miércoles, 21 de mayo de 2014

Haikus oscuros, de Luis Bermer

Hoy recupero esta reseña que hice en mi antiguo blog el 16 de noviembre de 2012. Espero que os guste (imagino que a Jatz sí xd!):

Esta semana me han hecho compañía en los tiempos muertos del trabajo los Haikus oscuros que me ha regalado su autor Luis Bermer. Ha sido una lectura totalmente diferente, creo que nunca me había encontrado con algo así. Algunos de estos Haikus me han llegado dentro, por otros he pasado sin que hayan pasado por mí y creo que esto es porque un haiku de este estilo solo te llamará la atención si se refiere a algo que has vivido y que, por lo tanto, comprendes a la perfección. Por eso deduzco que Luis Bermer es una persona que ha vivido mucho y que aquí lo transmite compartiéndolo con quien tenga la suerte de leer esta obra.

He de decir que Haikus oscuros termina con dos textos y que el autor me ha hecho sufrir otra vez, pasar más que miedo, angustia; al igual que lo había conseguido con Lluvia de castigo (próximamente traeré esta reseña de nuevo al blog). Ni leyendo algo suyo de corte poético puede estar una tranquila; supongo que si esto no fuese así no estaríamos hablando de Luis Bermer.

Sin duda recomiendo esta lectura que, aún haciéndote pensar, es muy amena y que, además, es algo completamente diferente que no deberíais pasar por alto. Aran lo explica mejor que yo: "Me han encantado, porque como él mismo dice en la introducción, en los haikus captas el sentido poético y real en unas pocas palabras", así que si os interesa leer su reseña sobre este mismo libro podéis encontrarla en su blog Espíritu Libre.

Y para terminar, aquí os dejo mis Haikus Oscuros preferidos:

- La muerte eterna, que por siempre vence, es el olvido.

- ¿Puedes contestar por qué te recuerdo, si nunca te vi?

- Bombea el corazón, La vida es un latido, aquí, ahora...

- La despedida. El ayer ha pasado. Y para siempre.

- Coraza negra, protege mi corazón de ahí fuera.

- Puedes creerlo: nada de lo que sientas es original.

- Ser humano: el más inhumano de todos los seres.

- Perdiste la fe en la raza humana. ¿Podrás soportar?

lunes, 19 de mayo de 2014

Sinfonía agridulce

¿Por qué? Porque su molde era férreo, no era como esos de los pasteles que tocas una pestañita y se deshacen para dejar paso al bizcocho, no lo era. La manilla de su molde estaba oxidada y  no se movía, o quizás nunca existió y me empeñé en verla, no lo sé.

Pero estaba ahí, en su molde, sin poder ni querer cambiar, sin necesidad de hacerlo, y entonces es cuando te das cuenta de que hay tartas que son tan amargas que es mejor no probar.

Hay quien come melón con jamón y le encanta, pero te aseguro que mezclar dulce y óxido nunca será una buena idea.

-------------------------

P.D. El relato de hoy está inspirado en la canción "Bitter Sweet Symphony" de The Verve, diría que una de mis canciones preferidas, sino la que más.

jueves, 15 de mayo de 2014

Una historia una frase (VII): La mujer es como una sombra

Imagen sacada de aquí.
* Te me haces pesado hasta con cuatro cañas, tío.

- Lo que tienes es envidia, porque soy alto y guapo, con este cuerpo musculado, inteligente y buena persona.

* Y modesto.

- También, modesto también, algún defecto tenía que tener.

* En fin... Eres de lo que no hay, pero cualquier día esa vanidad se volverá en tu contra. No sé por que no llamas a la chica de ayer, era muy mona.

- “La mujer es como la sombra: si le huyes, te sigue; si la sigues, huye”. Y si no, mira esa rubia de ojos azules que lleva todo el día detrás de mí.

* Esa es tu casera, ¿le has pagado ya el alquiler?

- Ah. Pues no.

* ¡Zas! En toda la boca.

lunes, 12 de mayo de 2014

Una vez más

La arena entre los dedos, el pelo mojado, sentarse mirando al mar, las olas que vienen y van, el sol dando en la cara, la brisa acariciando los brazos, el aire levantando cometas, la mente en blanco, el vacío que da la paz.

Y luego los recuerdos, esos que no se van, que no hacen daño, pero que no hacen bien, o sí. Al fin y al cabo todo escritor tiene una historia en la que inspirarse. Hay cosas que se quedan en eso, y otras que sirven para vivir la vida y ser feliz.


