martes, 1 de abril de 2014

La caverna, de José Saramago

Una pequeña alfarería, un centro comercial gigantesco. Un mundo en rápido proceso de extinción, otro que crece y se multiplica como un juego de espejos donde no parece haber límites para la ilusión engañosa. La caverna habla de un modo de vivir que cada vez va siendo menos el nuestro. Todos los días se extinguen especies animales y vegetales, todos los días hay profesiones que se tornan inútiles, idiomas que dejan de tener personas que los hablen, tradiciones que pierden sentido, sentimientos que se convierten en sus contrarios.

Una familia de alfareros comprende que ha dejado de serle necesaria al mundo. Como una serpiente que muda de piel para poder crecer en otra que más adelante también se volverá pequeña, el centro comercial dice a la alfarería: "Muere, ya no necesito de ti".

De 398 páginas que tiene el libro en la 95 dije basta porque tenía más cara de aburrida que la vaca que ilustra esta foto; y me dio mucha pena porque "La caverna" me lo habían regalado a través de un bloggero invisible, pero tras casi dos años de intentarlo tuve que asumir que no puedo con él.

La historia que nos cuenta se desarrolla de forma lenta, no me ha enganchado en ningún momento y sobre todo, lo que más me repatea, es que es liosa porque apenas tiene signos de puntuación, ¿pero a quién se le ocurre? Para muestra un botón:

"Cipriano Algor esta vez no va a perder tiempo con arreglos y aseos, se vistió rápidamente y salió del cuarto. Marta le preguntó, Quiere que le prepare alguna cosa para que coma, Después, ahora la comida le distraería. Vaya, vaya a domar a la fiera, No es ninguna fiera, pobre animal, lo he estado observando desde la ventana, Yo también lo he visto, Qué te ha parecido, No creo que sea nadie de por aquí, Hay perros que nunca salen de los patios, viven y mueren allí, salvo en los casos en que los llevan al campo para ahorcarlos en la rama de un árbol o para rematarlos con una carga de plomo en la cabeza, Oír eso no es una buena manera de comenzar el día, Realmente no lo es, así que vamos a iniciarlo de una forma menos humana pero más compasiva, dijo Cipriano Algor saliendo a la explanada".

He leído muy buenas opiniones de las obras de este autor y quizá he cometido el error de empezar a conocerlo a través de un libro que es malo a rabiar. Saramaga me ha recomendado el "Ensayo sobre la ceguera" y le daré una oportunidad, no sé cuando pero se la daré. Ahora bien, como tampoco me guste, cruz y raya; y al hacer esto no me siento tan mal desde que he leído, gracias a M"Los diez derechos del lector", entre los que se encuentra "el derecho a no terminar un libro".

En resumen, yo no lo recomendaría, pero por lo menos en esas 95 páginas he encontrado tres frases formidables que, para terminar, os dejo a continuación:

- Buena verdad es que ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe.

- Sabríamos mucho más de las complejidades de la vida si nos aplicásemos a estudiar don ahínco sus contradicciones en vez de perder tanto tiempo con las identidades y las coherencias, que éstas tienen la obligación de explicarse por sí mismas.

- La vida es así, está llena de palabras que no valen la pena, o que valieron y ya no valen, cada una de las que vamos diciendo le quitará el lugar a otra más merecedora, que lo sería no tanto por sí misma, si no por las consecuencias de haberla dicho.

18 comentarios:

  1. Venga, te voy a hacer caso y no lo voy a leer entonces :)
    (Ahora es cuando aparece Saramago en tu blog y me pregunta por qué XDDDDD )
    Soy un maniático de los puntos y las comas, así que me desesperaré mucho muchísimo.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si se te apareciese este autor cerraría el blog xd! Biquiños!

      Eliminar
  2. la primera y la tercera frase me han dejado sin palabras, el libro será una mierda, o no, no lo sé, me fío de ti, pero ojito las frases!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son muy buenas, seguro que el libro tiene más pero paso de comprobarlo. Biquiños!

      Eliminar
  3. Yo lei ensayo sobre la cegura y me quedé con ganas de más, es dificil de leer pero la historia me gustó... al igual que este que dices, por el argumento me llama la atención, asi que si lo pillo y lo leo ya te diré que tal xD
    besos!
    Pimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando empiece con ese a ver qué tal, pero después de "La caverna" pues miedito me da. Biquiños!

      Eliminar
  4. Yo estoy con "El evangelio según Jesucristo", y hace ya que lo estoy leyendo y voy por la 130 y algo. Son 300 y pico. Voy más lenta que un tren a pedales, pero voy. He conseguido superar la fobia de leer las comas donde van guiones en un diálogo, pero la lectura se me hace difícil y monótona justo por eso. Imaginad: Y dijo Jesús, voy, y entonces contestó su madre, a dónde vas.

    Con un par, sí señor, que para eso es Saramago y se pasa por el forroloscojones toda norma de puntuación, porque "yo lo valgo". Hay que joderse... Esto es un reto, tengo que acabármelo porque después de leer la trilogía de las 50 Sombras de Grey, donde mi gran duda era saber qué es lo que vendía tanto, aquí quiero investigar dónde está el misterio también. Encima él era comunista por lo que intuyo que muy católico no es que fuera...

    Mandi, yo te entiendo. Veremos si consigo acabarlo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que me entiendes, y bueno, el título no me llama nada. Dime si consigues terminarlo, que tengo curiosidad. Biquiños!

      Eliminar
  5. Bueno, esta vez no lo he leído pero tampoco lo tengo muy entre prioritarios, no sé. Sí que tengo "Ensayo sobre la ceguera", que seguro que es con el que me termino acercando al autor tarde o temprano.

    Biquiños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también probaré con ese, a ver qué tal... Biquiños!

      Eliminar
  6. A mí no me duelen prendas en dejar un libro a medias. Hay que leer por placer. Será por libros en el mundo como para estar torturándonos con algo que no nos gusta. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tardado mucho en entender que puedo darle una patada a un libro que no me guste sin sentirme mal por ello. Biquiños!

      Eliminar
  7. Pues ya lo adelantabas por Twitter! A ver, es que a veces da hasta cosa decir que algo no te gusta cuando es tan aplaudido, ya has visto el primer libro que he mandado a la hoguera, ¿verdad? En fin, no se me había ocurrido empezar con Saramago, pero esto me convence. ¿En "Ensayo de una ceguera" no se basó una peli?

    Besos y a seguir leyendo!!

    PD: Claro que sí! Aunque nos duela el bolsillo por habernos gastado el dinero, verdad? Pero la vida y el tiempo son muy preciosos para gastarlos en algo que nos resulta aburrido. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me duele de este es que fue un regalo, y me duele no disfrutar de mi regalo porque la persona que lo hizo seguro que puso en él todo el cariño. Biquiños!

      Eliminar
  8. A mi ensayo sobre la ceguera no me disgustó, pero no me acabo de acostumbrar al estilo sin puntuación de Saramago, no termino de conectar con él. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo eso tampoco lo soporto, es lo que me tira para atrás. Biquiños!

      Eliminar
    2. A mi me cuesta enterarme de cuándo hablan los personajes. Ni comillas, ni cambio de línea, ni guiones. No hace fácil la lectura, la verdad.
      Besos!!

      Eliminar
  9. A mí me gustaba leer sus frases, pero sus libros me han decepcionado de lo lindo.
    Veo que no soy la única que se aburre leyéndolos...

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.