lunes, 12 de septiembre de 2016

Cómo crear escenarios inolvidables en tu novela

Como os comentaba en una entrada anterior, crear los escenarios de mi novela fue algo que me llevó mucho tiempo y esfuerzo y, para ello, necesité mucha ayuda, ya que opté por ambientar la historia en sitios reales en los que nunca había estado. Pero para que un libro sea bueno no se necesita sólo describir, también podemos optar por inventar desde cero esos parajes por los que queremos que nuestros personajes se muevan.

Una muy buena manera para aprender a hacerlo es leer a quienes ya dominan ese arte, por eso hoy os traigo al blog un libro cuyos escenarios son tan importantes como los personajes y la trama en sí. Efectivamente, estoy hablando de El noviembre de Kate, de Mónica Gutiérrez. Esta autora ya me había hecho perderme en Un hotel en ninguna parte y, en esta ocasión, lo ha vuelto a conseguir. Para mí tiene mucho mérito que un escritor logre que sus lectores quieran quedarse en los sitios que aparecen en sus páginas y que en ellos se sientan muy a gusto a pesar de que en la novela se plasmen sentimientos que, en ocasiones, nada tienen que ver con la felicidad y el buen rollo.



Aunque la ambientación es de diez y es una de las mejores cosas de la historia, también quiero destacar que ha conseguido remover mis emociones, he conectado con los personajes porque están muy bien perfilados y porque evolucionan con mucho realismo.

Hay un momento en nuestras vidas en que el material del que estamos hechos, todo lo que somos, se pone a prueba.

Quisiera hacer hincapié también en que Mónica consigue hacerte reír incluso en las situaciones más tristes:

Entré en el coche y sonó el móvil. Era mi jefe, Rodolfo Torres, terror de Milton Consultants, desayunador de becarios, comedor de gerentes y merendador de directores. El único caso vivo conocido de homo sapiens sin alma; prueba viviente de cómo debió ser vivir en la época de los Tiranosaurios rex.

Podéis leer descripciones sobre esta novela y desecharla porque os digan que se encuadra en el género feelgood, pero sería un gran error. Kate y su noviembre han logrado colarse en la lista de mis libros preferidos porque consigue traspasar la frontera de las etiquetas para convertirse en algo más. Una historia realista, con un halo encantador que tiene algo inexplicable que te atrapa desde el primer capítulo.

Os recomiendo que no os la perdáis, sobre todo porque podéis haceros con un ejemplar aquí por menos de cuatro euros.



¿Habéis leído algo del género feelgood? ¿Y de Mónica Gutiérrez? ¿Sois de los que leéis una historia según el género en el que se encuadre o preferís dejaros llevar por el resumen de la contraportada? Me encantaría que me dejaseis vuestra opinión en los comentarios.


12 comentarios:

  1. Hace magia con las palabras y nos transporta donde quiere, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, verdadera. Por su culpa ahora yo también quiero una casa de tres chimeneas. Biquiños!

      Eliminar
  2. Pues sí que es cierto, Cris, los escenarios son muy importantes para situar al lector. En mi caso, los utilizo para hacerles sentir bien, pero la atmósfera es importante siempre, tanto en una novela de terror como en una feelgood. No solo los personajes y la historia, también los lugares transportar, evocan y colocan en su contexto todo lo que está ocurriendo en la trama. A mí me encantaría que tu próxima novela estuviese situada en tu tierra, con tus paisajes tan hermosos!!!
    Muchas gracias por tus palabras, no soy ninguna experta pero sigo aprendiendo para mejorar y eso es lo que cuenta. Y ya sabes, por muy negro que pinte todo, nunca hay que perder el sentido del humor y lo mejor es empezar riéndose de lo que nos pasa a nosotros mismos; la risa es perfecta para conseguir una buena perspectiva de las cosas. Un besazo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que me ha gustado mucho. Y ver los escenarios a través de tus ojos, con la importancia que tú le das, hace que me los plantee de otra manera. Biquiños!

      Eliminar
  3. No tengo ni idea de qué es el género feelgood. Tendré que investigar. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Investiga, investiga. Yo te adelanto que es un género que mola leer cuando está bien hecho, como en este caso. Biquiños!

      Eliminar
  4. Nunca he leído nada suyo, quizás es un error, pero es que quiero leer tanto que no tengo tiempo, literalmente.
    Buena entrada y gracias por la recomendación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en algún momento quieres algo fresco y que no te haga sentir triste, como una de esas pelis que te encanta ver en una tarde de domingo lluviosa, este libro o "Un hotel en ninguna parte", te gustarán. No todo va a ser llorar o ponernos los pelos de punta. Biquiños!

      Eliminar
  5. Esta autora consigue crear ambientes mágicos en todas sus novelas. Y siempre consigue que leas sus novelas con una gran sonrisa.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa, aunque esta vez me ha hecho llorar, pero para bien. Biquiños!

      Eliminar
  6. Es una de mis lecturas pendientes, Cris, gracias por recordármelo. No es un género que me emocione, pero de vez en cuando hay que salir de la maravillosa "zona de confort", y hacerlo sobre seguro (como en este caso) es lo mejor para disfrutar de una buena lectura.
    Muchos muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí este género me entretiene mucho, sin más, y creo que eso es más que suficiente. Pero este libro en concreto sí que me ha emocionado, me he sentido muy identificada en un montón de cosas. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.