viernes, 6 de junio de 2014

Una historia, una frase (X): El trampolín

Apoyada en el alféizar miro, a través de mi ventana, la lluvia caer. Las gotas resbalan por el cristal sin prisa pero sin pausa, adhiriéndose a él como si se les fuese la vida en ello.

Los coches pasan menos, pero pasan, y el mundo no se ha detenido ni un instante desde que yo me apoyé en el alféizar para ver la lluvia caer.

Pensamos que todo sigue igual pero cuando se mira atrás nada es como antes, deberíamos usar el pasado como trampolín, y no como sofá, no como el sofá en el que sentarse a mirar la lluvia caer sin hacer nada más.

11 comentarios:

  1. La frase de hoy corresponde a Harold MacMillan. Espero que os guste el texto que me ha inspirado. Biquiños a todos!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho Cris. El pasado nos tiene que servir como motor de empuje y no como un ancla. Y sobre todo hay un futuro a donde mirar, aunque a veces sea turbio.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es una gran frase y un gran texto :)

    ResponderEliminar
  4. Lo malo es que hay gente que cree que le ha funcionado bien el pasado, y se tumba a esperar que todo sea igual. ¡¡Hay que moverse, o te oxidas!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto. La vida sigue y no podemos estancarnos en lo que ya pasó. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta. Y además con la historia le has sacado mucho más sentido a la cita, que ya de por sí es bien cierta.

    Biquiños!!

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente, has completado la cita. Felicidades!!!!
    Biquiños!

    ResponderEliminar
  8. Buena reflexión, gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto, para atrás solo para coger impulso. Genial la frase, Mandi.

    ResponderEliminar
  10. Tienes toda la razón, pero parece ser la inercia del ser humano verdad? anclarse en lo conocido, sea bueno, malo... un beso!

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes qué? Otra fase para incluirla en Carmen. Sigue con ellas, haces bien a muchos :)

    Besos!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.