jueves, 15 de octubre de 2015

No todos somos iguales, y menos mal

Habréis oído a mucha gente decir que todos somos iguales pero eso no es cierto, y yo me alegro de ello. Qué fácil sería insultar al que te insulta, amargar al que te amarga y contestar mal a esa gente para la que soltar borderías es una forma normal de expresarse. Pero, afortunadamente, no todos somos iguales.

Es difícil mantenerte firme y fiel a tus principios cuando te encuentras con alguien que te saca de tus casillas, que hace un comentario fuera de tono sin pensar si la manera de decir algo es la adecuada o puede herir los sentimientos de alguien. Lo más cómodo sería reaccionar de la misma manera en que esa persona te trata para que se sintiese igual de molesta que tú, pero si todos actuásemos así el mundo sería menos agradable (todavía), por eso perseverar en nuestro intento de que nadie nos condicione tiene un gran valor.


Lo mismo pasa a la hora de escribir. No todos tienen la misma habilidad para juntar letras ni para expresar, no todos consiguen hilar bien una historia y transmitirla de manera que llegue al lector. Y, los que lo hacen, no lo llevan a cabo de la misma manera. A eso es a lo que muchos llaman "tener voz".

Algunos te dirán cómo tienes qué hacerlo. Una cosa es un corrector de estilo y otra cosa es esa persona que intenta que apliques su forma de escribir y de hacer las cosas porque le parece que es la única correcta y genial. Cada uno tiene su propia voz, eso es algo que deberíamos repetar y hacer respetar siempre. Pero, ¿de qué estoy hablando exactamente?

Para mí la voz del escritor es aquello que consigue que, al leer, sepas a quién estás leyendo. No se trata de que un escritor hable de sí mismo o que cuente su vida, sino de que se sepa que es él el que ha movido los hilos, el que tenía la pluma en la mano cuando abriste la primera página del libro y el que la sigue moviendo entre sus dedos ahora que llegas al final de la historia.

Supongo que es tan difícil encontrar tu propia voz como cruzarte con alguien que esté de buen humor un lunes por la mañana, pero nadie dijo que tener fuerza de voluntad fuese fácil. Saber que has encontrado tu voz es tan sencillo como saber que estás enamorado: lo sabes, y punto; y no necesitas que nadie te lo explique.

Ahora bien, ¿cuál es el camino a recorrer? Eso ya es más complicado de saber. Yo intento encontrarlo a la vieja usanza: siguiendo el método de ensayo y error; pero si Harry Potter se encuentra en la sala y tiene la fórmula mágica que nos muestre el camino directo le agradeceré que me deje un comentario.

¿Y tú? ¿Ya has encontrado tu voz?

14 comentarios:

  1. Suelo decir que no todos somos iguales, de ser así la vida sería un aburrimiento, no aprenderíamos nada, y todo sería monótono.
    No me gusta cuando la gente dice eso de "todas las mujeres o todos los hombres son iguales" porque no es verdad.
    En cuanto a mí a la hora de escribir, no soy escritora, aunque me encanta escribir, y sí, pienso que tengo mi manera de hacerlo, mi estilo, mi voz (como lo has llamado tú).
    Gracias por la reflexión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, para mí esa frase está muy manida. Gracias a ti por comentar. Biquiños!

      Eliminar
  2. Me gusta tu reflexión, Cris, y es estupendo que hayan tantas voces distintas (también en la literatura). Respeto muchísimo esa diversidad y soy partidaria de valorar los escritos precisamente por su originalidad y su diferenciación. Como lectora no me gusta leer siempre lo mismo, escrito de la misma manera, con similar estilo. Ahora bien, bravo por la autenticidad de cada voz PERO hay que escribir correctamente. A veces hay egos escritoriles que se ofenden cuando se les dice que escriben mal y muchas veces la crítica se refiere a su habilidad narrativa o a su bagaje ortogramatical. Por eso hay que escuchar a los que saben de literatura. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa última parte estoy de acuerdo contigo Mónica, los consejos de gente que sabe hay que aceptarlos, pero siempre cuando sean consejos para mejorar y no cuando son para que hagas como ellos hacen porque sí. Biquiños!

      Eliminar
  3. Eres único, exactamente como todos los demás. No sé quién dijo esa frase, pero seguramente alguien bastante listo. O lo suficientemente tonto como para pensar en ello.

