle Things. Sketchbook,  los descargables que ha creado para Carmen podéis obtenerlos aquí:



martes, 30 de septiembre de 2014

¿Qué tiene que tener una portada?

Es una pregunta que muchas veces me hago. ¿Qué tiene que tener una portada de un libro para que te atraiga? Yo me guío más por las sinopsis, es la contraportada lo que me llama la atención, pero cierto es que en las librerías lo que se ve es lo de delante, y que realmente es la portada esa puerta entreabierta que nos anima a adentrarnos en las letras que esconde y comprar la historia.

Así que me gustaría saber vuestra opinión como lectores (o escritores), de que tiene que tener la portada de un libro para que empleéis vuestro tiempo en cogerlo y ojearlo.

¿Debería ser un resumen del libro? ¿Quizás se debería poner solo una imagen de una escena clave? Pero esto quizá podría ser un spoiler. Entonces... ¿Representamos el principio? ¿O simplemente plasmamos el título con literalidad?


Pues eso, me gustaría saber vuestra opinión. Porque a la hora de opinar antes de que un libro salga para ayudar en el proceso de edición del mismo, con la portada nunca lo he tenido muy claro...

-------------------------
P.D. Por cierto, si sois escritores y necesitáis una portada, que sepáis que David Orell del blog Kassius 9 os la hace a un módico precio.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker

Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policiaca cuya experiencia de lectura escapa a cualquier tentativa de descripción. Intentémoslo:

Una novela de suspense a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire.

En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor -Harry Quebert, autor de una aclamada novela- y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado y acusado de asesinato al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín.

Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras busca demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.

Sin duda la novela negra es mi género literario preferido, pero es que en este libro, además, nos encontramos una buena guía para escritores. El autor intenta descifrar quien mató a Nola Kellergan mientras nos da consejos sobre como ser escritor, y esa visión que hace de estas dos cosas, entre las que consigue establecer paralelismos, me ha gustado mucho.

Sabía desde el principio que el asesino sería alguien que no esperaba, y aún así no lo vi venir, eso es lo que me engancha en este tipo de historias. Quizás al final me ha cansado un poco que cerrara varias veces el caso y se diera cuenta que se había equivocada en todas, porque ya estaba deseando llegar al final, pero aún así esto no desluce el resto del libro.

Si os gustan las historias policíacas a las que engancharos este es vuestro libro. Una obra que, además, está llena de frases que intentaré no olvidar:

- Huyas donde huyas, tus problemas se meten en tu maleta y te siguen a cualquier parte.

- Nadie sabe que es escritor. Son los demás los que se lo dicen.

- La vida es una larga caída, Marcus. Lo más importante es saber caer.

- Un texto no es nunca perfecto -me decía-. Simplemente hay un momento en el que es menos malo que antes.

- Los escritores que dicen que no se inspiran en nada mienten, pero hacen bien en hacerlo: así se ahorran un montón de problemas.

- Todo lo que sé es que la vida es una sucesión de elecciones que después hay que asumir.

- Las palabras son de todos, hasta que uno demuestra que es capaz de apropiarse de ellas.

- Aprenda a amar sus derrotas, Marcus, pues son las que le construirán. Son sus derrotas las que darán sabor a sus victorias.

- Un buen libro, Marcus, es un libro que uno se arrepiente de terminar.

lunes, 8 de septiembre de 2014

El rompecabezas del cabo Holmes, de Carlos Laredo

Una joven modelo aparece ahogada en la costa gallega, junto con algunos restos del yate en el que viajaba con el presidente de uno de los más importantes grupos empresariales del mundo de la moda, la publicidad y los negocios inmobiliarios, que se da por desaparecido. El cabo de la Guardia Civil José Souto, apodado Holmes por su minuciosidad y su afición a las novelas policíacas, es el encargado de investigar lo que se supone un desgraciado accidente. Cuando empiezan a surgir extrañas y oscuras coincidencias relacionadas con el supuesto naufragio, Holmes se encontrará buscando trabajosamente cada pieza y su lugar en un complicadísimo rompecabezas en el que se mezclan la moda, el lujo y la prostitución, mafiosos de medio pelo, matones barriobajeros y hasta un peculiar y refinado detective privado que contribuirá de forma eficaz y sorprendente a la resolución de un caso en el que nada ni nadie es lo que parece.

