jueves, 17 de marzo de 2016

¿Qué es lo más difícil de escribir una novela en primera persona?

Aunque los personajes sean eso, personajes, a mí me gusta ver en ellos a personas, con sus virtudes y sus defectos. Me gusta que las novelas sean lo más fieles posibles a la realidad, es decir, está claro que si una novela es de corte fantástico hay cosas que no podrán ser reales; pero creo que las situaciones, sentimientos y comportamientos de los personajes sí deben serlo.

Si tú metes un unicornio en medio de una escena, según qué novela, a nadie le chirriará; pero si de repente aparecen comportamientos injustificados, sentimientos irreales, escenas inconcebibles, entonces habrás llegado a un punto en el que, probablemente, el lector cierre el libro y no mire atrás.

¿Qué es, entonces, lo más difícil de escribir una novela en primera persona? Que sólo puedes contar lo que tu protagonista ve, vive, o le cuentan. Pero nada más. Es imposible que el protagonista sepa que otro personaje se siente, por ejemplo, enfadado, si no ha visto nada en él que lo demuestre. Es imposible que sepa lo que ha pasado entre otros dos personajes si nadie se lo cuenta.

Un par de lectores cero de mi novela me dijeron que, en la parte final, querían saber qué había pasado exactamente entre dos de los personajes de la historia. Pero la protagonista no lo sabe exactamente, y la novela está contada en primera persona. ¿Cómo contar eso entonces?



Tenía dos opciones: o bien hacer que uno de esos dos personajes se lo contase a la protagonista en una conversación; o bien no contarlo y dejarlo a la imaginación del lector. En mi opinión, la protagonista realmente no quería saber qué había pasado exactamente, por eso opto por omitir esa conversación y dejar que el lector rellene los huecos.

¿Tenemos miedo a que los lectores completen parte de nuestra novela? Yo, desde luego, no; porque creo que una vez que publicas un texto deja de ser tuyo y pasa a ser de quien lo lee. Y creo, además, que aquellos textos en los que no mostramos todo con detalle son incluso mejores que aquellos en los que se le explica todo al lector como si estuviésemos dándole una receta que tuviese que llevar a cabo a pies juntillas.

En mis textos intento huir de lo simple, por eso procuro no tratar a los lectores como lectores simples. Creo que parte del éxito de que una persona pueda meterse en una historia es dejarle participar en ella, aunque sea un poquito.

¿Y vosotros qué preferís? ¿Que os expliquen toda la trama como si de una clase de matemáticas se tratase, o experimentar e intentar resolver vosotros mismos la ecuación? Os espero en los comentarios.

18 comentarios:

  1. A mí me gustan los finales abiertos donde uno puede imaginarse qué habrá pasado con determinadas situaciones. No me hace falta que todos los cabos puedan atarse. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay lo que nos gusta a nosotros imaginar y gestionar ¿eh? A mí a veces me pasa igual, pero otras quiero que me lo cuenten y me da rabia si no es tal y como lo había imaginado. Así es el apasionante mundo de la lectura. Biquiños!

      Eliminar
  2. Yo creo que depende del libro; no se puede decir así, sin más, si te gustan estos finales o los otros.
    A mí me suelen gustar los finales cerrados y masticados, pero a veces he leído libros con finales abiertos que es lo bonito de la historia; las interpretaciones de cada lector. En fin, que depende de la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no me refería sólo a los finales, sino a más cosas; es decir, creo que a veces, como en la vida, no puedes saber cómo ocurrió exactamente todo aquello que influye en las cosas. No sé si me explico. Lo de los finales, estoy de acuerdo contigo, depende del libro o del momento, yo también puedo preferirlos abiertos o cerrados. Biquiños!

      Eliminar
  3. Hola, Cris.

    Comparto tus conclusiones respecto a dejar un espacio para que el lector participe activamente en la historia. Tan importante es lo que se dice como lo que no se dice. El narrador protagonista ofrece muchas posibilidades, pero también tiene sus limitaciones, como todos los narradores. Ni mejor ni peor.
    De cualquier modo, se puede optar por un narrador en primera persona con visión múltiple, muy apropiado en una novela cuando se ajusta a las intenciones del autor.
    Buen post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso creo que es más difícil que el lector comprenda lo que no se dice, que lo que se dice, ahí está el arte de contar historias. Tendré que investigar eso del narrador en primera persona con visión múltiple. Gracias por pasarte :) Biquiños!

