lunes, 28 de marzo de 2016

El principito, de Antoine de Saint-Exupéri

Hoy recupero esta reseña de un libro que leí en enero de 2014: "El principito", un cuento que narra la historia de un piloto que se encuentra perdido en el desierto del Sahara después de que su avión sufriera una avería; pero, para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. La historia tiene una temática filosófica donde se incluyen críticas sociales dirigidas a la extrañeza con la que los adultos ven las cosas, críticas que van apareciendo en el libro a lo largo de la narración. A pesar de que es considerado un libro infantil por la forma en la que se encuentra escrito también posee observaciones profundas sobre la vida y la naturaleza humana.

No estoy para nada de acuerdo con que se considere esta como una obra para niños, de infantil no tiene nada. A través de historias muy sencillas donde se relatan los viajes del Principito por diferentes planetas se van describiendo los comportamientos absurdos que tenemos los humanos, mostrando también los defectos de los que más pecamos.

La historia también contiene enseñanzas sobre cosas, tan esenciales como complicadas, como el sentido de la vida, la amistad, el amor, las costumbres o la partida de un ser querido.

De todos los personajes que el Principito nos ha descrito me quedo con el que a priori pudiera parecer más absurdo y sin embargo es el más coherente:

-Bebo para olvidar.
- ¿Para olvidar el qué?
-Que bebo.

Los vicios, la imposibilidad de dejarlos y la vergüenza que generan, sin duda una frase sencilla pero cierta para describir algo tan real como complicado.

Es, en definitiva, un libro muy corto que a través de frases muy simples explica cosas muy complejas. Sin duda os recomiendo su lectura. Y por si aún no os habéis decidido os dejo a continuación las mejores frases:

- Y el principito lanzó una graciosa carcajada que me irritó mucho. Me gusta que mis desgracias se tomen en serio.

- Este astrónomo hizo una gran demostración de su descubrimiento en un congreso Internacional de Astronomía. Pero nadie le creyó a causa de su manera de vestir. Las personas mayores son así.

- Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.

- Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.

- Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.

6 comentarios:

  1. Me ha encantado este libro. Coincido contigo en que es una historia para pequeños y mayores, aunque a veces parece denigrarse bajo la etiqueta de "libro para niños". Pero hay libros que tanto pueden leer niños como adultos, y en este sentido recuerdo "Platero y yo" de Juan Ramón Jiménez, y "Mi planta de naranja lima" de José Mauro de Vasconcelos. Abrazos Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eses dos libros que mencionas no los conozco, y si los recomiendas tú, tendré que pensármelo. Biquiños!

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. De infantil no tiene nada. Una maravilla de libro, que se disfruta más con cada lectura.
    besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que volver a releerlo. Además, como es pequeñito, no me va a costar nada. Biquiños!

      Eliminar
  3. Hola, yo también me lo leí recientemente. De las frases que has destacado no sabría con cual quedarme, quizás con la de caminar en linea recta y con la de la rosa.

    Es tan cómodo ser adulto... y tan difícil ser un niño...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? Pues yo pienso que es al revés, mira tú por dónde, qué curioso. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.