miércoles, 7 de diciembre de 2016

El eterno debate: ¿libro digital o en papel?

No recuerdo cuándo ha aparecido el libro digital en mi vida, pero sí recuerdo que, desde ese momento, he visto infinidad de debates sobre si era mejor o peor. Nunca los entendí, ¿qué más dará cómo se lea siempre que se lea? La lectura es una afición minoritaria, así que cuantas más facilidades pongamos para llevarla a cabo, mejor.

Es muy cómodo ir en el transporte público y leer lo que nos dé la gana sin tener que someternos a miradas reprobadoras que analicen el título y la portada, el lector electrónico nos permite el anonimato de nuestros gustos personales.

También me parece genial tener acceso a historias que sin la existencia del libro digital nunca verían la luz porque ninguna editorial las publicaría, y  no por su baja calidad, sino por otros términos económicos y de mercado que nada tienen que ver con la cultura.

También es estupendo poder pagar tres euros por una novedad que en en las librerías está a veinte, porque tanto si lees mucho como si no, pero tienes poco dinero para hacerlo, eso es una gran ayuda.



Entiendo los motivos que pueden llevar a una persona a leer en papel (el tacto, la costumbre, la facilidad para la vista, que le guste tener los libros en su estantería...) y también comprendo a los que leen en digital (falta de espacio, comodidad de transporte de libros que en papel son un tocho de más de quinientas páginas, precio...). Lo que no me entra en la cabeza es cómo puede regularse normativamente de forma distinta, porque el texto es el mismo en digital que en papel. IVA diferente según el formato, ¿estamos locos? ¿Acaso pagas un impuesto distinto si te compras unos tenis o si adquieres unos zapatos de vestir?

Porque es obvio que libro digital y en papel tienen el mismo contenido y deberían gravarse del mismo modo, y porque el no hacerlo supone una discriminación de manual no sólo para el sector editorial sino también para los lectores, por todo eso he recibido con mucha alegría la noticia de que, por fin, el impuesto para ambos tipos de libro será el mismo.

Lo único que nos queda por saber es cuándo se llevará a cabo esta equiparación, que espero que sea real efectiva y que no se quede en mero humo de promesas políticas.

Ya era hora de leer esta noticia, y aunque cada quien siga eligiendo un formato u otro en función de sus preferencias, gustos y necesidades, me alegro mucho de que el incremento del precio por una diferencia en el IVA ya no vaya a ser un factor de peso a la hora de comprar un libro.

Por comodidad, leo en digital la mayor parte de los libros. ¿Qué formato eliges tú? ¿Y cuáles son tus razones para ello? ¿Te parece bien que la normativa sobre el IVA de libros digitales vaya a cambiar? Me encantaría conocer tú opinión en los comentarios.

10 comentarios:

  1. Nunca he leído un libro que no fuera por el sistema tradicional, lo que no quiere decir que esté en contra de las nuevas tecnologías. Más bien al contrario, todo lo que sea facilitar la lectura me parece de maravilla. Me da pena pensar que el futuro del libro de papel no parece muy halagüeño, pero no se puede ir en contra de los tiempos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que el desarrollo del formato digital acabe con el libro en papel, la gente tiene miedo, pero creo que convivirán durante muchos, muchos pero que muchos años. Biquiños!

      Eliminar
  2. Leo en ambos formatos. Normalmente libro de papel en casa y digital cuando salgo a la calle, por comodidad. Así que disfruto de las ventajas en ambos casos. Una buena noticia lo del Iva. Esperemos que no se quede en simples promesas, como bien dices.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está muy bien, aprovechar todo lo bueno, ojalá más gente lo viese como tú. Biquiños!

      Eliminar
  3. Estoy muy de acuerdo con lo que has expresado. Por mi parte, consumo más libros digitales. Lo cierto es que mi kindle me ha facilitado en muchos aspecto la lectura y sobre todo porque puedo acceder a títulos que no se encuentran en las librerías ni el mercado de siempre y puedo comprar bastantes títulos y ahorrar un montón. Además que es muy cómoda y me la puedo llevar a casi cualquier sitio.

    Por otra parte, pienso que le queda mucho para sustituir a un libro de papel. Considero que la tecnología de los e-readers está en pañales todavía y no crece tanto como es el caso de los smartphones y todos esos dispositivos. Supongo que también depende del mercado que se niega a evolucionar y del rechazo que existe hacia el ebook.

    Mientras tanto, que cada uno disfrute de la lectura como mejor le venga. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la tecnología mejore mucho, no creo que llegue a sustituirse el libro en papel nunca, mira lo que han avanzado los móviles y aún seguimos usando libretas. Biquiños!

      Eliminar
  4. Creo que he enviado el comentario sin querer.
    Quería decir que lo importante es leer y, a ser posible, con calidad. Ahí lo digital va a la zaga. A día de hoy, mis errores en libros de papel son mínimos comparados con las meteduras de pata con los digitales. No sé si el precio me hace ser más cauta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro está eliminado, que estaba cortado, efectivamente. En cuanto a lo que dices, estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo he visto libros digitales que nada tienen que envidiar en cuanto a corrección y formato a los de papel, entiendo que hay que prestarle la misma atención a ambos formatos antes de lanzarlos al mercado, al fin y al cabo, hay lectores en todas partes. Biquiños!

      Eliminar
  5. Hola Cris! Sinceramente, para mí no existe debate entre digital o papel. Lo importante es el contenido, no el continente. A mí me resulta más cómoda la lectura en digital pero soy muy lectora de bibliotecas, de leer la obra de autores de siempre, así que también leo bastante en papel.
    Respecto al debate de la calidad en digital y papel, bueno... Al margen de que hay editoriales en las que la calidad no es un valor por mucho filtro que tengan, creo que todavía estamos en una fase muy inicial de la transformación digital y supongo que será como cuando los periódicos se pasaron al digital al principio: colgaban sus noticias tal y como se publicaban en papel, sin adaptar nada. Llegar a encontrar una narrativa periodística y un modelo de publicación digital propio (que no de negocio), ha sido un aprendizaje para ellos. En la edición digital pienso que ocurrirá lo mismo: poco a poco irá evolucionando el modelo de publicación, los filtros, el mercado, etc., hasta llegar a un punto de equilibrio calidad/cantidad válido para todos: autores, lectores, editoriales, mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has buscado un muy buen ejemplo para de comparación para este proceso, y, al igual que tú, creo que seguirán caminos parecidos; por lo menos espero que así sea. Aunque ello pasa por dar la misma importancia a ambos formatos, algo de lo que creo que ya va siendo hora. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.