lunes, 30 de noviembre de 2015

Feliz Halloween, mi amor

Para cerrar este mes de noviembre, que empieza con la noche de los muertos vivientes, voy a dejaros a continuación este relato que escribí como participación en uno de esos retos tan interesantes que Jaume Vicent, de Excentrya, nos propone a los que estamos suscritos a su lista de correo. ¡Espero que os guste!





Tenía las ojeras tan marcadas como el surco de la taza cuando la apoyas en una servilleta para limpiar el café derramado; era por eso por lo que no necesitaba demasiado maquillaje para pintarse los ojos de manera que pareciesen tan oscuros y profundos como el tubo sifónico del cuarto de baño. Eso, junto con su complexión delgada moldeada por las largas caminatas de los seis últimos meses para aliviar el estrés, conseguía que el disfraz de esqueleto que había elegido para ese 1 de noviembre le quedase a la perfección.

Llevaba meses sin dormir pensando en lo que haría para vengarse y había decidido que lo llevaría a cabo el mismo día en el que hubieran cumplido tres años juntos, una fecha tan macabra como lo había sido su relación en los últimos tiempos.

Todas las veces que se soñó llamando a esa puerta habían sido tal y como se veía ahora: con el disfraz elegido, las pinturas muy cuidadas y un enorme gusano de nueve kilos que sujetaba con las dos manos. El bicho se revolvía intentando zafarse de ella, a punto de gritar, babeando un líquido blanco asqueroso que ya era la segunda vez que limpiaba. Parecía que iba a salir de la especie de capullo que lo envolvía pero ella sabía que nunca se convertiría en una mariposa. Lo odiaba más que a él.

Sólo de verlo le daban arcadas, así que tenía que hacer un esfuerzo para agarrarlo sin vomitar. Tan pronto salió de su casa giró a la derecha y luego volvió a girar, y vio que la cuarta vivienda de la calle paralela a la suya tenía la luz del salón encendida. Estaban en casa.

Se dirigió con paso firme hacia su objetivo pero tuvo que detenerse cuando unos vecinos se quedaron mirando al horrible bicho que llevaba en brazos. En sus caras se reflejaba el horror por lo que veían, así que la saludaron desde lejos con una sonrisa forzada mientras apretaban el paso para no tener que acercarse a esa cosa.

Cansada, pero decidida, llegó a su destino y, cuando estaba en la entrada del jardín a punto de dar el primer paso por el camino que conducía al porche, unos niños pasaron corriendo por su lado, tan cerca que tocaron con violencia un extremo del capullo y casi tiran al suelo al engendro. Ella no les dijo nada, bastante tenía con hacerlo callar ahora que se había puesto a emitir unos sonidos agudos que expresaban fastidio por haber salido de su letargo a causa del golpe.

Cuando por fin se marcharon de la casa con sus golosinas y la puerta se cerró, ella se acercó y volvió a timbrar. Tras la puerta que se abría apareció una mujer de anuncio y con un buen par de razones más que suficientes para que su marido no quisiese divorciarse. Aunque al principio pareció asustarse al mirarla, sonrió al ver el gusano. Ella se lo tendió y le dijo:

—Quédatelo, apuesto a que estáis casados en régimen de gananciales, así que esto también te pertenece.



Puede que Lady Esqueleto estuviera viviendo sola esa pesadilla de la depresión post-parto, pero al menos ahora él también viviría en su casa su particular infierno. Se fue sin mirar atrás, mientras una lágrima caía hacia la comisura de esos labios cuyos dientes mascullaban: “Feliz Halloween, mi amor”.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Conocer a tu pareja por internet es el mal

¿Alguno de vosotros ha conocido a su pareja por internet? De todos los que contestéis que sí, seguro que saldrán opiniones muy dispares sobre el resultado obtenido. Internet es grande y las posibilidades que nos ofrecen se vuelven infinitas, por lo que encontrar la aguja en el pajar debe ser una tarea difícil, sobre todo si nos encontramos con:

- Gente que se saca la foto de perfil en plena calle con los pantalones bajados y enseña unos calzoncillos del estilo de los que se ponía mi abuelo en sus tiempos mozos, o que pone una foto bañándose con su perro donde se intuye que el susodicho también está en bolas (¡qué horror!).

