lunes, 4 de septiembre de 2017

¿Qué quieres tú?


Creo firmemente que una persona no se define por los éxitos que logra sino por las veces que se levanta tras una caída. Y aquí estoy yo, últimamente en un ciclo habitual y continuo de caerme y levantarme todos los días.

Pocas veces soy tan sincera sobre mí en una entrada, así que si os pasáis por aquí porque me habéis cogido cariño de lo cansina que soy, coged un bocadillo de Nutella y un plato para las migas y sentaos, que os voy a contar algo:


Aquellos que me conocen bien saben que llevo una época muy agobiada, quizá porque me pongo muchas tareas y me comprometo con cada una de ellas hasta el final (una locura en estos tiempos, lo sé). Tengo un trabajo una gente en el trabajo que psé (no me voy a enrollar, no vale la pena centrarse en lo malo), y estoy preparando oposiciones (para terminar con el psé). Al final todo ello conlleva una factura que asciende a cincuenta horas semanales de trabajo y estudio (minuto arriba / minuto abajo).

Por lo general no me gusta quejarme, porque soy consciente de lo mal que anda el mundo en estos tiempos, pero sí es cierto que he notado un desgaste acusado en estos últimos dos años (creo que ya lo he dicho por aquí alguna vez).

Este mes de agosto he estado de vacaciones y he desconectado por completo de todo. He tenido tiempo de reflexionar, porque para mí el comienzo de año siempre ha estado en septiembre y es en septiembre cuando hago los cambios que considero pertinentes para probarlos en el año que le sigue.

En cuanto al trabajo y al estudio, creo que estoy haciendo más que suficiente, pero el agotamiento que tengo es tal que he tenido una temporada en la que no me ha apetecido ni hacer aquellas cosas que hago porque me gustan, sin más. Entre ellas está la nueva novela negra en la que estoy trabajando y este blog, y he considerado la posibilidad de tirar a la basura la primera y cerrar el segundo. Y esto no lo digo para que me dejéis comentarios pidiéndome que no lo haga, no es mi estilo, pero sí es cierto que le he estado dando vueltas a esta idea.

Después he pensado que si dejo que las cosas que me agobian controlen mi vida y me aparten de todo aquello que me gusta y me define, entonces habré perdido, esa es la realidad. Así que he decidido darme otra oportunidad, porque me la merezco, "que carallo".

Por suerte con la novela tengo gente enorme de lo buena que es que me ayuda mucho y me está dando muy buenos consejos, y con el blog esos consejos os los voy a pedir a vosotros. Me gustaría que dedicaseis un par de minutos (sólo un par, lo prometo) a rellenar el formulario que encontraréis al final de esta entrada, y que seáis vosotros, que me leéis, los que me aconsejéis sobre cómo debería enfocar el blog en esta nueva etapa. ¿Qué es lo que queréis ver por aquí? Os aseguro que si os lo pregunto es porque me importa.

Porque, como bien dijo Adella Brac, escribir está muy bien, pero sin gente que te lea y te responda no significaría lo mismo, al menos para mí.

Y sí, si os preguntáis qué ha inclinado la balanza en esta ocasión, ha sido precisamente conocer a Adella Brac. Hablar con ella me ha insuflado aire y me ha dado algo de paz con respecto al blog. Es un consuelo ver que todo el mundo tiene una época en la que se encuentra perdido, pero que logra salir adelante. Una gran tarde de conversaciones literarias y blogueriles sirvió para demostrarme que no, no quiero dejar esto, al menos no ahora.

Así que me gustaría dedicarle esta entrada a ella y acabar con una gran frase que aparece en una de sus novelas, La leyenda de Bellasombra: "Gracias a él sabía que un abrazo en silencio podía valer más que mil palabras de amor."

Y, ahora sí, os dejo con la encuesta. Muchas gracias por vuestro tiempo, a cambio prometo teneros muy en cuenta y hacer otra entrada hablándoos sobre los resultados. Ahí va:


22 comentarios:

  1. ¡Qué alegría que estés de vuelta! He estado a punto de seleccionar todas las opciones, porque tu blog me encanta, pero como estoy en el proceso de aprender a dirigir el blog a tu público objetivo, creo que deberías centrarte en todo lo relacionado con novela negra/terror, que se te da de cine. Y dejar tus relatos propios para la sección de retos donde participan otros escritores, para hacer comunidad. He clicado también en el Abecedario del terror. Pero quizá deberías guardártelo para publicar, porque está muy chulo. A ver si yo acabo con mis obras (las dos) y publico el nuevo look de mi blog.

    Besos y fuerza para todo lo que está por llegar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con Esther, por mí, lo marcaría todo, pero he intentado marcar lo que creo que podría irle mejor al blog ;)

      Eliminar
    2. Estoy deseando ver cómo te queda el blog, que por los adelantos, promete. Así que dale caña y ponte a ello. Yo también estoy en ese proceso de aprender, y mi querida Adella, que te da la razón, también. Así que gracias a las dos por vuestra colaboración. Vais a ver muchos cambios, porque voy a hacer con mi blog lo que de verdad hay que hacer, lo que quiero hacer. Biquiños a las dos!

