martes, 6 de mayo de 2014

Nivaria, de Óscar R. Arteaga

“Sigo aquí, no he ido a ninguna parte, y si lo hiciera no hay duda de que vendrías conmigo, porque nuestro destino es el de estar juntos, por siempre. Contra eso ni tú ni yo podemos luchar”.

Mara Saldaña Pinto nunca pensó que aceptar el primer trabajo de fotógrafa se convertiría en el comienzo de un hermoso e intenso viaje personal que la llevará a descubrir todo un mundo interior a través de diferentes escenarios como Tenerife, Palencia, Lisboa o Marruecos.

En Nivaria se alternan con fluidez de forma paralela dos momentos del pasado de la protagonista que desembocarán en un único desenlace, siendo su hilo conductor la propia Mara quien, a su vez, estará acompañada de otros personajes perfectamente perfilados por el autor y dotados de personalidad.

Nos encontramos ante una historia que, como bien nos adelanta el autor, es contada por la protagonista en primera persona y relata su vida actual rememorando también una historia del pasado. Cada historia se va intercalando, capítulo a capítulo, y me he topado con que esto ha sido muy enriquecedor. Está tan bien contada que cuando estás leyendo una parte quieres saber más y te olvidas de la otra. Esta forma narrativa está perfectamente hilada y compactada, formando un conjunto que da lugar a que todo desemboque en un final común, y eso me ha gustado mucho.

En cuanto al argumento: ¿Novela romántica? Sí ¿Convencional? No. La protagonista es una mujer de esta época que se mueve por más intereses que por el amor, que de hecho ni siquiera lo busca, lo cierto es que no sabes nada de su vida amorosa hasta bien pasada la mitad del libro. Y eso me gusta porque se centra en la parte intimista de su personalidad como persona y sobretodo como mujer que ha crecido en un ambiente predominantemente machista y que, aún así, ha sabido hacerse un hueco. Sus reflexiones y pensamientos son muy realistas y aportan una perspectiva sin la cual la historia no tendría sentido.

Si a todo esto añadimos pasajes en los que se nos da a conocer otra cultura, como es la árabe, y como la vive una mujer extranjera, ya tenemos los elementos perfectos para pasar un buen rato y leer sin parar.

Lo que me más me ha gustado ha sido especular y no dar en el clavo, el autor pone algunos comentarios en boca de la protagonista que dan pie a que pienses que te van a vender una historia romántica convencional cuando no es así, por eso cuando empieza a destripar la historia de fondo me quedo sorprendida porque no es lo que yo esperaba.

Si algo negativo he de decir es que, aunque el título del libro está perfectamente justificado, para mí está metido un poco a calzador, aunque eso no influye para nada en mi opinión sobre la historia, la cual os invito a conocer.

Si queréis abstraeros en un mundo distinto a través de una chica diferente, esta es vuestra historia. Yo agradecí poder sumergirme en ella después de unos días duros en el trabajo. Además el precio es un regalo.

Y como regalo, os dejo las frases que más me han gustado:

- Pero el destino es caprichoso y cuando más intentas zafarte menos lo logras, aflorando una y otra vez ante ti aquello de lo que pones empeño en borrar.

- Observaba las imágenes elucubrando lo mordaz que llegaba a ser el mundo: había tenido todo lo que cualquier persona hubiese deseado y se sentía mísera; sin embargo ellos, sin poseer nada, eran dueños de todo lo que Mara jamás logró pues el dinero no alcanza a comprobar la felicidad, el amor, la sinceridad, la calidez, labondad o la rectitud.

- De acuerdo con la teoría de Chloe sobre los hombres, cuando dos o más individuos del sexo masculino se agrupaban, instantáneamente eran víctimas de una metamorfosis mucho más esperpéntica que la propuesta por Kafka, por la cual se transmutaban en nerviosos cuadrumanos con el inconveniente de que en el proceso se deterioraban sus neuronas, tendiendo de modo espontáneo a ponerse en ridículo con repetitiva tozudez.