- Gente que se define a sí mismo con algo como: "Sobre mí, no sé qué decir, mejor descúbrelo por ti misma. Eso sí, soy alegre, divertido, me gusta la playa..." (¡que vivan las incoherencias!).

- Gente que busca (y cito literalmente): "Alguien que sepa escribir, i haber q ba pasando" o "Busco, busco, ¿qué buscas? ¿Tan desesperada anda la gente?".

- Gente demasiado directa, tal que así: "Lo siento chicas, estoy vestido y sé escribir"; "¿Alguien para follar?" o "25 cm, mira mis fotos".

Si os encontráis con todo eso y os desesperáis, deberíais saber que la cosa siempre puede ir a peor, y si no que se lo digan al protagonista de "Cicatriz", la última novela de Juan Gómez Jurado, porque esa a la que considera su novia y que ha conocido a través de internet ha puesto su vida patas arriba de una manera que nunca se hubiera podido imaginar, desencadenando una serie de sucesos que le harán emplear todos los recursos a su alcance para poder salir indemne de una situación que le supera y que se llevará por delante a más gente de la que espera.



¿Cómo una persona puede cambiar tanto nuestra vida? ¿Somos más ingenuos de los que nos pensamos? ¿Qué hacer cuando te metes en un callejón sin salida que puede acabar con tu vida? Si os gusta el suspense y esas historias creíbles que están salpicadas por sucesos reales que se mezclan con la ficción; si queréis una historia que os enganche desde el principio y os evada de la realidad y, sobre todo, si estáis en busca de una buena novela como próxima lectura, este es vuestro libro, está disponible en Amazon, y podéis comprarlo aquí: Cicatriz.

Y, para terminar, una de las mejores frases que he leído jamás:

- Se aproxima a los sesenta, y ni siquiera los miles de millones que posee podrán hacerle cambiar eso.

lunes, 23 de noviembre de 2015

3 claves para usar linkedin que también te ayudarán si eres escritor

Hace unas semanas se puso en contacto conmigo Javier Salazar Calle (al que ya conocisteis en su día cuando reseñé Ndura: hijo de la selva) para hablarme de su nuevo libro, en el que cambia de registro por completo. En él nos habla en profundidad sobre Linkedin, una red social muy desaprovechada debido al desconocimiento sobre la misma.



Como me pareció un tema muy interesante, sobre todo en estos tiempos de crisis y escasas oportunidades laborales, lo invité al blog para que me aclarase mis dudas sobre si hacer una cuenta en esta página podría ser de utilidad para una persona que pretenda dedicarse a escribir, y esto fue lo que me contó:

