lunes, 19 de diciembre de 2016

10 frases célebres sobre propósitos de año nuevo

Este año he empezado una tradición y os he mostrado mis frases preferidas sobre las lecturas leídas a lo largo de estos doce meses; y como las frases me encantan y las listas también, voy a despedirme ya hasta el año que viene de la forma que más me gusta: con diez frases estupendas que, en esta ocasión, hablan de los propósitos. Ahí van:

- "Los objetivos no sólo son necesarios para motivarnos. Son esenciales para mantenernos vivos" (Robert H. Schuller).

- "La fatalidad de los buenos propósitos es que siempre llegan tarde" (Oscar Wilde).

jueves, 15 de diciembre de 2016

¿Son los clichés útiles o necesarios en una novela?

Esta semana he leído un libro para escritores que me ha dejado pensando no sólo como escritora, sino también como lectora. En Los 4 pilares de la ficción, de Ana Bolox, entre varios consejos útiles que nos ofrece para empezar una novela y asentar las bases, nos habla de la construcción de los personajes, en especial de los protagonistas, y en relación a ello nos comenta que es posible conocer mejor al protagonista de la historia si lo vemos moverse por diferentes ambientes y que incluir un cliché en la novela también puede ayudar, aunque a priori parezca mentira.

Cuando lees una historia, por ejemplo, de esas de thriller o novela negra, quieres que la trama avance para conocer al asesino o resolver el misterio que se nos plantea. Como lectora, en momentos puntuales me molestan las tramas secundarias porque lo que yo quiero es conocer el final y despejar todas mis dudas.

Se dice que un buen principio es el que logra que el lector continúe leyendo una historia; mientras que un buen final consigue que el lector lea tu próxima novela. Tenlo presente cuando vayas a planificar el de la tuya.

Luego me sorprendo cuando veo que esas escenas aparentemente inconexas con la historia central sí tenían una relevancia y dan pistas esenciales o nos permiten conocer mejor las motivaciones de los personajes. Y al final sí me doy cuenta de que eso me aporta un valor significativo, aunque al principio no lo haya querido reconocer.

lunes, 12 de diciembre de 2016

5 cosas sobre la vida que me han enseñado mis lecturas de 2016

Como podéis leer en la página "Sobre mí" de este blog, invito a quedarse a todo el mundo que pase por aquí y, en especial "si te gustan esas historias en que la verdad siempre está presente, que bien podrían haberle pasado a cualquiera, que reflejan lo mejor y lo peor del ser humano y que nos mantienen con la intriga hasta el final para, luego, invitarnos a reflexionar"; porque eso es sobre lo que me gusta escribir.

Por eso, independientemente del género que escoja para mis lecturas (aunque, en realidad, no las elijo basándome en este criterio), siempre termino por leer historias que me enseñen sobre eso, sobre la vida y las personas y todo eso a lo que tenemos que enfrentarnos día a día.

Por eso, además de mostraros mis 10 frases preferidas de las lecturas de 2016, también quiero hablaros de esos libros, no que más me han gustado, porque no suelo reseñar nada que no me guste, sino que más me han acompañado a lo largo de este año porque me han enseñado algo y me han hecho reflexionar.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

El eterno debate: ¿libro digital o en papel?

No recuerdo cuándo ha aparecido el libro digital en mi vida, pero sí recuerdo que, desde ese momento, he visto infinidad de debates sobre si era mejor o peor. Nunca los entendí, ¿qué más dará cómo se lea siempre que se lea? La lectura es una afición minoritaria, así que cuantas más facilidades pongamos para llevarla a cabo, mejor.

Es muy cómodo ir en el transporte público y leer lo que nos dé la gana sin tener que someternos a miradas reprobadoras que analicen el título y la portada, el lector electrónico nos permite el anonimato de nuestros gustos personales.

También me parece genial tener acceso a historias que sin la existencia del libro digital nunca verían la luz porque ninguna editorial las publicaría, y  no por su baja calidad, sino por otros términos económicos y de mercado que nada tienen que ver con la cultura.

También es estupendo poder pagar tres euros por una novedad que en en las librerías está a veinte, porque tanto si lees mucho como si no, pero tienes poco dinero para hacerlo, eso es una gran ayuda.



Entiendo los motivos que pueden llevar a una persona a leer en papel (el tacto, la costumbre, la facilidad para la vista, que le guste tener los libros en su estantería...) y también comprendo a los que leen en digital (falta de espacio, comodidad de transporte de libros que en papel son un tocho de más de quinientas páginas, precio...). Lo que no me entra en la cabeza es cómo puede regularse normativamente de forma distinta, porque el texto es el mismo en digital que en papel. IVA diferente según el formato, ¿estamos locos? ¿Acaso pagas un impuesto distinto si te compras unos tenis o si adquieres unos zapatos de vestir?

lunes, 5 de diciembre de 2016

La alergia que me produce la palabra "coach"

Para mi sorpresa, "coach" es un término aceptado por la RAE y que significa: "Persona que asesora a otra para impulsar su desarrollo profesional y personal". Es cierto que el diccionario debe reflejar la forma en la que habla la sociedad, pero me repatea que se incluyan en él términos de otras lenguas cuando tenemos una palabra en castellano que expresa exactamente lo mismo.

No es mi intención hacer en esta entrada una reflexión sobre este tema, porque si no debería dedicarla sólo a ello, y hoy he venido a hablar de otra cosa. Lo que quiero expresar es que la palabra "coach" en castellano bien puede traducirse como "asesor" u "orientador", y que a mí la primera palabra me produce alergia y las otras dos no. Supongo que por eso cuando veo un perfil de alguien que se define como coach, que ofrece servicios de coaching, o cuando veo un curso en cuyo título aparece esta palabra, huyo tan rápido como cuando alguien me dice: "Ven aquí un momentito, que tú sabes mucho de informática".

lunes, 28 de noviembre de 2016

Mis 10 frases preferidas de las lecturas de 2016

La entrada de hoy viene un poco tarde, pero es sólo para que tengáis un ejemplo práctico de lo que puede pasar cuando no dejas nada programado :P Aún así, apelando a vuestra paciencia, espero que aún os quede algo de este lunes para leer las 10 frases que más me han gustado de todos los libros que he leído en este 2016. Quizá gracias a ellas o animéis a meterle el diente a alguna de estas novelas. Ahí van:

"Y Souto sabía por experiencia que es más fácil probar la verdad que la mentira." (La línea divisoria, de Carlos Laredo).

"Booker conocía la fama de caballerosidad de los sureños, pero ni en tres vidas hubiese imaginado que acabaría tumbado y recibiendo asistencia médica de un antiguo enemigo. La vida tenía una forma curiosa de zanjar ciertos asuntos." (Historia de un revólver - de el relato El clan de la montaña, de Jaume Vicent)

"Entré en el coche y sonó el móvil. Era mi jefe, Rodolfo Torres, terror de Milton Consultants, desayunador de becarios, comedor de gerentes y merendador de directores. El único caso vivo conocido de homo sapiens sin alma; prueba viviente de cómo debió ser vivir en la época de los Tiranosaurios rex." (El noviembre de Kate, de Mónica Gutiérrez).

"La humanidad no estaba preparada para la verdad. Ni la deseaban. La humanidad lucharía a muerte por no tener que enfrentarse a ella." (Simulados, de Marcos Martínez).

jueves, 24 de noviembre de 2016

El lazo de regalo que envuelve tu blog

Recibir un regalo, sea debido a que es una fecha señalada o sea de manera espontánea, siempre es motivo de alegría. Y aunque todos se reciben con cariño, bien es cierto que resulta más atractivo abrir un regalo envuelto por un lazo grande, bien visible y bonito, que uno con un papel arrugado, con celo negro en vez de transparente, con un lazo pequeño, que esté chuchurrío o que tenga colores tan apagados que nos haga sentir rechazo y tristeza.

Pues bien, para mí navegar por la red y encontrarme un blog nuevo es un regalo, y la forma en que lo ves nada más accedes a él es el lazo que lo envuelve. Todo en esta vida nos entra por los ojos, al menos en un primer momento, y quien diga que no, miente. Así que cuando entro por primera vez en lo primero en lo que me fijo es en lo que está a simple vista: los colores y la organización. Prefiero los textos en letra negra con fondo blanco, porque me dan la sensación de limpieza y claridad; aunque entiendo que en algunos blogs quede mejor la combinación al revés debido a la temática que tratan, pero es difícil leer así, en blanco sobre negro.



