lunes, 23 de enero de 2017

¿El machismo en una novela impide que la leamos?

Una de mis novelas preferidas y que releo todos los años es Drácula, de Bram Stoker. Me encantan los clásicos y este es uno de los pilares básicos en las historias de vampiros y también uno de los imprescindibles si te gusta la novela epistolar.

El otro día me sorprendió un comentario, no recuerdo ahora mismo de quién, sobre esta novela. La persona en cuestión decía que no podía con Drácula porque era una novela llena de machismo y estereotipos. Estoy de acuerdo, el machismo rebosa en cada página, con frases que dicen que Mina, una de las protagonistas, tenía el cerebro de un hombre y sentimientos de mujer, o algo así, no recuerdo ahora mismo la literalidad.


Cuando uno se acerca a esta historia, debería recordar que fue escrita en 1897, y que por lo tanto el contexto histórico, las costumbres, la forma de tratar a la mujer y al hombre ha evolucionado desde entonces.

¡Ah, es error de nuestra ciencia querer explicarlo todo! Y si no puede explicarlo, dice que no hay nada que explicar.

Drácula está plagada de estereotipos y de la forma de pensar de la época, por ello es posible que ciertos parajes resulten incómodos.

Pero, dándole vueltas a este tema, he llegado a la conclusión de que a mí no me importaría leerla aunque lo mismo que contienen sus páginas se hubiese escrito en pleno S.XXI, siempre y cuando esté justificado, y me explico: leer una novela en que una bella dama tiene problemas y los arregla casándose con un hombre rico y guapo que la salva, puede ser un poco aburrido. Pero si la bella dama es una persona que ha sufrido tanto que se ha vuelto lo suficientemente oscura para dedicarse a ser más guapa para utilizar los hombres a su antojo, ahí la cosa cambia, porque tenemos un personaje con sus luces y sus sombras, más complejo, más trabajado, y que sería coherente si terminase la novela casándose con un hombre guapo y rico que la mantenga.

En serio, ¿quién lee con estas pintas? ¿Dónde está su pijama de ositos?


El machismo en las novelas, así como ciertos estereotipos, están justificados si los personajes que los portan actúan en consecuencia dentro de una historia que nos resulte realista. Otra cosa es que nos encontremos con historias irreales como los cuentos de hadas que hacía Disney antaño, esos que ya estamos cansados de leer.

Hemos estado en cierto modo ciegos, de una manera muy humana, ¡puesto que al mirar atrás, vemos lo que hubiéramos podido ver al mirar hacia adelante, si hubiéramos sido capaces de ver lo que era posible ver!

En resumen, a mí no me molesta que en una novela haya personajes machistas, si ese rasgo de su carácter está justificado, el personaje es coherente con ello, tiene relación con la historia, le aporta algo y hace que ésta avance. Porque el machismo en una novela puede ser un reflejo del mundo en el que vivimos, un mundo en el que, desgraciadamente, esto todavía existe.

Otra cosa es que leer sobre personajes machistas nos incomode. Y por eso mis preguntas de hoy son: ¿Crees que todavía se escriben demasiadas historias machistas y estereotipadas, como esas de antes en que una mujer necesitaba ser salvada por un hombre? ¿Encontrarte con machismo en una novela hace que abandones el libro? En este último supuesto, sé que, aunque nos parezca increíble, la sociedad está dividida, porque si no fuera así las 50 sombras... no serían un auténtico éxito de ventas.

En todo caso, me gustaría conocer tu opinión en los comentarios. ¿Qué opinas tú de esto y cómo reaccionas ante el machismo en una novela?

30 comentarios:

  1. Está claro que el machismo es una lacra de la sociedad en que vivimos, pero también lo son los crímenes de asesinos en serie llenos de violencia y no por ello dejamos de leer novelas policíacas donde se narran con pelos y señales escenas violentas. Es más creo que es necesario que esos episodios, tanto de machismo como de violencia, sean narrados tal cual para que la historia tenga su verdadero contexto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que has hecho una comparación muy acertada, Elvis. Estoy muy de acuerdo contigo. Además, en temas como esos, es cierto que es muy importante ser fiel a la realidad. Biquiños!

