lunes, 25 de abril de 2016

El abecedario del terror: L




LATA






Ploc, ploc, ploc… Y así durante más de media hora. Imposible dormir la siesta con ese goteo. La propietaria del 3ºD se asomó al balcón para intentar averiguar de dónde venía el ruido. Miró abajo y en el patio que correspondía al primer piso sólo estaba Samantha, esa niña repelente que protestaba porque su gata Pipa maullaba los sábados por la mañana. Pero ese día algo le inquietó: la niña miró hacia ella subiendo la cabeza, como si la estuviese esperando, sonrió y señaló hacia arriba. Al bajar la mirada, vio a sus pies una lata y un pequeño charco de sangre formado por las gotas que provocaban ese molesto ruido. Entonces, temiéndose lo peor, miró hacia el piso que tenía justo encima y lo vio: Paco, el loro  de la vecina del 4ºD, había sido fulminantemente asesinado con un trozo de papel de esos que se lanzan con los antiguos bolígrafos de plástico. Y, a los pies de la jaula, un cartel que amenazaba a la siguiente víctima. Al sentir el suave pelo de su gata mientras pasaba entre sus piernas, se estremeció.

-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

6 comentarios:

  1. Todos estos posts darían perfectamente para el guión de una película. Yo me la imagino y me tiemblan las canillas. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, porque ya desde pequeñita era bien mala, se podría contar toda su maléfica vida. Biquiños!

      Eliminar
  2. Uys, qué miedo de niña! Yo me cambio de vecindario!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes, y si no puedes, más te vale andar con los ojos bien abiertos. Biquiños!

      Eliminar
  3. Jo Nesbo total!!!!
    Me lo has recordado un montón,jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese no lo conocía, voy a tener que apuntármelo :) Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.