lunes, 6 de junio de 2016

El abecedario del terror: N




NOMBRE






Estaba en casa a punto de ver una película de terror, haciendo palomitas en una tarde lluviosa. Toda esa escena le recordaba a las típicas películas que empiezan así y acaban por matar a chicas tranquilas y cinéfilas como ellas. Menos mal que la ficción era sólo eso, puro teatro. Con su merienda ya lista y a punto de sentarse en el sofá sonó el timbre y dio un respingo. Se tranquilizó y sonrió, sólo era su subconsciente jugándole una mala pasada. Se puso de puntillas hasta la mirilla, pero no vio nada. Preguntó un "hola" y alguien con la voz muy fina le dijo que "mi mamá me ha mandando a pedirle sal, ¿podría prestarme?".  Abrió la puerta más tranquila y miró hacia sus pies, allí estaba, con una sonrisa que producía escalofríos, pero sólo una niña. Desde luego, su subconsciente le estaba haciendo una faena, nunca se dio cuenta de que era tan susceptible hasta ese momento. ¿Cómo podía tenerle miedo? La invitó a pasar, sólo era una niña:

- ¿Cómo te llamas, bonita?
- Samanta, me llamo Samanta...

-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

4 comentarios:

  1. Me da que esta pobre no termina de ver la película. Lástima de palomitas desaprovechadas. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, con lo que cuesta decidirse a hacerlas y lo ricas que están. Biquiños!

      Eliminar
  2. jajaja, lástima de palomitas dice...y lástima de niña! aquí se masca la tragedia, jajaja
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no he dicho nada, pero cuánto dice una mirada, ¿a qué sí? Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.