lunes, 5 de diciembre de 2016

La alergia que me produce la palabra "coach"

Para mi sorpresa, "coach" es un término aceptado por la RAE y que significa: "Persona que asesora a otra para impulsar su desarrollo profesional y personal". Es cierto que el diccionario debe reflejar la forma en la que habla la sociedad, pero me repatea que se incluyan en él términos de otras lenguas cuando tenemos una palabra en castellano que expresa exactamente lo mismo.

No es mi intención hacer en esta entrada una reflexión sobre este tema, porque si no debería dedicarla sólo a ello, y hoy he venido a hablar de otra cosa. Lo que quiero expresar es que la palabra "coach" en castellano bien puede traducirse como "asesor" u "orientador", y que a mí la primera palabra me produce alergia y las otras dos no. Supongo que por eso cuando veo un perfil de alguien que se define como coach, que ofrece servicios de coaching, o cuando veo un curso en cuyo título aparece esta palabra, huyo tan rápido como cuando alguien me dice: "Ven aquí un momentito, que tú sabes mucho de informática".


Sabéis que hace poquito fue el Black Friday, no tenía pensado comprar nada, pero para que veáis que una lista de correo (la cual estoy pendiente de hacer) sí es efectiva, me llegaron dos propuestas a través de dos listas a las que estoy suscrita y no pude evitar caer en la tentación: el libro "Los cuatro pilares de la ficción" de Ana Bolox (del que ya os hablaré cuando termine de leerlo) y un análisis de mi blog hecho por Ana González Duque.

Lo siento Ana, iba a poner una foto del curso pero ese bebé haciendo caquita así me da un poco de repelús :P


De este último es del que os quería hablar hoy. Y es que para mí Ana es un referente en el marketing online para escritores, y el curso estaba casi a mitad de precio así que no me lo pensé (aunque después de lo que he visto, el precio que tiene bien lo merece y no me importaría comprarlo otra vez más adelante). Unos días después me llegó un correo suyo con las cosas que podía mejorar en mi blog para tener más visibilidad online y para conseguir mis objetivos. Hay cosas que me van a costar, sobre todo por falta de tiempo (como la lista de correo o migrar todo a un dominio propio); pero hay otras cosas que son muy sencillas de mejorar y yo ni siquiera me había dado cuenta de que las estaba haciendo mal.

Siempre que leo a Ana hago cambios en el blog y consigo mejorar alguna cosa, de hecho, aspectos que ella me han dicho que estaban bien en el blog lo están porque leí algo en su web, Marketing online para escritores, y las cambié. Las otras que me ha indicado con este análisis, pues bien, algunas no las haré, de momento, porque entre mis prioridades está el blog pero no como número uno, y a veces hay que hacer las cosas según lo que se puede, el tiempo que se tiene y lo que se necesita.

Pero los cambios más simples sí los voy a llevar a cabo, porque la Catedral de Santiago no se hizo en un día y, aunque no tengamos mucho tiempo, siempre hay pequeñas acciones que no nos cuestan mucho esfuerzo ni tiempo y que nos ayudarán a mejorar (por ejemplo, poner la metadescripción en cada entrada, acabo de empezar con esta y espero haberlo hecho bien).

El análisis de Ana que recibí en mi correo la semana pasada me hizo reflexionar, no sólo sobre mi blog, sino también sobre los servicios de coach y la alergia que me da esa palabra. Cuando eres un adolescente, estás terminando el bachillerato y quieres estudiar una titulación superior, pero no sabes cuál, puedes acudir al orientador de tu instituto para que te ayude a tomar una decisión. Cuando te quedas sin trabajo, el Servicio Público de Empleo también tiene servicios de orientación para ayudarte a encontrar uno nuevo. Y así con muchas otras cosas, y lo mismo con esto de escribir libros.

Eso de cómo hacerte millonario con tus libros, cómo escribir más sin esfuerzo, cómo adelgazar veinte kilos en dos días, creo que no es muy difícil saber que son todo mentiras (aunque sí, aún hay gente que cae en esas trampas). Ana no te promete nada de eso con ninguno de los libros, asesorías, informes o cursos que te ofrece; lo único que te garantiza es que puedes aprender y ser un poquito mejor. Supongo que por eso prefiero la palabra "orientador" o "asesor" en lugar de "coach"; porque muchos de los que se definen como "coach" te venden humo, pero los que te dicen "voy a analizar lo que haces mal para ayudarte a mejorar" sí te prestan la ayuda que realmente necesitas.

Luego, lo de llegar a tu público, vender tus libros y vivir de lo que escribes, vendrá o no vendrá. Supongo que a parte del trabajo y el esfuerzo siempre es necesaria una pizca de suerte, pero como decía Voltaire: "Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y se fusionan".


¿Habéis contratado algún curso de asesoría para escritores? ¿Qué opinión tenéis de él? ¿Y qué opinión os merece el coaching en general? Por cierto, Ana tiene razón en una cosa que me dijo en el informe y es que no tengo bien definido cuál es mi público objetivo, pero es que tengo problemas para encontrarlo, ¿me ayudáis a dar con él? Os estaré muy agradecida si me dejáis vuestra opinión en los comentarios.

