jueves, 19 de octubre de 2017

Estos son mis motivos


Supongo que alguna vez te he contado que escogí el nombre de mi blog por una frase que me gusta mucho, pero seguro que nunca te conté por qué me gusta tanto.


Una vez vi un estado de Whatsapp que decía: "Muchas veces, la persona por la que estás dispuesto a recibir una bala es la que está detrás de la pistola". ¡Qué identificada me sentí! Me educaron para ser buena persona (o al menos intentarlo), para no hacer daño a los demás (porque con eso no se gana nada), para tener empatía y ponerme en el lugar de la otra parte cuando hace algo que no debe; me educaron para tener paciencia, para comprender y perdonar. Me enseñaron que nacemos solos y morimos solos, que no nos llevaremos nada al otro mundo y que por eso no vale la pena pelearse tanto por el dinero y las posesiones materiales.

Todo eso está muy bien, pero a veces lleva a consecuencias que se expresan a la perfección con esa frase que inspiró mi blog, y es que hay gente que se aprovecha de que soy como soy. Das todo por alguien y te disparan por la espalda, ¿no te ha pasado?

Que trate de no enfadarme no significa que no me enfade llegado el momento. Que haga la vista gorda para estar tranquila no significa que sea tonta, que no me dé cuenta de lo que pasa o que no me molesten ciertas cosas; lo que pasa es que muchas veces es mejor tener paz que tener razón.

A pesar de que a veces me enciendo por ciertas cosas que me pasan cuando la gente intenta aprovecharse de mí (y aún por encima se enfada cuando no me dejo), me siento bien conmigo misma, inamovible en mis convicciones y en mi forma de ser, y le agradezco infinitamente a mi madre toda la educación que me ha dado y los valores que me ha inculcado.

Pero mi madre también me ha enseñado que a veces es imposible callarse, que tras ir siempre de frente en ocasiones es mejor dar a probar a los demás de su propia medicina, y que el mundo es de quien exige.

Llevo más de un mes mal del estómago porque todos los nervios se me acumulan en las tripas. Tengo que aguantar pesos que no me corresponden, que me griten cuando yo nunca levanto la voz, que traten de exigirme cosas que no son mi obligación, que digan mentiras sobre mí (porque claro, como yo nunca hablo mal de nadie, ni con la verdad, ni mucho menos con la mentira, hay que aprovechar). Tengo que soportar a gente de arriba que cree que ha nacido con clase cuando lo único cierto es que sólo ha nacido con dinero, porque la clase se adquiere con la educación (algo que, por cierto, a ellos les falta).

Me ningunean para hacerme creer que no valgo nada y que no soy nada, cuando lo único que ocurre es que no voy por el mundo adelante regodeándome en las cosas que yo sí sé y otros no saben (humildad creo que lo llaman). Nadie es menos por haber tenido menos oportunidades, sólo eres menos cuando intentas hacerte de más.

Así que sí, esa frase que inspiró mi blog me gusta mucho porque es muy cierta. A veces no se puede hacer nada por cambiar la posición en la que nos ha tocado vivir, y quizá no podamos ir de frente y mandarlo todo a la mierda; pero yo sí encontré la manera de hacer algo, aunque sea mínimo: si no puedo cambiarlo, al menos puedo contarlo.

No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos. (Martin Luther King)

Y por eso soy escritora. Y por eso abrí este blog. Y por eso soy yo la que, ahora, está detrás de la pistola.



¿Qué te empuja a leer (o a escribir, si es tu caso)? ¿Te gusta encontrar crítica social en las historias que lees? Me gustaría leer tu opinión en los comentarios.

-------------------------

P.D.: Si te gustan estas charlas en las que sacamos lo mejor de nosotros mismos y todo aquello que llevamos tan adentro, te animo a que te suscribas a mi lista de correo (ahí arriba, a la derecha) para charlar en petit comité de aquello que no gritamos a los cuatro vientos.

19 comentarios:

  1. Firmo debajo.
    Y qué descansada te has quedado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy a gusto. Gracias por tu rúbrica. Biquiños!

      Eliminar
  2. A mí me pasa un poco como a ti. Como diría el Chapulín Colorado, se aprovechan de mi nobleza. Jajajaja. ¿Si me gusta encontrar crítica social? No me disgusta pero tampoco es algo que vaya buscando expresamente. Yo leo para evadirme, mayormente. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, somos muy nobles, eso no se nos puede negar :P Yo creo que la crítica social está bien, pero como dices tú, siempre que el libro sirva para evadirte. Al menos ese es el motivo por el que leo. Biquiños!