Me encanta la novela negra así que me encaré con este libro con muchas expectativas. Cual fue mi sorpresa que nada más empezar descubrí que está ambientada en mi tierra: Galicia, y muy bien ambientada. Si no me equivoco, Carlos Laredo, el autor, es gallego, y puedo decir que ha hecho un muy bonito homenaje a unas zonas de la Costa da Morte, que sin duda han constituido el escenario perfecto para esta historia.

Centrándonos en la trama en sí, nos topamos con un caso aparentemente sencillo de resolver, pero un astuto cabo de la Guardia Civil, al que sus compañeros apodan "Cabo Holmes" por su pericia a la hora de resolver crímenes, mete sus narices e investiga hasta darse cuenta de que nada es lo que parece.

En esta difícil tarea de descubrir la verdad cuenta con la ayuda de un detective apuesto e inteligente que nos da los momentos más personales de la historia. He de reconocer que el autor me ha engañado bien en este punto: me hizo pensar que el detective Santos era en realidad el que más acertaba de los dos, y no llegué a entender por que el cabo Holmes era al que apodaban así hasta casi el final de la historia, donde nos sorprende con sus deducciones e investigaciones y con una resolución magistral del caso.

Quizá me ha faltado saber un poco más acerca de la vida personal del cabo Holmes, espero encontrarme con más detalles en la segunda entrega de la serie, "La decepción del cabo Holmes", que sin duda leeré.

Quería aprovechar esta entrada para agradecer a Sin Errata Editores por regalarme este libro y a Mónica del blog Serendipia por organizar el booktag en el que los conocí.

Y para terminar, grandes frases que me han gustado mucho y con las que me he topado en este libro:

- Si no ganas nada diciendo algo, no lo digas.

- Cuando el Gobierno dice que no hay que preocuparse por la crisis que se avecina, cualquier empresario sensato tiene que empezar de inmediato a recoger velas.

- El día que no tengamos dudas, estaremos muertos.

- Aún así, pensó que habría que tomárselo con calma, porque no por querer que las cosas fueran como a él le gustaría que fuesen, iban a serlo.

- Que yo sepa, en España no es delito simular la propia muerte si no hay una estafa detrás.

- Las cosas no son serias, ¡los compromisos lo son!


-------------------------

P.D. No os olvidéis que todavía podéis apuntaros al sorteo de un ejemplar dedicado de Fotografiar la lluvia. Bases del sorteo: aquí.

viernes, 5 de septiembre de 2014

¿Y tú qué clase de madre eres?, de Paula Daly

Lucinda, la hija de su mejor amiga, Kate Riverty, ha desaparecido mientras estaba a su cargo. Lo peor es que Lisa ni siquiera se acordaba de que estaba a su cargo, de que esa noche debía quedarse a dormir en su casa. Solo lo advierte a la mañana siguiente, cuando Lucinda ya ha desaparecido sin dejar rastro. Es lo que le faltaba a Lisa para sentirse la peor madre del mundo. El mismo día en que Lucinda desaparece, el cuerpo semidesnudo de una niña es encontrado a varios kilómetros. Tanto la policía como las dos familias afectadas piensan que seguramente Lucinda haya corrido la misma suerte, así que Lisa comienza su propia investigación.


¿Cómo te sentirías si la hija de una amiga desapareciese mientras se supone que está a tu cuidado? Seguramente te sentirías la peor madre y persona del mundo, seguramente el sentimiento de culpa sería incluso mayor que si desapareciese tu propia hija. Esto es lo que nos plantea esta novela. La situación de una mujer que se ve desbordada por ser madre trabajadora y que no llega a cumplir todo lo que se supone que debe hacer, y que las pocas cosas que lleva a cabo ni siquiera las hace del todo bien.

Leí este libro porque me parecía muy interesante este planteamiento. ¿Cuántos padres se han dejado olvidados a sus hijos en el asiento trasero de su coche? ¿Son realmente malos padres? ¿La gente que pide que vayan a la cárcel se da cuenta realmente de cuáles son las causas de que eso pase?