LinkedIn se ha convertido en poco tiempo en una herramienta imprescindible para la gente que busca trabajo, ya sea por mejorar el actual o porque está en paro. También para generar imagen de marca en las empresas y encontrar el mejor talento y para generar contactos comerciales con posibles proveedores y clientes. Incluso para un escritor que puede contactar con sus lectores o, ¿quién sabe?, con editores. Pero, ¿sabemos usar correctamente LinkedIn? La respuesta no puede ser otra que decir claramente que no. En general, el uso que le damos es incorrecto e incompleto, por lo que no podemos llegar a sacar todo el beneficio que podría generarnos.                                                                       
Centrándonos en lo que más puede interesar, los trabajadores y su búsqueda de empleo, vamos a dar unas claves que ayudan a mejorar ese perfil y hacerlo más visible, de forma que pueda ser encontrado por los reclutadores en sus búsquedas. Lo primero que se ve del perfil de alguien son tres elementos: foto, nombre y titular profesional. ¿Qué podemos decir sobre estos temas?:                                                                 
- Foto: hay que ponerla. Los perfiles con foto se visitan 14 veces más que los que no la tienen. ¡14 veces más! Además, no solo hay que tener foto en el perfil, sino que tiene que ser adecuada. Olvídate de fotos de cuerpo entero, recortes de fotos de una boda o, peor aún, fotos sacadas en noches de fiesta copa en mano. Una foto tipo carnet, elegante y austera cumplirá perfectamente su función y hará que el reclutador siga queriendo ver algo más.                                                  
- Nombre: podéis pensar que qué hay que decir sobre esto, pero tristemente hemos visto muchos perfiles con graves errores ortográficos en el nombre. Nombres y apellidos en minúsculas, falta de tildes, errores al escribir que no se han revisado… Un perfil con el nombre mal puesto es peor que ningún perfil.                                                                       
- Titular profesional: elemento clave en las búsquedas. Aquí hay que poner tu profesión, a qué te dedicas. Olvídate de tópicos como “buscando nuevas oportunidades” o “desempleado”. Eso no es una profesión. Si eres un abogado en paro, tienes que poner “Abogado”, si eres un abogado que está trabajando por circunstancias de la vida en una cadena de comida rápida, tienes que poner “Abogado”. Hagas lo que hagas, si quieres que te encuentren como abogado, tienes que poner “Abogado”. El titular profesional te define como trabajador, no pierdas la oportunidad de que te encuentren por lo que te interesa por poner otra cosa.                                  
Hay muchos más detalles que harán de tu perfil un perfil ganador, pero empieza por estos tres, que son los cimientos. Para el resto de ellos, puedes aprenderlos de una forma fácil y práctica en el libro “Usa LinkedIn como si fueras un experto”, que está disponible en Amazon en papel y en formato electrónico.                                                                        
¿Qué precio le pones a tu siguiente trabajo?


A veces hace falta que nos abran los ojos sobre lo básico para darnos cuenta de cuántos errores cometemos aunque nos parezca que no. Yo tampoco sé usar Linkedin, de hecho tengo perfil por tener, pero no lo uso porque, entre otras cosas, desconozco cómo hacerlo. Por eso para mi carrera profesional en general me va a venir de perlas leerme este libro.

¿Por qué confiar en este libro y no en otros? Por sus autores:

Javier Salazar Calle estudió Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos y, posteriormente,  Ingeniería Informática en la UNED. Ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional por cuenta ajena en el sector banca. En su faceta de emprendedor gestionó las inversiones en bolsa de su propia cartera de clientes, creó una empresa de exportación/importación con China y, actualmente, es CEO y co-fundador de una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles, Squeezing the minds.

Y Diego Romero Sánchez se licenció en Economía por la Universidad Carlos III (Getafe) y obtuvo un postgrado en Valoración de Empresas en el Options and Futures Institute (actual IEB). En los inicios de su trayectoria profesional, se dedicó a la auditoría interna, pasando a los dos años a la consultoría financiera donde continúa en la actualidad. Aficionado a los mercados financieros, en especial al de divisas y a los productos derivados, aplicó sus conocimientos para el cálculo de cuotas y el trading en las apuestas, creando Betandinvest. En la actualidad, aparte de colaborar con Javier Salazar en este libro, colabora con pequeñas empresas para el posicionamiento estratégico de sus negocios.

Seguro que la experiencia de ambos, tanto en el mundo de la escritura como en el de los negocios, darán una visión clara y útil sobre esta red social. Por ello, si queréis haceros con un ejemplar de este libro a un precio muy asequible y empezar a tomar las riendas de vuestra carrera, podéis encontrarlo aquí: Usa LinkedIn como si fueras un experto.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Las 28 cosas más absurdas que todavía no has leído

Soy de las que creen ferviente y encarecidamente, como si se me fuera la vida en ello y el no creerlo me cortase la respiración y me diera un amago de paro cardíaco, que en esta vida hay dos tipos de cosas absurdas: las que te sacan una sonrisa, y las que no.