      Eliminar
  2. Yo soy el que no soporta los estereotipos de Drácula. Mina me parece un personaje hiper plano, no es capaz de hacer nada sin la supervisión o la ayuda de uno de los hombres del grupo. Me mata, es inane, es una muñeca de cera que es arrastrada de un lado a otro por los acontecimientos, nunca se plantea nada: «Si lo dice Van Helsing», «Si lo dice Jonathan»... En fin, pero para mí lo peor no es eso, es que la novela en sí está muy sobrevalorada, pero bueno... eso es otro tema :P
    A mí no me molestan ese tipo de personajes. De hecho como fan de King estoy acostumbrado a los personajes machistas y a las mujeres que tienen la culpa de todos los males de los hombres, que son adúlteras y malas amas de casa. Es un cliché en la obra de King, pero a mí me gusta, refleja una parte importante de la sociedad de su tiempo y eso está muy bien.
    Como ha dicho Elvis, está bien que como escritores reflejemos la realidad de la vida, sin esconder las partes feas. Somos cronistas, nos guste o no.
    Un besazo, Cris ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tuvo iniciativa a la hora de transcribir los diarios, algo es algo xd! A mí es que la novela me encanta, no sabría decir por qué, supongo que por ese olor a clásico de vampiros que no puedo evitar que me guste, aunque sí, soy consciente de todas esas cosas que comentas. Biquiños!

      Eliminar
  3. El lector sabe contextualizar la novela en la época que fue escrita, el problema es cuando una prosa de nuestro siglo destila machismo (ojo, no un personaje sino la prosa del autor). Entonces suelo cerrar la novela y guardarle rencor al autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierta ese pequeño matiz que apuntas, no es lo mismo encontrar machismo en una novela, que encontrar una novela machista, y ahí también encuentro yo el motivo de seguir o no seguir leyendo. Biquiños!

      Eliminar
  4. Yo tengo un problema con Dracula, en especifico con su final. Pero no me causa conflicto leer el machismo o los estereotipos en sus paginas porque en el momento en que lo abro dejo de estar en el siglo XXI.

    Lo que si puede molestarme y hacer que deje de leer una obra es que estando escrita en una epoca que deberia haber progresado desde entonces, glorifique esa clase de ideologias. Que el machismo aun es parte de nuestra sociedad, por supuesto. Pero habra que verlo como problematica y no como conducta estandar, o peor, como la conducta correcta.

    Justo como mencionas, la justificacion de los personajes es clave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco puedo con eso Lily, si se glorifica algo como el machismo, apaga y vámonos. Y mira, pues yo no tengo problema con el final de Drácula, pero de eso hablo en la entrada que acabo de publicar hoy, de cómo un final puede estropear una novela. Así que si te apetece, encantada de que te pases a dar tu opinión. Biquiños!

      Eliminar
  5. Opino más o menos como tú. Si está justificado por la historia en sí misma o por la época en que se escribió, no tengo ningún problema. De todas formas, a lo mejor me meto en camisa de once varas por decir esto pero creo que últimamente hay una tendencia en alza de ver machismo por todas partes. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me voy a meter en la misma camisa que tú, pero sí, hoy en día casi se ve machismo de más en algunas ocasiones. Biquiños!

      Eliminar
  6. Si está justificado por la historia, si se limita a exponer una realidad, no me importa. Pero si se nota por parte del autor o autora una fiel defensa de ese machismo... Entonces cierro el libro sin ningún remordimiento y me busco otro. De Cincuenta sombras soporté, creo, las primeras 20 páginas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de Cincuenta sombras... no soporté ni su sinopsis, al igual que tú, hay cosas por las que no paso. Biquiños!

      Eliminar
  7. me gusta como defines lo que te gusta
    un placer el haberte encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Lo mismo digo, un placer que te pases por aquí y te animes a comentar. Biquiños!

      Eliminar
  8. Resulta parecido a los que juzgan acontecimientos históricos de hace 500 años con ojos de hoy.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es más o menos lo mismo, por eso a veces, antes de leer, hay que ajustar las gafas. Biquiños!

      Eliminar
  9. A mí no me molesta, siempre y cuando no lo envuelvan en algo deseable o romántico. La ficción es ficción, incluso crítica o parodia, pero no me vendas un hombre celoso, manipulador y posesivo, que ningunea a la mujer, como el súmmum del hombre perfecto. Paro ya, que me enciendo.

    Interesante artículo, Cris.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es como lo que decía Margari, lo de Cincuenta sombras... es horroroso. Biquiños!

