lunes, 30 de mayo de 2016

Ese género literario que te gusta, o te espanta

¿Cuál es ese género literario que te gusta o te espanta, pero que no suele tener término medio entre sus lectores? Aunque os pasará con más de uno, seguro que todos coincidís conmigo en que el terror es uno de ellos. Yo siempre pensé que leer sobre atrocidades no era lo mío, pero lo cierto es que los libros que he leído hasta ahora siempre me han gustado. Supongo que el terror da pánico escénico, pero lo cierto es que una vez que empiezas, no puedes parar.

El libro que os traigo hoy al blog se encuadra en este género literario, y he de deciros que no sólo lo he disfrutado gracias a las historias que contiene, sino que me ha servido para aprender un par de cosas sobre el género. Por ejemplo: que no siempre se necesita explicar el origen exacto de los sucesos; en la mayoría de los relatos no se nos ofrece una explicación detallada, y ni falta que hace, porque la atmósfera que envuelve las historias es suficiente para disfrutrarlas. Creo que el dejarnos con la duda constituye por si misma otro miedo añadido.

Pero también he aprendido que para escribir historias de terror no es necesario tener una gran imaginación ni inventar seres sobrenaturales; Luis Bermer, en este libro, ha echado mano de temas recurrentes y realistas, como la soledad, para dar miedo, y lo ha conseguido. Por ejemplo, en el relato "Sala de espera" me ha recordado la angustia que paso cada vez que me toca ir al dentista

Y mientras llegaba ese momento, Miguel se parapetaba tras su revista, rogando para que entre los presentes no se hallase uno de esos sujetos -o sujetas- que parecen sentirse obligados a iniciar conversaciones para dejar clara la diferencia entre personas y objetos del mobiliario.

Para escribir terror creo que no es imprescindible buscar la fuente de los miedos en el más allá (aunque esto también es efectivo), sino que es suficiente con indagar en lo más hondo de nosotros mismos.

Y a vosotros, ¿qué es lo que os produce más terror en un libro? ¿Habéis conseguido pasar verdadero miedo a través de una historia escrita en papel? Os espero en los comentarios.


10 comentarios:

  1. Hola Cris, más que un género literario en global son las historias que, igual es que soy muy empática, me hacen daño físicamente las que no soporto. Es decir, me puedo leer una novela de miedo pero no una dónde violen a alguien, por ejemplo. No puedo con esas cosas cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí a veces me pasa igual, hay épocas en que no tengo el mismo grado de tolerancia a ese tipo de estrés. Biquiños!

      Eliminar
  2. Recuerdo que hace años una cadena de radio convocó un premio de misterio y terror destinado a los oyentes. Casi nunca he participado en concursos, pero a base de escuchar casi todos los días el programa que lo patrocinaba me picó la curiosidad. Mi problema era llegar al número de folios exigido, considerando que no había escrito nunca sobre el tema. Empecé y al final no pude presentarlo porque me había pasado de la extensión.
    Lo que no sé escribir es poesía. Me refiero a poesía profunda. Solo sé escribir versos jocosos con algún tipo de rima.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre salen las cosas a la primera, por no decir que casi nunca. Lo de la poesía tampoco es lo mío, la verdad, ni escribirla, ni entenderla. Biquiños!

      Eliminar
  3. Hola Cris. Gracias por tu reseña; te la enlacé en la web ;D

    En mi opinión, tanto el "terror" (entendido como causar verdadero espanto) como el "humor" en la literatura, no son fáciles de alcanzar en cualquier tipo de lector (nuestros miedos personales son muy amplios, y lo que a uno le puede dejar indiferente, otro puede no soportarlo).

    A mí, más que espantarme u horrorizarme, lo que sí han conseguido algunos libros (de Barker, Hodgson...) es desasosegarme (joer con la palabrita :D), causarme inquietud debido a una particular combinación de factores ambientales y estilo narrativo. Pero reconozco que no es lo más frecuente. A veces en la reflexión posterior a la lectura es donde llega el horror más sentido.

    Un abrazo, Cris.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Luis, ha sido un placer leerte. La verdad es que los libros pueden hacernos sentir tantas cosas diferentes, que a veces hasta me sorprendo. Biquiños!

      Eliminar
  4. Me cuestan los libros de humor. Y es que no suelo reír con ellos. Creo que es el género más difícil. Y este libro que nos traes hoy, creo que lo tengo en digital, pero como me he quedado sin lector, ahora mismo no estoy segura. Que llevo tiempo sin mirar lo que tengo pendiente por ahí. Y todavía tardaré en hacerme con un nuevo lector.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de humor a mí también me cuestan, pero no necesito reír a carcajadas, con que me saquen una sonrisa me vale. Biquiños!

      Eliminar
  5. Es verdad que no hay que recurrir a lo sobrenatural para dar miedo. "El resplandor" juega con el miedo a lo sobrenatural y a lo real, y para mí era mucho más desasosegante el segundo. No leo demasiado de este género, pero me gusta. Y sobre todo, escribirlo. Conseguí darme mal rollo a mí misma con Mamá dice (https://relatosmagar.com/relatos-2/mama-dice/), por eso estoy bastante satisfecha con ese relato. Es esa clase de géneros que nos arrastran a los rincones más oscuros de nuestras mentes y por eso son tan atractivos, para el lector y para el lector.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que a mí "El resplandor", ni frío ni calor. Acabo de leerte ahora mismo y madre mía, es el castigo de Sísifo elevado a la máxima potencia, es genial, me ha encantado, gracias por la recomendación. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.