lunes, 20 de junio de 2016

Cinco consejos para combinar blog y trabajo y no morir en el intento

Ou la lá, el tiempo, cuán escaso y necesario es nuestro querido tiempo, tanto que cuando vamos a contrarreloj parece un enemigo que nos apuñala por la espalda. Coged vuestros florines, queridos luchadores, que hoy vamos a aprender unos cuantos movimientos de esgrima para salir vencedores en esta batalla diaria que libramos contra esas agujas que se mueven a cada segundo.


Trabajar y llevar un blog, ¿es posible? Debo responder que sí, porque yo lo hago, aunque he de confesar que a veces parezco el protagonista de una película desactivando una bomba en el último minuto. No podemos fabricar más horas de las veinticuatro que tenemos en un día, y supongo que no hay ningún truco infalible para conseguir hacerlo todo sin morir en el intento, pero lo que sí puedo hacer es daros algunos consejos que a mí me funcionan. Ahí van:


1.- El ritmo de publicación debe ser asumible, y la extensión de los artículos, concordante con él:


Hay gente que publica a diario, otros una vez a la semana, y hay quien lo hace una vez al mes. Yo antes publicaba los lunes, miércoles y viernes, pero me di cuenta de que no podía escribir esos tres días y mantener una calidad decente, por eso ahora lo hago dos veces a la semana: lunes y jueves.

La extensión de los artículos no sólo tiene que ver con cuestiones de SEO y márketing online (sabéis que cuanto más tiempo se pase un lector en vuestra página, mejor os posiciona el Señor Google, y si no lo sabéis, yo conozco un blog sobre esta temática que os va a ayudar en un montón de cosas); sino que también hay que relacionarlo con la frecuencia de publicación. Lo más lógico es que si escribís una vez al mes, los artículos sean muy largos (la espera debe merecer la pena), y que si lo hacéis a diario, los posts sean más cortos (leemos más de un blog a la vez, pocas personas tendrán el tiempo suficiente para leerse entradas largas todos los días, así que mejor no saturemos a los lectores).


2.- Programad las entradas:

No me cansaré de repetir esto, porque es uno de los consejos que más me han ayudado a mí. Programar las entradas no sólo ayuda a cumplir los plazos y objetivos en un blog, sino que nos permite gestionar mejor cuándo vamos a escribir, porque al hacerlo con antelación, no nos veremos agobiados por no poder cumplir los plazos.


3.- No sólo de APPs para móviles vive el hombre:

Queridos lectores que vivís en el mundo 2.0 como si los ordenadores estuviesen en este mundo antes que el ser humano, hoy vengo a hablaros de dos herramientas que están pasando muy desapercibidas: se llaman libreta y bolígrafo. No siempre tendremos un ordenador a mano para poder escribir, y hacerlo desde un móvil o una tablet puede ser un coñazo. Yo escribí mi novela sin tener tiempo para hacerlo porque aproveché cada ratito muerto que tenía. Si vais en autobús o lo estáis esperando, si queréis ducharos pero alguien en casa tiene el baño ocupado, si estáis cocinando y tenéis que vigilar el horno pero aún le falta media hora para poder apagarlo, si queréis hacer algo relajante antes de acostaros (porque muchos estudios dicen que mirar la pantalla del móvil justo antes de ir a dormir hace que descansemos peor); si tenéis ratos muertos como estos que os acabo de enumerar, sacad del bolsillo esa libreta y poneos a escribir vuestra próxima entrada, a anotar ideas, o a leer otros blogs que os gusten porque...


4.- La inspiración está en todas partes:

Las ideas pueden salir de nuestra cabeza, así porque sí, pero normalmente siempre hay una primera cerilla que enciende la llama, y esas cerillas están en todas partes: puede surgir una idea cuando vamos caminando por la calle y vemos una situación o una persona que nos llama la atención, puede surgir leyendo un libro, viendo la tele, o leyendo otros blogs que nos gusten. ¿Por qué no podemos dar otro punto de vista, aportar algo más a un artículo que ha escrito un compañero? Porque para eso estamos en la bloggesfera, para aprender, así que aprended de los demás y dad vuestra visión del asunto, todos tenemos algo que aportar.


5.- No es lo mismo tener un blog por motivos profesionales que por pura afición:

Si el blog es parte fundamental de un trabajo, por ejemplo, el blog de un escritor, hay que planificar muy bien para que la gente no se olvide de que existe. Si el blog es sólo pura afición, entonces, no hay que abogiarse. Hay mucha gente que no escribe todo lo que le gustaría, y no pasa nada. Las aficiones no deberían meternos presión añadida a la que tenemos por nuestro trabajo, porque precisamente están ahí para desconectar.