Y sobre todo, cuando ves a otra madre que parece perfecta y que parece hacerlo todo bien, ¿es realmente así? ¿Son las personas tal y como las vemos? ¿Podríamos mejorar y llegar a ser como esa gente perfecta?

Todas estas preguntas se plantean y resuelven en este interesante libro que, si te decides a leer, no te dejará indiferente.

Y para abrir boca, os dejo con algunas de sus frases:

- ¿Acaso hay algún triunfador que tolere bien el aburrimiento?

- Y porque duele que a uno lo acusen de ser incapaz de comprender algo solo porque no lo haya vivido.

- Ayer me levanté compadeciéndome de mí misma porque estaba cansada. Eso era, cansancio. Mi vida iba de perlas, solo que estaba cansada.

- El nombre del perro solo le importa a su dueño. Un perro responde a lo que sea, le da lo mismo cómo lo llames.

- Si todos los propietarios de animales domésticos esterilizaran a sus cachorros a los seis meses en lugar de "dejarles pasar un periodo de celo", tendríamos resuelto casi el problema de esos gatitos y perritos que nadie quiere.

- El sueño. Una de las pocas cosas en la vida que no se pueden comprar.

-------------------------

P.D. No os olvidéis que todavía podéis apuntaros al sorteo de un ejemplar dedicado de Fotografiar la lluvia. Bases del sorteo: aquí.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

La leyenda de Bellasombra, de Adella Brac

La historia se desarrolla en el imaginario reino de Sanseviera. 

Allamanda confía en Bellasombra para que sea la portadora de la última magia en el mundo. Aunque a ella no le interesa demasiado, se considera una guerrera. Tras pasar toda su vida en el camino solo quiere establecerse, tener un lugar al que llamar hogar. 

Alerce viaja en nombre del rey con la misión de reunir en la corte a los alquimistas del reino. Él todavía es un aprendiz, sin embargo sueña con seguir el camino de su madre y convertirse en un gran sabio. 

Pero las cosas no siempre salen como está previsto. Quizás el destino les tenga reservado algo mejor. 

Si en tu vida falta magia, encuéntrala en Sanseviera.

No me cansaré de decir que las historias de ciencia  ficción y fantasía no son lo mío, así que me encanta encontrarme con obras de estos géneros que me sorprendan para bien y me hagan pasar un buen rato.

Sin duda me topé con un libro, La leyenda de Bellasombra, que cuando lo leí hacía que mis ojos estuviesen ante una de esas películas destinadas tanto a niños como a un público adulto que te llenan de magia y te hacen sonreír mientras pasas un buen rato. Una de esas pelis donde te sumerges en un mundo que no es el tuyo y donde te muerdes las uñas viendo las maquinaciones de los malos y deseando que ganen los buenos.

Me ha gustado especialmente que parte de la historia la transmitiese como quien se sienta con un amigo a tomar un café y te cuenta algo sobre otra persona que te deja intrigada y hace salir tu vena cotilla. Eso es lo que me pasó cuando Bellasombra hizo magia en la cueva para que las figuras de humo nos contasen la historia de su familia.

En definitiva es un libro que me ha gustado mucho, no me ha durado nada porque no podía dejar de leer, y esto unido a que lo cogí en vacaciones a las 11 de la noche hizo que a las 2:30 de la madrugada ya lo tuviese más que finiquitado.

Dejaos atrapar por la magia que reina en Sanseviera, no os arrepentiréis.

Y para terminar, no puedo hacer esta reseña sin destacar estas frases:

- Se sentían más seguros allí, donde lo más peligroso que les podía atacar sería un lobo. No tenían miedo, porque sabían que un lobo nunca los atacaría sin motivo, como sí hacían los hombres.

- Gracias a él sabía que un abrazo en silencio podía valer más que mil palabras de amor.

-------------------------

P.D. No os olvidéis que todavía podéis apuntaros al sorteo de un ejemplar dedicado de Fotografiar la lluvia. Bases del sorteo: aquí.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Fotografiar la lluvia, de Lluvia Beltrán

¿Qué pasaría si un día fotografiaras algo que no debieras? Algo tan simple como salir a fotografiar la lluvia o a personas anónimas que desprenden algún tipo de fotogenia, puede cambiar tu vida. Esta es la historia de una aficionada a la fotografía que solo pretendía ser observadora anónima y mirar el mundo a través del visor de su cámara, pero a la que una serie de acontecimientos le muestra que no siempre se puede pasar desapercibido ni asomarse al mundo sin dejar huella y sin que el mundo deje huella en ti.

