lunes, 27 de octubre de 2014

Perdimos la luz de los viejos días, de Isaac Belmar

Ella se marchó, así empiezan las historias que merecen contarse.

Se marchó de la mano de la enfermedad dejando solo a un hombre pequeño, al que no le queda nada excepto vengarse de la vida que se la arrebató. O al menos, de los que la hicieron sufrir a ella.


Pero ese hombre pequeño nunca se vengó de nadie, ni levantó la voz, ni mangó nada cuando era crío. Así que busca a quienes sí son capaces de hacerlo, a un extraño Papa que reina en un agujero de la ciudad llamado las Cien Puertas, con sus secuaces tatuados y llenos de pendientes de oro. También encontrará en ese camino a un extraño asesor, que le guía en todos los pasos de su contrato de venganza. 

Y como siempre en su vida, las cosas no salen bien. Ella empieza a aparecerse en sueños y él va perdiendo la cordura. Además, algo raro le ha sucedido al mundo, ha perdido la luz que tenía. Así que ese hombre pequeño tendrá que averiguar qué pasa en realidad, mientras intenta escapar de sus tratos con el diablo.



Debo confesar que empecé con esta historia sin haberme leído previamente la sinopsis, porque sigo al autor en su blog Hoja en blanco desde hace un tiempo y después de ver todo lo que escribe allí y como lo escribe estaba segura de que esta novela me iba a gustar.

Isaac Belmar tiene la habilidad de empezar a contar una cosa e ir enlazando y relacionando hasta que te cuenta algo totalmente distinto, así que cuando comienzan sus letras nunca sabes por donde va a salir, y eso me gusta.

Además, el autor tiene el don de dar directamente donde tiene que dar, haciendo que nos tambaleemos mientras nos sumergimos en la lectura, consiguiendo que sintamos intensamente y se nos remueva hasta lo más profundo hablando de las cosas más intrascendentes. Y este don ha sabido plasmarlo a la perfección en "Perdimos la luz de los viejos días", un libro donde nos cuenta una historia sobre la lucha personal contra una vida injusta en un mundo que ha cambiado.

El protagonista es un hombre triste que se ve atrapado por la cadena de su propia venganza y que quiere reparar, aunque sea un poquito, todo el daño que ha sufrido, no él directamente, pues normalmente nos duele más lo que le pasa a quien queremos que lo que tenemos que soportar nosotros mismos.

He de decir que el autor da una explicación perfecta, coherente, comprensiva y clara del título del libro, aunque yo creo que también tiene otra interpretación que se puede conseguir a medida que avanzamos en la trama. Y hasta aquí os voy a contar, porque la historia es corta y si os digo algo más estaría destripando unos acontecimientos que valen la pena leer de primera mano para vivirlos por nosotros mismos a través de esas páginas.

En definitiva, sin lugar a dudas os recomiendo que os animéis a leer "Perdimos la luz en los viejos días", estoy completamente segura de que no os arrepentiréis.

Y para acabar voy a poner unas frases del libro, y he de confesar que me ha costado mucho, pero que muy mucho, no copiar el libro entero. Ahí van:

- Fue el más tonto de los detalles el que lo rompió todo, el que me sacó para siempre de los raíles.

- Ella era una niña normal, con sus cosas, pero buena y normal, lo cual comprobé después que ya era mucho, porque las pocas otras con las que tuve algún contacto, estaban completamente locas.

- Gracias -que es lo que dice el hombre normal cuando lo estás jodiendo.

- Me sonó a un tenemos que hablar, esa historia de terror en tres palabras.

- Nadie está a salvo de nadie si tienes Internet.

- Me acuchilló la sensación más perra en la vida, la del momento en que te das cuenta de que ya es demasiado tarde.

- Siempre igual -negó con la cabeza-, todo el mundo quiere todo, pero nadie está dispuesto a pagar el precio. ¿Sabes lo primero que se aprende en mi oficio? Que nada es gratis.

- La novela terminó, pero la lectura nunca tiene que hacerlo...

-------------------------
P.D. Si compráis la novela podréis conseguir gratis un ejemplar del libro de relatos "La pregunta que importa". Toda la información la encontraréis pinchando aquí.

viernes, 10 de octubre de 2014

El Experto Perfecto, de Fermín Mayor García

Después de cinco años, el grupo de investigación Santo Grial perteneciente a la empresa tecnológica de inversiones T-Investing descubre lo que los gurús en economía denominan El Experto Perfecto: un programa informático capaz de ganar dinero continuamente en los mercados de divisas. Aunque pretenden mantenerlo en secreto, a las pocas horas del hallazgo, los laboratorios de la compañía situados en la torre Shard de Londres sufren un tremendo ataque en el que muere el padre de la criatura Roger AppleWhite y desaparecen todas las copias del mismo. Sólo la joven programadora y ayudante, Elena Beillevaire, consigue escapar del edificio. Comienza así una frenética huida para salvar su vida pues ella, dentro de su cabeza, tiene la única clave para poder reproducirlo. En su camino Elena pide ayuda a un antiguo compañero suyo: Fran Castillo. Éste, un funcionario de correos con una vida normal y corriente, llevado más por sus sentimientos que por la razón, viajará a la ciudad del Big Ben donde se encontrará entre el fuego cruzado de las dos organizaciones que buscan a su amiga. 

