jueves, 10 de septiembre de 2015

El abecedario del terror: D




DIBUJAR






En la escuela de infantil a la que iba dedicábamos todas las tardes de los martes a dibujar. Yo siempre pintaba a mi familia y, a pesar de plasmar siempre lo mismo sobre el papel, nunca dejaba de sorprender a los profesores. En el dibujo había menos gente cada semana porque yo tenía que ser fiel a la realidad. Desde que jugué con mi prima de dos años al juego de la almohada mi familia se fue alejando de mí. Deberían estarme agradecidos, seguro que nadie había tenido nunca una niña de color violeta.

-------------------------
P.D.: Retomo en el blog esta saga de microrrelatos de terror inspirada en el abecedario, del cual, hasta hoy, sólo había completado tres letras. Si no sabéis de qué os hablo y os ha gustado este micro, podéis leer los anteriores aquí.

8 comentarios:

  1. Si es que hay juegos que tienen mucho peligro... Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que a eso se le puede llamar jugar xddd! Biquiños!

      Eliminar
  2. Desde luego que familia más desagradecida, encima que pones color en la familia... ainsss
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un color maravilloso por cierto, aunque yo con él sólo he llegado a pintar las paredes de casa. Biquiños!

      Eliminar
  3. A esta pequeña psicópata en potencia hay que darla en adopción al diablo.

    Buen relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, dicho así... Tienes toda la razón :P Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.