Vuelve septiembre una vez más y este blog regresa con mucha fuerza, porque empezamos nada más y nada menos que con un sorteo de un gran libro que hace muchísimo tiempo que tenía ganas de leer.

Cuando la autora, Lluvia Beltrán (sí, esa misma que veis detrás del libro en la foto que he elegido para ilustrar esta entrada), me propuso enviarme un ejemplar para reseñarlo me sentí muy halagada, porque sabía de buena tinta que se trataba de una muy buena escritora, y que alguien de su talento considere que una reseña mía merece ser tenida en cuenta pues, que queréis que os diga, me subió mucho la moral.

Pero a mí me gusta comprar todo lo que leo porque creo que el enorme esfuerzo que supone crear historias de calidad debe ser recompensado. Así que algún día compraré este libro y me iré a Mallorca a que la autora me lo firme. Y ¿por qué digo esto? ¿Porque no me lo ha enviado? Para nada. Pero he decidido que ya que ella me regalaba su libro yo tendría que devolverle el regalo de alguna forma, si el libro era bueno, claro.

Así que le dije: mándamelo con una dedicatoria que no sea para mí, sino más general, y lo sorteo para dar a conocer Fotografiar la lluvia un poco más. Pero ojo, haré el sorteo solo si el libro es bueno.

Por mucho cariño que le tuviese de conocerla a través de las redes sociales yo no puedo recomendar un libro si no me gusta, esa es la verdad.

Así que me lo envió, y yo lo leí, en una lluviosa tarde de sábado. Una sola tarde. Para mí Fotografiar la lluvia fue como comer una buena tarta de fresas con nata, una de esas que está hecha bien, a fuego lento, que es tan delicada al paladar que cuando te das cuenta ya te has comido tres trozos porque entra sola y se deshace en la boca.

Una historia sobre una persona sencilla, una chica con algunos años más que yo que lucha por superarse día a día, por romper las barreras de las cosas que le atormentan, que intenta realizarse como persona y distraerse de vez en cuando de los problemas. Pero ¿este libro es una historia común? Para nada. Es una historia sencilla que se lee sola y que nos cuenta también como las personas mundanas como la protagonista del libro, o como yo, a veces tienen que ser partícipes de los acontecimientos, como bien dice en su contraportada: "una serie de acontecimientos le muestra que no siempre se puede pasar desapercibido ni asomarse al mundo sin dejar huella y sin que el mundo deje huella en ti".

Así que la protagonista, que lleva una vida normal y corriente, se ve envuelta en una espiral de acontecimientos singulares tras fotografiar algo que no debía. Y ahí empieza la historia. Y sigue con unos personajes muy bien perfilados llenos de sus luces y sus sombras, que a veces no me gustan y a los que en algunas ocasiones no apruebo pero a los que intento no juzgar y simplemente comprender.

Y en estas estoy cuando llego a un final que no me esperaba pero que concuerda perfectamente con la historia y que podría ser una realidad plausible, sorprendiéndome por completo.

Así que mi veredicto es, evidentemente, que me ha encantado. Me ha gustado tanto que os lo recomiendo.

jueves, 24 de julio de 2014

Ya lo dijo Thomas, de David Orell

Aún no me he ido pero ya tengo que volver, y es por una buena causa. Resulta que mi querido amigo David Orell ha publicado un libro de relatos en el que, por cierto, una servidora colabora con una pequeña aportación.

Sin embargo esta colección va más allá del simple compendio de textos, Ya lo dijo Thomas nos cuenta una historia, que es la que une todos los relatos entre sí, así que de manera independiente, o de forma conjunta, podréis disfrutar de un texto fresco y divertido que se os va a hacer muy pero que muy corto.