Por otra parte, George Ventura, escritor del best-seller “El caso eclesiástico de Roswell” y primo de Fran, es despedido de su trabajo en la prestigiosa revista americana “Misterious Words”. Su afán de éxito y su asquerosa necesidad por mantener su ritmo de vida le llevarán a tratar de arrancar, como hizo en el pasado, algún nuevo secreto al mayor laboratorio científico de la historia: la Iglesia. 

Y en un lugar perdido bajo tierra, número 23, como así lo llaman tras su secuestro, no tiene más remedio que realizar acciones clandestinas para salvar la vida de sus pequeñas: desde robar plutonio enriquecido hasta guiar a un Boeing 737 por la ruta de Washington a Nueva York. Hacker reconocido mundialmente con el sobrenombre de Talía, ahora se ha convertido, a la fuerza, en un Spycker: espía cibernético jamás detectado. 

El Experto Perfecto es un frenético thriller tecnológico en el que, tras el descubrimiento de un asombroso autómata aparentemente inofensivo, se presenta una realidad en la que el mundo actual, dominado por las nuevas tecnologías, encuentra, precisamente en ellas, su mayor talón de aquiles.


Estamos ante una novela que invita a la reflexión. ¿Somos conscientes de cómo afecta realmente la tecnología a nuestras vidas? ¿Sabemos lo que puede suponer que aparezcamos, aunque sea mínimamente, en internet? Yo creo que no, por eso me creo que lo que en este libro se cuenta sea posible.

Además de esto me he encontrado con tres historias que intuía se encontrarían entre sí, pero no sabía como, algo que he estado intentando averiguar mientras leía y que no he visto casi hasta el final de la historia.

Cada personaje, cada parte fundamental del relato es realmente interesante por sí mismo, por eso parece que estamos leyendo tres libros dentro de uno, y el ensamblaje final de las tres historias está muy bien hecho.

Personalmente me quedo con la parte cuyo peso recae sobre los hombros de George Ventura, un hombre real, consecuente con su ritmo de vida, y con sus luces y sus sombras. Me he quedado con ganas de saber más de él.

En definitiva, este thriller tecnológico engancha, enseña, y nos invita a pensar, por lo que os recomiendo su lectura. Y para ir abriendo boca os dejo con las frases que más me han gustado:

- La gente introduce sus datos libremente en Internet sin entender la consecuencias. No saben a lo que están expuestos.

- Y el periodista tenía la suficiente experiencia como para saber que detrás de una locura puede esconderse una realidad.

------------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Fermín Mayor García, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

miércoles, 8 de octubre de 2014

¿Se puede reseñar un relato por entregas? Sí: Carmen, de My Stories Project

A veces estás tan enganchada a un libro que no puedes soltarlo y, cuando te das cuenta, entre que terminas de cenar y decides que ya es hora de ir a la cama te has puesto en las 2 de la madrugada y tienes que levantarte a las 7:30. ¿Cómo se puede tener fuerza de voluntad para parar de leer a una hora adecuada que te permita dormir tus 8 horas diarias?

A mí me cuesta mucho, por eso el único método infalible que he encontrado es que me impongan el parar. Es decir, si una de tus historias preferidas la lees en un blog que hace capítulos por entregas cada semana, no te queda más remedio que leer lo que te dan y parar donde el autor quiere. Y es una ventaja en el aspecto de que te vas a dormir cuando toca y te despiertas más despejada.

Peeero, la gran desventaja es que si la historia es buena siempre te quedas con ganas de más y esperas toda la semana ansiosa a que llegue el siguiente capítulo. Esto es lo que me pasa con "Carmen", un relato por entregas que podréis descubrir en el blog My Stories Project.

Y ¿quién es Carmen? Pues Carmen es una mujer de nuestros tiempos que, aunque su único objetivo en la vida no es tener hijos, sí quiere llevarlo a cabo, y como no ha tenido una vida fácil, cumplir sus deseos se vuelve muy complicado. A través de los capítulos nos encontramos con una persona madura, inteligente y sensible que es consciente de que los cuentos de hadas no existen e intenta gestionar su vida como buenamente puede para ser feliz.

Una historia real, una historia que emociona, una historia donde podrás encontrar en Carmen y en el resto de personajes a esas personas del mundo real con las que seguro te has topado en alguna ocasión.

Quizás os pueda parecer una historia típica, pero no lo es, ya desde el principio nos sorprende. Y si me gusta lo que cuenta, más me gusta como lo cuenta. Carmen está plagada de detalles, de un montón de pequeñas cosas que hacen que la historia sea grande.

Sin duda os animo a leerla, yo ya lo hago. Podéis empezar pinchando aquí.

Y para ir abriendo boca os dejo con algunas de sus mejores frases:

- Cuando tomas una decisión que te incumbe exclusivamente a ti, pero en la que hay más participantes que en la lotería, no te sorprende que tengas que ir dando explicaciones a todos y cada uno de ellos como si te estuvieras justificando.

- La abuela Carmen miró su casa, su salón bañado por la claridad de la mañana, su patio fresco y húmedo, y por primera vez en mucho tiempo sintió nostalgia de su juventud.

-------------------------
P.D. La imagen que ilustra este post es cortesía de Rachel’s Puzzle Things. Sketchbook,  los descargables que ha creado para Carmen podéis obtenerlos aquí: