martes, 22 de julio de 2014

Maldita, de Mercedes Pinto

Corren los años cincuenta y en el seno de una familia adinerada nace Lucía. Llega al mundo pesando apenas dos kilos y cuarto, marcada por la muerte de su madre y rodeada de los secretos, los odios y rencores acumulados de las cinco generaciones que la precedieron. Su padre, un terrateniente que goza de gran poder económico y social en la comarca, la repudia desde el momento en que fue concebida y la condena a vivir el resto de su vida en una casucha. Lucía crece completamente aislada, a merced de la familia de una hacienda vecina, y especialmente de Ángel, un joven muchacho. El encierro hace de ella una criatura especial. Es inteligente, trabajadora y dispuesta, pero incapaz de internarse en el mundo. Ella no lo sabe, pero ha nacido para cumplir una misión: deshacer todos los entuertos que han provocado en aquellas tierras los cinco Diego del Valle que sucesivamente las ocuparon.

Ufff, como decirlo: he sufrido, he sufrido mucho por esta niña, me he puesto de los nervios, al principio me costaba leer el libro y lo iba aparcando porque soy especialmente sensible con los derechos de los niños y me dolía todo lo que le pasaba a Lucía. Pero hablando con la autora por Twitter me dijo algo que me gustó: que los niños todo lo pueden, que se recuperan más rápido de lo que pensamos a pesar de lo desvalidos que son.

Así que cogí el toro por los cuernos y me decidí a acompañar a Lucía en su viaje y la verdad es que valió la pena. Todo lo que esa niña consigue por sus propios medios es increíble, la capacidad de superación está patente en toda la novela, pero también lo están todas las virtudes y, sobre todo, todos los defectos que perfilan magistralmente al resto de los personajes.

La historia tal y como Mercedes Pinto la cuenta ha conseguido trasladarme a ese pueblo, a ese cortijo, a esa casucha trasera y especialmente a los rincones más ocultos de los personajes que habitaban esos parajes.

Lo que se sucede me ha parecido muy real, demasiado real, de hecho soy consciente de que hay gente así, sin duda conocer la escala de grises que conforma a cada personaje ha sido lo que más me ha gustado y es lo que me lleva a recomendaros esta novela. La historia se merece una oportunidad pero conocer a cada una de las personas que la componen es el elemento definitivo para deciros que no podéis dejarla pasar.

Me encanta cerrar la primera temporada de reseñas de este blog que abrí el pasado marzo con una novela de calidad. Y para despedirme hasta agosto os dejo con las mejores frases, que sin duda os invitarán a reflexionar:

- A veces, en un solo instante, una persona se define.

- Como hombre sabio que era, él dudaba de casi todo.

- Tal vez crecer sea para todos los mortales lo mismo: ir cerrando puertas. Quizás seamos el resultado de todas las puertas que se cerraron, el producto de restar todas las cosas que no pasaron.

- Desde que tuvo uso de razón aprendió que la vida era una batalla agotadora, en la que permitirte la más mínima tregua para lamer tus heridas era darle una oportunidad al contrario y podía significar la muerte.

- Era de la opinión de que la verdad no se conseguía preguntando, todo el mundo sabía mentir, y prefería llegar a ella por medio de la observación.

- Tal vez, la libertad es un concepto que va mucho más allá de muros y barrotes, y lo que de verdad nos hace prisioneros es el miedo, que nos acompaña allá donde estemos.

------------------------

Aprovecho esta entrada para deciros que en agosto realizaré un parón, no dejaré de leer pero sí de publicar para desconectar de todo. En septiembre volveré a la carga con nuevas reseñas, nuevos textos propios, y muchas cosas más, además de una sorpresa... Vale, no puedo aguantarme, una autora me va a mandar un ejemplar de su libro, con dedicatoria incluida, para que lo sortee en el blog. Así que estad atentos a mi regreso. ¡Feliz verano!

9 comentarios:

  1. Yo estuve en la lectura conjunta de "La última vuelta del scaife" y disfruté como una enana. Este es el siguiente que quiero leer de Mercedes, todas las reseñas son buenísimas aunque le tengo un poco de miedo por lo que comentas al principio.
    Besotes y feliz descanso!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta reseña, Cris, es fantástica. Creo que en ella cuentas los importante del libro, sí, es una historia de superación, llena de esperanza a pesar de la tragedia que implica, en la que los personajes que rodean a la protagonista tienen muchísima importancia.
    Creo que cualquiera que lea estas palabras se decidirá a leer esta novela, yo lo haría ;)
    Y qué decir de las frases... muy bien escogidas.
    Gracias, mil gracias por todo, Cris, todo un lujo para mí tener lectores como tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente "Maldita" es la que tenía fichada para empezar con Merceces, que es de las que más me llaman a priori entre las que he ido topando. A ver si consigo hacerle hueco pronto, que me estáis poniendo los dientes largos :P

    Biquiños, y disfruta de ese agosto! :D

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con tu reseña. Un libro maravilloso.
    Disfruta de las vacaciones!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo también la disfruté muchísimo! Como todo lo que he leído de Mercedes.
    Realmente "Maldita" es una lectura con una protagonista que la hace muy especial.
    Recomendable!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. De Mercedes Pinto leí La última vuelta del scaife y El fotógrafo de paisajes. Esta la tengo pendiente de leer aunque creo que antes le tocará el turno a Pretérito Imperfecto, pues me atrae más que Maldita. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Por lo que parece, una historia dura pero con un gran mensaje y unos personajes muy perfilados... No la conocía y me la apunto para próximas lecturas ;-)
    ¡Besos y feliz verano!

    ResponderEliminar
  8. Esta cae directamente a la lista de futuribles lecturas prioritarias. La idea global me ha encantado, creo que es un argumento muy poderoso para añadir esta novela a mi biblio :D

    Y lo de septiembre ya nos dirás XD


    Biquiños!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.