lunes, 25 de mayo de 2015

El abecedario del terror: A

A golpe de lunes he decidido traeros a este blog algo en lo que he estado trabajando a modo de experimento: se trata de una serie de microrrelatos que pretenden inspirar terror y que podéis leer por separado; o que bien podéis leer hasta el final y descubrir que todos juntos también forman otra historia completa. La manera en la que los leáis la dejo a vuestra elección; yo sólo pongo un texto que espero que os guste y que traeré por entregas al menos un par de veces al mes. Y para empezar, estrenamos esta sección por partida doble. Ahí va:





ALFABETO

No podíamos ver Rambo porque aún no habíamos visto las películas de la letra “q”. ¿Desde cuándo un director titulaba una cinta con una palabra que empezase por “q”? Pero él no lo entendía y siempre tenía que quejarse: —Samanta, ¿por qué tenemos que seguir un orden tan estricto?

Decía mi padre que lo que no se aprende por las buenas se aprende por las malas, por eso creo que debería ir cogiendo una bolsa de hielo. Lo malo es que, al ver sólo por un ojo, se pierde la mitad de la película y me incordia con sus preguntas. Creo que esta vez llegará al final sólo de oídas.


ÁRBITRO

Al abrir la ducha en el vestuario se regaban las plantas que estaban colocadas en la esquina. Los últimos cuarenta y cinco minutos no habían sido nada tranquilos, muchas de las abuelas de esos niños le habían tirado cosas desde la grada: un yogurt de fresa, unas bailarinas estampadas en leopardo (vale, lo reconozco, esos zapatos eran míos), una compresa para pérdidas de orina (sin usar, para su suerte), y algunas otras cosas bastante extrañas en las que no tenía tiempo de pensar en aquel momento. Lo más urgente era averiguar por qué uno de los cactus había empezado a teñirse de rojo, y qué era aquello metálico que el espejo le mostraba a su espalda.

21 comentarios:

  1. Esto me va a gustar mucho, lo sé. Ha empezado muy bien... Espero más. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Álter, pronto traeré más entregas. Biquiños!

      Eliminar
  2. A mi me da mucho miedo que, yendo en modo, vuele una compresa usada en la cara....
    Las compresas son terroríficas, y las manoletinas de guepardo dan miedo por lo feas que son.
    Bravo! Me has acojonado XD

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si es que al final hay más de risa que de terror. Biquiños!

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta.
    Venga!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro, pronto más, lo prometo. Biquiños!

      Eliminar
  4. Sí, sí, sí, yo de esto me hago fan, que tiene visos de ir a gustarmee =)

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si no decepciona, que es sólo un experimento, porque sacando aquel microrrelato que me publicaron en la antología Microterrores de Diversidad Literaria, nunca había trabajado el género. Biquiños!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que os siga gustando. Biquiños!

      Eliminar
  6. Una idea muy interesante. Espero las siguientes entregas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, como he dicho por ahí arriba, pronto más. Biquiños!

      Eliminar
  7. Bufff, me ha sabido a poco, ¡y eso que no me gusta el terror! :D
    Estaré esperando la siguiente edición ;)
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te gusta el terror, por eso lo que esperas es a ver cuánto y cómo se me ha ido la olla, ¿no? :P Biquiños!

      Eliminar
  8. Me gusta, me gusta! Me voy a ser adicta a esta sección. Y ha tenido un muy buen comienzo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margari, hoy ya está disponible la segunda letra :) Biquiños!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Muchas gracias, me animáis mucho a continuarla, que lo sepáis. Biquiños!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Con comentarios así, cómo no hacerlo. Hoy ya tienes disponible la letra B. Biquiños!

      Eliminar
  11. La verdad es que me gusta, muy chulo sí señorita :-)

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.