      Eliminar
  10. Interesantísimo articulo y comentarios. Yo creo que hay que leerla en el contexto histórico en el que fue escrita y luego además, pensar que tal vez ese machismo es necesario para la evolución de la obra en sí.. pongamos El color púrpura, machismo, racismo, sexismo... y hay pocas novelas que hablen más de libertad, de igualdad y de romper estereotipos que esa. Luego también hay que no buscar las 5 patas al gato, Drácula, por ejemplo, retrata esa sociedad y ese momento histórico, pero no es lo importante en la obra si Mina es plana, que lo es, o cualquier otro tema que podamos ver con los ojos del siglo XXI. Lo importante de Drácula, creo que es la lucha del bien y del mal, la erotización de la carne y la sangre y sobre todo la transgresión de figuras morales de aquel entonces. Un libro puede tener varias lecturas, desde luego, pero yo Drácula la adoro por esas razones que os comento últimas. Genial post!! Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar Nina. Esa primera obra que mencionas no la conocía, tengo que investigar sobre ella. Creo que tienes razón en que es posible hablar de libertad e igualdad en una novela machista, y que a veces un libro tiene más trasfondo que lo que se ve a simplemente. Al final un libro, si es bueno, hay que leerlo con doble intención desde el principio. Biquiños!

      Eliminar
  11. Ufff, planteas un tema interesante. Yo creo que depende, como todo. Es verdad que los clásicos tienen que ser leídos con una perspectiva distinta, porque lógicamente fueron escritos en circunstancias sociales e históricas que poco o nada tienen que ver con las nuestras.
    En cambio, encontrar machismo o cualquier otro tipo de pensamiento retrógrado en historias actuales me cuesta un poco más asimilarlo. Como dices, tiene que estar MUY BIEN justificado, y demostrar una cierta postura crítica al respecto.
    Qué te puedo decir, 50 nombras no lo leo ni por asomo, con solo saber el argumento ya me entra una pereza tremenda por la cantidad de clichés sexistas que le veo... Y me pasó lo mismo con Crepúsculo.
    Como en casi todo en la vida, es relativo y depende de la historia y el enfoque que se le dé.
    Un besiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, depende, respondiendo a esta pregunta los gallegos somos los que tenemos razón :D Yo tampoco he leído Cincuenta sombras... En cambio Crepúsculo, vi las películas, y cansa. Cansa ese machismo, ese trasfondo que parece que estás leyendo Blancanieves o cualquier cuento de Disney de los de antes, donde la mujer siempre tenía que ser salvada por un hombre. Todo eso ya lo tenemos muy visto, por eso me alegro de leer cosas que arriesguen más en esos aspectos. Biquiños!

      Eliminar
  12. Una novela es ni más ni menos que un libro donde hay un argumento una historia, puede ser machista en ambos lados, pero en realidad lo que importa es su contenido, el resto son migrañas de quien busca ofenderse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a veces el mal no está en el libro si no en los ojos de quien lo lee, y en otras ocasiones el libro sí ofende. Saber diferenciar ambos supuestos es un trabajo que hay que hacer. Biquiños!

      Eliminar
  13. Yo opino como Mónica-serenditipia, suscribo todo lo que ha dicho.



    A mí lo que me llamó la atención de Drácula no fue su machismo (normal en la época), sino la puntualidad exquisita de los trenes y del correo, que casi llegaba antes la carta que el tren... y que tooooodo el mundo se enamorara de la misma mujer. Caramba, qué exitazo, la tía, ja jaja.

    Pero bueno, este comentario no tiene que ver con tu pregunta...



    Besotes, Cris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, a mí eso también. Si de verdad eso era así, y el autor levantase la cabeza, se volvería a morir a ver el servicio de correos que tenemos hoy en día. Biquiños!

      Eliminar
  14. Yo como lectora lo acepto casi todo siempre que esté bien planteado y responda a las necesidades de la acción. Comprendo que algunas historias no pueden ser contadas ni entendidas en contextos políticamente correctos. Otra cosa es que el narrador/autor se deje ver en el texto y rezume machismo u otras lindezas. Entonces cierro el libro y a otra cosa, mariposa.
    Por el mismo motivo que comentas en la entrada, planteé hace tiempo una duda en el blog ¿Leerías a un autor extraordinario a nivel literario pero que va en contra de cualquier principio moral? (Céline por ejemplo). Yo, todavía tengo mis dudas.
    Miles de besos reguapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una buena pregunta, y yo creo que no. Al fin y al cabo, si no soportas al autor, es muy difícil que priorices sus libros por encima de otros que también te apetecen. Biquiños!

      Eliminar
  15. Ver cómo de verdad piensan muchos hombres y mujeres es siempre interesante, aunque nos dé rabia.Yo cuando leo novelas ambientadas en el franquismo,entiendo mejor a nuestras madres y abuelas, y doy muchas gracias por no tener que vivir aquella época!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces el problema es ese, que algo nos molesta y no podemos aceptarlo, y entonces buscamos tres pies al gato. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.