lunes, 30 de mayo de 2016

Ese género literario que te gusta, o te espanta

¿Cuál es ese género literario que te gusta o te espanta, pero que no suele tener término medio entre sus lectores? Aunque os pasará con más de uno, seguro que todos coincidís conmigo en que el terror es uno de ellos. Yo siempre pensé que leer sobre atrocidades no era lo mío, pero lo cierto es que los libros que he leído hasta ahora siempre me han gustado. Supongo que el terror da pánico escénico, pero lo cierto es que una vez que empiezas, no puedes parar.

El libro que os traigo hoy al blog se encuadra en este género literario, y he de deciros que no sólo lo he disfrutado gracias a las historias que contiene, sino que me ha servido para aprender un par de cosas sobre el género. Por ejemplo: que no siempre se necesita explicar el origen exacto de los sucesos; en la mayoría de los relatos no se nos ofrece una explicación detallada, y ni falta que hace, porque la atmósfera que envuelve las historias es suficiente para disfrutrarlas. Creo que el dejarnos con la duda constituye por si misma otro miedo añadido.

Pero también he aprendido que para escribir historias de terror no es necesario tener una gran imaginación ni inventar seres sobrenaturales; Luis Bermer, en este libro, ha echado mano de temas recurrentes y realistas, como la soledad, para dar miedo, y lo ha conseguido. Por ejemplo, en el relato "Sala de espera" me ha recordado la angustia que paso cada vez que me toca ir al dentista

Y mientras llegaba ese momento, Miguel se parapetaba tras su revista, rogando para que entre los presentes no se hallase uno de esos sujetos -o sujetas- que parecen sentirse obligados a iniciar conversaciones para dejar clara la diferencia entre personas y objetos del mobiliario.

Para escribir terror creo que no es imprescindible buscar la fuente de los miedos en el más allá (aunque esto también es efectivo), sino que es suficiente con indagar en lo más hondo de nosotros mismos.

Y a vosotros, ¿qué es lo que os produce más terror en un libro? ¿Habéis conseguido pasar verdadero miedo a través de una historia escrita en papel? Os espero en los comentarios.


lunes, 23 de mayo de 2016

La importancia de escribir por adelantado

Escribir por adelantado, como todos sabéis, es muy importante; si tienes, por lo menos, un par de entradas programadas de antemano, te curas en salud contra los posibles imprevistos que puedan surgir. Como, por ejemplo, que te asalte al mismo tiempo una conjuntivitis que te haga casi imposible mirar a la pantalla del ordenador, una alergia que casi no te deje respirar y una congestión en el pecho que haga que, cada vez que toses, parezca que te estén arrancando los pulmones trocito a trocito.

jueves, 19 de mayo de 2016

¿Puede un libro de autoayuda ayudarte a escribir un libro?

Si hay algo que podemos aprender de un libro de autoayuda es que lo simple, lo obvio, no va a ayudarnos a construir nuestra novela. Los lectores son inteligentes y no quieren que se les dé todo masticado. Como lectora me gusta que me den a entender, que me dejen tirar del hilo y ser yo la que pueda ir descubriendo algunas cosas por mí misma. Así que, como escritora, intento hacer para otros lo que me gustaría que hicieran para mí.

lunes, 16 de mayo de 2016

Historia de un revólver

El blog, mi novela, y ahora esta historia, todo va de balas amigos, pero no son todas mías, aunque en lo que os voy a contar hoy voy a prender la mecha a un poco de pólvora.

Recuerdo lo duro, trabajoso y gratificante que fue sacar adelante mi crowdfunding para que mi primera novela pasase de proyecto a realidad (a la realidad le falta muy poquito, os lo prometo). Recuerdo también lo que me ayudó todo el mundo, cómo me ayudasteis, pero eso ya lo leeréis con más detalle en los agradecimientos de mi novela; porque hoy voy a hablaros de una de esas ayudas: la de esa gente que no conozco de nada, sólo de hablar en las redes sociales, y que me brindó mucho apoyo moral, con un montón de enlaces compartidos y con un espacio en su blog para hacer promoción y llegar a mi objetivo.