No me mientas mientras me miras, pero si al final me mientes por lo menos mírame.

-------------------------

P.D.: Pues como que me acabo de sacar una sección de la manga, los relatos inspirados en canciones. Este viene en honor a la canción que da título al post, de Carlos Rivera.

martes, 6 de mayo de 2014

Nivaria, de Óscar R. Arteaga

“Sigo aquí, no he ido a ninguna parte, y si lo hiciera no hay duda de que vendrías conmigo, porque nuestro destino es el de estar juntos, por siempre. Contra eso ni tú ni yo podemos luchar”.

Mara Saldaña Pinto nunca pensó que aceptar el primer trabajo de fotógrafa se convertiría en el comienzo de un hermoso e intenso viaje personal que la llevará a descubrir todo un mundo interior a través de diferentes escenarios como Tenerife, Palencia, Lisboa o Marruecos.

En Nivaria se alternan con fluidez de forma paralela dos momentos del pasado de la protagonista que desembocarán en un único desenlace, siendo su hilo conductor la propia Mara quien, a su vez, estará acompañada de otros personajes perfectamente perfilados por el autor y dotados de personalidad.

Nos encontramos ante una historia que, como bien nos adelanta el autor, es contada por la protagonista en primera persona y relata su vida actual rememorando también una historia del pasado. Cada historia se va intercalando, capítulo a capítulo, y me he topado con que esto ha sido muy enriquecedor. Está tan bien contada que cuando estás leyendo una parte quieres saber más y te olvidas de la otra. Esta forma narrativa está perfectamente hilada y compactada, formando un conjunto que da lugar a que todo desemboque en un final común, y eso me ha gustado mucho.

En cuanto al argumento: ¿Novela romántica? Sí ¿Convencional? No. La protagonista es una mujer de esta época que se mueve por más intereses que por el amor, que de hecho ni siquiera lo busca, lo cierto es que no sabes nada de su vida amorosa hasta bien pasada la mitad del libro. Y eso me gusta porque se centra en la parte intimista de su personalidad como persona y sobretodo como mujer que ha crecido en un ambiente predominantemente machista y que, aún así, ha sabido hacerse un hueco. Sus reflexiones y pensamientos son muy realistas y aportan una perspectiva sin la cual la historia no tendría sentido.

Si a todo esto añadimos pasajes en los que se nos da a conocer otra cultura, como es la árabe, y como la vive una mujer extranjera, ya tenemos los elementos perfectos para pasar un buen rato y leer sin parar.

Lo que me más me ha gustado ha sido especular y no dar en el clavo, el autor pone algunos comentarios en boca de la protagonista que dan pie a que pienses que te van a vender una historia romántica convencional cuando no es así, por eso cuando empieza a destripar la historia de fondo me quedo sorprendida porque no es lo que yo esperaba.

Si algo negativo he de decir es que, aunque el título del libro está perfectamente justificado, para mí está metido un poco a calzador, aunque eso no influye para nada en mi opinión sobre la historia, la cual os invito a conocer.

Si queréis abstraeros en un mundo distinto a través de una chica diferente, esta es vuestra historia. Yo agradecí poder sumergirme en ella después de unos días duros en el trabajo. Además el precio es un regalo.

Y como regalo, os dejo las frases que más me han gustado:

- Pero el destino es caprichoso y cuando más intentas zafarte menos lo logras, aflorando una y otra vez ante ti aquello de lo que pones empeño en borrar.

- Observaba las imágenes elucubrando lo mordaz que llegaba a ser el mundo: había tenido todo lo que cualquier persona hubiese deseado y se sentía mísera; sin embargo ellos, sin poseer nada, eran dueños de todo lo que Mara jamás logró pues el dinero no alcanza a comprobar la felicidad, el amor, la sinceridad, la calidez, labondad o la rectitud.

- De acuerdo con la teoría de Chloe sobre los hombres, cuando dos o más individuos del sexo masculino se agrupaban, instantáneamente eran víctimas de una metamorfosis mucho más esperpéntica que la propuesta por Kafka, por la cual se transmutaban en nerviosos cuadrumanos con el inconveniente de que en el proceso se deterioraban sus neuronas, tendiendo de modo espontáneo a ponerse en ridículo con repetitiva tozudez.