lunes, 28 de septiembre de 2015

El abecedario del terror: E




ESCOPETA






Cuando era pequeña (más que ahora) me regalaron una escopeta de esas que tieneN un corcho en el cañón atado con un cordel. Un par de años más tarde me dejaron disparar en la feria en uno de esos puestos que tienen globos atados a una pared. Tuve mucho que ahorrar (y renunciar a muchas chuches) para conseguir apuntar de una manera decente, pero yo nunca paro hasta conseguir lo que quiero. Al final adquirí tanta práctica que pude hacer tiro en uno de esos puestos que, en vez de globos, tienen palillos.

Papá dijo que nunca más podría disparar, que era muy mala y que habíamos tenido mucha suerte de que no ocurriese una desgracia y nos denunciasen. Hice una muesca en la oreja del feriante, no sé de dónde sacó mi padre que yo lo que intentaba era conseguir los peluches.


-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿A qué sí? Me está saliendo torcida la niña. Biquiños!

      Eliminar
  2. Está interesante, tendré que leer las demás partes

    Saludos, seguiré visitando :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que te guste. Ya me contarás :) Biquiños!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Cuidado con los niños, mira cuánta maldad en ese cuerpo tan pequeño. Biquiños!

      Eliminar
  4. Jajajja, me ha parecido genial.

    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ya sabía yo que esa niña no podía ser de fiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una frase muy mía jejeje, ¡me encanta leerla!. Y no, no es de fiar. Biquiños!

      Eliminar
  6. Esos padres, sieeepre defeniéndonos :P

    ¿También le paga a la escopeta nuestra prota? Al final me va a caer bien tanta malevolencia (insértese el dimonio del wassap xDDD)

    Un biquiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nuestra prota le diera al piano sería como Mozart, pero ya ves que se inclina por otros menesteres. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.