No me gusta que la página parezca un arcoiris porque me hace doler la cabeza, cuando se cita un enlace debe reconocerse bien y no andar buscando por todo el texto a ver si hay algo a lo que acceder, que una ya va mayor y la miopía no perdona. Si llego a un blog y buscar un enlace que debería estar a simple vista me cuesta mucho trabajo y me hace doler la cabeza, paso.

jueves, 17 de noviembre de 2016

¿Libro o película?

Actualmente estamos saturados de novelas adaptadas al cine o a series de televisión, e incluso series y películas que después sacan su propio libro. Veo a menudo gente que habla de que tal o cual serie va a empezar y que van a esperar a verla porque prefieren leerse el libro; o gente que ve una película y, le gusta tanto, que deciden leer también el libro en el que se basó.

Creo que incluso en la literatura comparada se estudia la relación entre ambos tipos de arte que hoy, más que nunca, están íntimamente relacionados. Es por eso por lo que, a menudo, me pregunto si soy un bicho raro por no querer leer el libro después de ver la película o por no ver la película si ya me he leído el libro.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Recuperar un género... ¿perdido?

Queridos lectores de historias varias, hoy quiero que hagamos todos juntos un ejercicio de memoria y reflexión. Me gustaría que me comentaseis cuántos géneros literarios leéis a lo largo de un año. Me hago la misma pregunta y trato de recordar, en mi caso leo mucha novela negra y policíaca, novela corta contemporánea, muchos clásicos, novela romántica, libros sobre consejos para escribir y también algo de terror y ciencia ficción.

Aunque mis libros preferidos son los del género negro y policíaco y, últimamente, el terror, ahora que lo pienso leo mucha variedad de géneros, la verdad es que no está nada mal. Bueno, en realidad alguien a quien le guste mucho leer (como a mí) siempre dirá que está muy mal, porque hay muchas historias geniales que no se pueden abarcar por falta de tiempo.

Hay tanta oferta de lecturas que a veces no llegamos a leer cosas diferentes que podrían encantarnos y aportarnos mucho, sólo porque no llegamos ni a verlas entre la marabunta de novelas que se publicitan por la red. Por eso me ha encantado encontrar un libro que me ha llevado atrás en el tiempo, hasta mi infancia, cuando lo único que podías hacer para ver una peli sin ir al cine era alquilarla en un videoclub o esperar a que la echaran en la tele; cuando las tardes de un verano lluvioso eran para ver películas de Cantinflas o de vaqueros sentada en el sofá al lado de mi abuelo.

lunes, 31 de octubre de 2016

10 frases sobre terror para leer en Halloween

Me encantan todas las iniciativas blogueras que he ido viendo estos días con motivo de la celebración de Halloween. Hoy os traigo la mía haciendo una de las cosas que más me gustan: compartir frases. Así que ahí van 10 grandes frases sobre el terror:

jueves, 27 de octubre de 2016

Evolucionar como escritores manteniendo intacta la esencia

Está claro que la primera novela de un escritor no será igual a la segunda, ni a la tercera, ni... Con el paso del tiempo evolucionamos y un escritor también, no sólo como consecuencia de esto sino también gracias a las opiniones que le hacen llegar sus lectores, y a que sigue escribiendo, y leyendo, y aprendiendo cosas nuevas.

Pocas veces he tenido la suerte de conocer a un escritor cuando lanza su primera novela, me encanta el proceso de seguir a alguien desde el principio y de ir evolucionando con él. En la mayoría de las ocasiones me encuentro con un libro que no es el primero. ¿Os ha pasado alguna vez? Seguro que sí, por eso quiero preguntaros lo siguiente: ¿una vez que acabáis un libro que os ha gustado mucho, esperáis a leer el siguiente o le dais una oportunidad a los anteriores?

lunes, 24 de octubre de 2016

5 cosas que aprenderás si te presentas a concursos literarios

Hay quien considera que participar en un concurso literario es una pérdida de tiempo porque piensan que están amañados. Otros envían sus textos con la mayor de las ilusiones, sin más. También los hay de la opinión de que ganar un concurso es más una cuestión de suerte que de talento. Puedes creer que enviar un relato a un concurso es como tirar los dados, porque el azar será el que mande. Lo que yo creo es que más bien es como una partida de póquer, donde ganar no es sólo cuestión de suerte, sino que dependerá también de la habilidad que tengas para tener una mano mejor que la de tu contrincante.


Independientemente de que seas de los que creen que ganar un concurso literario es imposible o de los que depositan todas sus esperanzas en el envío de sus relatos, si hay algo que es innegable es que presentar textos a concursos nos ayuda como escritores, por las siguientes razones:

jueves, 20 de octubre de 2016

¿Es posible vivir de escribir libros?

Apuesto a que si hago la pregunta que da título a este post a un número de personas amplio y diferente la gran mayoría me responderían que no. Que no es posible ser escritor y pagar las facturas es uno de esos dogmas que todo el mundo tiene claro. Nadie te apoyará ni te tomará en serio si dices que pretendes dedicarte a la profesión de manera exclusiva; de hecho, no sé si todo el mundo consideraría esta una profesión ya que ni siquiera tiene un código asignado en la Agencia Tributaria para darte de alta como profesional.

Cuando una afirmación tan rotunda está tan interiorizada en la sociedad es muy difícil creer lo contrario, incluso aunque nos den pruebas fehacientes. ¿Vosotros conocéis a algún escritor que viva de juntar letras? Sí, seguro que todos pensáis en famosos como Stephen King, J.K.Rowling o Mario Vargas Llosa, por poner algunos ejemplos.

Así que ahora la pregunta es otra: ¿Conocéis a alguien que salga de la nada y que se haga una carrera a base de vender sus propios libros? Ahí es donde entra la afirmación de la que os hablaba al principio, por lo que seguramente a esta cuestión me responderéis que no. Pero yo sí conozco a alguien que vive de vender sus propios libros, y digo "vive", no "sobrevive", ojo.

lunes, 17 de octubre de 2016

Lo que Fringe me ha enseñado sobre escribir

Si no has visto Fringe y quieres hacerlo sin spoilers, no podrás saber qué es lo que me ha enseñado esa serie sobre la escritura. Para los que queráis conocerlo, seguid leyendo.

En Fringe se trata la posibilidad de que existan dos universos iguales estrechamente relacionados pero que, en principio, no converjan en ningún punto, como las dos caras de una misma moneda, existiendo en cada uno las mismas cosas y personas, pero con ligeros cambios. Lo que marca la diferencia son las decisiones que las mismas personas han tomado de forma ligeramente distinta.

jueves, 6 de octubre de 2016

La injusticia en una novela

La vida real no siempre es justa, pero ¿deben serlo las historias de las novelas? Considero que depende del género: en ocasiones lees libros que están escritos para que todo se solucione, para que los problemas acaben bien y para que los protagonistas coman perdices. Yo leo libros así, a veces es gratificante que la literatura te transporte a un mundo donde todos terminan siendo felices, un lugar donde poder recrearte con la energía positiva que se desprende de la historia para así desasirte de la negativa que puede estar impregnando tu vida en un momento determinado. Son libros que me encantan y que son muy necesarios, leer continuamente historias intensas y agobiantes puede llegar a ser agotador.

lunes, 3 de octubre de 2016

¿Por qué no compartimos nuestros fracasos como escritores?

Es muy emocionante hablar sobre la publicación de tu novela, sobre tu editorial, sobre todo el proceso de edición, sobre presentaciones, sobre reseñas favorables de tus lectores, sobre... sobre... y sobre. ¿Pero qué hay de los fracasos? ¿Por qué nos cuesta tanto contar que algo nos ha ido mal? ¿Es que los grandes escritores han sido siempre tan buenos que los publicaron a la primera? Sabéis que no. Podría volver a contaros cuántas editoriales rechazaron el manuscrito de Harry Potter o hablaros del suicidio del autor de una de las grandes obras de la literatura (La conjura de los necios) porque se sentía un fracasado porque nadie quería publicarlo.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Cómo escoger los nombres de tus personajes

Siempre me he preguntado cómo hacen los escritores para elegir los nombres de sus personajes. ¿Pondrán a su villano el nombre de alguien a quien no soportan? ¿Escogerán para la bondadosa protagonista el nombre de su adorada madre? ¿Lo harán de manera aleatoria? Todo eso me gustaría saber. Nunca he podido responder a esta pregunta, quizá porque nunca se la he planteado a ningún escritor directamente. Así que mientras me decido a hacerlo (o mientras espero a que alguno de los que conozco se pase por aquí y decida ser generoso en el comentario y contarme su modus operandi, si es que se puede desvelar), os voy a contar cómo elijo yo a los míos:

jueves, 22 de septiembre de 2016

Soy adicta... a esta saga lectora

La lectora llevaba diez minutos con el café con hielo que había pedido delante sus narices, y ya casi estaba caliente otra vez cuando llegó la amiga a la que esperaba:

- ¡Hola! Te veo muy enfrascada con tu librillo electrónico, ¿qué lees?-preguntó su amiga intentando mirar por encima del aparato para cotillear el texto que escondía.