      Eliminar
  2. ¿Qué quiero yo?
    A ti. Y después lo que quieras hacer, porque eres una gran escritora.
    Con esa marcha que llevas a mí ya me había dado un jamacuco.
    Cuídate, peque.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una respuesta bien chula, ¡gracias! Jajaja, ya me ha dado el jamacuco, pero a veces pienso que soy como una cucaracha (muy cuqui, eso sí) porque sobrevivo a todo. Biquiños!

      Eliminar
  3. Quita bocadillo de nutella, que tiene aceite de palma! Con el día que llevo con la nutella, que se ha tirado mi hija toda la mañana diciéndome que por un botecito no pasa nada... En fin, no le he dado a todas las opciones de milagro. Pero confieso que las he picado todas desde la que pone "reseñas de cualquier género". Si es que me gustan todas tus secciones! Así que no sé si te he servido de ayuda.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habéis servido de mucha ayuda todos, así que muchas gracias por participar. Yo tomo Nutella, me encanta, pero con moderación. De hecho, compré un bote a finales de junio, somos dos en casa, y aún tiene contenido, y lo que le queda. Biquiños!

      Eliminar
  4. Bienvenida Cris!! No lo dejes nunca Cris y no te dés mucha caña, que el cuerpo tiene un aguante límitado!!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprender a no darse mucha caña es un proceso difícil, pero estoy en ello, lo prometo. Biquiños!

      Eliminar
  5. A mí es que me gusta todo pero me he quedado con lo que más me gusta a mí. Jajajaja. Sé que no quieres que te digamos estas cosas pero te lo voy a decir igual: No te vayaaaaas. La blogosfera no sería lo mismo sin ti. Un besote y me alegro un montón de verte de vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TE he leído y no he podido evitar cantar: "No te vayas mamá, no te vayas de aquí, adiós mamá, pensaré mucho en ti". Hay que ver qué de cosas absurdas se guardan en la cabeza. Eso era de Marco, ¿no? ¿O me lo he inventado? Xd! Gracias por tu apoyo, prometo que tengo cuerda para un rato :) Biquiños!

      Eliminar
    2. Sí, era de Marco. Culebrón infantil donde los haya. Jajajaja.

      Eliminar
  6. ¡Riquiña! A me me gusta tu blog en general, aunque he marcado las secciones del abecedario, reseñas negras y artículos de escritura/literatura. En cuanto a la situación que comentas, creo que es normal. Estás agotada. Pero te recomiendo echar la vista hacia atrás: ¿Por qué abriste el blog?¿Cómo te sientes cada vez que consigues transmitir tus ideas o tus relatos? Haz aquello que te haga sentir bien, que te llene (aunque sea una vez al mes...). No pierdas la ilusión, Cris. Ánimo y disfruta de aquello por lo que estás luchando.
    Mil besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos. Creo que necesito un soplo de aire fresco y eso es lo que voy a hacer. Ya lo verás, ya jijiji. Biquiños!

      Eliminar
  7. Cris, me has sacado los colores con tus palabras :D Me alegra haberte ayudado aunque sea un poquito.
    Pero, ¿estás segura de que he sido yo y no el gofre? xD
    ¡Besazos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, no sabes cuánto. Me recordaste por qué me gusta escribir aquí. El gofre... El gofre sólo me ha aportado azúcar, que tampoco está mal. Biquiños!

      Eliminar
  8. ¡Es que os teníais que juntar!
    La próxima vez quedad con este que es más petardo en persona XXDDDDD

    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así mejor te metes con nosotras en persona y no por wasap, cabrito :P Biquiños!

      Eliminar
  9. Cris, no te fustigues. Te entiendo y creo que lo del blog pasa por rachas (como las parejas). Hay veces que no sabes ya qué escribir (mira los míos, muertos de risa), pero lo de cerrar un blog NEVER! Es como si tiraras a la basura todo lo escrito. Déjalo ahí, date tiempo y cuando tengas ganas escribes. Lo que no sé es cómo te planteas hacer todas esas cosas y no morir en el intento. Yo, que ahora ando más liada que el moño de una gitana con el inicio de curso tengo a mi novela parada. Siento a los personajes como si los hubiese congelado, pero es que hasta que no acabe con todo lo que tengo pendiente nada de nada. No hay "tutía".

    Suerte y relax!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú con la de novelas que tienes publicadas, le das un empujón al blog y te forras, te lo digo yo :) Ánimo tú también, septiembre enseguida pasa y ya verás como logras retomar todo. Biquiños!

      Eliminar
  10. Yo estoy con Macondo: primero te quiero a ti y luego ya, si eso, el blog :-)

    Acabo de contestar a tu encuesta. Espero que las respuestas te sean útiles.

    Con respecto a lo otro..., cuando se toca fondo ya sólo se puede subir, así que ánimo y ¡no dejes de escribir esa novela! ;-)

    Un besote enooooorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, sólo que a veces te pregunta si puedes tocar más fondo todavía. Pero te aseguro que no pienso quedar a comprobarlo ;) Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.