lunes, 16 de noviembre de 2015

El abecedario del terror: F





FELINO






Eulogio sabía lo que era comer de sobras y dormir en los portales, sabía que lo rechazaban por ser negro, que a todos le repelían sus ojos amarillos, le pasaba lo mismo que a tantos otros vagabundos deshauciados de sus casas.

Pero a mí me gustó desde el momento en que lo vi, era tan tétrico. Fue por eso por lo que Eulogio se libró, aunque por los pelos, de ir al infierno como Carlota, Margarita, Rogelio, Servando y Petronia. Mi padre alzó el cinturón y, antes de bajarlo, me aseguró que podía tenerlo a él si aceptaba que fuese mi última mascota.


-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

14 comentarios:

  1. Cuando nos cansamos de tener un gato de mascota, lo cocinamos y gozamos de un delicioso manjar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca he cocinado un gato y creo que no lo haría, pero supongo que en sitios como China, por ejemplo, no opinarán lo mismo. Biquiños!

      Eliminar
  2. Qué grimita da esta niña... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Así me gusta, que te saque una sonrisa, es todo un honor. Biquiños!

      Eliminar
  4. Me gusta esa peque, me gusta.

    Para tenerla lejos en la vida real pero me gusta :P

    Un biquiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero tenerla lejos y que no salga de esas letras. Biquiños!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. No querría ser yo de su familia, aunque me da que sus padres son peor que ella. Biquiños!

      Eliminar
  6. Pues yo estaba ahí pensando en el pobre negro y resulta que era un gato...Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, esta parte del relato me salió muy de pensamiento lateral xd! Biquiños!

      Eliminar
  7. ¡Esto se va poniendo más interesante!
    jajaajja

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los otros pobres gatos opinen lo mismo jejeje. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.