- Novela negra ambientada aquí, en Galicia.

- ¿Y qué tal?-preguntó, sorprendida, pues nunca había leído nada ambientado en su tierra.

- Realmente no estaba leyendo, acabo de terminarla y estaba reflexionando, esta es una de esas historias que te dejan pensando.

- Hace tiempo que busco una nueva lectura y no termino de decidirme por ninguna, ¿me recomendarías esa?

lunes, 12 de septiembre de 2016

Cómo crear escenarios inolvidables en tu novela

Como os comentaba en una entrada anterior, crear los escenarios de mi novela fue algo que me llevó mucho tiempo y esfuerzo y, para ello, necesité mucha ayuda, ya que opté por ambientar la historia en sitios reales en los que nunca había estado. Pero para que un libro sea bueno no se necesita sólo describir, también podemos optar por inventar desde cero esos parajes por los que queremos que nuestros personajes se muevan.

Una muy buena manera para aprender a hacerlo es leer a quienes ya dominan ese arte, por eso hoy os traigo al blog un libro cuyos escenarios son tan importantes como los personajes y la trama en sí. Efectivamente, estoy hablando de El noviembre de Kate, de Mónica Gutiérrez. Esta autora ya me había hecho perderme en Un hotel en ninguna parte y, en esta ocasión, lo ha vuelto a conseguir. Para mí tiene mucho mérito que un escritor logre que sus lectores quieran quedarse en los sitios que aparecen en sus páginas y que en ellos se sientan muy a gusto a pesar de que en la novela se plasmen sentimientos que, en ocasiones, nada tienen que ver con la felicidad y el buen rollo.

jueves, 8 de septiembre de 2016

El tedioso arte de pulir tu novela y cómo hacerlo más ameno en 70 trucos

Todos lo que escribís lo sabéis: corregir es un coñazo, hablando mal y acabando pronto. Los que contamos historias lo hacemos para sumergirnos en ellas, en su mundo, imaginar otras vidas y otras situaciones, vivir distinto y, sobre todo, entretenernos y entretener a otros. Así que cuando soñamos con ser escritores nadie nos dijo que para que una historia quedase medianamente decente tendríamos que corregirla, y pulirla, ir párrafo por párrafo; palabra por palabra; escena por escena; buscar incoherencias en la trama o en los tiempos verbales, destrozar personajes que hemos creado con mucho esmero pero que, en realidad, no pintan nada; y todo eso que nunca nos apetece hacer a los que escribimos.

Para mí la corrección es una parte fundamental de la novela: de nada vale contar la historia más increíble del mundo si muchas expresiones están trilladas o el lector se pierde entre tanta falta de ortografía que se nos ha colado en un momento de explosión creativa. Si trabajas con una editorial, lo lógico es que ellos tengan su propio corrector que revise su texto. Pero si trabajas solo y no cuentas con el dinero necesario para poder contratar uno, no te desesperes, hay muchas cosas que puedes hacer por ti mismo para mejorar la calidad de tu libro.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Despertarse y seguir soñando... ¿es posible?

Dani tenía un sueño recurrente: se encontraba en una situación muy desagradable cuando, de repente, se despertaba aliviado por salir de aquello que lo atormentaba. Pero cuando se incorporaba de la cama algo le decía que aquello no había acabado, porque todavía estaba soñando y no era capaz de despertarse.

La angustia que le producía esa situación perduraba un par de horas cuando se despertaba de verdad. Mientras se hacía el primer café de la mañana, mientras se duchaba, mientras se lavaba los dientes, todavía tenía esa angustiosa sensación de que estaba metido en el sueño. Sólo cuando llegaba al trabajo y se metía de lleno en la rutina de cada día podía ser él mismo de nuevo.

Esas pesadillas, que antes vivía espaciadas en el tiempo, ahora se habían vuelto diarias, por eso temía el momento de ir a la cama y tener que dormir. Pensaba que se estaba volviendo loco, dudaba de todo, incluso llegó a considerar la posibilidad de que estuviese en un coma del que nunca se había recuperado.

Un día, de camino a la máquina de café en el trabajo, al recorrer el pasillo cuya pared exterior estaba conformada sólo por cristales, vio un reflejó que le pareció extraño. Volvió a pasar un par de veces, como cuando quieres atravesar una puerta automática y no detecta tu presencia, y tienes que ir hacia atrás y hacia delante hasta que se abra y poder atravesarla. Allí había algo raro, ese reflejo no era normal.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Buscando nuevos escenarios

Como diría Ned Flanders: "¡Hola, holita, vecinitos!" Pues sí, ya estoy de vuelta después de este mes de vacaciones, aquí en el día uno, al pie del cañón. Vengo con las pilas cargadas y, aunque no me importaría seguir un mes más tirada a la bartola, ya os echaba de menos. Tengo muchas ganas de leer los posts atrasados, de comentaros, de volver a estar activa al 100% en Twitter y de leer libros nuevos que he comprado este verano y que están gritándome desde mi Kindle que a ver si espabilo y conozco a sus personajes.

Pero antes de todo eso dejadme contaros qué he hecho este verano: a parte de descansar mucho y de no hacer nada, he estado una semana en Valencia y, aunque no he conocido a toda la gente que me gustaría (porque no ha podido ser), he estado con Esther Magar (del blog Relatos Magar), que me ha llevado a dar un paseo en barca y me ha enseñado que la paella negra no está quemada, sino buena. Con ella he podido hablar de muchas cosas relacionadas con la escritura, ha sido un lujo compartir un día con ella :)

Además, he estado buscando la inspiración para mi próxima novela y he tenido tiempo para pensar en dónde quiero que se desarrolle la historia. Los que escribís sabéis que la gente cercana que nos lee siempre intenta buscar si hay algo conocido entre las líneas, por eso intento no ambientar ninguna trama en sitios cercanos, ni en gente conocida, que después algún loco te demanda... y ya tal xddd! Me ha gustado Valencia, sería un buen sitio para ambientar una historia, pero no, pillines, aún no está decidido.

Gracias a pensar en todo esto recordé que tenía muchas ganas de contaros que ambienté mi novela en dos escenarios en los que nunca he estado (pero que me gustaría conocer): Zaragoza y Dos Hermanas. ¿Cómo lo he hecho? Cierto es que San Google me ayudó mucho, pero no hay nada mejor que tener infiltrados en esos sitios que puedan darte información de primera mano. Así que los escenarios principales que he utilizado están tan logrados gracias a que mi querida Suguspiña me proporcionó mucha información sobre Zaragoza y María Cañal me contó cosas sobre Dos Hermanas.

Este verano un lector me preguntó si alguna vez había estado en alguno de esos lugares y, cuando le dije que no, se quedó muy sorprendido y me contestó que él había logrado trasladarse allí, que de verdad le parecía que sí conocía esos sitios. Como escritora ese es uno de los mayores cumplidos que te pueden hacer, pero no sería posible sin la ayuda de estas dos chicas maravillosas que me ayudaron un montón. Así que después de este verano en el que ya he recibido las primeras opiniones de la novela (ya las iré poniendo por aquí), y que han sido positivas gracias a cosas como esta, sabía que quería dedicar la primera entrada de la reentré a darles las gracias y, de paso, a animaros a que os paséis por sus blogs (son de mis preferidos, por algo será).

El lunes volveré como siempre y publicaré la primera reseña de este año. No sé si os habréis dado cuenta, pero mucho ha cambiado mi estilo de reseñar desde que empecé. Antes hacía un resumen, daba mi opinión y os contaba cuáles eran para mí las mejores frases que me había encontrado en el libro en cuestión. Últimamente he cambiado mi modus operandi, y prefiero aportar algo más personal, como alguna historia con final sorprendente que represente el espíritu del libro que he leído y por qué me ha gustado (o no); o deciros qué he aprendido (literariamente hablando) de esa novela y comentarlo con vosotros por si escribís y también os puede servir de ayuda.