Entre las absurdeces que me ponen la cara más seria que cuando recibo la factura de la luz están:

- La piña en la pizza.

- El Cola-Cao con azúcar.

- Combinar el rojo con el rosa y el marrón con el negro.

- Vestir faldas cortas por encima del ombligo y escotes por debajo de él.

- Chicas con el pelo cortado por el patrón de una taza de leche.

- Que te corrijan faltas de ortografía con un mensaje con faltas de ortografía.

- Que se use mal el "haber" y el "a ver".

- El "Trivunal de la Haiga".

- La gente que está siempre muy segura de todo y casi nunca tiene razón en nada.


Afortunadamente para mí, he tenido la suerte de irme encontrando con cosas que me compensan todo eso que me saca de quicio, y son cosas absurdas que sí te sacan una sonrisa. En concreto, mi último hallazgo ha sido un libro con 28 geniales relatos que hacen apología del humor absurdo y que han provocado que mis carcajadas las haya escuchado hasta el vecino.



Me han gustado todos, pero si tuviera que recomendar algunos me quedaría con:

- El signo de los tiempos.
- La delgada línea.
- En memoria de Robin Williams.
- Romanticismo.
- Spam.
- Ralphie el plasta.

Y destacaría por encima de todos, sin lugar a dudas, mis dos preferidos:

- El (otro) proceso
- Cuestión de prioridades

El autor (al que, como bien dice en su libro, le gusta la sencillez, pero huye de la simpleza); nos pregunta antes de empezar: "¿qué es la vida sin un poco de locura con la que sazonarla?" Y él mismo nos da una respuesta muy acertada: "Una broma insoportable, me temo."

Sin duda os recomiendo este libro para condimentar cualquier tarde gris y sombría y hacerla un poco más alegre. Podéis encontrar "Absurdamente. Antología de lo absurdo Vol I" en Amazon por menos de 1€.


-------------------------
P.D.: Quisiera agradecer a Pedro Fabelo el ejemplar que me ha enviado tan especialmente dedicado; y, sobre todo, darle las gracias por ser una de esas personas que hace una promoción cuidada, interesándose no sólo porque lo conozcamos a él, sino también por conocer él a sus lectores.

lunes, 16 de noviembre de 2015

El abecedario del terror: F





FELINO






Eulogio sabía lo que era comer de sobras y dormir en los portales, sabía que lo rechazaban por ser negro, que a todos le repelían sus ojos amarillos, le pasaba lo mismo que a tantos otros vagabundos deshauciados de sus casas.

Pero a mí me gustó desde el momento en que lo vi, era tan tétrico. Fue por eso por lo que Eulogio se libró, aunque por los pelos, de ir al infierno como Carlota, Margarita, Rogelio, Servando y Petronia. Mi padre alzó el cinturón y, antes de bajarlo, me aseguró que podía tenerlo a él si aceptaba que fuese mi última mascota.


-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

jueves, 12 de noviembre de 2015

10 razones por las que ya no verás igual a tu librería más cercana

El otro día estaba en busca de mi próxima lectura cuando entré en la librería que tengo más cerca de casa, que, curiosamente, se llama igual que la más cerca que tenéis vosotros. La sala de compra puede parecer infinita pero en ella no hay personal que te recomiende un libro y yo necesitaba consejo, así que me paré unos minutos en el recibidor. Esa primera estancia con la que se encuentra el visitante es amplia pero acogedora, cálida a pesar de estar pintada de azul y blanco. La alfombra que había justo antes del mostrador tenía un dibujo con forma de pajarito al que sólo ves de perfil.

Cuando entré, rauda y veloz apareció una chica de esas que llevan la sonrisa puesta ya sean las cinco de la tarde o las cinco de la mañana; de esas que ya está sonriendo incluso antes de que el señor que pone las calles salga en la madrugada:

- Perdone la tardanza señorita, no oí la puerta, estaba en la parte de atrás con las piernas estiradas, esperando al sol.

