lunes, 26 de septiembre de 2016

Cómo escoger los nombres de tus personajes

Siempre me he preguntado cómo hacen los escritores para elegir los nombres de sus personajes. ¿Pondrán a su villano el nombre de alguien a quien no soportan? ¿Escogerán para la bondadosa protagonista el nombre de su adorada madre? ¿Lo harán de manera aleatoria? Todo eso me gustaría saber. Nunca he podido responder a esta pregunta, quizá porque nunca se la he planteado a ningún escritor directamente. Así que mientras me decido a hacerlo (o mientras espero a que alguno de los que conozco se pase por aquí y decida ser generoso en el comentario y contarme su modus operandi, si es que se puede desvelar), os voy a contar cómo elijo yo a los míos:


Para mí los nombres de los personajes tienen una gran importancia, primero, porque deben ser fáciles de asumir para el lector (a mí no me gusta leer novelas con personajes de nombres raros que casi no puedo ni pronunciar); y, segundo, porque deben hacer que la novela sea especial también en ese aspecto. Pero tampoco me gusta que sean demasiado simples o comunes (a no ser que el personaje lo requiera); así que, al final, escoger el nombre acertado es una tarea difícil que me lleva más tiempo del que me gustaría.

La técnica que yo sigo es esta: que el significado del nombre represente las cualidades del personaje, o que sea justamente lo contrario, para así despistar al lector. Por ejemplo, en "Detrás de la pistola" el novio de la protagonista se llama Ángel. ¿Lo he elegido porque es buena persona o porque es un malvado? Eso es algo que sólo descubriréis cuando lleguéis al final.

En resumidas cuentas, que cuando voy a empezar una novela, una de las primeras cosas que hago es llenar el historial de mi navegador con páginas y más páginas que nos hablan del significado de los nombres, y ahí escojo gracias a palabras clave; es decir, si quiero que la persona sea muy buena, busco nombres que signifiquen bondad; si quiero que la persona se dedique a ayudar a los demás, busco nombres con significado de ayuda o caridad; y así con todos y cada uno de los personajes que componen mi novela.

Con los apellidos lo hago de una manera ligeramente diferente: aunque es verdad que en alguna ocasión he escogido un apellido que también tenga un significado especial para el personaje, normalmente elijo la zona geográfica donde se va a ambientar la novela y busco los apellidos típicos; después decidir con cuáles me quedo es una cuestión de gusto y de cómo suenen en conjunción con el nombre o dentro de una frase en concreto que tenga especial importancia (el sonido, la cadencia de un texto, también son tan importantes como lo que se cuenta en sí).

Creo que en mi próxima novela (que ya he empezado a escribir) voy a dejar en el aire el lugar concreto donde está ambientada, pero sí tengo uno en mente, por eso he escogido los apellidos de la zona. El reto estará en si podréis averiguar de qué lugar se trata...


Y vosotros, ¿cómo elegís los nombres para escribir una novela o un relato corto? ¿Conocéis las técnicas que usan otros escritores para ello? Os espero en los comentarios.

12 comentarios:

  1. En mi caso, para dar realismo, busco nombres y apellidos típicos de la zona geográfica. En la página del INE se puede hacer búsquedas por comunidades, por si a alguien le sirve :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena página, una de las más fiables diría yo. Gracias por la aportación. Biquiños!

      Eliminar
  2. Yo, en mi novela, algunos los elegí al tuntún (Elisa, Manuel, Rodrigo, Jeremías) y otros los escogí con intención (María, Asunción, Piedad, Serena). Soy poco metódica, lo sé. En la siguiente, que no sé si algún día encontraré hueco para escribir, sí que lo he hecho siguiendo el método que comentas, pero yéndome a la mitología y adaptándolos para que no suenen demasiado raros.

    Buen artículo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien escogerlos con intención, pero algunos salen y punto, no se puede luchar contra ello cuando tienes un nombre claro. Me gusta eso de adaptar nombres de la mitología, es muy buena idea. Yo el de Aurora lo cogí de un cuento Disney, creo que ya intuyes de cuál ;) Biquiños!

      Eliminar
  3. No he escrito nunca una novela, pero para los relatos no tardo en ponerles el nombre. Habitualmente el primero que me viene a la mente que le pueda encajar. Al cabo de un rato me parece imposible que pudiera llamarse de otra forma.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, cuando está claro no hay por qué darle más vueltas. Biquiños!

      Eliminar
  4. Tarea difícil, incluso más que ponerle nombre a tu propio hij@

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¿tú crees que es más difícil que ponerle nombre a tu hijo? No sé yo... xd! Biquiños!

      Eliminar
  5. Esto de los nombres me lleva de cabeza. A mí lo que me sucede es que me llega el nombre de repente, a la cabeza. Y ya es muy difícil cambiarlo después. En el último relato tuve que modificar el nombre de un personaje (porque se parecía bastante a otro) y tuve la sensación de estar haciéndole la cirugía plástica sin permiso; sentí como si el pobre estuviera perdiendo parte de su identidad.Ya ves, una locura. Pero reconozco que esta es una de las cosas que más me cuesta (si la imaginación no me facilita la tarea) a la hora de elaborar un relato o comenzar con la estructura de una novela, así que me apunto tu fórmula ;).
    Besotes otoñales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía más arriba, si un nombre te viene sin más no hay que darle más vueltas. Los personajes están para diseccionarlos, aunque suene mal decirlo :P Biquiños!

      Eliminar
  6. Muy interesante. Decidir un buen nombre para un personaje no siempre es tarea fácil. Tus directrices me parecen muy buenas.

    Otra cosa que intento yo (cuando es posible) es utilizar nombres que sean fáciles de entender para todo el mundo. En ese sentido busco nombres que se escriban igual en varios idiomas (por lo menos en español y en inglés, que son las dos lenguas más habladas del mundo después del chino). Por ejemplo "Martín" (que se escribe prácticamente igual en ambos idiomas, salvo que que los hablantes de cada lengua situan en distinto lugar la sílaba tónica). ¿Quién sabe?, si tu libro tiene muchísimo éxito tal vez te lo agradezcan los lectores extranjeros cuando se traduzca y se exporte. :D

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.