Así que atentos al lunes, porque traeré al blog algo con lo que no contáis. Y mientras el día llega, contadme: ¿qué es lo que más os gusta de la ambientación de una novela? ¿Consideráis factible ambientar en lugares que no conocéis? ¿Cómo elegís vosotros los escenarios? Me encantaría conocer vuestra opinión en los comentarios.

miércoles, 27 de julio de 2016

Hoy ya podéis leer mi primera novela

Antes de irme de vacaciones traigo noticias fresquitas sobre mi primera novela, "Detrás de la pistola". La impresión está casi finalizada; en una semana, aproximadamente, la imprenta enviará los ejemplares a la editorial, y ésta procederá a enviarlos a los mecenas que compraron el libro en soporte papel.

Pero los que habéis comprado el libro en formato digital lo recibiréis hoy mismo, en formato .pdf, .mobi y .epub, para que podáis escoger cómo queréis leerlo. Tanto a los que podáis leerlo ya, como a los que tengáis que esperar un poquito más (pero sólo un poquito, que es lo que tarda el correo) os deseo que tengáis una agradable lectura y que esa historia que escribí con tanto esmero os acompañe este verano.

Yo me voy de vacaciones todo el mes de agosto, tanto en el trabajo como en el blog. Pero estaré activa en la red social del pajarito; así que si os animáis a contarme qué os ha parecido, podéis hacerlo tanto en mi cuenta de Twitter, como en mi correo electrónico (mandarica@hotmail.es), y yo estaré encantada de leeros (de hecho, ya estoy impaciente).

Hoy culmina un año con algunos cambios, muchas ilusiones y mucho esfuerzo. Hay que aceptar aquello que no podemos cambiar, pero eso no quiere decir que tengamos que conformarnos sin más. He luchado por publicar mi primera novela y lo he conseguido. Sigo luchando por muchas otras cosas; pero, independientemente de lo duro que sea el camino o lo largo que se me haga a veces, lo mejor de todo es estar rodeada de toda esa gente que, quizá no pueda quitarte las piedras, pero sí puede prestarte unas tiritas para que sean menos dolorosas. Gente como vosotros.

Gracias por estar ahí. Y ahora: disfrutad de la historia, disfrutad del verano, y vivid. ¡Nos vemos a la vuelta!



P.D. Si tú aún no tienes la novela y quieres hacerte con un ejemplar, recuerda que puedes comprarla aquí.

lunes, 18 de julio de 2016

Imprimiendo...

Los lunes son menos lunes cuando a primera hora llega un repartidor con la prueba de impresión de tu primera novela, y esto es exactamente lo que me ha sucedido a mí hoy. En Libros.com ya tienen mi OK de que todo está en orden y van a proceder a imprimirlo y a enviároslo.

Me ha hecho mucha ilusión ver en papel la historia que hace sólo un año estaba en mi cabeza, y me
ha hecho especial ilusión porque la edición está muy cuidada, la portada ha quedado genial y me parece espectacular, es exactamente lo que tenía en mente, y ello ha sido gracias a la editorial y a la ilustradora, María Ariza. Todo es perfecto, y no puedo estar más que agradecida, tanto a la gente de Libros.com como a todos vosotros, que sois los que habéis hecho que esto sea posible.

La novela ha sido corregida tantas veces que ya he perdido la cuenta, pero si alguno de vosotros encuentra alguna errata de esas puñeteras que se cuelan a traición, os agradeceré mucho que me lo digáis, para poder subsanarlo si hay una próxima edición.

Y nada más por hoy, salvo que la novela la tendréis pronto en vuestras manos, si todo sigue según lo previsto será antes de agosto, y me encantará que os pongáis en contacto conmigo y me contéis vuestras impresiones, para poder mejorar en mi próxima historia.

Gracias por todo, en cuanto sepa algo más os seguiré informando. ¡Qué nervios, qué nervios! :)

lunes, 11 de julio de 2016

Si algo me ha enseñado estudiar y trabajar a la vez es...

...que el tiempo es oro y hay que saber organizarse para exprimirlo al máximo.

Que el que quiere saca tiempo, y el que no, excusas.

Que tenemos más fuerza de voluntad de la que creemos.

Que cuando pensamos en rendirnos, siempre podemos aguantar un poco más.

Que si de verdad el blog forma parte de tu vida y escribir es algo que te nace, sacarás tiempo para hacerlo, aunque tengas que reducirlo a una vez a la semana (y no dos, como venía haciendo).

lunes, 20 de junio de 2016

Cinco consejos para combinar blog y trabajo y no morir en el intento

Ou la lá, el tiempo, cuán escaso y necesario es nuestro querido tiempo, tanto que cuando vamos a contrarreloj parece un enemigo que nos apuñala por la espalda. Coged vuestros florines, queridos luchadores, que hoy vamos a aprender unos cuantos movimientos de esgrima para salir vencedores en esta batalla diaria que libramos contra esas agujas que se mueven a cada segundo.


Trabajar y llevar un blog, ¿es posible? Debo responder que sí, porque yo lo hago, aunque he de confesar que a veces parezco el protagonista de una película desactivando una bomba en el último minuto. No podemos fabricar más horas de las veinticuatro que tenemos en un día, y supongo que no hay ningún truco infalible para conseguir hacerlo todo sin morir en el intento, pero lo que sí puedo hacer es daros algunos consejos que a mí me funcionan. Ahí van:

lunes, 13 de junio de 2016

Tres consejos sobre escribir que podemos aprender de un libro sobre alpinismo

En noviembre de 2012 participé en un bloggero invisible de Kayena y regalé este libro que, curiosamente, llegó a mis manos gracias a un sorteo realizado en el colegio (de esto hace ya muchos años). Es un libro duro, pero del que se puede aprender mucho, supongo que por estas dos cosas me impactó cuando lo leí. El autor es un alpinista español (probablemente, el más conocido en nuestro país), que cuenta dos de sus expediciones: una que hizo en solitario y otra en compañía.

Nunca he entendido qué puede motivar a una persona a arriesgar su vida así, supongo que este libro me acercó a comprenderlo un poco más. Lo que sí es cierto es que las historias que cuenta son un buen ejemplo de superación personal, lucha y constancia, y están narradas con mucha sencillez y realismo y sin caer en ningún momento en los tópicos de la autoayuda.

Pero ¿qué puede enseñarnos sobre el oficio de escribir un libro que cuenta historias sobre escalar montañas? Pues podemos aprender tres cosas muy útiles, y voy a ejemplarizarlas con tres grandes frases del libro:

jueves, 9 de junio de 2016

¿Qué pasa en julio?

Pues según me ha dicho ayer mi editor, Miguel, de Libros.com, durante este mes de junio tienen previsto entrar en la fase final de publicación de "Detrás de la pistola" (entre todo lo que toca, realizarán por fin las pruebas de impresión); así que, en teoría, en julio deberían darle a imprimir y mandarlo a todos los mecenas a su casa / correo electrónico.




Así que septiembre será un mes de muchos nervios, porque cuando alguien te lee lo pasas mal; alguien que escribe nunca se considera lo suficientemente bueno, y eso está bien, porque sólo de esa manera estaremos más receptivos para aprender nuevas cosas.

lunes, 30 de mayo de 2016

Ese género literario que te gusta, o te espanta

¿Cuál es ese género literario que te gusta o te espanta, pero que no suele tener término medio entre sus lectores? Aunque os pasará con más de uno, seguro que todos coincidís conmigo en que el terror es uno de ellos. Yo siempre pensé que leer sobre atrocidades no era lo mío, pero lo cierto es que los libros que he leído hasta ahora siempre me han gustado. Supongo que el terror da pánico escénico, pero lo cierto es que una vez que empiezas, no puedes parar.

El libro que os traigo hoy al blog se encuadra en este género literario, y he de deciros que no sólo lo he disfrutado gracias a las historias que contiene, sino que me ha servido para aprender un par de cosas sobre el género. Por ejemplo: que no siempre se necesita explicar el origen exacto de los sucesos; en la mayoría de los relatos no se nos ofrece una explicación detallada, y ni falta que hace, porque la atmósfera que envuelve las historias es suficiente para disfrutrarlas. Creo que el dejarnos con la duda constituye por si misma otro miedo añadido.

Pero también he aprendido que para escribir historias de terror no es necesario tener una gran imaginación ni inventar seres sobrenaturales; Luis Bermer, en este libro, ha echado mano de temas recurrentes y realistas, como la soledad, para dar miedo, y lo ha conseguido. Por ejemplo, en el relato "Sala de espera" me ha recordado la angustia que paso cada vez que me toca ir al dentista

Y mientras llegaba ese momento, Miguel se parapetaba tras su revista, rogando para que entre los presentes no se hallase uno de esos sujetos -o sujetas- que parecen sentirse obligados a iniciar conversaciones para dejar clara la diferencia entre personas y objetos del mobiliario.

