lunes, 30 de enero de 2017

¿Puede un mal final estropear una buena novela?



El año pasado, cuando leí "Los 4 pilares de la ficción", de Ana Bolox me encontré con una frase que resumía muy bien la importancia y el peso que tiene la parte final en una novela:

Se dice que un buen principio es el que logra que el lector continúe leyendo una historia; mientras que un buen final consigue que el lector lea tu próxima novela.

He leído libros geniales, en los que una gran historia iba de la mano de un gran final. He leído historias corrientes cuyo final me ha dejado pensando, y también he leído historias estupendas que tienen un final para olvidar. Está claro que lo ideal es encontrarse con novelas en las que cada parte sea magistral, pero entre los dos últimos tipos (buena historia, mal final; o mala historia, buen final) ¿cuál preferís?


Tengo que descartar de plano las malas historias con un buen final, porque me acaban cansando a medio camino. Si alguna vez he terminado algo así es porque antes me parecía un sacrilegio empezar un libro y no terminarlo, hasta que me di cuenta de que peor era emplear tiempo en acabar un libro que, para mí, no vale la pena, cuando hay tantas historias estupendas que disfrutar.

Entonces, me queda la otra opción, una gran historia que se desinfla en su final. Apuesto a que más de una vez os habéis encontrado con libros así. A riesgo de que me caigan collejas por todas partes, voy a hablaros hoy de un libro que tengo que incluir en esta categoría, "Diez negritos", de Agatha Christie. Es el primero que leo de esta autora, decidí empezar por él para estrenarme. Me gustó muchísimo la historia, no se puede negar que esta escritora es muy grande.

La disfruté, me sumergí en la historia, me devané los sesos en cada página sin lograr averiguar quién era el asesino, incluso me topé con frases de esas tan grandes que no puedo evitar apuntar, como esta:

—¿Sabe usted qué pienso?
—Desde el momento que usted piensa decírmelo es inútil que me rompa la
cabeza adivinándolo —replicó riendo.

Pero, aunque "Diez negritos" me ha encantado, y el final podría haber sido muy original, digamos (para no hacer spoilers) que el último asesinato no me ha parecido del todo creíble. Esto no desmerece el libro en sí, pero sí es cierto que, al final, me he quedado con un regusto amargo que ha conseguido que la historia no se vaya a encontrar entre mis favoritas.

Lo mismo me pasó cuando leí por primera vez a Stephen King en "La cúpula", fueron más de quinientas páginas que devoré como si no hubiera un mañana, que disfruté, que me imaginé como si estuviese en el cine viendo una buena película de intriga, y que se me estropearon un poquito cuando me encontré con ese "Deus ex machina" que tanto odio en los finales.

No guardo mal recuerdo de ninguno de estos dos libros, pero sí tengo sentimientos encontrados con ambos finales, y si no fuera porque sus dos autores son figuras consagradas de la literatura con muchas críticas positivas a sus espaldas, tendría que pensarme muy mucho lo de volver a leer algo suyo.

Me preguntaba al principio: ¿Puede un mal final estropear una buena novela? Difícil respuesta. En mi opinión, no la estropea, pero puede hacer que el sabor de boca que te deje tras leerla no sea todo lo bueno que debería.

Y tú, ¿qué piensas? Seguro que te has encontrado con más de un libro de este tipo, así que me encantaría leerte en los comentarios.


21 comentarios:

  1. 'Diez negritos' fue mi primer acercamiento a Agatha Christie y a mí sí me gustó, aunque no recuerdo ese último asesinato que comentas. Si te animas a darle una segunda oportunidad, prueba con 'Asesinato en el Orient Express'. El final no es tampoco especialmente verosímil, pero rompe clichés y me sorprendió.
    Un ejemplo de novela que me encantó hasta que lo estropeó en la última página es 'El grito de la lechuza', de Patricia Highsmith y, aún así, la recomendaría. Si la historia me gusta mucho mucho, les perdono el final, aunque duela.

    Besos desde Valencia.

    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le daré una segunda oportunidad, así que me apunto ese que dices como segundo. Supongo que a mí me pasa un poco como a ti, que si la historia es genial, acabo perdonando finales.

      Pues el asesinato final, no sé si te acuerdas, pero al final del libro aparece una botella en medio del mar donde se cuenta el asesinato final, y ese es el que no me convence, y no digo más para no hacer spoilers en los comentarios.

      Biquiños!

      Eliminar
  2. Yo no creo que sea necesario que una novela tenga un buen final para recordarla. Al menos no veo necesario que el final sea espectacular. Está claro que puede llegar a mejorarla sustancialmente, pero no creo que un final un poco descafeinado pueda empeorarla si el desarrollo de la novela ha sido bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ideal sería encontrar un equilibrio. Supongo que cuando leemos una novela genial, nos creamos muchas expectativas con su final. Biquiños!

      Eliminar
  3. Me pasa igual que a ti. Si tengo que elegir, prefiero un final malo, pero es que hay finales... Con La Cúpula, completamente de acuerdo, pero es que King es especialista en finales malos, It, La tienda, La torre oscura, etc...
    Luego hay algunos como Las aventuras de Huckleberry Finn, Harry Potter y las reliquias de la muerte o incluso Alicia en el país de las maravillas que dejan muy mal sabor de boca tras horas de placer entre sus páginas.
    Pero lo dicho, prefiero pasar un buen rato leyendo y decepcionarme con el final, que perderme un buen final por un mal libro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, yo también prefiero disfrutar una historia aunque el final no sea lo que esperaba, que al revés. Supongo que todos esos libros que mencionas nos habían puesto el listón muy alto entre sus páginas, y por eso el final no esté a la altura de lo que imaginábamos. Biquiños!