14 comentarios:

  1. Es que Ana no es una «coach», amiga. Ana es una maestra Jedi, ahí está la gran diferencia. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana es "the fucking boss" y todos lo sabemos :) Biquiños!

      Eliminar
  2. Lo de los anglicismos es un mundo, y al final se implantan algunos y otros no. Supongo -aunque no te lo creas he soñado esta noche con ello- que depende de cómo de saturado esté un sector.

    Así es como aparecen estas palabras en mi mente:

    - Entrenador - físico
    - Asesor - fiscal
    - Orientador - laboral o adolescente
    - Coach - motivación

    Pero para mí el coach como figura no es solo alguien que te motiva, sino que te lleva de un punto a otro en tu desarrollo 'personilaboral' (creo que últimamente es todo uno). Es decir, también tiene partes de orientador, de asesor, de entrenador, de maestro, de negociante...

    Creo sinceramente que esa palabra nos hacía falta, más que nada porque su trabajo no existía hace un tiempo. Si la cogemos del inglés o del francés, a mí plin :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo la pequeña acepción nueva que la palabra "coach" puede suponer, pero no sé, no termino de verla. Supongo que le he terminado por coger tirria, sin más. Biquiños!

      Eliminar
  3. Yo tampoco puedo con la palabrita, y de algún modo incluso el concepto me chirría, pero como todo, pues depende, no me cabe duda de que hay personas capaces, empáticas y preparadas que saben cómo apoyar, orientar, y alentar en una dirección concreta, pero en la mayoría de los casos en los que se presenta el "coach" tengo la sensación de encontrarme ante presuntos grandes lamas que entran por una puerta y se instalan en el salón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, yo también tengo la misma impresión Pilar. Pero sí, lo de motivar, como bien apuntas, es todo un arte, y a veces necesitamos que nos motiven. Biquiños!

      Eliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo con el repelús que te dan esas palabras inglesas con las que se le llena la boca a la gente, habiendo en nuestro idioma otra u otras que significan lo mismo. Generalmente suele ser gente que luego te escribe un "vamos haber lo que pasa" y se queda tan ancha. Pero lo que mola es hablar inglés, aunque no pares de darle hostias continuamente a tu lengua materna.

    Yo el blog lo tengo como un entretenimiento. Me parece bien mejorarle cosas, pero solo hasta cierto punto. Creo que si me agobio demasiado con eso perderá una buena parte del encanto que tiene para mí. Eso de buscar un público objetivo no me encaja. Prefiero que entre el que quiera y se quede el que se encuentre a gusto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eso sí que me repatea, que vengan a corregirte con frases con errores tan garrafales como esos, es que no puedo. En un blog agobiarse nunca debe ser una opción, evidentemente cada uno tiene que encontrar un punto de equilibrio que le funcione y en el que siga disfrutando. Biquiños!

      Eliminar
  5. A mi me da lo mismo que alguien decida usar anglicismos siempre y cuando lo haga con un poco de moderación, porque los hay que empiezan con esa verborrea que suenan a pijos idiotas de Miami... you know?

    Sweet kisses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tolero uno por texto, y ya me parece permitir de más. Biquiños!

      Eliminar
  6. Como han mencionado en otro comentario, yo creo que lo de 'coach' tiene una connotación muy concreta que no es la misma que "asesor" u "orientador". Un coach es alguien a quien le pagas para que te meta autoayuda por las orejas, básicamente, mientras que un asesor puede ser un experto en cualquier tema. Al menos yo creo que la palabra se ha puesto de moda con ese significado, de hecho creo que la palabra viene de un "oficio" que lo ha petado en Estados Unidos y ahora está llegando aquí, y creo que es el sentido que le pretende dar el diccionario. Al menos, a mí me suena a eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si hasta cierto punto estoy de acuerdo con Marcos y contigo, solo que me es difícil volver a darle una oportunidad a esa palabra ahora que ya tiene unas connotaciones negativas, al menos para mí. Intentaré darle otra oportunidad, pero no prometo nada :P Biquiños!

      Eliminar
  7. Creo que el marketing (ojo al nombre) es uno de esos sectores que se forma en inglés, supongo que por eso los conceptos se usan tal cual y no se traducen. Además, eso de "coach" es muy nuevo, algo parecido creo que son las consultorías (que se las conoce con ese nombre), pero coach lo he visto en muchos más ámbitos como en nutrición. Por todo eso y por la "moda" de decir palabrejas en inglés, porque suena más "cool", es por lo que estamos así jeje.

    Mucha suerte con las mejoras en el blog, Ana sabe lo que te dice. Este mes me toca también hacer algunas reformas muy necesarias en el mío, te entiendo muy bien.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo había visto así, pero puede que tengas razón, en ese caso, usar ese tipo de palabrejas tendría más sentido. Y yo con lo de las modas es que no puede.

      Seguro que tengo que volver a hacer otro post hablando de más mejoras, porque no me voy a quedar sólo aquí. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.