jueves, 29 de septiembre de 2016

Los libros, el oasis que nos queda aunque todo esté perdido

Una frase de Pablo Neruda que me encanta dice así: "Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida". ¿Qué clase de amor?, me preguntó yo. Cualquier tipo es bueno, no sólo el de pareja, sino también el de familia, el de los amigos e, incluso, el amor por los libros.

De esto es de lo que trata la primera novela de Carlos Garvín, "Aunque todo esté perdido", de un club de lectura donde sus miembros encuentran el refugio y la paz que les falta en sus vidas. También nos narra lo que ocurre cuando alguien nuevo entra en esa burbuja y eso es, en principio, lo que desencadena los hechos que se suceden en la historia. Pero si rascamos algo más nos encontramos con unos personajes muy bien construidos con un bagaje personal que es lo que los hace tan enriquecedores, y que nos demuestra que no sólo un hecho nuevo externo a nosotros influye en lo que nos pasa, sino también nuestra manera de ser, lo que hemos vivido, y la manera en que escogemos responder a esos estímulos externos.


Las historias son muy comunes, pero realistas, y eso es lo que consigue que podamos identificarnos con algunos sentimientos y con situaciones que también nos pueden afectar a muchos de nosotros. El desarrollo de la trama es muy coherente y el final nos hará reflexionar.

Debo decir que me he encontrado en este libro con algunos clichés y con saltos en la historia que me han desconcentrado por momentos; pero lo que reina en general es una buena historia bien contada que nos presenta a un protagonista al que no estamos acostumbrados, y por ello me ha sorprendido gratamente. Sin duda, algún pequeño fallo de autor novel ha sabido subsanarlo con una buena construcción de los personajes y una trama distinta a lo que estamos acostumbrados, que nos incomoda, nos hace pensar y logra no dejarnos indiferentes.

Además, encontraremos entre las páginas un amor por los libros y el arte en general que impregna todo el ambiente, donde el autor nos hará pasear por grandes clásicos de la literatura e incluso conseguirá que volvamos un ratito a nuestra infancia.

Sin duda este es un muy buen trabajo para ser una primera novela y el autor puede estar muy orgulloso del resultado. Ha contado una historia diferente llena de literatura y situaciones realistas. Estoy decidida a seguirle la pista y ver cómo evoluciona su estilo en su siguiente libro.


Y vosotros, ¿habéis acudido alguna vez a un club de lectura? ¿Qué libros os han salvado alguna vez del tedio y la rutina, o de una situación de tristeza? Os espero en los comentarios.

4 comentarios:

  1. Pues no, no he acudido nunca a un club de lectura. A veces me lo he planteado, pero al final no me animo. No me había fijado en este libro y ahora me has picado la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé ni si habrá de eso por aquí. Algún día, quién sabe... Biqiuños!

      Eliminar
  2. ¡Qué gracia que preguntes esto justo ahora! Me he propuesto acudir a un evento literario al mes (ya veremos si es posible, puf) y entre las posibilidades se encuentra el apuntarme a algún club de lectura para ver cómo funcionan, pero todavía tengo todo "en mantillas", así que ya te contaré. Respecto al libro, lo había visto por la red, pero no me había parado a mirarlo con atención. Después de tu reseña lo voy a tener en cuenta.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vas al club de lectura, o a cualquier evento, espero que nos cuentes qué tal en tu blog. Yo estaré atenta. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.