Para escribir terror creo que no es imprescindible buscar la fuente de los miedos en el más allá (aunque esto también es efectivo), sino que es suficiente con indagar en lo más hondo de nosotros mismos.

Y a vosotros, ¿qué es lo que os produce más terror en un libro? ¿Habéis conseguido pasar verdadero miedo a través de una historia escrita en papel? Os espero en los comentarios.


jueves, 19 de mayo de 2016

¿Puede un libro de autoayuda ayudarte a escribir un libro?

Si hay algo que podemos aprender de un libro de autoayuda es que lo simple, lo obvio, no va a ayudarnos a construir nuestra novela. Los lectores son inteligentes y no quieren que se les dé todo masticado. Como lectora me gusta que me den a entender, que me dejen tirar del hilo y ser yo la que pueda ir descubriendo algunas cosas por mí misma. Así que, como escritora, intento hacer para otros lo que me gustaría que hicieran para mí.

lunes, 16 de mayo de 2016

Historia de un revólver

El blog, mi novela, y ahora esta historia, todo va de balas amigos, pero no son todas mías, aunque en lo que os voy a contar hoy voy a prender la mecha a un poco de pólvora.

Recuerdo lo duro, trabajoso y gratificante que fue sacar adelante mi crowdfunding para que mi primera novela pasase de proyecto a realidad (a la realidad le falta muy poquito, os lo prometo). Recuerdo también lo que me ayudó todo el mundo, cómo me ayudasteis, pero eso ya lo leeréis con más detalle en los agradecimientos de mi novela; porque hoy voy a hablaros de una de esas ayudas: la de esa gente que no conozco de nada, sólo de hablar en las redes sociales, y que me brindó mucho apoyo moral, con un montón de enlaces compartidos y con un espacio en su blog para hacer promoción y llegar a mi objetivo.

Y, estrechando un poco más el círculo, voy a hablaros, en concreto, de Jaume Vicent, quien me brindó su casa bloguera, Excentrya, para escribir un artículo sobre por qué la publicación editorial es más accesible para los autores noveles, y así hablar también de mi campaña y llegar a más gente.

Como sabéis los que venís por aquí a menudo, Jaume para mí es uno de los grandes, es uno de esos maestros de la descripción, el suspense y el terror, de los que ya no quedan, y de ello da fe lo que me ha gustado su última novela, Blackwood: piel y huesos. Una vez terminé esa historia ya estaba deseando leer lo siguiente, y cuál fue mi agradable sorpresa que este autor vuelve a publicar, y va a hacerlo recorriendo un camino que yo ya he pisado antes, el del crowdfunding. Y como tengo muchas ganas de leerlo a él, por ser él y por cómo escribe, y porque este proyecto (que yo, por supuesto, ya he apoyado) tiene muy buena pinta, lo he invitado para que sea él el que en esta ocasión venga aquí y me cuente algo más de su historia. Y esto es lo que me ha dicho:

lunes, 9 de mayo de 2016

La frase que inspiró mi novela

Todo el que me conoce sabe que me encantan las citas de libros, las frases en general. Supongo que todos tenemos alguna que nos gusta en especial, por algún motivo que nos toca de cerca, porque las frases buenas tienen vida real entre sus palabras.

Por si no lo sabéis, mi novela está inspirada en una frase que vi en un estado de wasap de ya no me acuerdo quién (benditas tecnologías) y que incluí en la sinopsis. Es esta: "A veces, aquel por el que estás dispuesto a recibir una bala, es el que está detrás de la pistola".

jueves, 21 de abril de 2016

Cómo conseguir 300 nuevos seguidores en menos de un año

Podría preguntaros cuántos seguidores tenéis en vuestras redes sociales; pero antes que eso me gustaría saber cuántas redes sociales tenéis. Si leéis algún buen blog de marketing, como Marketing Online Para Escritores, sabréis que para empezar a crecer en esto de las redes lo primero que hay que hacer es centrarse en una sola y aprender a manejarla bien; y ya luego podemos mirar a alguna otra y ser bígamos en esto. Yo estoy en Twitter, lo intenté con Google+ pero nunca la entendí (quizá me pase como con la del pajarito: a lo mejor un día vuelvo y me enamoro a segunda vista); también estuve en Facebook, pero sólo con una cuenta personal, y es una red social que me aburrió y en la que parece que te creas enemigos si te haces un perfil profesional y no incluyes a los conocidos entre tu público objetivo; así que también la dejé. Por lo tanto, hoy únicamente vuelo con alas blancas en un cielo azul.

En junio de 2015 contaba con 300 seguidores en Twitter, tan solo 10 meses después tengo (al momento de escribir este post) 621. ¿Cómo he conseguido duplicar (y más) mis seguidores?

lunes, 18 de abril de 2016

¿Cuál es el precio de escribir lo que quieres?

Seguro que habréis oído muchas veces hablar del "carpe diem", de que la vida es corta y de que es mejor arrepentirse de lo que hayas hecho y no de lo que no te hayas atrevido a hacer. Todo ese rollo es muy bonito, pero a veces la realidad te engulle y te arrastra como cuando en un parque acuático te tiras de un tobogán y, cuando descubres que es demasiado alto y tienes taquicardias por la velocidad, ya no hay marcha atrás ni tienes donde agarrarte.

Una vez llegas abajo puedes arrepentirte y jurar que nunca volverás a hacer nada así, que la seguridad de los pies en tierra firme es lo mejor que hay; o puedes levantar la cabeza e intentar buscar tu próximo objetivo, porque crees que sentir ese cosquilleo en el estómago, desagradable y rico al mismo tiempo, es mejor que no sentir nada.

jueves, 14 de abril de 2016

¿Es conveniente publicar dos posts en el mismo día?

Esa es la pregunta que lanzo hoy y cuya respuesta, para mí, es un rotundo no. Seas o no un blog referente en tu nicho (es decir, recibas o no cientos o miles de visitas cada vez que publicas), si hay algo que está claro en los tiempos que corren es que en ese (cada vez menos) tiempo libre del que disponemos tenemos cada vez más cosas que llaman nuestra atención en las que podríamos emplearlo. Un blog puede llegar a saturar a sus lectores si publica su contenido demasiado a menudo. Y si los posts no son precisamente cortos, todavía más.

lunes, 11 de abril de 2016

¿Es realmente posible suplantar a alguien?

Hemos conocido a través de la televisión a grandes imitadores, sobre todo, de voces, como puede ser Carlos Latre. A pesar del paso de los años todavía me quedo con la boca abierta cada vez que le escucho hablar por boca de otras personas. Imaginaos que, además de imitar la voz a la perfección, se pareciese físicamente a alguno de esos personajes y que pudiera también emular sus gestos. ¿Creéis que podría suplantar a alguien?

De esta premisa parte "El talento de Mr. Ripley", que nos cuenta la historia de un joven con una gran capacidad para hacerse pasar por otros. El señor Ripley aprovechará que los padres de un díscolo amigo suyo le piden que intente convencerlo de que vuelva a casa, para intentar suplantar su identidad y vivir a costa de su fortuna. ¿Lo conseguirá? Eso es algo que sólo descubriréis si leéis este libro.

Y, para ir abriendo boca, termino esta reseña como a mí más me gusta hacerlo, con mi frase preferida la obra:

-  Mr. Greenleaf era tan buena persona que daba por sentado que todos los demás seres humanos lo eran también. Tom casi se había olvidado de que existiera gente así.


Cuando yo lo leí por primera vez en enero de 2013 no sabía que había una película basada en esta novela. ¿La habéis visto? Y ¿habéis leído el libro? ¿Qué os ha gustado más? Espero vuestros comentarios.

jueves, 7 de abril de 2016

¿Cuánto falta para que se publique "Detrás de la pistola"?

Manejar los tiempos con una editorial como Libros.com, que tiene tanto trabajo, es muy difícil. Sé que lleváis esperando algunos meses y os pido disculpas, pero también avisé cuando empecé que no era yo la que marcaba los tiempos, por eso os agradezco doblemente la paciencia y el interés que seguís mostrando día tras día.



Pues bien, como medir lo que falta en tiempo es muy complicado y no depende de mí, os voy a contar qué es lo que falta por hacer para que el texto pueda ir a imprenta y enviarse a vuestras casas:

lunes, 28 de marzo de 2016

El principito, de Antoine de Saint-Exupéri

Hoy recupero esta reseña de un libro que leí en enero de 2014: "El principito", un cuento que narra la historia de un piloto que se encuentra perdido en el desierto del Sahara después de que su avión sufriera una avería; pero, para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. La historia tiene una temática filosófica donde se incluyen críticas sociales dirigidas a la extrañeza con la que los adultos ven las cosas, críticas que van apareciendo en el libro a lo largo de la narración. A pesar de que es considerado un libro infantil por la forma en la que se encuentra escrito también posee observaciones profundas sobre la vida y la naturaleza humana.

