lunes, 23 de noviembre de 2015

3 claves para usar linkedin que también te ayudarán si eres escritor

Hace unas semanas se puso en contacto conmigo Javier Salazar Calle (al que ya conocisteis en su día cuando reseñé Ndura: hijo de la selva) para hablarme de su nuevo libro, en el que cambia de registro por completo. En él nos habla en profundidad sobre Linkedin, una red social muy desaprovechada debido al desconocimiento sobre la misma.



Como me pareció un tema muy interesante, sobre todo en estos tiempos de crisis y escasas oportunidades laborales, lo invité al blog para que me aclarase mis dudas sobre si hacer una cuenta en esta página podría ser de utilidad para una persona que pretenda dedicarse a escribir, y esto fue lo que me contó:

LinkedIn se ha convertido en poco tiempo en una herramienta imprescindible para la gente que busca trabajo, ya sea por mejorar el actual o porque está en paro. También para generar imagen de marca en las empresas y encontrar el mejor talento y para generar contactos comerciales con posibles proveedores y clientes. Incluso para un escritor que puede contactar con sus lectores o, ¿quién sabe?, con editores. Pero, ¿sabemos usar correctamente LinkedIn? La respuesta no puede ser otra que decir claramente que no. En general, el uso que le damos es incorrecto e incompleto, por lo que no podemos llegar a sacar todo el beneficio que podría generarnos.                                                                       
Centrándonos en lo que más puede interesar, los trabajadores y su búsqueda de empleo, vamos a dar unas claves que ayudan a mejorar ese perfil y hacerlo más visible, de forma que pueda ser encontrado por los reclutadores en sus búsquedas. Lo primero que se ve del perfil de alguien son tres elementos: foto, nombre y titular profesional. ¿Qué podemos decir sobre estos temas?:                                                                 
- Foto: hay que ponerla. Los perfiles con foto se visitan 14 veces más que los que no la tienen. ¡14 veces más! Además, no solo hay que tener foto en el perfil, sino que tiene que ser adecuada. Olvídate de fotos de cuerpo entero, recortes de fotos de una boda o, peor aún, fotos sacadas en noches de fiesta copa en mano. Una foto tipo carnet, elegante y austera cumplirá perfectamente su función y hará que el reclutador siga queriendo ver algo más.                                                  
- Nombre: podéis pensar que qué hay que decir sobre esto, pero tristemente hemos visto muchos perfiles con graves errores ortográficos en el nombre. Nombres y apellidos en minúsculas, falta de tildes, errores al escribir que no se han revisado… Un perfil con el nombre mal puesto es peor que ningún perfil.                                                                       
- Titular profesional: elemento clave en las búsquedas. Aquí hay que poner tu profesión, a qué te dedicas. Olvídate de tópicos como “buscando nuevas oportunidades” o “desempleado”. Eso no es una profesión. Si eres un abogado en paro, tienes que poner “Abogado”, si eres un abogado que está trabajando por circunstancias de la vida en una cadena de comida rápida, tienes que poner “Abogado”. Hagas lo que hagas, si quieres que te encuentren como abogado, tienes que poner “Abogado”. El titular profesional te define como trabajador, no pierdas la oportunidad de que te encuentren por lo que te interesa por poner otra cosa.                                  
Hay muchos más detalles que harán de tu perfil un perfil ganador, pero empieza por estos tres, que son los cimientos. Para el resto de ellos, puedes aprenderlos de una forma fácil y práctica en el libro “Usa LinkedIn como si fueras un experto”, que está disponible en Amazon en papel y en formato electrónico.                                                                        
¿Qué precio le pones a tu siguiente trabajo?


A veces hace falta que nos abran los ojos sobre lo básico para darnos cuenta de cuántos errores cometemos aunque nos parezca que no. Yo tampoco sé usar Linkedin, de hecho tengo perfil por tener, pero no lo uso porque, entre otras cosas, desconozco cómo hacerlo. Por eso para mi carrera profesional en general me va a venir de perlas leerme este libro.

¿Por qué confiar en este libro y no en otros? Por sus autores:

Javier Salazar Calle estudió Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos y, posteriormente,  Ingeniería Informática en la UNED. Ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional por cuenta ajena en el sector banca. En su faceta de emprendedor gestionó las inversiones en bolsa de su propia cartera de clientes, creó una empresa de exportación/importación con China y, actualmente, es CEO y co-fundador de una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles, Squeezing the minds.

Y Diego Romero Sánchez se licenció en Economía por la Universidad Carlos III (Getafe) y obtuvo un postgrado en Valoración de Empresas en el Options and Futures Institute (actual IEB). En los inicios de su trayectoria profesional, se dedicó a la auditoría interna, pasando a los dos años a la consultoría financiera donde continúa en la actualidad. Aficionado a los mercados financieros, en especial al de divisas y a los productos derivados, aplicó sus conocimientos para el cálculo de cuotas y el trading en las apuestas, creando Betandinvest. En la actualidad, aparte de colaborar con Javier Salazar en este libro, colabora con pequeñas empresas para el posicionamiento estratégico de sus negocios.

Seguro que la experiencia de ambos, tanto en el mundo de la escritura como en el de los negocios, darán una visión clara y útil sobre esta red social. Por ello, si queréis haceros con un ejemplar de este libro a un precio muy asequible y empezar a tomar las riendas de vuestra carrera, podéis encontrarlo aquí: Usa LinkedIn como si fueras un experto.

10 comentarios:

  1. Gracias por la reseña. Creemos que es un libro que puede ayudar mucho a bastantes personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linkedin es el gran desconocido y hay gente que dice que es importante esta red social, así que yo voy a leerme el libro en profundidad y a ver qué tal. Biquiños!

      Eliminar
  2. Hace tiempo que estoy registrada en LinkedIn, y la verdad es que, salvo compartir las publicaciones de mis blogs, no me sirve para nada.
    He intentado usar esa red para fines profesionales, en teoría es su objetivo, pero lo cierto es que veo de todo menos eso. Por no decir que cuando leo muchos perfiles alucino con lo que ha escrito la gente. ¡Qué fantásticos son todos! Escribí un post al respecto en uno de mis blogs (https://estefanialfonso.wordpress.com/2012/09/26/para-que-sirve-linkedin/), tres años después mi opinón se mantiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy corriendo a leerte, que este post me lo he perdido (más que nada porque creo que no te conocía en 2012 xddd!). Gracias y biquiños mil!

      Eliminar
    2. Si estamos haciendo spam, quisiera mencionar mi maravilloso artículo "Por qué publicar un culo en LinkedIn". No, no es coña. http://pensamientolateral.org/por-que-publicar-un-culo-en-linkedin/

      xD

      Eliminar
    3. Ya has visto que lo he leído, me ha encantado :) Biquiños!

      Eliminar
  3. No estoy en LinkedIn justamente porque siempre he dicho que no sabría cómo usarlo correctamente. Me parece muy bueno que alguien se haya tomado la molestia de escribir cuál sería la forma adecuada de utilizarlo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, se agradece, porque hasta ahora desconocía que hubiese gente que sí supiera cómo usarlo. Biquiños!

      Eliminar
  4. A mí LinkedIn me ha abierto muchas puertas, funciona mucho mejor que Infojobs en tanto a leads, y se conoce gente muy interesante. Es cierto que la web no es que tenga una programación maravillosa (de hecho es bastante confusa e incluso diría que estúpida) pero, como en todo: si buscas, encuentras.

    Me apunto el libro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo empezaré a leer cuando pueda, porque como estoy a cero con esa red, todo lo que pueda aprender sobre ella me ayudará. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.