- No se preocupe, si no ha tardado nada-dije, mientras mis ojos se fueron hacia sus elegantes zapatos negros de tacón dorado, acabados en punta y que ataban con un lazo casi a la altura del tobillo.

- La verdad es que podrían llamarme "Esperando al sol", pero como hay otra cosa que me gusta incluso más que eso, mis amigos me llaman MientrasLeo.

- Curioso apodo, sí señor. A mí también me encanta leer, por eso he venido.

- ¡Oh! Pero usted no ha venido porque le guste leer, si se ha parado aquí es porque está indecisa. Permítame preguntarle cuál es su nombre.

- CrisMandarica, aunque los más cercanos me llaman simplemente Cris, o Mandi. Pero tutéame, por favor, que me haces sentir mayor-dije, para terminar de romper el hielo.

- Mandi me gusta mucho. Pues tú dirás Mandi, ¿qué puedo hacer por ti?-me preguntó, curiosa.

- La verdad es que ando en busca y captura de mi próxima lectura, pero últimamente no tengo tiempo ni de respirar, así que busco algo corto, algo que pueda leer a ratos, pero que me llene como si de una novela larga se tratase. Algo diferente, fresco, divertido, intrigante, peligroso... Ya ve, no sé si todo eso se puede encontrar en un libro.

- Sí, quizá sea difícil encontrar todo eso junto en la misma historia, pero es posible encontrarlo en el mismo libro. ¿Qué tal se lleva con los libros de relatos?

- Muy bien-contesté yo, sonriendo porque había sacado un tema del que me gustaba hablar.- El libro de relatos y yo nos hemos hecho muy amigos desde que conocí a Cuentos para gente impaciente, La pregunta que importa, Lectores Aéreos, y Ya lo dijo Thomas.

- ¡Genial!-me respondió entusiasmada-. Entonces tengo el ejemplar perfecto para ti. Se trata de un libro que esconde una única receta.

- Pero yo no busco un libro de recetas, ¡si ni siquiera me gusta cocinar!-repliqué, indignada, pensando que esa chica tan amable me iba a hacer perder el tiempo.

- Tranquila, querida Mandi, tranquila. Ya he visto por las redes, sobre todo cuando te indignas porque alguien te pregunta absurdeces en el trabajo, que la paciencia es una virtud que te cuesta trabajo cultivar; y ahora lo estoy comprobando yo. Pero si hay más de once mil personas que vienen a esta sala adornada con la alfombra del pajarito para escuchar lo que yo tengo que recomendar, será por algo, ¿no crees?

- Está bien, te escucho-le dije, contrariada porque, de verdad, pero de verdad de la buena, que no me gustaba nada cocinar.

- El libro contiene una única receta, pero no sabrás de qué hasta que la cocines. Hay diez personas expertas en esto de entretener literariamente que te darán los ingredientes:

  • Belén Barroso te hablará de cómo vivir en otros mundos sin derecho a réplica y siempre con sentido del humor.
  • Ana Bólox te guiñará un ojo a una de sus novelas a través de un cadáver mientras te desvela un misterio.
  • Javi de Ríos te indicará cómo encontrar uno de los tesoros más buscados.
  • Alejandro Gamero te llevará donde los grandes, dejarán que te hablen, y te contará qué peculiar material contenía una maleta que uno de ellos perdió en uno de sus viajes.
  • Rebeca C. Garín te empujará por unas escaleras y te encenderá una luz que te mostrará algo en lo que no creerás ni aunque lo veas con tus propios ojos.
  • Ana González Duque te llevará a la luna a través de un puente hecho con maderas de fantasía e ilusión.
  • Mónica Gutiérrez te invitará a tomar el té y a ver el cielo, nuboso o estrellado, en uno de esos relatos que calientan el alma y con la mejor de las compañías.
  • Aránzazu Mantilla te llevará al infierno sin que te des cuenta, y se burlará del mismísimo demonio.
  • Desirée Ruiz te devolverá al cielo y te hablará de las historias que se esconden detrás de los nombres.
  • Y, como broche de oro, JAP Vidal te mostrará una llave y una puerta que sólo tú podrás atravesar.