Trocitos de historia que nos invitan a reflexionar, que nos hacen reír y que nos sorprenden en el último momento, y todo ello con el sello inconfundible del autor, ese mismo que cada semana nos tiene enganchados a su blog (Kassius 9) y que en breve nos pegará el culo a la silla cuando publique una novela magistral (que ya he tenido la suerte de leer y cuya reseña os daré a conocer cuando llegue el momento): Silencio Absoluto.

Y mientras no podemos leer su novela que mejor que dejarnos llevar por sus textos a través de esta colección de relatos.

¿Qué es lo que dijo Thomas? Os animo a que lo descubráis sumergiéndoos entre las páginas de esta colección de relatos de David Orell.

-------------------------

P.D. Al subir el libro a Amazon ha habido un problema con la edición que ha desembocado en un pequeño descuadre. En breve estará solucionado para que podáis disfrutar del libro al 100%.

martes, 22 de julio de 2014

Maldita, de Mercedes Pinto


Corren los años cincuenta y en el seno de una familia adinerada nace Lucía. Llega al mundo pesando apenas dos kilos y cuarto, marcada por la muerte de su madre y rodeada de los secretos, los odios y rencores acumulados de las cinco generaciones que la precedieron. Su padre, un terrateniente que goza de gran poder económico y social en la comarca, la repudia desde el momento en que fue concebida y la condena a vivir el resto de su vida en una casucha. Lucía crece completamente aislada, a merced de la familia de una hacienda vecina, y especialmente de Ángel, un joven muchacho. El encierro hace de ella una criatura especial. Es inteligente, trabajadora y dispuesta, pero incapaz de internarse en el mundo. Ella no lo sabe, pero ha nacido para cumplir una misión: deshacer todos los entuertos que han provocado en aquellas tierras los cinco Diego del Valle que sucesivamente las ocuparon.


Ufff, como decirlo: he sufrido, he sufrido mucho por esta niña, me he puesto de los nervios, al principio me costaba leer el libro y lo iba aparcando porque soy especialmente sensible con los derechos de los niños y me dolía todo lo que le pasaba a Lucía. Pero hablando con la autora por Twitter me dijo algo que me gustó: que los niños todo lo pueden, que se recuperan más rápido de lo que pensamos a pesar de lo desvalidos que son.

Así que cogí el toro por los cuernos y me decidí a acompañar a Lucía en su viaje y la verdad es que valió la pena. Todo lo que esa niña consigue por sus propios medios es increíble, la capacidad de superación está patente en toda la novela, pero también lo están todas las virtudes y, sobre todo, todos los defectos que perfilan magistralmente al resto de los personajes.

La historia tal y como Mercedes Pinto la cuenta ha conseguido trasladarme a ese pueblo, a ese cortijo, a esa casucha trasera y especialmente a los rincones más ocultos de los personajes que habitaban esos parajes.

Lo que se sucede me ha parecido muy real, demasiado real, de hecho soy consciente de que hay gente así, sin duda conocer la escala de grises que conforma a cada personaje ha sido lo que más me ha gustado y es lo que me lleva a recomendaros esta novela. La historia se merece una oportunidad pero conocer a cada una de las personas que la componen es el elemento definitivo para deciros que no podéis dejarla pasar.

Me encanta cerrar la primera temporada de reseñas de este blog que abrí el pasado marzo con una novela de calidad. Y para despedirme hasta agosto os dejo con las mejores frases, que sin duda os invitarán a reflexionar:

- A veces, en un solo instante, una persona se define.

- Como hombre sabio que era, él dudaba de casi todo.

- Tal vez crecer sea para todos los mortales lo mismo: ir cerrando puertas. Quizás seamos el resultado de todas las puertas que se cerraron, el producto de restar todas las cosas que no pasaron.

- Desde que tuvo uso de razón aprendió que la vida era una batalla agotadora, en la que permitirte la más mínima tregua para lamer tus heridas era darle una oportunidad al contrario y podía significar la muerte.

- Era de la opinión de que la verdad no se conseguía preguntando, todo el mundo sabía mentir, y prefería llegar a ella por medio de la observación.

- Tal vez, la libertad es un concepto que va mucho más allá de muros y barrotes, y lo que de verdad nos hace prisioneros es el miedo, que nos acompaña allá donde estemos.