No estoy para nada de acuerdo con que se considere esta como una obra para niños, de infantil no tiene nada. A través de historias muy sencillas donde se relatan los viajes del Principito por diferentes planetas se van describiendo los comportamientos absurdos que tenemos los humanos, mostrando también los defectos de los que más pecamos.

La historia también contiene enseñanzas sobre cosas, tan esenciales como complicadas, como el sentido de la vida, la amistad, el amor, las costumbres o la partida de un ser querido.

De todos los personajes que el Principito nos ha descrito me quedo con el que a priori pudiera parecer más absurdo y sin embargo es el más coherente:

-Bebo para olvidar.
- ¿Para olvidar el qué?
-Que bebo.

Los vicios, la imposibilidad de dejarlos y la vergüenza que generan, sin duda una frase sencilla pero cierta para describir algo tan real como complicado.

Es, en definitiva, un libro muy corto que a través de frases muy simples explica cosas muy complejas. Sin duda os recomiendo su lectura. Y por si aún no os habéis decidido os dejo a continuación las mejores frases:

- Y el principito lanzó una graciosa carcajada que me irritó mucho. Me gusta que mis desgracias se tomen en serio.

- Este astrónomo hizo una gran demostración de su descubrimiento en un congreso Internacional de Astronomía. Pero nadie le creyó a causa de su manera de vestir. Las personas mayores son así.

- Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.

- Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.

- Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.

jueves, 17 de marzo de 2016

¿Qué es lo más difícil de escribir una novela en primera persona?

Aunque los personajes sean eso, personajes, a mí me gusta ver en ellos a personas, con sus virtudes y sus defectos. Me gusta que las novelas sean lo más fieles posibles a la realidad, es decir, está claro que si una novela es de corte fantástico hay cosas que no podrán ser reales; pero creo que las situaciones, sentimientos y comportamientos de los personajes sí deben serlo.

Si tú metes un unicornio en medio de una escena, según qué novela, a nadie le chirriará; pero si de repente aparecen comportamientos injustificados, sentimientos irreales, escenas inconcebibles, entonces habrás llegado a un punto en el que, probablemente, el lector cierre el libro y no mire atrás.

¿Qué es, entonces, lo más difícil de escribir una novela en primera persona? Que sólo puedes contar lo que tu protagonista ve, vive, o le cuentan. Pero nada más. Es imposible que el protagonista sepa que otro personaje se siente, por ejemplo, enfadado, si no ha visto nada en él que lo demuestre. Es imposible que sepa lo que ha pasado entre otros dos personajes si nadie se lo cuenta.

Un par de lectores cero de mi novela me dijeron que, en la parte final, querían saber qué había pasado exactamente entre dos de los personajes de la historia. Pero la protagonista no lo sabe exactamente, y la novela está contada en primera persona. ¿Cómo contar eso entonces?



Tenía dos opciones: o bien hacer que uno de esos dos personajes se lo contase a la protagonista en una conversación; o bien no contarlo y dejarlo a la imaginación del lector. En mi opinión, la protagonista realmente no quería saber qué había pasado exactamente, por eso opto por omitir esa conversación y dejar que el lector rellene los huecos.

¿Tenemos miedo a que los lectores completen parte de nuestra novela? Yo, desde luego, no; porque creo que una vez que publicas un texto deja de ser tuyo y pasa a ser de quien lo lee. Y creo, además, que aquellos textos en los que no mostramos todo con detalle son incluso mejores que aquellos en los que se le explica todo al lector como si estuviésemos dándole una receta que tuviese que llevar a cabo a pies juntillas.

En mis textos intento huir de lo simple, por eso procuro no tratar a los lectores como lectores simples. Creo que parte del éxito de que una persona pueda meterse en una historia es dejarle participar en ella, aunque sea un poquito.

¿Y vosotros qué preferís? ¿Que os expliquen toda la trama como si de una clase de matemáticas se tratase, o experimentar e intentar resolver vosotros mismos la ecuación? Os espero en los comentarios.

lunes, 7 de marzo de 2016

¿Es posible pasar miedo con una novela de terror?

Es más fácil pasar verdadero miedo viendo una película de terror que leyendo un libro. Recuerdo cuando fui a ver al cine "El exorcismo de Emily Rose" y estuve varios meses escuchando música en mi walkman cuando me quedaba sola en casa, porque cada ruido que oía en los pisos vecinos me alteraba (diré en mi defensa que en aquellos tiempos era una chiquilla menor de edad que tenía más cintas que CD´s, imaginaos qué época tan lejana esa).

Sumergiéndome en los libros he sentido pena, asco, indignación, alegría, intriga, nervios... He experimentado casi todo, pero algo se me resistía: el miedo. Al fin y al cabo sólo son letras, y no pueden conseguir causar el mismo impacto visual que algunas de las imágenes terroríficas que puedes ver en una pantalla, ¿o sí?

Hace poco me fui a pasar unos días a un pequeño pueblo minero en decadencia, donde la principal fuente de sustento que lo había hecho brillar durante años ya no existía. Sin posibilidades de encontrar trabajo, los jóvenes se habían ido marchando a otros sitios en busca de un futuro mejor; por eso a medida que paseaba por las pequeñas calles del centro sólo me encontraba a ancianitos (algunos de ellos sentados jugando a las cartas en plena calle), disfrutando de una vida tranquila. Encontrarse con alguien de mi edad era muy difícil, ver a algún niño, una misión casi imposible.

Por lo menos era un sitio donde relajarse, tenía un bosque impresionante que se podía apreciar desde cualquier parte. Los paseos olían a fresco, a pureza, a tranquilidad. Fue una gozada pasar unos días alejada de las preocupaciones.

He de reconocer que soy más de playa que de montaña, y más de calor que de frío; pero la nevada que me sorprendió a los pocos días de llegar fue tan impresionante y tan bonita, que me alegré de haber estado allí para contemplarla. Pero los temporales sólo son bonitos si los ves desde tu habitación con una taza de leche caliente entre las manos, cuando sales y te metes en el centro de la tempestad, la naturaleza ya no es igual de amable.

Tres excursionistas se perdieron en el bosque, los sorprendió la nevada y no pudieron regresar. Un chaval, su padre y un amigo de éste. Me fui del pueblo sin saber qué suerte habían corrido esas personas, pero seguí al tanto por las noticias (tenían cobertura en los medios porque uno de ellos era un escritor bastante conocido). Tras casi dos semanas de intensa búsqueda, y a punto de darla por finiquitada porque (seamos realistas, pocas posibilidades había de que hubieran sobrevivido a aquella nevada durante tanto tiempo), fue precisamente el escritor el que apareció en el pueblo: había vuelto por su propio pie, pero en muy mal estado, sólo le quedaban piel y huesos, y unos ojos que habían visto muchas cosas.

¿Seguro que no os suena esta noticia? Tenéis que acordaros, fue muy comentada, porque él, como bien os decía, es un escritor de best-sellers, había salido en la prensa rosa por un escándalo con su mujer. Además, lo que pasó después de que se salvara de la tormenta también fue muy comentado; prácticamente todo el mundo en ese pueblo sabía que el escritor no había vuelto solo de la montaña.

Si queréis saber más de la noticia sólo tenéis que buscar en internet el nombre del pueblo: Blackwood. Aunque, para ahorraros el trabajo, os voy a dejar dos enlaces donde podéis encontrar más información: Blackwood: piel y huesos (edición digital) y Blackwood (edición papel).


Así es como engancha este libro, haciendo que todo parezca real, como si estuvieras leyendo una noticia de sucesos pero contada con mucho detalle por alguien que lo sabe todo. Parar a coger aliento, dejar de leer durante tres días porque no sabía si estaría preparada para enfrentarme al texto de la siguiente página, aprender cómo se hace una buena descripción que cuente muestre mucho sin resultar cargante; todo eso es lo que me hizo pensar que "Blackwood: piel y huesos" es un libro que me hubiera gustado escribir a mí (y creo que ese es el mayor piropo que se le puede hacer a un libro, y que yo, hasta ahora, sólo le había dedicado a "A sangre fría", de Truman Capote).