Me quedé anonada, pues estaba ante ingredientes muy poco convencionales. ¿Qué iba a cocinar con todo aquello? Quise convencerla de que me lo contase pero, cuando me di cuenta, aquella preciosa chica de alegres mañanas ya no estaba.

Esa receta estaba llena de misterio, pero decidí seguir el consejo de MientrasLeo y me puse a cocinar. Después de una semana (que se me hizo muy corta por andar sumergida entre los fogones de las letras), supe que el resultado era exactamente aquello que estaba buscando.



¿Qué buscas tú cuando lees un libro? Anímate a leer La librería a la vuelta de la esquina, seguro que entre estos maravillosos relatos lo encontrarás.

-------------------------

P.D.: Esta reseña está inspirada en el propio libro de relatos que hoy os recomiendo, donde los ingredientes son los relatos; quienes los recomiendan, sus autores; y la librera es la autora del precioso prólogo que precede a los mismos. No sé si el homenaje a estos diez escritores que me han hecho pasar tan buenos momentos esta semana estará a la altura, pero me he divertido mucho escribiendo este post, al igual que leyendo cada una de las historias que nos regalan en este libro.

Todos los relatos tienen como escenario principal la librería y, aún así, ninguna historia es parecida a otra; se nota en cada una el sello personal de su autor, que ha sabido dar a los libros un papel protagonista de una manera única e inconfundible. Es por eso por lo que os animo a que le echéis un ojo tanto al libro como al perfil de Twitter de los autores, y lo digo porque yo los conozco y sé de buena tinta que son garantía de risas y sonrisas, curiosidades, misterio, aprendizaje, y muchas cosas más, todas ellas buenas y algunas en forma de libro, como este que encontraréis en Amazon por menos de 2€. ¡No os lo perdáis!



lunes, 9 de noviembre de 2015

Más de 13 gotas: Reto 5 líneas (11/15)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para noviembre son: sangre, radares e internaba.


"Nadie sabe por qué los radares se tiñeron de sangre aquella noche. Mientras cada gota roja se internaba en el interior inutilizando los circuitos, trece coches negros pasaron impunes a toda velocidad. Hasta unos días después no relacionaron la desaparición de las chicas con ese suceso. ¿Cuántos glóbulos rojos se necesitaban para fundir una placa base? La respuesta a esa pregunta aclararía si todavía seguían vivas".

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de noviembre aquí.

jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Cómo interpretar las reseñas literarias?

El post de hoy lo voy a dejar en manos de Guillermo Jiménez, del blog Lecturonauta, ya que tiene unas pautas para saber interpretar reseñas literarias que me han parecido muy buenas y que creo que hay que seguir (al menos, así lo haré yo a partir de ahora). No os perdáis palabra, no tiene desperdicio:

-------------------------

El otro día, hablando con Cris por Twitter acabamos hablando sobre hacer una colaboración. Ella ya me ha enviado su artículo con las cinco cosas que no tienes que hacer si quieres que un bloggero reseñe tu novela, y yo aquí en medio de clase intentando seguirle el ritmo. Me pidió que hablase un poco sobre goodreads, a pesar de que no sé mucho sobre esa red social. Yo tuve la idea de hablar sobre las reseñas, que es su tema… ¿Así que por qué no ambos temas?


La reseña, como todos los datos, es una información que por encima de todo nosotros tenemos que interpretar. Hoy quiero enseñaros cómo aprovechar toda esta información que nos llega a través de las reseñas, cómo elegir reseñadores y así descubrir libros buenos y libros malos.


¿Cómo consigo un reseñador propio?

Un reseñador propio sería, por ejemplo para los asiduos de este blog, la propia Cris. Un reseñador de confianza en cuya opinión se confía y que ha demostrado ser afín a nuestros gustos y expectativas.

