viernes, 4 de abril de 2014

Una historia, una frase (II): Recuerdos

- ¿Sabes cómo son esos silencios que te perforan el alma? Cada palabra ahogada duele más que una que se ha dicho y piensas que escapando lejos esa sensación tan desagradable va a desaparecer. Pero no es así. Te quedas cosas guardadas y te das cuenta de que hasta que no las expulses no podrás estar tranquila. Y cuando llegas a esa conclusión desearías hablar en voz alta pero ya no hay nadie en frente que pueda escucharte, y eso es peor. Entonces es cuando, en sueños, empiezas a mantener conversaciones unilaterales que te despiertan con el pulso acelerado y te das cuenta de que has perdido aquello que nunca has querido. ¿Curioso, verdad? Reprimir las lágrimas cuando llega el momento en que sabes que jamás podrás recuperar aquello que tú misma te empeñaste en apartar, esa agua salada que empieza a correr por las mejillas es más amarga aún cuando caes en la cuenta de que aunque existiese una pequeña posibilidad de recuperar lo que has echado de tu lado no moverías un solo dedo.

* Me gustaría darte algún consejo, u ofrecerte simplemente alguna palabra de ánimo, pero lo cierto es que no sé exactamente de qué me hablas porque yo nunca he pasado por eso.

- Eres muy joven querida.

* Tú no eres vieja, precisamente.

- No, pero he vivido rápido. A veces me gustaría pensar que contarte todo esto sirve para que tú no cometas los mismos errores que yo, pero la verdad es que nadie aprende de los fallos de otros. Lo único cierto es que si te hablo de mis cosas es por la necesidad puramente egoísta de desahogarme, porque ya no puedo reprimir más lo que se me mueve por dentro.

* Quizás lo que pueda hacer es lo que mejor se me da, preguntarte qué es eso que no quieres pero añoras y prestarte mis oídos para que lo eches todo fuera y te sientas mejor.

- Quiero a una hija a la que no quise cuando vino, le he hecho pagar por mi error durante toda su vida.

* Seguro que podéis empezar de nuevo.

- No se pueden suplir 35 años de falta de cariño, y ahora, con su pequeño bebé en brazos he visto que ella es lo que yo nunca he sabido ser. Es una mamá primeriza, lo hará muy bien, pero es inexperta y no necesita más problemas. Sé que no se desentendería de sus obligaciones pero yo no quiero ser una carga.

* ¿Por qué habrías de serlo?

- Porque me empiezo a olvidar de las cosas, y ella se empeñará en que pueda sobrevivir sin recordar.

* No entiendo...

- Escúchame, y escúchame bien porque te lo diré solo una vez: Te agradezco enormemente que me hayas servido de distracción mientras esto se terminaba, aunque el agua caliente también me ha hecho de bálsamo. En cuanto cuelgues el teléfono llamarás a emergencias, sé que vendrás corriendo pero ni tú ni la ambulancia que hayas pedido llegaréis a tiempo porque empiezo a notar cómo se me cierran los ojos.

* Tía, me estás asustando.

- Ha sido mi única salida, cuando, tras salir del hospital, he llegado a casa, entré en el baño a refrescarme la cara para aplacar mi desazón; entonces vi la cuchilla, vi la bañera, y vi mis muñecas temblando, sabía que era en ese momento de locura o nunca. Jamás me perdonaré todos los abrazos que no le di por estar pensando que sin ella mi vida habría podido ser otra. Dile a tu prima, por favor, que la quiero, y que lloré por ella cada día que pasé alejada de su lado. Y es que  "después de la propia sangre, lo mejor que el hombre puede dar de si mismo es una lágrima."

24 comentarios:

  1. Gracias a todos por los comentarios del primer post de esta sección, espero que esta segunda entrega cumpla con vuestras expectativas. La frase de hoy se la debo a Lady Mary Worthley. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy, pelos como escarpias, nena. Como escarpias.... Besotes.

    ResponderEliminar
  3. HIJADIMIVIDA!!! pero por dios! que bien escribes maña!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de leer los relatos de M que me digas eso me enorgullece mucho. Biquiños!

      Eliminar
  4. Jo... me voy K.O.

    Conmovido hasta el tuétano de los huesos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Toro, ahora a ver cómo mantengo el nivel. Biquiños!

      Eliminar
  5. Qué bueno! :) Me encanta la historia, equilibrada entre ese intimismo y ese final. Y qué bien le sienta precisamente ese modo de plasmarla, en forma de diálogo.

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rober, este viernes más, a ver qué se me ocurre. Biquiños!

      Eliminar
  6. Creo que ya te lo he dicho en repetidas ocasiones a lo largo de este día, pero esta historia tiene una calidad muy alta, de todo cuanto te he leído este lo puedo sobrayar con fosfi rosa y ponerte un DIEZ pero DIEZ APLAUSOS DE ESTADIO!!!

    Has vuelto a desprender esa cosa en tus relatos, no lo sabría definir, pero por algo me encanta!

    Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joooo, gracias, en serio, ya sabes que me fío mucho de tu opinión antes de sacar algo a la luz. Biquiños!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. :D Con vuestros comentarios me animáis a seguir, que lo sepan todos. Biquiños!

      Eliminar
    2. Pues ya estamos pendientes de mañana, que lo sepas!!!!!!

      Eliminar
    3. Ya está hecha, a ver si os gusta, por lo menos que sepas que le he puesto todo mi empeño :D Biqiuños!

      Eliminar
  8. Me has dejado impresionado con esta historia. Conmovedora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Enzo. Un montón de biquiños!

      Eliminar
  9. A ver, que me he quedado flipando, y creo que me he perdido algo ¿Ésto es tuyo? antes de decir nada o de que me respondas, voy a la entrada anterior, que me la perdí, y ahí puede estar la explicación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, todos los viernes escojo una frase que haya leído en alguna parte y me haya gustado y creo una historia en la que la incluyo. El texto es mío, y este viernes más. Biquiños!

      Eliminar
  10. Mmmm... ¿Se ha comido blogger mi comentario? En fin, te decía que me habías dejado impresionada. Y añado que siento no coger estos post antes, pero solo puedo bloguear una o dos veces por semana y los días pasan rapidísimo. Pero lo bueno es que cuando blogueo tengo joyitas tan chulas como esta esperando en mi bloglovin. :)

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blogger se come cosas muy a menudo. Y por lo otro tranqui, esto es un hobbie, se hace cuando se puede, y los posts no se van a ir a ninguna parte ;) Biquiños!

      Eliminar
    2. Blogger es como Falete cuando tiene hambre XD

      Eliminar
    3. Jajajajaja, no lo sabes tú bien xd! Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.