lunes, 27 de junio de 2016

El arte es la clave

El pasado mes de mayo participé en un concurso de microrrelatos organizado por Ediciones Contrabando, con mi texto "El arte es la clave". Se trataba de escribir un relato muy corto sobre el arte con la condición de que esa precisa palabra fuera el eje de la historia.


Condensar una historia en pocas palabras, que tenga un inicio, un nudo y un desenlace, y que deje sin aliento al lector, es muy complicado. A andar se aprende andando y a escribir microrrelatos, pues escribiéndolos, creo que no os acabo de descubrir el cáliz de la vida, pero a veces es importante que nos recuerden esto.

Yo practico mucho esto de ser parca en palabras pero grande en historias (o, al menos, lo intento), y lo hago a través de los microrrelatos que publico en la serie Abecedario del terror, participando en el Reto de 5 líneas de Adella Brac, y en mi cuenta de Twitter a través de los #microcuentosdenoche. Llevo mucho tiempo haciendo esto y a veces me parece que no avanzo nada en el arte del microrrelato; los progresos son lentos, pero ahí están, y es por eso por lo que "El arte es la clave" ha sido uno de los cien relatos seleccionados para formar parte del libro que sacarán a raíz de ese concurso. Y estoy muy contenta por ello, me ha hecho mucha ilusión.

Esto es lo que me ha motivado a recordaros que si queréis aprender a escribir, tenéis que escribir y punto, no hay más secreto. Todos los días un poco, aunque sean ideas sueltas en una libreta. Porque cuando de verdad amas escribir respiras letras las veinticuatro horas del día y cada suceso que ves en cualquier lugar hace que pienses en una posible historia.

lunes, 20 de junio de 2016

Cinco consejos para combinar blog y trabajo y no morir en el intento

Ou la lá, el tiempo, cuán escaso y necesario es nuestro querido tiempo, tanto que cuando vamos a contrarreloj parece un enemigo que nos apuñala por la espalda. Coged vuestros florines, queridos luchadores, que hoy vamos a aprender unos cuantos movimientos de esgrima para salir vencedores en esta batalla diaria que libramos contra esas agujas que se mueven a cada segundo.


Trabajar y llevar un blog, ¿es posible? Debo responder que sí, porque yo lo hago, aunque he de confesar que a veces parezco el protagonista de una película desactivando una bomba en el último minuto. No podemos fabricar más horas de las veinticuatro que tenemos en un día, y supongo que no hay ningún truco infalible para conseguir hacerlo todo sin morir en el intento, pero lo que sí puedo hacer es daros algunos consejos que a mí me funcionan. Ahí van:

jueves, 16 de junio de 2016

El abecedario del terror: Ñ




ÑOÑERÍA






Samanta consideraba que lo de pedir perdón era una ñoñería. ¿De qué servía? ¿Acaso podía recomponerse un vaso roto tan sólo por pedir perdón? ¿Podía aprobarse una materia sólo por pedir perdón? ¿Limpiaba el bocadillo tirado al suelo tan sólo por pedir perdón? No, pedir perdón no servía de nada, nunca arregló nada y no sería diferente ahora. No pediría perdón a su hermana por mucho que la despertase por las noches y le dijese que no podía pasar al otro lado hasta que le pidiese perdón.

-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

lunes, 13 de junio de 2016

Tres consejos sobre escribir que podemos aprender de un libro sobre alpinismo

En noviembre de 2012 participé en un bloggero invisible de Kayena y regalé este libro que, curiosamente, llegó a mis manos gracias a un sorteo realizado en el colegio (de esto hace ya muchos años). Es un libro duro, pero del que se puede aprender mucho, supongo que por estas dos cosas me impactó cuando lo leí. El autor es un alpinista español (probablemente, el más conocido en nuestro país), que cuenta dos de sus expediciones: una que hizo en solitario y otra en compañía.

Nunca he entendido qué puede motivar a una persona a arriesgar su vida así, supongo que este libro me acercó a comprenderlo un poco más. Lo que sí es cierto es que las historias que cuenta son un buen ejemplo de superación personal, lucha y constancia, y están narradas con mucha sencillez y realismo y sin caer en ningún momento en los tópicos de la autoayuda.

Pero ¿qué puede enseñarnos sobre el oficio de escribir un libro que cuenta historias sobre escalar montañas? Pues podemos aprender tres cosas muy útiles, y voy a ejemplarizarlas con tres grandes frases del libro:

jueves, 9 de junio de 2016

¿Qué pasa en julio?

Pues según me ha dicho ayer mi editor, Miguel, de Libros.com, durante este mes de junio tienen previsto entrar en la fase final de publicación de "Detrás de la pistola" (entre todo lo que toca, realizarán por fin las pruebas de impresión); así que, en teoría, en julio deberían darle a imprimir y mandarlo a todos los mecenas a su casa / correo electrónico.




Así que septiembre será un mes de muchos nervios, porque cuando alguien te lee lo pasas mal; alguien que escribe nunca se considera lo suficientemente bueno, y eso está bien, porque sólo de esa manera estaremos más receptivos para aprender nuevas cosas.

lunes, 6 de junio de 2016

El abecedario del terror: N




NOMBRE






Estaba en casa a punto de ver una película de terror, haciendo palomitas en una tarde lluviosa. Toda esa escena le recordaba a las típicas películas que empiezan así y acaban por matar a chicas tranquilas y cinéfilas como ellas. Menos mal que la ficción era sólo eso, puro teatro. Con su merienda ya lista y a punto de sentarse en el sofá sonó el timbre y dio un respingo. Se tranquilizó y sonrió, sólo era su subconsciente jugándole una mala pasada. Se puso de puntillas hasta la mirilla, pero no vio nada. Preguntó un "hola" y alguien con la voz muy fina le dijo que "mi mamá me ha mandando a pedirle sal, ¿podría prestarme?".  Abrió la puerta más tranquila y miró hacia sus pies, allí estaba, con una sonrisa que producía escalofríos, pero sólo una niña. Desde luego, su subconsciente le estaba haciendo una faena, nunca se dio cuenta de que era tan susceptible hasta ese momento. ¿Cómo podía tenerle miedo? La invitó a pasar, sólo era una niña:

- ¿Cómo te llamas, bonita?
- Samanta, me llamo Samanta...

-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

jueves, 2 de junio de 2016

Sensualidad: Reto 5 líneas (6/16)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para abril son: Hasta, introducción e interior. Ahí va:

"Hasta su introducción en el interior no se daba cuenta de lo peligroso que era aquello. Se relamía de gusto a medida que se calentaba, experimentaba el placer desde el primer momento, lo disfrutaba como nunca lo había hecho porque él había llegado hace poco a su vida y aún tenía que conocerlo. No le importaban las consecuencias, tener un horno nuevo era genial y le daba igual engordar con tal de saborear su nuevo pastel."

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de junio aquí.