------------------------

Aprovecho esta entrada para deciros que en agosto realizaré un parón, no dejaré de leer pero sí de publicar para desconectar de todo. En septiembre volveré a la carga con nuevas reseñas, nuevos textos propios, y muchas cosas más, además de una sorpresa... Vale, no puedo aguantarme, una autora me va a mandar un ejemplar de su libro, con dedicatoria incluida, para que lo sortee en el blog. Así que estad atentos a mi regreso. ¡Feliz verano!

jueves, 3 de julio de 2014

Harina de otro costal, de Ana Cepeda

Pedro Cepeda, un malagueño de 14 años, es enviado a la URSS en el año 1.937 junto con otros muchos de los llamados "niños de la guerra". Al acabar la Guerra Civil española los padres de estos niños comenzaron a reclamar la vuelta a sus hogares, pero las fauces del poder estalinista y los responsables de aquellos niños (PCE) se negaron tajantemente a dejarlos salir de aquella Unión Soviética que no tardó en sumergirse en otro conflicto bélico aún mayor: la Segunda Guerra Mundial.

El gran sueño de Pedro era regresar a su Málaga natal al lado de los suyos. Tras muchas peticiones legales, y visto que sus esfuerzos habían sido en vano, no dudó en intentar salir de forma clandestina (escondido en un baúl diplomático de la embajada argentina).


El libro cuenta la vida de este superviviente, escrito por su hija Ana Cepeda, basado en las memorias que él dejó.


Si no me equivoco creo que soy la primera en reseñar este libro y eso me llena de satisfacción. Me alegra daros a conocer Harina de otro costal y ser la primera en recomendar una obra que para mí debería ser un imprescindible de todo lector.

Nunca me han llamado la atención las obras sobre historia, siempre me han parecido tediosas y aburridas, sin embargo Ana Cepeda consigue que me adentre en la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de un niño español exiliado en la URSS que se va haciendo mayor en un país que no es el suyo. Un niño que lucha por sobrevivir y al que hunden en un pozo cada vez que intenta sacar arriba la cabeza para no ahogarse. Un niño, Pedro Cepeda, que se mantuvo firme en sus ideas y luchó por su sueño: volver a su patria.

La autora, hija del protagonista de este libro, se ha encargado no solo de ordenar y reestructurar un manuscrito en el que su padre escribió sus memorias, sino también de aportarle datos fidedignos sobre la época gracias a un trabajo de investigación que me imagino ha debido de ser grande. Las fotos de la Rusia de la Segunda Guerra Mundial ilustran perfectamente los pasajes que se cuentan, y todo ello lo ha aderezado con un estilo narrativo singular, entremezclando la voz de su padre, como protagonista, con la suya propia, como relatora de la historia que tenemos en nuestras manos.

Las ganas de llorar me invaden incluso al escribir estas líneas, los sucesos que cuenta son tremendamente aterradores y, aunque no me ha costado imaginarme que esas cosas pasaban (porque sé que pasaban), el hecho de leerlas de alguien que las ha vivido hace que me sean más cercanas y que pueda ponerme en la piel del protagonista. Sin embargo no se regodea con descripciones ensordecedoras ni recargadas, la sencillez con la que cuenta algunos de los pasajes más duros es más que suficiente para entender lo que nos quiere transmitir.

Si tuviera que describir brevemente este libro lo haría calificándolo como una joya de la literatura que he tenido la suerte de que caiga en mis manos. Es extenso y necesita digerirse con calma, pero no se hace nada pesado porque se disfruta con su lectura. Deberíais leerlo, sin lugar a dudas.

También me gustaría decir que el libro Harina de otro costal ha superado con creces las expectativas con las que empecé a leerlo porque se trata de la primera obra de la autora. No dudaba de su calidad literaria pero sin duda me ha sorprendido puesto que, aunque ya tenía la historia gracias al manuscrito de su padre, su forma de organizarla, su trabajo de investigación y sobretodo su manera de contarla han sido un verdadero regalo.

Este libro es de Queimada Ediciones, creo que tienen planeado sacarlo en formato digital pero no sé exactamente cuando será eso, así que si os apetece leerlo podéis comprarlo aquí.