      Eliminar
  4. Pues me tienta decirte que sí, pero no estaría siendo sincera. Me vienen a la mente unas cuantas novelas que me encantan pese a su final. A ver, desluce mucho. Si has estado disfrutando durante toda la lectura, el final solo te decepciona, pero a la larga seguirás pensando en esa lectura como "muy buena pero con un mal final". El problema es cuando la novela es regulín y el final acaba de rematarla como espantosa. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó eso con "La cúpula", a pesar del final, aún la recomiendo. Creo que es una película hecha libro, muy visual, con la que disfruté y aprendí mucho. Biquiños!

      Eliminar
  5. Pues a mí me ha pasado con un autor consagrado.
    Consagrado no, consagradísssssimo: todo un premio Nobel.
    Me refiero a Saramago.

    Leí estos tres libros suyos:

    Las intermitencias de la muerte
    Ensayo sobre la ceguera
    El hombre duplicado

    En los tres casos empecé a leer llena de expectativas, pues son tres grandísimos libros, en los que plantea situaciones muy muy interesantes. Al margen de que algunas reacciones de los personajes sean bastante inverosímiles, los planteamientos eran geniales.
    ¿Y qué hace él? pues estropear toda la lectura con unos finales malísimos, que parecía que el hombre no sabía cómo salirse del lío en el que se había metido.

    Sé que criticar así a un Nobel de literatura es un atrevimiento por mi parte, pero me quedé muy decepcionada. Vamos, que no me lo creía. Por eso insistí y leí un segundo y un tercer libro suyos (como ves, no me rendí a la primera).

    Pero ahora sí: no creo que vuelva a leer un libro suyo. Por culpa de un (no, tres) mal final.


    Besotes, Cris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy amiga, yo me estrené con "La caverna" y no pude, y mira que lo intenté. La simplicidad de los nombres, la trama que no arranca, la falta de signos de puntuación. Lo siento, pero para mí Saramago es un NO tan grande como la Catedral de Santiago. No digo que no tenga su público, ni digo que no le guste a nadie, ni tampoco digo que su técnica no esté trabajada. Lo único que digo es que no puedo con él, para mí, más que descartado. Biquiños!

      Eliminar
  6. Un mal final siempre decepciona, pero si en conjunto ha estado bien, suelo quedarme con ese buen recuerdo. Un mal final... Para mí It, de King también. El libro es buenísimo pero ese final... Y ahora mismo no me viene otro a la cabeza. Y vas a hacer que me vuelva a leer Diez negritos, que ahora mismo no recuerdo ese final.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya eres la segunda que me lo dice. Entonces, no lo leo. ¿Hay alguno de King que tenga un final digno? Xddd! Biquiños!

      Eliminar
  7. Me pasa como a ti. Prefiero un mal final a una mala historia. También antes terminaba los libros aunque no me gustasen. Ahora, si a la mitad no me ha enganchado, lo dejo sin miramientos. Leer se supone que tiene que ser un placer, no un sacrificio. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una imagen muy chula que habla de los derechos del lector, y uno de ellos es el derecho a dejar un libro si no te gusta. En cuanto aprendí a hacer eso, me volví una lectora mucho más feliz. Biquiños!

      Eliminar
  8. Otra entrada con una tema muy interesante, Cris.
    Coincido totalmente en que, si ya una historia es mala o regulera desde el principio hasta la mitad, por muy bueno que sea su final, a mí no suelen convencerme -yo también he aprendido a dejar de lado ese masoquismo de "termino el libro aunque no me esté gustando nada.-" :P
    Reconozco que soy una lectora bastante exigente, y pa' qué te voy a engañar: me fastidia que un buen libro tenga un final muy flojo. No hablo de un desenlace inesperado (éstos pueden ser tanto buenos como malos), sino de esos que no hay ni por donde cogerlos, o que son demasiado inverosímiles. Así que, aunque todo sea muy relativo y dependa de si al escritor/a se le fue mucho la olla, los finales, para mí, tienen bastante peso.
    Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes otra cosa que suele molestarme a veces? Que el final acabe como te has imaginado en la primera página. Es decir, incluso en una novela feelgood o chick-lit, de la que ya sabes lo que puedes esperar, hay algún elemento de sorpresa en alguna parte. Si un libro no me aporta nada nuevo o no me sorprende aunque sea un detalle pequeñito, sí que me deja un mal sabor de boca. Biquiños!

      Eliminar
  9. No sé si estropearla hasta el punto de odiarla, pero una novela de 10 con un final que no te convence... seguramente pierda dos o tres puntos y pase a ser un simple notable (7/8).

    A mí Diez Negritos me encantó, la verdad. Creo que porque Agatha siempre me deja flipando. Pero ningún libro suyo supera (en mi opinión) El asesinato de Roger Ackroyd.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es lo que pienso yo, y es una pena, pero cuando eso pasa no hay más remedio que quitarle estrellitas en GR xd! Me apunto ese también. Biquiños!

      Eliminar
  10. Al igual que un buen final arregla un libro mediocre, creo que un mal final destroza un gran libro. Y si no mira el recuerdo que te queda de cada uno de ellos. Es como tener un novio encantador, guapísimo, buena persona, trabajador a más no poder...y al final resultar ser infiel hasta la médula. Vamos, que te deja mal sabor de boca :-)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJ... esta chica me encanta!!

      Eliminar
    2. A mí me encantáis los dos. Aunque he de decir, que si has estado con el chico mucho tiempo y has estado bien, pues mira, que te quiten lo bailao xd! Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.