miércoles, 24 de septiembre de 2014

Boom!

Recuerdo el libro que leía y la poesía que me tocaba justo cuando sonó el móvil. Dos tonos cortos, sin duda era un mensaje. Recuerdo el libro abierto y yo sujetándolo con la mano izquierda para no perder la página, y con la otra manejando el teléfono. Las pequeñas historias eran interesantes pero las grandes historias interesantes de verdad se encuentran primero fuera de los libros.

Vi una cuenta atrás:

3...

2...

1...

Boom!

No era un virus pero en el mensaje de texto sí me soltó una bomba.

Hoy lo recuerdo como si estuviese viendo una película. Al final, en lugar del "The End" tradicional aparecen los créditos en forma de una frase de Histchcock:

Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspense.

Y así sé que, aún a pesar de esa bomba la historia se terminó, y ahora encuentro el suspense en nuevas cosas.

5 comentarios:

  1. ostras!!! que buena eres!!!!!!!!!!!!!!!!!!! me has dejado cardíaca perdida maña... me voy a tomar un mañocao... con sugus y a ver si encuentro algún palo! ;)

    ResponderEliminar
  2. Has llevado muy bien a la práctica esa frase de Hitchcock .
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy, pero qué mala eres... Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.