Y como todo buen libro está plagado de frases maravillosas, he tenido que escoger mucho para no poner la mitad de lo que he leído. Aquí os dejo con las que, en mi opinión, son las mejores:

- Es que a ella, esto de la guerra le quedaba muy grande. En casa no entendían de política, ni querían entender, eso sólo causaba problemas.

- Es la historia quien juzga los hechos.

- Recordad siempre que el peor rico es el pobre.

- Es verdad que la Historia es lenta en andares y camina tropezando una y mil veces.

- La incomunicación humana, cuando es involuntaria, se convierte en el más terrible de los tormentos de hora en hora.

 - Del hombre a la fiera hay solo unos centímetros de distancia y éstos, lamentablemente, siempre están a favor de la última.

- La decencia de la mujer es patrimonio de cada una de nosotras. Nacemos con decencia pero eso no es el virgo, por supuesto.

- Los canallas no tienen color ni ideología.

miércoles, 25 de junio de 2014

La protegida Wittman, de Iván Hernández

La protegida Wittman (El Futuro No Tiene Aliados – Libro 1) narra los increíbles y mágicos sucesos que giran en torno a Minerva, una joven de 20 años que fue despojada de sus recuerdos y su niñez de la manera más sobrecogedora, pero que todavía conserva una inteligencia superior, muchas preguntas sin respuesta y un colgante poderoso que prometió no utilizar jamás, heredado de su abuelo fallecido.

Las aventuras de Minerva te transportarán desde una recóndita isla del océano Índico al lujo de Leven Hall, una mansión victoriana situada en la actual Cumbria (Reino Unido). Allí, Minerva convivirá junto a la señora Wittman, una anciana rica, fría y distante, dueña de Xecoline Wittman, una compañía farmacéutica en horas bajas. Su único propósito será explotar el talento de Minerva, su protegida, para conseguir sintetizar un medicamento capaz de erradicar una enfermedad terrible que está desolando Sudáfrica, con el objetivo principal de sacar a la empresa del bache financiero que está atravesando en esos momentos.


La señora Wittman no estará sola en su empeño. Peter Badge, el apuesto y altivo director de Xecoline Wittman, controlará todos los movimientos de Minerva dentro de la compañía. Sin pretenderlo, surgirá entre ellos una amistad que Minerva acepta con cautela.

¿Logrará Minerva salvar a la humanidad o, por el contrario, la condenará para siempre? Tu futuro depende de ella.


He aquí la primera novela que compré cuando adquirí mi Kindle y que por unas cosas y por otras he tardado mucho en reseñar. Me he topado con una historia que mezcla la más cruda de las realidades con una magia que en el fondo no esconde más que verdades. Es una mezcla un tanto curiosa que ha conseguido que me enganche al libro a pesar de que la fantasía es un género que nunca me ha llamado especialmente la atención.

Minerva, nuestra protagonista, es una niña que se convierte en mujer de manera repentina y que, aún así, no pierde ni un ápice de su ilusión ni de su personalidad arrolladora. Ella es la que me ha tenido colgada al kindle durante dos días, porque quería conocer el final y no me podía esperar.

Me ha gustado la sorpresa que el autor ha conseguido crear: cuando creo que algo va a ser explicado con la parte mágica de la historia, de repente me encuentro con un suceso real y aterrador que lo razona de la manera más realista posible.

Un final que me ha gustado y que intuyo que traerá alguna novela más de esta saga, aunque perfectamente podría cerrarla, aspecto que me ha gustado mucho.

En definitiva, tengo que recomendaros un libro que te atrapa entre la realidad y la magia, y que nos deja grandes frases como estas:


- ¿Comprensiva? Dios me libre de comprender el mundo en el que vivimos.

- Hay devotos hasta del mismísimo diablo. Eso no le hace ser más persona.

- Ser libre, incluso para sufrir.

- Las despedidas no son siempre como uno espera, porque a veces, ni siquiera lo son.

-------------------------

Recordad que ya tenéis disponible en Amazon la novela Daniel Renau, Ell@s: No esperéis su piedad.

miércoles, 18 de junio de 2014

Ell@s: No esperéis su piedad, de Daniel Renau

Mamá, papá, cuando quiero, puedo cambiar de sexo.

¡Oh, sí! Esta sencilla frase es la que te ha condenado. Tu mundo, lo que hasta ahora era tu mundo, no está preparado para aceptarte.