Las ventajas de tener un reseñador favorito y que tenga gustos parecidos a ti es obvio: Su opinión será muy parecida a la tuya, y que este reseñador favorito diga que un libro es bueno suele significar que te gustará.

Encontrar un reseñador o reseñadora favorito no es difícil: Busca reseñas sobre un par de libros que ya hayas leído y mira a ver qué dicen distintos reseñadores sobre ellos. Si los argumentos y la forma de ser de algún reseñador te parecen similares a ti, si te gusta, no necesitas buscar más.

Si ya tienes elegido a uno, puedes ponerlo a prueba. Mira qué más libros ha reseñado que tú no hayas leído, y sin leer la reseña, lee el libro. Después, compara la reseña con tus propias opiniones.

Una vez tengas un reseñador de confianza, puedes, por redundante que suene, confiar en él o ella sobre los libros. Ve a mirar su lista de reseñas y echa un vistazo por encima (cuidado con los spoilers) a la de algún libro que te llame la atención. Cuando el reseñador da el visto bueno a esos libros, puede ser una gran forma de descubrir nuevos títulos con cierta seguridad de que te van a gustar.


¿Cómo utilizar las reseñas para saber si un libro que me interesa es bueno o malo?

En el caso de tener un reseñador de confianza, su opinión debe ayudarte a decidir si merece la pena o no. Pero si no lo tienes no pasa nada. Goodreads es un gran sitio, lleno de usuarios que opinan sobre los libros que han leído. Y goodreads es genial para tener una valoración objetiva de los libros. Objetiva a base de muchas valoraciones subjetivas.

Antes de explicar cómo, me gustaría aclarar que una valoración objetiva muchas veces no es mejor que una valoración subjetiva de alguien afín a nosotros. Hay tantas formas de pensar como libros, y lo que le guste a una persona puede no gustarle a otra. Si quieres encontrar libros que te vayan a gustar de forma más pasional, o si quieres libros que sean objetivamente buenos, hay que utilizar acercamientos diferentes.

Bien, goodreads tiene un sistema de valoración que va de 1 estrella a 5 estrellas, pero la puntuación que tiene un libro poco importa a simple vista. Es una información que hay que interpretar, y toda la estadística que hay que hacer para sacar una conclusión clara es demasiado pesada como para que nos sea rentable. Hay además muchos factores que hacen que esa puntuación de uno a cinco no signifique mucho a nivel general. 

No, lo que importa de goodreads son las reviews de los usuarios sobre los libros.

Para ello, lo importante es ir abajo, donde están las reseñas. A la izquierda hay una pequeña pestaña que pone “filter” o filtrar. Lo ideal es abrir cinco pestañas de tu navegador y filtrar en cada una de ellas las reviews por puntuación: Solo reviews de 1 estrella en la primera, de 2 en la segunda…

Una vez separadas por estrellas, échales un vistazo por encima hasta encontrar las reviews más largas y mejor argumentadas (o que se acerquen más a vuestro estilo). Normalmente los libros no suelen tener reviews bien argumentadas en puntuaciones altas y bajas a la vez, y si leéis esa reseña argumentada podréis haceros una idea. Cuando las reseñas argumentadas están en un único lado de la balanza suelen ser una señal clara de cuál es la verdadera puntuación del libro. Cuando hay reviews bien argumentadas a ambos lados de la balanza, ¿en cuál confiar? Sencillo, en la que más nos guste y se parezca a nosotros.

Las opiniones son subjetivas, al igual que nuestros gustos. Es lógico que, decidiendo sobre gustos, nos fijemos en personas cuyas opiniones sean parecidas a las nuestras.

Eso sí, nunca confiéis en la reseña de alguien que no se lo ha terminado, de buenas a primeras, a menos que sea vuestro reseñador de confianza. Y a veces ni así. Recordad que lo que importa es vuestra opinión, la de los demás son solo datos que tenemos en cuenta al tomar nuestras decisiones.


¿De qué nos sirve mirar las reseñas de este modo?

