viernes, 9 de enero de 2015

A sangre fría, de Truman Capote

El 15 de noviembre de 1959, en un pueblecito de Kansas, los cuatro miembros de la familia Clutter fueron salvajemente asesinados en su casa. Los crímenes eran, aparentemente, inmotivados, y no se encontraron claves que permitieran identificar a los asesinos. Cinco años después, Dick Hickcock y Perry Smith fueron ahorcados como culpables de las muertes. A partir de estos hechos, y tras realizar largas y minuciosas investigaciones con los protagonistas reales de la historia, Truman Capote dio un vuelco a su carrera de narrador y escribió "A sangre fría", la novela que le consagró definitivamente como uno de los grandes de la literatura norteamericana del siglo xx. Capote sigue paso a paso la vida del pequeño pueblecito, esboza retratos de los que serían víctimas de una muerte tan espantosa como insospechada, acompaña a la policía en las pesquisas que condujeron al descubrimiento y detención de Hickcock y Smith y, sobre todo, se concentra en los dos criminales psicópatas hasta construir dos personajes perfectamente perfilados, a los que el lector llegará a conocer íntimamente. "A sangre fría", que fue bautizada, pionera y provocativamente, por Capote como una «non fiction novel», es un libro estremecedor que, desde la fecha misma de su publicación, se convirtió en un clásico.

Recordando "Crónica de una muerte anunciada", de Gabriel García Márquez, empecé a leer esta historia sabiendo desde el principio cuál sería el final, pues está basada en unos hechos reales que el autor cuenta tras un arduo trabajo de investigación. Los Clutter, una acomodada pero sencilla familia de un pueblo de Kansas, es asesinada una noche de noviembre sin motivo aparente.

Tiene mucho mérito que una novela enganche a pesar de que conozcas de antemano su final (que nos es desvelado en las primeras páginas del libro), y ello se debe a la maestría con la que se nos cuentan los hechos. Es el autor el que nos hace meternos en la piel de víctima y verdugo y el que consigue que queramos saber cuál fue el camino recorrido desde que esta familia fue asesinada hasta que los culpables pagaron por ello en la horca.

He podido ponerme en la piel de un padre de familia sencillo y trabajador, de una madre buena pero depresiva, de un niño introvertido pero sensible y de una chiquilla alegre a pesar de cargar con más responsabilidades de las que correspondían a su edad.

Pero también he conocido cómo eran Dick Hickcock y Perry Smith, y me ha removido por dentro el hecho de que el crimen no tuviese un nexo causal directo y concluyente.

Y cuando ya pensaba que todas las emociones posibles habían terminado he tenido que sopesar el dilema moral acerca de la pena de muerte y de la filosofía del "ojo por ojo".

"A sangre fría" es una novela que nos hará hervir los nervios a medida que caminemos por sus páginas y que os recomiendo encarecidamente que leáis.

Y para terminar, dos grandes frases:

- Es fácil no hacer caso de la lluvia si se posee un impermeable.

- Nadie es una isla que se baste a sí mismo.

8 comentarios:

  1. Es estupenda esta novela. Y es verdad lo que comentas, engancha aunque sepamos el final. Lo que la hace única es ese retrato de los personajes realistas, poco polarizados y con todo ese poso real, a mí también me encantó. A parte de que Capote es un narrador estupendo, claro.

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no la conocía, la he visto de casualidad reseñada en el blog de Marilú. Menos mal que me he topado con ella, porque se acaba de convertir en una de mis preferidas. Biquiños!

      Eliminar
  2. Es uno de mis grandes pendientes. No sé por qué nunca lo he leído. Tengo que solucionarlo ya mismito. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues léelo Álter, además, es cortita. Biquiños!

      Eliminar
  3. Una gran novela. La leí hace tiempo y disfruté mucho con ella. Truman Capote es un autor que no decepciona con sus novelas. Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Debería leerme "Desayuno con diamantes"? He ahí la cuestión. ¿Tú qué opinas? Biquiños!

      Eliminar
  4. Esta es de mis favoritas. Me lo encontré en el suelo junto a la basura y lo rescaté porque nunca me ha gustado ver un libro abandonado, ni a los gatos, ni perros [...] en cuanto empecé a leer no pude dejarlo hasta el final, y desde entonces, se ha convertido en lectura imprescindible.

    Sabes? Debería un día contar anécdotas de los libros que he leído, como he hecho con esta....

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran anécdota David. Pues sí, si tienes varias como esta deberías hacer sección. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.