lunes, 20 de octubre de 2014

Ndura: hijo de la selva, de Javier Salazar

Cuando una persona normal y corriente, cualquiera de nosotros, se encuentra de repente en una situación de vida o muerte en medio de la selva, ¿SABRÍA SOBREVIVIR? 

Este es el simple dilema que se le ofrece al protagonista de nuestra historia, que, volviendo de unas tranquilas vacaciones en Namibia, un típico safari fotográfico, se ve envuelto en una inesperada situación de supervivencia extrema en la selva de Ituri, en la República del Congo en África, cuando el avión en el que viaja es derribado por rebeldes. Un lugar donde la Naturaleza no es el único enemigo y donde sobrevivir no es el único problema. Una aventura con aroma a las clásicas de siempre que hacen de este libro el plato perfecto para evadirse de la realidad y sentir uno mismo la angustia y la desesperación del protagonista ante el reto que se le presenta. En este libro se mezcla de forma natural la emoción y la tensión del propio reto de sobrevivir, la degradación psicológica del protagonista a lo largo de la historia y el profundo estudio del medio, sus animales, plantas y personas que ha realizado el autor.


Unas vacaciones han sido un éxito para un grupo de tres amigos pero la vuelta a casa se convierte en una pesadilla donde uno de ellos se verá obligado a sobrevivir solo en medio de una selva que no conoce, habitada por gente hostil, y donde tendrá que luchar contra su peor enemigo: su cuerpo cansado y debilitado por los acontecimientos. Este es el punto de partida de una historia que te atrapa desde el minuto 2, y digo 2 porque en el 1 el autor dice que el libro ante el que nos encontramos no es más que la plasmación escrita de un nimio sueño que se ha imaginado. Pero que mal se vende, de verdad. O no, porque tras esas palabras suyas me esperaba poca cosa y resulta que el libro es toda una bomba que engancha y que merece la pena leer.

La historia se compone de los pensamientos de un protagonista que se derrumba por momentos ante una situación que, sinceramente, yo no creo que supiera atajar, lo que me hace admirarlo más y más a medida que pasan las páginas. Yo he podido sentirme enferma, angustiada, enfadada y triste en este libro, cuando lo cierto es que traspasar todos esos sentimientos al lector es harto complicado y el autor lo hace a las mil maravillas.

Además la ambientación del libro es sublime. Gran parte del mismo se dedica a describir esa selva, esa fauna y esa flora, no solo con las palabras, sino con enlaces que llevan a notas donde cuidadosamente se explica todo lo que no entendemos. Y el valor que esto me aporta es doble: primero, porque este es un arduo trabajo de documentación que está bien plasmado; y segundo, porque si no nos apetece seguir todos esos enlaces el autor consigue, igualmente, que nos hagamos una idea de todo, y ello con gran sencillez. No me gustan las narraciones excesivamente descriptivas, y este libro no se hace empalagoso ni basto en este sentido, por lo que se agradece que pueda plasmar todo en detalle sin pararse realmente en descripciones largas, tediosas y engorrosas.

Un libro diferente que quizás yo no hubiera escogido de motu propio. Por eso me gustan este tipo de iniciativas y sorteos como los que hace Laky, porque el azar ha traído a mis manos un libro maravilloso a través del que podréis vivir una gran aventura y que, sin duda, no debéis dejar pasar.

Y como regalo, termino dejándoos las frases que más me han llegado:

- Está claro que la necesidad de supervivencia cambia el punto de vista de las personas.

- El miedo es un buen aliciente para tomar decisiones, para animarte a asumir riesgos que en situaciones normales nunca asumirías.

- Era irónico haberme enfrentado a serpientes, haber matado incluso a un hombre y huir de un bicho del tamaño de un bolígrafo.
-------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Javier Salazar Calle, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

8 comentarios:

  1. Creo que me gusta más la idea de poner enlaces para ayudar a la ambientación que la historia en sí, pero la tendré en cuenta.

    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los enlaces casi no los he visitado, porque me gusta leer todo seguido, pero sí que me sirvieron de apoyo en determinados momentos. Biquiños!

      Eliminar
  2. Pues no era un libro que me llamara, pero me has convencido.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó igual, lo leí porque me tocó en el sorteo de Laky y me llevé una grata sorpresa. Biquiños!

      Eliminar
  3. Pues tiene muy buena pinta este libro, cuando tenga menos pendiente quizás me anime y me gusta la idea de colocar los enlaces que permiten ampliar información, es una de las ventajas que tienen los libros digitales
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está claro que el autor ha aprovechado todos los recursos que tenía a mano, y eso está muy bien. Biquiños!

      Eliminar
  4. No suele ser el tipo de libros que leo pero me has picado la curiosidad... Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco suele ser el tipo de libros que leo yo, pero me ha gustado mucho. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.