Y, estrechando un poco más el círculo, voy a hablaros, en concreto, de Jaume Vicent, quien me brindó su casa bloguera, Excentrya, para escribir un artículo sobre por qué la publicación editorial es más accesible para los autores noveles, y así hablar también de mi campaña y llegar a más gente.

Como sabéis los que venís por aquí a menudo, Jaume para mí es uno de los grandes, es uno de esos maestros de la descripción, el suspense y el terror, de los que ya no quedan, y de ello da fe lo que me ha gustado su última novela, Blackwood: piel y huesos. Una vez terminé esa historia ya estaba deseando leer lo siguiente, y cuál fue mi agradable sorpresa que este autor vuelve a publicar, y va a hacerlo recorriendo un camino que yo ya he pisado antes, el del crowdfunding. Y como tengo muchas ganas de leerlo a él, por ser él y por cómo escribe, y porque este proyecto (que yo, por supuesto, ya he apoyado) tiene muy buena pinta, lo he invitado para que sea él el que en esta ocasión venga aquí y me cuente algo más de su historia. Y esto es lo que me ha dicho:

jueves, 12 de mayo de 2016

El abecedario del terror: M




MONTAR






Montar la lista de cosas por hacer, montar en bici, montar en burro, montar en coche, montar la nata, montar un arma, montar un cristo y montar la muerte. De todas las tareas pendientes por hacer, a Samanta sólo le quedaba tachar las tres últimas. Bueno, eso y decidir quién sería esta vez.

-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

lunes, 9 de mayo de 2016

La frase que inspiró mi novela

Todo el que me conoce sabe que me encantan las citas de libros, las frases en general. Supongo que todos tenemos alguna que nos gusta en especial, por algún motivo que nos toca de cerca, porque las frases buenas tienen vida real entre sus palabras.

Por si no lo sabéis, mi novela está inspirada en una frase que vi en un estado de wasap de ya no me acuerdo quién (benditas tecnologías) y que incluí en la sinopsis. Es esta: "A veces, aquel por el que estás dispuesto a recibir una bala, es el que está detrás de la pistola".

miércoles, 4 de mayo de 2016

Lo que deberías saber: Reto 5 líneas (5/16)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para abril son: Poeta, escucha y perfume. Ahí va:

"Hay muchas formas de conocerla: oliendo su perfume quizá sepas qué recuerda de su infancia. Ojeando sus estanterías a lo mejor descubres cuál es su poeta preferido, si es que le gusta la poesía. Mírala a los ojos y a las manos cuando tiemblan, y sabrás qué situaciones la ponen nerviosa. Y si, aún así, tienes dudas, escucha sus silencios; no hay nada más revelador que todo aquello que le gustaría decir, pero se calla."

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de mayo aquí.

lunes, 2 de mayo de 2016

Lo han matado

Queridos amigos:

Hoy os escribo para hablaros de un sentimiento, un impulso, que nos mueve desde el inicio de los tiempos: la pasión. La pasión es importante para todo en esta vida, ya sea cocinar una tortilla, ir a trabajar, dormir, besar, y muchas otras cosas, entre ellas, matar y denunciar un asesinato. Porque el que mata, lo hace con pasión, y tanto el que denuncia el crimen como el que busca al culpable también deberían hacerlo con pasión.

Por eso todavía no me habéis encontrado, porque no me buscáis lo suficiente. Yo vivo el crimen desde que me acuesto hasta que me levanto; respiro muerte por cada poro de mi piel, mi cerebro sólo disfruta cuando de innovar matando se trata. No creo que vosotros podáis decir lo mismo sobre lo de buscarme.

No digo que tengáis que matar a alguien para entender cómo pienso, igual que un psicólogo no tiene que pegarle a su mujer para entender a un maltratador. Pero no os estáis esforzando bastante. No es suficiente. Lo del crimen es un asunto muy negro y hay que bucear mucho para ver entre sus entrañas.

Me gusta despistaros y salirme con la mía, pero necesito algo más de emoción. Quiero sentir vuestro aliento en mi nuca mientras me escapo en el último minuto. Además, quiero un poco de fama, creo que por eso empecé todo. ¿Queréis encontrarme? ¿Queréis escribir sobre mí? No os preocupéis, hoy el asesino va a ser el que ayude al policía.