      Eliminar
  4. ¡Hola Cris! Mucho tiempo sin aparecer por aquí y resulta que hoy, cuando entro en tu blog me encuentro con este tema... ¡bien!
    Bueno, como sabrás, llevo años trabajando en mi novela que está escrito precisamente en primera persona. Al ser novel, o como se nos etiquete hoy en día, ha sido y sigue siendo un proceso difícil de controlar, ya que como tú dices, hay asuntos a tener en cuenta, está claro que el protagonista no puede leer los pensamientos de los demás a menos que sea el profesor Xavier de Xmen; que no es mi caso.Lo que yo hago no sé cómo se llamará, o si me paso por el forro las normas escritas, tal vez. Mi protagonista cuenta una historia desde su punto de vista, pero a veces lo cuenta él en tercera. ¡Toma ya! Llámame radical, si quieres XD

    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Experimentar está muy bien, no hay que quedarse en lo de siempre, pero recuerda que hay que dominar primero lo básico. En tu caso, y después de haberte leído ya en varias ocasiones, estoy segura de que el resultado de todas las cosas nuevas que pruebes, me gustará. Biquiños!

      Eliminar
  5. Siempre que ese hueco esté justificado, y no parezca que el autor no supo cómo afrontarlo/resolverlo, me parece perfecto. Es muy interesante lo que planteas de la primera persona. Le estoy dando vueltas a si usar este tipo de narración en mi siguiente novela, como tenía previsto, pero temo que haya muchas partes que no se puedan desarrollar de esta forma. Además, yo soy muy "omnisciente", me encanta meterme en la cabeza de todos los personajes. No es una decisión que tomar a la ligera, ya que de ella dependerá que la intriga de la novela funcione o no... Seguiré cavilando...
    Un beso desde tierras valencianas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es una decisión que tomar a la ligera, de hecho fue una de las cosas en las que más tiempo empleé antes de sentarme a escribir. Hay muchas cosas que nos dan quebraderos de cabeza a la hora de escribir sin que sea la escritura en sí misma. Por cierto, avísame de cuando publiques, que quiero leerte :) Biquiños!

      Eliminar
  6. Siempre es interesante sugerir determinados aspectos de la trama, para que el lector tenga que estar atento y reflexionar sobre ellos.
    Si no acaba siendo como un capítulo de CSI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es cierto eso que apuntas, los capítulos de CSI nos los dan muy masticados. Biquiños!

      Eliminar
  7. Hummmm, no sé... Como lectora no me gustan demasiado los finales abiertos y como escritora... creo que tampoco.

    Pero tu artículo me ha gustado mucho :) Escribir en primera persona tiene sus beneficios, pero también sus dificultades. Yo aprendí que en novela policíaca estas últimas son más numerosas que las primeras, pero no descarto aceptar algún día el reto de intentarlo :)

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abierto me refiero, no a qué tú imagines qué pasa, sino a que lo principal esté cerrado pero se dejen otras cosas a la imaginación. Escribir es un reto ya de por sí, independientemente del narrador que se elija. En cualquier caso, a mí las historias policíacas me gustan de todas las maneras, sobre todo si están tan bien contadas como las tuyas. Biquiños!

      Eliminar
  8. Supongo que leíste lo de lectores vagos, así que sabes mi postura ante eso de hacer trabajar un poco al lector.
    Respecto a lo de los finales abiertos, con un gran debate que tuvimos en un foro de literatura llegamos a la conclusión de que considerar a una novela con una resolución del conflicto principal como "final abierto" por no cerrar subtramas era extraño. Para mí un final abierto es que el conflicto principal se resuelve, pero el conflicto que el lector creía como principal no se llega a resolver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, uno de tus artículos que más me han gustado sin duda. Y estoy completamente de acuerdo contigo, para mí el final abierto también es eso, porque los finales en donde no se cierra nada realmente, no suelen gustarme. Biquiños!

      Eliminar
  9. Hola,
    si yo tuviera que escribir una novela en primera persona dejaría todo abierto, incluido el final. Intentaría hacer que el lector se centrase exclusivamente en esa primera persona.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira Henry, no es algo que yo haría, pero sí es algo muy interesante lo que propones. Siempre puedes probar ;) Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.