lunes, 10 de noviembre de 2014

Murió por los pelos, de Nacho Docavo

La delirante historia de Manuel Cantera, un funcionario sin funciones que se verá envuelto en una trama de calvos y asesinatos de la que solo podrá salir airoso usando su imaginación y su increíble capacidad de improvisar.

Cantera tiene que hacerse con la fórmula que los jíbaros utilizan para reducir las cabezas de sus enemigos, una poción que curará para siempre la alopecia y que promete beneficios millonarios a aquellos que obtengan su patente.

Para conseguirla tendrá que viajar a lo más recóndito de la selva de Ecuador en busca de la comunidad indígena que ya en el pasado le acogió y que conserva el secreto ancestral que evita la caída del cabello. Una vez de vuelta en España, Manuel deberá esquivar todas las trampas a las que le somete una multinacional sin escrúpulos, la misma que ha raptado a su novia y que amenaza con hacerla desaparecer...

Este libro me atrapó desde el momento en que leí su sinopsis y, ciertamente, no me ha decepcionado: me he encontrado con una novela amena y divertida, muy divertida. Pero me ha aportado algo más, y es que me ha enganchado desde el primer momento como un buen thriller por el que merece pagar la entrada del cine.

Manuel Cantera es uno de esos funcionarios que se encuentra en un puesto donde, por motivos burocráticos y políticos, todavía no desempeña ninguna función real. Esto le lleva a sentirse aplastado por una rutina nada gratificante en el plano intelectual, hasta que se ve envuelto en una historia que llama su atención y que lo hace despabilar por completo, consiguiendo que se vea obligado a poner a sus neuronas a pleno rendimiento.

Nuestro protagonista es un funcionario, sí, pero un funcionario que se ve obligado a convivir en la selva con indígenas, que se ve atrapado en una historia de espionaje industrial, un funcionario que tomará decisiones que le harán vivir una trepidante aventura, arrastrando al lector consigo.

Ha sido novedoso y gratificante leer este libro porque esa combinación perfecta entre suspense y humor sorprende desde la primera línea. Por ello, sin duda, os lo recomiendo y os animo a que descubráis cómo es eso de morir por los pelos.

-------------------------

P.D.: Muchísimas gracias a Ediciones Ípsilon (Y) por el ejemplar.

7 comentarios:

  1. Anda! Sí que promete por lo menos algo diferente esta lectura. Yo siempre digo que lo del humor me cuesta más entre lecturas que en otros formatos como en el cine, pero es puro prejuicio mío :P Siempre vienen bien este tipo de novelas ágiles que nos sirven para desconectar y "perdernos" un rato :)

    Un biquiño! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además este libro incluso se me hace corto, se me pasó el tiempo volando con su lectura. Biquiños!

      Eliminar
  2. No me llamaba este libro pero estoy viendo muy buenas opiniones de él. Al final me veo animándome con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a veces no nos llama una lectura, y a base de ver reseñas positivas en otros blogs nos pica la curiosidad. Si te animas cuéntame que tal, espero que no me mates :P Biquiños!

      Eliminar
  3. A mi es que mi religión me prohíbe leer libros de este tipo... No sé qué pasa que no hay forma, y mira que lo he intentado. Pero el humor, como Rober, en formato cine y demás genial, pero no para leer.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quien sabe, siempre hay un libro que nos reconcilia con el género que se nos resiste. Quizás este sea el tuyo... Biquiños!

      Eliminar
  4. Tiene muy muy buena pinta, Mandi! Me lo apunto para el 2050, a ver si tengo tiempo...

    Besos.

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.