lunes, 10 de octubre de 2016

El abecedario del terror: P






PLÁSTICA





Se ve que lo de ser enfermera no se me da nada bien, puede que confundiera la medicación de papá, ya no lo recuerdo. Lo que importa ahora es que ya no está y que la única manera de estar cerca de él era ocupar la última habitación que había tenido antes de morir.

Pensando en él recordé la lista cinéfila que empecé a recorrer hace ya muchos años, recuerdo una película de dos hombres que cambiaban la cara. Me disloqué la muñeca porque el cuchillo de la carne era redondo y apenas estaba afilado, tuve que hacer mucha presión. No me dio tiempo, los gritos de María alertaron a los celadores. Desde ese día ya nunca tuve compañera de habitación.



-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

2 comentarios:

  1. Uff, qué dolor... Ni compañero y mejor a muchos km de distancia...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta niña aún le quedan muchas letras por escribir. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.