Pues el ejemplo más claro de todos: Saber qué libros son verdaderamente buenos y cuales están inflados por campañas de publicidad y cosas así. Este verano utilicé este mismo método para saber si “La chica del Tren” estaba a la altura del Hype (spoiler: Para mí es una basura comercial hecha para personas que no leen).

También me sirve para evaluar qué libros elijo de mi lista de pendientes primero, o cuales incluyo directamente en ella. O para ver qué opina la gente de algún libro que a mí me pareció horrible pero otros parecen amar. En mi caso, me gusta más leer reseñas de libros que ya he terminado, para saber qué opina el resto de gente sobre él. ¿Por qué leéis reseñas vosotros?

Las reseñas son información subjetiva, y como tal hay que mirarla con perspectiva. Sin embargo, a veces la mejor manera de leer un libro es sin saber absolutamente nada sobre él.

-------------------------

Pues ya veis, hasta aquí unos consejos sobre interpretar reseñas que a mí me han parecido muy interesantes. Además, me han aclarado bastantes cosas de algo de lo que he oído hablar mucho pero que todavía no he probado: Goodreads.

Y para terminar, como bien decía Guillermo, este artículo forma parte de una colaboración que surgió de manera espontánea en Twitter el otro día; así que, si os apetece seguir leyendo, podéis pasaros por su blog y leer mi artículo sobre los 5 errores más comunes en los e-mails de promoción literaria.

Bueno, pasaos a leer mi artículo, y luego quedaros un rato largo, que su blog merece la pena.

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Podría alguno de vosotros ser secuestrado al igual que Eva del Álamo?

Cuando llevamos una vida normal nunca pensamos que a nosotros pueden pasarnos esas cosas que parece que sólo suceden en las películas. No somos ricos, no venimos de una familia poderosa ni tenemos influencias en ningún sitio de importancia. No somos políticos, ni nos movemos entre la mafia, ni por el mundo de las drogas. Ni nosotros, ni nuestra familia. Lo único que hacemos es ir a trabajar e intentar sacar un rato para el ocio arañando tiempo que no tenemos. Entonces, ¿por qué podrían querer secuestrarnos?

Esto mismo se pregunta Eva del Álamo cuando despierta atada al cabecero de una cama mientras recuerda cómo la atacaron en un párking el día anterior. Descubrir los motivos que la mantienen en una cabaña en medio de la nada con gente turbia que no conoce será lo que nos mantenga enganchados desde la primera página a "Diario de una secuestrada", una novela que atrapa y que ha conseguido que camine por su historia hasta el final en tan sólo un día.

Que la novela me haya gustado tanto no me ha sorprendido en absoluto. Ana Cepeda es una apuesta segura desde que leí "Harina de otro costal", un libro que la ha llevado a recorrer el mundo y a aparecer en los medios (desde periódicos hasta documentales de Televisión Española), debido al peso histórico que guardan sus páginas.

Después de tantos éxitos cosechados con su primer libro, el que Ana se haya atrevido a cambiar tan radicalmente de registro ha sido toda una osadía que le ha salido redonda, pues a la sorpresa de la nueva temática que aborda se une una gratificante lectura que muestra, una vez más, que ya no estamos ante una autora novel, sino ante una escritora con experiencia que sabe jugar con las palabras y manejarlas a su antojo.

Si queréis pasar un buen rato con una lectura amena, que intriga y que consigue meternos en su mundo evadiéndonos de nuestra realidad, podéis haceros con un ejemplar en la web de Queimada Ediciones; y también está disponible en Amazon. Yo no puedo hacer otra cosa más que recomendaros este libro, porque lo he disfrutado mucho. Sin duda, una lectura a tener en cuenta. ¿Os animáis?

-------------------------
P.D. La portada de "Diario de una secuestrada" ha sido realizada por David Orell. Por un módico precio vosotros también podéis tener una portada que refleje a la perfección la esencia de vuestra novela. No dudéis en pasaros por su blog y preguntar.