lunes, 12 de diciembre de 2016

5 cosas sobre la vida que me han enseñado mis lecturas de 2016

Como podéis leer en la página "Sobre mí" de este blog, invito a quedarse a todo el mundo que pase por aquí y, en especial "si te gustan esas historias en que la verdad siempre está presente, que bien podrían haberle pasado a cualquiera, que reflejan lo mejor y lo peor del ser humano y que nos mantienen con la intriga hasta el final para, luego, invitarnos a reflexionar"; porque eso es sobre lo que me gusta escribir.

Por eso, independientemente del género que escoja para mis lecturas (aunque, en realidad, no las elijo basándome en este criterio), siempre termino por leer historias que me enseñen sobre eso, sobre la vida y las personas y todo eso a lo que tenemos que enfrentarnos día a día.

Por eso, además de mostraros mis 10 frases preferidas de las lecturas de 2016, también quiero hablaros de esos libros, no que más me han gustado, porque no suelo reseñar nada que no me guste, sino que más me han acompañado a lo largo de este año porque me han enseñado algo y me han hecho reflexionar.

El pasado día 6, que celebramos el día de la Constitución en España, dije en Twitter, a raíz de un hastag, lo siguiente:


La desigualdad es una de las cosas que más me molestan y me inquietan, porque da igual que los años pasen, parece que las clases sociales nunca se eliminan. Legalmente no existen, pero en la realidad se manifiestan. No se nos trata a todos por igual, y pese a los esfuerzos de algunos, aplicar la justicia a los que tienen dinero sigue siendo una tarea complicada. Sobre esto reflexioné, una vez más, gracias a La línea divisoria, de Carlos Laredo.

Clases sociales las hay en la vida, pero también en el ámbito laboral. Necesitamos trabajar para comer, comer para vivir y vivir para escribir, porque no os engañéis, un escritor escribe mejor con el estómago lleno que vacío. Luchamos como podemos para subsistir en estos tiempos que corren, para no dejar que el día a día nos engulla. Pensamos que las cosas nunca han cambiado ni cambiarán, pero un día echamos la vista atrás y ya nada es como era. Hay cosas que pueden empeorar, pero también hay cosas que mejoran, así que en los momentos de más frustración y estrés he dejado que me recuerde esto la última novela de Mónica GutiérrezEl noviembre de Kate.

Cuando luchamos tanto por mejorar, por alcanzar nuestros sueños, ¿lo que conseguimos es acorde a nuestras expectativas? Puedes pensar que es mejor soñar y vivir en ese sueño que alcanzarlo y vivir en una realidad mediocre. Sinceramente creo que conseguir lo que anhelamos es mucho mejor que no hacerlo, porque si al final no es lo suficientemente bueno, por lo menos dejaremos de pensar en ello para centrarnos en alcanzar algo mejor. Sobre esto he debatido conmigo misma gracias a Tres reinas crueles, de Isaac Belmar.

Sobre superación personal me habló Jaume Vicent en Blackwood: piel y huesos, y aunque la historia era horripilante y sacó a la luz lo peor del ser humano, también dejó entrever que podemos soportar más de lo que pensamos. Sólo conocemos cuáles son nuestros límites cuando los ponemos a prueba, y sí, ciertamente, los míos son más elásticos de lo que pensaba.

Y para terminar, quiero contaros que este año he leído libros y visto series que me han hecho sentir muy incómoda, uno ha sido El caso de la mano perdida, de Fernando Roye. El ocio placentero donde nos evadimos de nuestros problemas es genial, pero a veces es necesaria esa historia que nos encienda y nos haga revolvernos en la silla, que nos provoque discusiones con nosotros mismos. Como he leído en algunos libros sobre escritura, sin conflicto no hay avance en la historia; y yo añadiría que en la vida real, a veces, tampoco.


¿Cuál ha sido el libro que más os ha marcado este 2016? ¿Os gustan las historias que os incomoden o preferís dosificarlas a lo largo del año? ¿Os animáis a contarme cuál ha sido vuestra lectura favorita este año y a darme un motivo de peso? Me encantará recibir vuestros comentarios, seguro que de ellos saldrá alguna de mis lecturas para el próximo año.


10 comentarios:

  1. Hola, Cris!

    Me encanta ver que te gustó tanto Blackwood. Creo que la mayor superación fue lograr publicar esa novela, cuando hasta yo mismo estaba en contra de su publicación.
    Pero bueno, es verdad que sí hay una historia de superación o más bien de sacrificio. Muchas veces tienes que seguir adelante, incluso cuando crees que no puedes, cuando todo el mundo a tu alrededor se convierte en un monstruo.
    Este año yo también he aprendido algo de ti y de tu novela: no me puedo fiar ni de mi sombra :O
    Muchas gracias, Cris! Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que la has publicado Jaume, porque me ha encantado, y no lo digo por ser tú, es que es la verdad.

      Jajaja, es que los gallegos somos muy desconfiados, y eso tenía que estar en mi primera novela :)

      Biquiños!

      Eliminar
  2. ¡Qué entrada tan preciosa, Cris! Reflexiones vitales ahora que se termina el año y volvemos la vista atrás para hacer balance, pero además enlazadas a tus lecturas porque, ¿no son a veces también un aprendizaje, un ejercicio de balance y reflexión?
    Mi lectura favorita de este año ha sido "Un año en los bosques", de Sue Hubbell (errata naturae), por muchos motivos pero sobre todo porque, como tú en esta entrada, la autora reflexiona en primera persona sobre las dificultades que ha superado a lo largo de su vida y sobre los desafíos que todavía le quedan por superar. Un besazo y que el 2017 sea un año, como mínimo, tan brillante como ha sido este 2016 para ti. Muacks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea mejor, que sabes que hay un aspecto que necesita mejora urgente. Me apunto ese libro, para cuando tenga tiempo en mi futura vida, o en esta a ser posible. Biquiños!

      Eliminar
  3. Una entrada magnífica! Y entre mis lecturas favoritas del año también va a estar El noviembre de Kate. Mónica sabe crear sitios en los que se está muy a gusto, en los que nos olvidamos de los problemas, en los que por un rato, somos felices.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, yo quiero vivir en ese Noviembre e irme de vacaciones a aquel hotel, no me importaría nada. Biquiños!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte, ¿qué haría yo sin ti? Nada bueno :) Biquiños!

      Eliminar
  5. Me ha encantado la entrada! Una idea genial para hacernos reflexionar sobre lo que nos enseñan los libros y, de paso, recomendarnos unos libros.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que dónde aprender sino en nuestras lecturas, no hay un sitio mejor. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.