¿Recuerdas cuando esa mañana, al despertar, cansado, falto de sueño tras una mala noche, viste una mancha oscura en tus sábanas? Te dolía el vientre, te pesaba cada pierna una tonelada… y lo que viste reflejado en el espejo de tu baño era una chica.

Dijiste: ¿mamá, sabes qué me ocurre? ¡No! Te encerraste en el cuarto de baño, muerto de miedo al no comprender por qué tu sexo, esa mañana, no era tu sexo. Te escondiste hasta que conseguiste volver a ser un chico, y luego, tú y tu secreto, vivisteis angustiosas horas, días o quizá meses, hasta que el sincero amor que sientes por tus padres te llevó a decirles la verdad: mamá, papá, cuando quiero, puedo cambiar de sexo.


Depositaste toda tu confianza en ellos, sí, en papá y en mamá, y hasta, para convencerlos, cambiaste de sexo delante de ellos, pero yo solo puedo decirte, y lo único que puedo garantizarte, es que esa fue la peor decisión de tu vida. 

Sí, has acertado, tu adolescencia y tu relativamente cómoda vida en el seno de tu familia ha terminado. No, no es tu culpa, tú no has hecho nada, tú eres inocente, sí, pero a partir de ahora tendrás que… limitarte a sobrevivir. 

Y por favor, recuerda: jamás vuelvas a decir a nadie, que cuando quieres, puedes cambiar de sexo, a no ser que tu interlocutor sea uno de ELL@S.



Estamos ante la historia de personas que un buen día se despiertan siendo alguien del sexo opuesto, pero para nada tiene esto que ver con las clásicas historias de este tipo a las que estamos acostumbrados, sino que se trata de gente que puede realizar estos cambios a su antojo y ello debido a un suceso en el que sus madres se vieron envueltas en el pasado antes de dar a luz.

Sin duda este punto de partida es novedoso, tanto como el hecho de empezar a leer sobre alguien en quien crees que recaerá el peso de la historia cuando esto no será así. La trama es ágil y va pasando generaciones de estos "dobles" (como los llaman en el libro) para así hacernos comprender el entramado global de lo que este suceso supone para la humanidad.

Además, aunque cada personaje de estos tiene dos caras, el autor consigue delimitar muy bien las situaciones de manera que en ningún momento queda nada ambiguo ni te pierdes.

La historia es novedosa, rápida, capta la atención del lector desde el minuto uno y se ve enriquecida con detalles que le dan mucha calidad al texto, sacando sonrisas en más de una ocasión que consiguen relajar la tensión que conlleva la parte principal.

Los personajes secundarios están muy bien perfilados, dotados de una personalidad única cada uno de ellos, y sus pequeñas historias (que están intercaladas en varios puntos) enriquecen mucho la trama global. Además a veces, tanto en estos casos como en lo relativo a los protagonistas, deja historias a medias que se resuelven más adelante, consiguiendo captar la atención del lector y dando un mayor dinamismo a los sucesos, igual que cuando ves una película, lo hace todo muy visual.

Tiene mérito que alguien haya conseguido que me lea, y muy a gusto, un libro de ciencia ficción, la única vez que me pasó eso fue cuando leí "Esfera" de Michael Crichton. Por este motivo es por lo que "Ell@s: No esperéis su piedad" es una novela que recomendaría, sin lugar a dudas.

Está estructurada en dos partes, nunca suelo leer historias que se desarrollen en más de un libro pero en este caso merece la pena hacer la excepción. Así que para hacer la espera más amena mientras la segunda parte no llega a mis manos, os dejo con las mejores frases de esta:


- ¿Puedes callarte un rato? No es que estés más guapo, pero por lo menos no molestas.

- El valiente no es el que no tiene miedo, sino el que es capaz de dominarlo.

- ¿Tan listos se creen, que nunca los van a pillar? Apasionante la inteligencia humana cuando están de por medio los sentimientos del corazón.

- En una ocasión se ha reunido con una mujer que ha resultado ser su proveedora de libros. Si ahí hay amor, lo de Platón es una orgía.


-------------------------

Ya podéis descargarla AQUÍ.