En ambos casos, si en algún momento os veis desbordados, hay más maneras de seguir en contacto con vuestros lectores aunque no sea a través de una entrada de blog: usad las redes sociales (por ejemplo, Twitter es muy instantáneo y no necesitamos emplear mucho tiempo). Compartid artículos de otros, interaccionad con vuestros lectores, no perdáis el contacto sólo porque habéis tenido una semana mala y no hayáis podido escribir.

Haced lo que podáis, escribid lo que podáis y aprended lo que podáis. Pero nunca os dejéis agobiar por la falta de tiempo, porque la razón real por la que tenemos un blog es para disfrutar en este camino de letras.


Y vosotros, ¿cómo andáis de tiempo? ¿Tenéis algún truco infalible para combinar blog y trabajo y no morir en el intento? Me encantaría leeros en los comentarios.

12 comentarios:

  1. Pues yo soy muy defensora de eso de programar entradas también. Normalmente voy escribiendo de a ratitos las entradas de la semana siguiente y las dejo ya programadas para no agobiarme. También sigo (bastante) a rajatabla lo de respetar siempre la misma extensión para los posts. Hay veces que me paso o que me quedo corta pero, en el 99% de los casos, escribo 500 palabras clavaditas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres ese tipo de bloguera que todos quisiéramos ser, te lo digo en serio. Pero estoy trabajando en ello :) Biquiños!

      Eliminar
  2. Alentador artículo, Cris. Es que, mira, no es que yo vaya justo de horas, sino que para mí el tiempo es un ente vaporoso. Tengo que organizarme con las fechas de publicación en mi blog, es verdad, pero ya he renunciado a publicar cada semana. Así que voy, poco a poco, escribiendo artículos de alrededor de 2.000 palabras.
    De cualquier modo, como bien dices, cada blog persigue un objetivo y, de momento, el mío lo está cumpliendo (si no fuera así, dispondría de tiempo para escribir entradas).
    Me ha gustado tu post, sin fórmulas mágicas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ahí has dado en el clavo, no es tan importante la frecuencia con la que escribas sino que cumplas con los objetivos que te propones. No iríamos a ningún lado sin un plan. Biquiños!

      Eliminar
  3. Hola Cris, toda la razón del mundo! Puedes llegar a agobiarte mucho si no te gestionas bien. En mi caso, como el blog es más bien un hobby procuro no obsesionarme, mi problema era leer todos los que quería seguir sin perderme nada, hasta que descubrí Netvibes y sólo consulto un página, la verdad es que me ha facilitado mucho las cosas y ahorrado mucho tiempo. Gracias por tus consejos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo uso Feedly, es como el gestor que tenía antes Blogger pero mucho mejor, los tengo hasta organizados por categorías, así cuando no tengo tiempo me leo sólo la categoría de los que más me interesan. Eso sí, el Feedly no me sirve de nada estos días porque no tengo tiempo ni para abrirlo :P Biquiños!

      Eliminar
  4. He sido bastante regular en las publicaciones durante los tres años y medio que llevo con el blog. Creo que las secciones que he ido creando me han ayudado bastante, unas porque casi todo el trabajo me lo hacían los demás ("citas", "macondografías", la recientemente creada "sonrisas") y otras porque solo tenía que desarrollar algo que ya estaba elegido ("diccionario").
    A las redes sociales no les he pillado el gusto y me limito a utilizarlas exclusivamente para anunciar mis publicaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sólo sea desarrollar algo que ya está elegido, eso da mucho trabajo, no te quites mérito. Lo de las redes sociales, a lo mejor un día te enamoras de ellas y ya no puedes parar, casi que estás mejor así como ahora, que esa clase de amor por las redes te absorbe el tiempo. Biquiños!

      Eliminar
  5. Esther Magar dice: "Jo, qué ilusión me ha hecho que me dediques esta entrada. A mí, detalles como estos ya me compensan las horas que le dedico a escribir. Muchas gracias, Cris, por tus palabras y por compartir conmigo tu pasión por crear historias. Espero que sigamos enriqueciéndonos mutuamente con relatos, opiniones... y libros publicados.
    Muchos besos desde tierras valencianas."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther: He copiado tu comentario a mano aquí porque, como bien me has señalado tú, algo ha pasado en el blog que se ha vuelto loco y ha publicado la entrada por duplicado, entonces me era menos trabajoso para mí y menos molesto para los que han comentado, copiar tu comentario aquí y borrar la otra entrada (que sólo tenía tu comentario), que hacerlo al revés, ya que esta entrada ya contaba con cuatro comentarios.

      Y en respuesta a lo que me has puesto, ilusión me ha hecho a mí compartir libro y experiencia, por eso no quise dejar pasar la oportunidad de destacarlo. Claro que seguiremos aprendiendo y leyéndonos, no espero menos :)

      Biquiños!

      Eliminar
  6. Programar y marcarme un ritmo de publicaciones que pueda seguir son mis básicos :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos también, cuesta mantener el ritmo, pero una vez que has elegido el correcto, es más fácil que antes. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.