    Hay otra frase (hoy es uno de esos "jueves filosóficos" muy parecidos a los "sábados de tocarse los huevos") que dice "El que quiera entender, que entienda", que traigo aquí líbremente como "mira, tío, si escribo mal es mi problema". Cada uno tenemos nuestro estilo y nuestra voz interior.

    Por ejemplo, mi voz interior es un tipo gordo que come doritos que dice muchísimas palabrotas. De hecho, en los comentarios de Amazon me han puesto ya dos veces que hay muchas palabrotas innecesarias. Y no, joder, están ahí por un motivo, hostia. Lo importante es no dejar de escribir hasta descubrir cuál es tu estilo. Quién sabe, igual pueden comer patata fritas juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien dijo esa frase estuvo muy acertado. Por cierto, a mí no me ha parecido que tu libre tuviese excesivas palabrotas, es decir, si fuera algo exagerado o fuera de lugar lo recordaría, y no es así. Así que tú, a lo tuyo, que vas muy bien :) Biquiños!

      Eliminar
  4. No creo que necesites que nadie te diga cómo encontrar tu voz, tú ya la tienes.
    La voz se encuentra escribiendo, algo que ya haces. Desde mi experiencia, desarrollar la voz consta de varios pasos: el primero es leer mucho, luego comienzas a sentir la necesidad de escribir, pero tienes miedo y no sabes cómo empezar así que, simplemente, copias lo que te gusta. Con el tiempo y el trabajo duro, siempre con la tecla en mente, pierdes ese miedo, te quitas las vendas y los ruedines, te lanzas cuesta abajo y entonces es cuando desarrollas tu propia voz... Ese fue mi caso... o al menos la perspectiva que tengo de él :P
    Buen artículo, Cris!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la inseguridad también es algo inherente a los que intentamos escribir. Creo que lo que tú explicas es un buen método, gracias por compartirlo aquí. Biquiños!

      Eliminar
  5. Hola Cris:

    Un ensayo reflexivo que invita a la auto crítica. Alguien dijo: "el estilo es el hombre", y estoy de acuerdo con esa definición. Para mi el estilo es hablar con claridad y sencillez. Por cierto es la forma más difícil de escribir y quien escribe lo sabe. Ser auténtico y hablar con la verdad sería la segunda premisa porque el lector lo percibe. José Ortega y Gasset dijo: "La claridad es la cortesía del filósofo", y supongo que también del escritor.

    Hay que gente que nace con talento para expresarse con soltura y elegancia. Lo vemos en los poetas y oradores, también en conferencistas. Hay personas que debemos recorrer un largo camino de lecturas y preparación para adquirir un estilo. Porque, ciertamente, si quieres triunfar en cualquier rama del arte debes ser original. Todo a la larga tiene su recompensa. Cuando se posee abundante ilustración sería egoísta no compartirla con letras.

    Los invito a leer mi último post:http://letrasarteyoriginalidad.blogspot.mx/2015/10/escuela-de-proverbios-1.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El escritor nace o se hace? Creo que esa también es una buena pregunta. Yo opino que un poquito de las dos cosas. Biquiños!

      Eliminar
  6. Voy en camino, mi voz y yo nos vamos haciendo un poquito más amigas cada vez :) Hace tiempo no pasaba por aquí, qué bonito volver a leerte. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no la dejes marchar, tú sigue el sendero de las miguitas de pan que te vaya dejando. Biquiños!

      Eliminar
  7. Lo distinto y la diversidad son siempre de agradecer, quiero creer que incluso son necesarias. Y, desde luego, no todos somos iguales, y como dices, menos mal. La cosa sería muy aburrida si no fuese a sí.

    Esa voz de la que hablas, y ese sello de cada autor es algo que el lector atento termina percibiendo tras varias obras. Y creo que debe ser así, y que cuando hay algún elemento más artificial, algo más impuesto o impostado en una novela, de algún modo nos damos cuenta. Yo desde luego, el sello personal es algo que valoro mucho cuando leo.

    Un biquiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también agradezco encontrarme con ese sello, lo que no quiere decir que me guste leer siempre lo mismo, de una misma manera de la misma persona, pero ya nos entendemos, encontrar esa impronta que deja entre líneas un autor es genial. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.