Si os gusta el terror, tenéis que leer este libro; si os gusta el suspense y la intriga, también; pero, sobre todo, si os gusta escribir, debéis leerlo para aprender cómo se ejecuta una novela de manera magistral. Porque, como bien dice el autor, Jaume Vicent: "Uno puede escuchar muchas cosas si sabe callarse".



lunes, 29 de febrero de 2016

¿Escribir es inventar o contar algo manido de forma original?

El otro día os hablaba de cómo algunos escritores, a través de sus blogs, han conseguido que me acerque a géneros literarios que no se encontraban entre mis preferencias lectoras. Hoy vengo a contaros cómo otros escritores me han mostrado que las limitaciones de obras son, en ocasiones, sólo palabras, ya que algunas pueden encontrarse entre dos aguas. Ejemplifico esto con un libro que leí hace mucho tiempo, "La testigo", de Nora Roberts.

Imaginaos la sinopsis de un libro que cuenta cómo una chica de dieciséis años, intentando desafiar el férreo control de su madre, se va con una amiga a una discoteca, y allí conoce a un capo de la mafia rusa. Esta chica presencia un par de asesinatos esa noche (uno de ellos, el de su amiga), y se ve obligada a escapar, convirtiéndose en testigo protegido de la policía.

Pasan los años y nuestra protagonista sigue viviendo sola, apartada de los suyos, y en constante alerta. Cansada de pasar miedo decide tomar una decisión: seguir huyendo hacia otro lugar donde estar más tranquila, o enfrentarse de una vez por todas a aquellos que la persiguen.

Bonita novela de suspense, ¿verdad? Pues ahora incorporad a la misma una preciosa historia de amor con un apuesto Sheriff de la zona, cuyas atenciones a nuestra protagonista no sólo la desarman haciéndola creer de nuevo en el amor, sino que ocupan la mitad de las páginas del libro, aproximadamente.

Ahí tenéis una estupenda novela romántica y de suspense, que, para mi sorpresa, disfruté mucho. Como ya he leído en otros blogs, muchas veces no se trata de hacer algo que nadie haya inventado, o de contar algo que a nadie se le haya ocurrido. En ocasiones es suficiente con analizar aquello que te gusta y preguntarte cómo podrías tú hacerlo mejor.

¿Hace tiempo que la inspiración os esquiva? No copiéis a otros, pero tampoco os exprimáis los sesos intentando descubrir el cáliz de la vida. Leed, leed mucho, y pensad qué podríais contar diferente y mejor. Lo que diferencia muchas historias parecidas es, en muchos casos, el toque personal que le da su autor.


Y, para terminar, hoy os dejo una recopilación de las frases que más me han gustado de esta novela:

- La justicia era muy clara para ella, pero la ley que la impartía, que la ejecutaba, era turbia y escurridiza.

- Posponer las cosas no es juicioso una vez que se ha tomado una determinación.

- Y sin embargo se sentía más confiada ante la posibilidad de acabar con la mafia rusa que ante la de asistir a una barbacoa familiar.

- ¿Cómo puede alguien lo bastante listo como para ir a Harvard..., a los dieciséis, nada menos... acabar mezclado con los Volkov? - A veces basta con tener dieciséis años.

- Una puta educada sigue siendo una puta.

jueves, 18 de febrero de 2016

¿Debes hablar en tu blog de escritor sobre técnicas de escritura?

La pregunta es clara: ¿debes hablar en tu blog de escritor sobre técnicas de escritura? Porque se supone que lo que quieres es vender tu libro, entonces, ¿no deberías hablar de tu libro, del universo que lo envuelve o de tus referentes literarios?



Sin duda, como bien nos dicen en blogs sobre marketing como Marketing Online Para Escritores; o en blogs de escritores como Gabriella Literaria; una de las cosas fundamentales a la hora de llevar nuestro blog y establecer nuestra estrategia para conectar con nuestros lectores y, por qué no, vender nuestro libro, es saber cuál es nuestro público objetivo.

Si queréis saber cuál es mi público objetivo, poneos a la cola (o podéis intentar averiguarlo antes que yo y darme los datos). Yo empecé en esto de los blogs hace muchos, pero que muchos años, porque necesitaba escribir, expresarme. Para nada pretendía hacer un trabajo profesional. Pero con el tiempo fui descubriendo que esto me gustaba, que quería más, quería transmitir, contar algo, perderme en otros mundos.

He tenido muchos blogs; pero, sin duda, este es en el que más cómoda me siento, es el lugar donde he empezado a encontrarme y a encontrar mi sitio dentro de este mundo virtual por el que nos movemos los que escribimos en estos tiempos modernos. Leyendo otros blogs y viendo a otros hacerlo más y mejor, he conseguido saber hacia dónde quiero ir. Ahora lo que me falta es saber qué dirección coger a medida que me voy encontrando con cruces de caminos sin señales claras. Seguro que a todos os ha pasado (y os seguirá pasando en algún momento) esto.

¿Cómo hacer para atraer lectores, para conectar con tu público y para lograr los objetivos que tienes en mente? Si hubiera una forma objetiva, los blogs para escritores no existirían. Los páginas especializadas tienen lectores de un tipo muy concreto que es bastante sencillo de identificar. Pero el blog de un escritor que no se dedica al marketing, o a darte soluciones sobre informáticas o a facilitarte guías sobre impuestos; son más difíciles de orientar.

Podrías pensar que un blog de un escritor sólo debería hablar de lo que escribe; pero, tras mi experiencia, os diré que no. Y el ejemplo más claro lo tengo en numerosos blogs de escritores que han logrado que me interese por sus novelas a base de hablar de temas que nada tienen que ver con ellas. ¿Por qué? Porque viendo lo que escriben y cómo escriben, su manera de atraparme en la lectura de sus posts, la forma que tienen de hacer las cosas; es por eso por lo que hubo un momento en que pensé que si podían hacer que mi interés no decayese cada vez que los visitaba, tenían que darle un toque personal a sus escritos que, seguramente me gustarían, al igual que sus blogs.

Así que, para finalizar la entrada de hoy, os voy a hablar de 3 escritores que, con cada entrada en sus páginas de escritores, han logrado que me acerque, disfrute y me enganche a géneros literarios que no soportaba y que nunca se encontraban entre mis lecturas:

1.- Jaume Vicent, del blog Excentrya: Él es quien ha conseguido que vuelva a un género que no leía porque nunca me gustó: el terror. Empecé leyendo sus posts sobre el género, sobre el toque personal que aportaba al terror, sobre sus referentes y sobre sus técnicas de escritura. Luego me compré, por 50 céntimos, un relato pulp llamado "Viejas huellas"; y quedé tan encantada que mi próxima lectura es su novela "Blackwood: piel y huesos". Ahora disfruto del terror como nunca supe hacerlo.

2.- Gabriella Campbell, del blog Gabriella Literaria: Odio la fantasía y acabé leyéndome un libro de relatos de ese género que no me cansaré de recomendar: "Lectores Aéreos". Gabriella me ha hecho ver que la fantasía, en realidad, sólo es el envoltorio perfecto que nos permite contar grandes historias.

3.- Mónica Serendipia, del blog Serendipia: Quizá por la sinopsis no me hubiera leído ninguna de sus novelas, porque pensaba que no encajaban en mis gustos literarios, pero las leí porque la conocía a ella y resulta que sus historias tienen una clasificación que no conocía: el género feelgood. Otro estilo que se ha vuelto indispensable porque consigue relajarme, hacerme disfrutar como cuando ves una película y liberarme del estrés, como cuando leí "Un hotel en ninguna parte".

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Creéis que un blog de escritor debería centrarse sólo en hablar de su novela? ¿O pensáis que la variedad en sus artículos nos permite conocerlo más como persona y como profesional? ¿Hay algún autor que os haya reconciliado con algún género que teníais olvidado? Me encantará conocer vuestra opinión en los comentarios.

lunes, 8 de febrero de 2016

El diablo de la botella, de Robert L. Stevenson

Quiero empezar esta semana recordando un libro endiabladamente corto y adictivo. Antes de leer la obra más famosa de Robert L. Stevenson, (El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, que reseñé hace poco aquí), me topé con este autor a través de esta obra en enero de 2013.

Se trata de un relato corto muy entretenido que nos cuenta la historia de Aladino y el genio de la lámpara pero ambientada en otra época y con matices que hacen que sea muy interesante.

Este pequeño relato nos muestra la escasez de recursos, la realidad de que para que una persona tenga algo, otra tiene que carecer de ello. Todo lo que a priori pueda parecer una bendición, puede convertirse en una maldición, y por eso hay que tener mucho cuidado con lo que se pide.

