lunes, 23 de marzo de 2015

El fantasma de Canterville, de Óscar Wilde

Una sofisticada familia norteamericana, los Otis, compra el añejo castillo inglés de los Canterville. El anciano dueño les habla entonces de que en la mansión habita desde tiempos inmemoriales el colérico fantasma de Lord Simón Canterville, que mató a su esposa y cuyo cuerpo desapareció después misteriosamente. Lejos de amedrentarse, los inquilinos compran el castillo con fantasma incluido, y acaban sometiendo al pobre espectro anacrónico, que acaba siendo juguete y víctima de los dos niños terribles de la familia. Tal vez sea El fantasma de Canterville la novela más conocida y celebrada de Wilde, que ha pasado por méritos propios a la lista de obras inolvidables y fundamentales de la literatura universal.

He visto en el blog de Rocío, Mis apuntes de lectura, su reseña sobre esta obra, y recordé que hace muchos años leí, en la escuela (y en gallego, por cierto), esta obra de Wilde que hoy os traigo al blog.

Destacar que he sonreído durante casi toda su lectura, que me ha enganchado la forma de narrar del autor y que es una lectura breve que hará las delicias de cualquier ávido lector que quiera leer algo fresco, divertido y breve entre libros más densos.

Sin duda la disfruté mucho como lectura infantil, aunque ahora como adulta he sabido ver toda la crítica social y clichés culturales que el autor plasma en el libro.

Sin duda, os recomiendo la lectura de las aventuras de este fantasmita y, por si aún no os he convencido con mi reseña, os dejo, para terminar, un ejemplo del humor que se destila en la obra:

- Algunas veces es dificilísimo permanecer despierto, sobre todo en una iglesia, pero, en cambio, dormir es muy sencillo. Ya ve usted: los gemelos saben dormir admirablemente, y no son de los más listos.


Y vosotros, ¿la habéis leído? ¿Os gusta el estilo de este autor? Me gustará mucho que me deis vuestra opinión en los comentarios.

20 comentarios:

  1. Me encantó, de hecho Wilde está entre mis favoritos, tanto que en 5º de carrera tuve una asignatura sólo sobre él: su obra, estilo, época, etc. y fue una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? No sabía que podía haber asignaturas única y exclusivamente sobre un autor. Por cierto, ¿qué estudiaste, si puedo preguntar? Biquiños!

      Eliminar
    2. Sí, eran cursos monográficos, habitualmente éramos pocos alumnos ya que se trataba de optativas, éramos una especie de grupo de amigos charlando sobre una obra, un autor..., también hice uno sólo de Cervantes y otro de Shakesperare.
      Estudié Filología inglesa.

      Eliminar
    3. Ahora en cuanto acabe con la contabilidad voy a retomar el inglés, que me apetece mucho. ¿Alguna recomendación muy recomendada de otro libro de Wilde? Biquiños!

      Eliminar
    4. La importancia de llamarse Ernesto (obra de teatro genial), El príncipe feliz, El retrato de Dorian Gray (por supuesto), De profundis... Éstas son de las que más me gustan.

      Eliminar
    5. Lo de que la de Ernesto sea una obra de teatro no termina de convencerme la verdad... Biquiños!

      Eliminar
  2. Creo que es uno de esos autores que da igual cuando los leas siempre es un autentico placer. Besos y me alegro haberte recordado a Wilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me alegro de que lo hayas hecho, me gustó mucho su relectura, releer, algo que no hago a menudo. Biquiños!

      Eliminar
  3. Yo soy fan de Wilde, me encanta su ironía. Leí este cuento y me gustó, pero prefiero sus obras de teatro y, por supuesto, su novela "El retrarto de Dorian Gray".

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El retrato de Dorian Gray me encantó, sin duda, también hay una reseña por aquí. Muchas gracias por pasarte y comentar. Biquiños!

      Eliminar
  4. Me encanta Wilde. Este cuento fue lo primero que leí de él y me conquistó totalmente. Su ironía, su cinismo, su crítica...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también fue lo primero que leí yo, lo recordaba con mucho cariño y no me ha decepcionado. Biquiños!

      Eliminar
  5. Buah, Wilde también es de esos autores que asocio más a mi adolescencia, cuando sí que devoré alguna de sus historias. Creo que precisamente esta no es de las que ha caído, así que gracias por recordármela, que además este tipo de píldoras frescas entre lecturas algo más farragosas vienen fenomenal.

    Un biquiño! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puez haz como yo, a mí me lo recordó Rocío y lo leí, así que ahora te toca :P Biquiños!

      Eliminar
  6. Creo que ya te lo comenté pero de él sólo he leído "La importancia de llamarse Ernesto", donde también hace una crítica social bastante aguda. Se me van acumulando los libros de Wilde para leer. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sííí, me lo habías dicho. E iba a leerlo pero me he dado cuenta de que es como una obra de teatro y no sé si leer así, en ese formato, termina de convencerme. Este libro es muy cortito, así que puedes apuntártelo sin problema. Biquiños!

      Eliminar
  7. Todo lo que he leído de Wilde, incluyendo el de "El fantasma de Canterville" me ha gustado. Quizá mi preferido sea el de "La importancia de llamarse Ernesto" (solo por la invención de Mr. Bunbury ya merece la pena). Del retrato de Dorian Grey recuerdo las innumerables sentencias, citas y socarronerías que son tan habituales en Wilde. En fin, un autor de esos imperdibles. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese que dices me lo han recomendado mucho, pero como es estilo teatral no sé si me anime. Biquiños!

      Eliminar
  8. Una de las obras más famosas de Wilde y un servidor imperdonablemente aún no se ha puesto con él. Me has recordado uno de los eternos pendientes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ponte pero ya, que es más corto incluso que el de Zweig ;) Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.