miércoles, 22 de julio de 2015

El abecedario del terror: C




CENTRIFUGAR






A medida que íbamos mejorando, el personal del manicomio nos dejaba formar parte de algunas de las tareas. A mí siempre me gustó estar en la lavandería, por aquello de que todo salía blanco impoluto y porque la lavadora me hipnotizaba. Un día decidí traspasar la línea y echarme a la aventura. Aún estoy mareada, pero la experiencia ha sido única.

10 comentarios:

  1. Jajajaja. ¿Quién quiere ir al parque de atracciones teniendo a mano lavadoras industriales? Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además es una atracción mucho más segura, dónde va a parar. Biquiños!

      Eliminar
  2. Por lo del mareo intuyo que decidiste meterte en la lavadora, espero que no fuera de tres centrifugados como la mía :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, yo no, mi personaje, a ver si vas a pensar que estoy zumbada (y lo estoy, pero no tanto xddd!). Biquiños!

      Eliminar
  3. Terremoto Crazy está emocionado con este relato.
    Puede conocerla?
    No para de suspirar.

    Besos locos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede conocerla y podemos hacer un crossover, estate atento a la saga que aún queda mucho abecedario. Biquiños!

      Eliminar
  4. Jjajajajajajjaja ¿Qué sería de la vida sin un poco de emoción?
    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso una lavadora puede ser la sal de la vida, ya ves, jajaja. Biquiños!

      Eliminar
  5. Madre míaaaaa, ha quedado un poco American Horror Story Asylum esto, friki que es uno jajaja.

    Un biquiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo esa serie, lo juro, la inspiración viene de un generador aleatorio de palabras. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.