Además, la botella se compra siempre por un precio inferior a lo que le costó a su vendedor. ¿Qué pasaría si llegase a tus manos y ya no pudieses deshacerte de ella? ¿Es siempre bueno que se cumplan todos tus deseos?

¿Os atreveréis a encontrar la respuesta a todas estas preguntas? Yo ya lo he hecho...

jueves, 4 de febrero de 2016

Estoy más cerca de apretar el gatillo

Con la gran cantidad de campañas que salen a flote en la editorial Libros.com, ¿quién se acuerda de aquellas que llegaron a buen puerto a finales del año pasado? Pues seguro, pero seguro, seguro, que yo no me he olvidado de la mía y vosotros, queridos lectores y mecenas a los que os debo todo, seguro que tampoco.

Habéis pagado un libro que todavía no tenéis, el proceso editorial tradicional es lento (muy lento), pero la espera merecerá la pena. Porque cada día que pasa sin que todavía esté el papel recién salido del horno es un día que la editorial y yo empleamos para conseguir un resultado perfecto.

Aunque no escriba a menudo sobre la novela en este blog (porque escribir sin noticias me parece un sinsentido), estoy pendiente del proceso todas las semanas, para que los tiempos se acorten lo máximo posible (por lo menos en lo que depende de mí).

La semana pasada estuve hablando con el Director de producción de Libros.com, y me dijo que el próximo 10 de marzo el libro estará maquetado para la próxima revisión. Con lo cual, el mes que viene seguiré apurando el proceso para dejarlo todo listo.

Van seis meses de intenso trabajo, de lecturas, correcciones, de seguimiento, de entradas sobre el proceso creativo, de dejarme los ojos en la pantalla del ordenador, de hablar con gente que está realmente interesada en la fecha de lanzamiento (con vosotros). Seis meses en los que he aprendido, disfrutado, y que si tuviera que resumir con una sola palabra, sería: "GRACIAS". Así, en mayúsculas y dedicada a todos vosotros, por vuestro apoyo, vuestro interés, y, sobre todo, por vuestra paciencia.

Así que aquí estamos, en cuanto cerremos la maquetación volveré a la carga para manteneros informados.

Y para que la espera se haga más corta, como no puedo mandaros un Ferrero Rocher a cada uno de vosotros (porque con este invierno tan raro que estamos teniendo seguro que llegan derretidos), os dejo a continuación con un pequeño relato que complementa la trama de la novela. Gracias por estar ahí. ¡Espero que os guste!


- No sé si puedes oírme chica, si supiera que no escuchas nada de lo que digo quizá me arriesgaría a contarte qué es lo que tengo en la mano.                                              
(Dios mío, te escucho, pero no puedo mover los labios, ni siquiera soy capaz de abrir los ojos para hacerte ver que estoy aquí. ¿Por qué no puedo?)                                 
- Te diría también todo lo que pienso de ti. Pero si luego lo recordases, dejarías de quererme.                                
(¿De quererte? ¿Por qué? ¿No te gusto? ¿No te caigo bien?)                                                    
- Pareces dormida como aquella princesa del cuento que se atragantó con la manzana. Me gustaría saber si vas a despertar. Si lo haces, espero que no sea pronto.                                                                                        
(¿Dónde estoy? Ayer creí escuchar sonidos como los de los respiradores de un hospital. Se supone que la gente en un hospital quiere que te recuperes, ¿no?)                     
- Es mi turno, y te veo aquí tirada y, a pesar de tu indefensión, te odio más que nunca.                                                                           
(¿Tu turno? ¿Trabajas en este hospital?)                        
- Me voy a desahogar, al fin y al cabo, la gente que se recupera no se acuerda de este sueño.                                     
(Sé que no estoy soñando, no es eso, sino, me despertaría, me levantaría, e iría a trabajar, como siempre).                                                       
- Te lo voy a contar todo, te voy a contar por qué me gustaría desconectarte el respirador.

jueves, 28 de enero de 2016

¿Es útil la planificación en un blog? (Y otras preguntas que te planteas al decidir cómo escribir en la red)

He leído en varios artículos literarios que hay escritores de mapa y otros de brújula; es decir, que hay quien planifica cada parte de su novela antes de ponerse a escribir; y hay quien escribe según lo que le salga de dentro.

En cuanto a lo de escribir en un blog, creo que la diferenciación podría ser la misma, aunque con una pequeña matización, porque, según lo que he visto, hay tres tipos de blogueros:

1.- Los que planifican absolutamente todas las entradas.

2.- Los que escriben cuando y como les apetece, sin anticipar nada.

3.- Y los que planifican prácticamente todo pero dejan un pequeño hueco a la improvisación.



Entonces, ¿es útil la planificación en un blog?

Yo he sido de esas blogueras que escribía según lo que le saliese y, con el tiempo, me he ido pasando al tipo planificador (pero que deja lugar para la improvisación). ¿Qué es mejor? Como en lo que a escritores de novela se refiere, a cada uno le funcionará su método y creo que ambos son válidos. 

Pero, ¿y en cuanto al blog? Mi experiencia (tanto escribiendo novelas como entradas de blog), es que me funciona mejor planificar, sobre todo porque, al no tener tiempo para mis aficiones, organizando todo consigo dedicar el tiempo justo a escribir para tener cubiertos los cupos mínimos que me tengo marcados.


¿Cuánto escribir a la semana?

Otra vez el tiempo es, en mi caso, el que responde a esta pregunta; por ello, actualmente me siento cómoda publicando dos veces a la semana (lunes y jueves por norma general).


¿Es viable publicar entradas que no son actuales?

Desde luego que sí, yo lo hago. He tenido varios blogs, y una de mis metas es agrupar aquí todas las reseñas literarias. Así que, de vez en cuando, publico opiniones sobre libros que he leído hace mucho tiempo. Hay cosas que nunca pasan de moda. Y, en relación a esto, me pregunto lo siguiente:

¿Puedo volver a publicar entradas antiguas en el mismo blog?

La respuesta es, otra vez, sí, pero con un "pero": hay temas que pueden volver a tratarse porque son susceptibles de una actualización; así que sería factible volver a publicar algo de lo que ya hayamos hablado, pero a lo que podamos añadir cosas nuevas. Por ejemplo: si el año pasado hemos hablado sobre una novedosa técnica literaria o sobre un programa informático para escribir, y nos hemos dedicado los últimos doce meses a probarlo, ahora sería el momento de volver a hablar sobre el tema y contar nuestra experiencia.



En esto de escribir en la red, como en la literatura, no hay (desde mi punto de vista), axiomas irrefutables. Hoy os he contado lo que me funciona a mí y, en definitiva: sí, a mí me es útil planificar las entradas, y suelo hacerlo con una o dos semanas de antelación.


¿Y tú? A la hora de compartir contenidos en la red, ¿planificas o te dejas llevar? Me interesa mucho conocer tu opinión, déjame un comentario y veremos que técnica gana entre todos los que pasamos por aquí.

jueves, 21 de enero de 2016

Quita, bicho

"Quita, bicho", es la frase que el bueno de Gregorio hubiera querido decir el día en que se despertó y no se sintió tan humano como siempre. Pero ¿cómo apartar a la horrenda criatura si esa era él mismo?

¿Os imagináis que os pase a vosotros? Que un día os despertéis y seáis una cucaracha, o algo peor. Porque lo que realmente nos descoloca en este libro de tan solo 33 páginas escrito por Franz Kafka es que no sabemos a qué se enfrenta el protagonista. A veces, lo que te imaginas es mucho peor que la realidad. Y yo, que soy mucho de ponerme en la piel de los personajes cuando leo, lo he pasado muy mal a medida que recorría las páginas de esta historia.

Cuando Gregorio despierta y se ve convertido en ese ser solo piensa en vestirse para ir a trabajar. Así somos los humanos, queremos seguir con nuestros planes pase lo que pase sin pararnos a pensar si realmente podemos hacerlos, o si el realizarlos es lo más acertado o no en un determinado momento.

Algunas personas queremos hacer lo que debemos aunque se pare el mundo; y, otras, no se preocupan por nada y viven en su propia comodidad. Esta es la dualidad que presenta esta novela corta y que a mí me ha hecho reflexionar mucho. ¿Hasta qué punto debemos darlo todo por la familia? Mi conclusión es que todo depende del tipo de familia a la que pertenezcamos.

Este relato corto es un gran clásico de la literatura. Lo he disfrutado mucho y me ha hecho pensar, algo que agradezco mucho a este tipo de historias. Y vosotros, ¿lo habéis leído o aún se encuentra entre vuestros pendientes? Contádmelo en los comentarios.