      Eliminar
  3. Qué bien lo explicas! A veces no compensa ser buena persona y generoso porque te chupan la sangre y la energía y no te devuelven ni la mitad. Hay que protegerse un poco. Suerte Cris!! Yo escribo porque la mayoría de las buenas historias que encuentro por ahí no caben en una noticia.😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las historias que tú encuentras son oro puro. A veces no comento porque me dejas sin palabras, literalmente. Es bien cierto eso que dicen de que la realidad siempre supera la ficción. Biquiños!

      Eliminar
  4. Que no me entere yo que te hacen algo esas personas que son tan pobres que solo tienen dinero. Coincido mucho con tu filosofía de vida, y por desgracia hay gente que se aprovecha de ello. Pero me siento orgulloso de ser así, y seguiré siendo como soy.
    Yo comencé a escribir como una manera de evadirme de la realidad, por meterme en unos mundos imaginarios. Y descubrí que pese a que mi mundo mejoró, sigo necesitando crear mundos y escribir sobre ellos.
    Un fuerte abrado desde la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo no sé si mejora o no, pero creo que esos mundos imaginarios siempre nos harán falta. Biquiños!

      Eliminar
  5. Pues me pasa como a ti, que también me educaron así, y luego vienen los que se aprovechan. Y te das cuenta, pero como bien dices, muchas veces es mejor tener paz que tener razón. Y te callas. Pero hay momentos en que ya no puedes callar. O callas pero se te nota. O callas y como a ti, los nervios se meten en la barriga y hace de las suyas.
    Y con los libros me evado de todo esto y me olvido. Y sí, me gusta encontrar crítica social en los libros, no en todos, eso sí. Según el momento, que a veces está una tan hartita de todo que lo único que busco es algo que me distraiga y punto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Álter, la crítica no está mal siempre que sea el contexto y que el libro cumpla su función principal, que es entretener. Cuando esto último no ocurre para mí se me hacen muy pesados. Biquiños!

      Eliminar
  6. Posts como éste me reconcilian con el mundo porque me recuerdan que, entre tanta porquería con la que una se encuentra, siempre hay oportunidades de toparse con una flor, y porque esa manera de educarte que tuvieron tus padres es igualita a la que yo recibí. ¡Qué bien te entiendo!

    Ánimo, puede que el estómago nos duela, pero por las noches dormimos bien... :-)

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, gracias por lo de flor :P Nos encontramos con tanta gente asquerosa que podemos pensar que estamos solos en esto, pero siempre habrá alguien que no se haya perdido tanto por el camino, gente como tú :) Biquiños!

      Eliminar
  7. Hola... Yo escribo porque no puedo dejar de escribir... en cuanto a eso de molestarte porque se aprovechan de ti... cuando empecé a hacer meditación, comencé a ver con otros ojos a la gente que me rodeaba y vi, sus egoísmos, pero también que nos es muy difícil saber lo que siente el otro... y empecé a perdonar... no te digo que no me cuesta y a veces horrores pero lo intento. Estoy leyendo un ensayo de Ray Bradbury donde dice que alguien le dijo cuando tenía 9 años: Deja atrás a esos hdp. Nunca serán como tú. A veces hay que pensar así también. En cuanto a escribir... ¿sueño con el Nobel? No. ¿Con la fortuna que amasó cierto escritor de El Código de un tal Leonardo? ¿Y quién no? Y muchas cosas más. Bendiciones desde Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ernesto. Creo que consigues tener una postura muy acertada pero difícil, porque qué complicado es mantener la compostura en ciertos momentos, y admiro a la gente que lo consigue. Y sí, yo creo que todos los escritores de verdad escriben porque no pueden dejar de hacerlo. Biquiños!

      Eliminar
  8. Uy... a mí los nervios literalmente me devoraron, esos que surgen de la impotencia de ver cómo se están aprovechando de ti y tú eres incapaz de reaccionar, porque esa reacción es sinónimo de perder algo que valoras mucho, tu educación. Veinte kilos menos en seis meses y a punto de perder el control de mi salud. Tuve que pararme a pensar si merecían la pena los demás o yo. Ya he recuperado 12.

    Yo escribo porque es el lugar donde soy yo. Yo escribo para entender el mundo y entenderme a mi misma, pero también escribo para no morirme mientras esté viva. No sé si lo que tengo es una pistola, más bien lo entiendo como una luz encendida que me ayuda a no perderme.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿20, Mayte? Pues sí, hora de pensar en sí, no dejes que te afecte a la salud, no vale la pena. Y sí, cuando escribimos desmenuzamos las situaciones y entendemos el mundo un poco más, porque como escritores tenemos la obligación de ponernos en la piel de todos los personajes, no sólo del protagonista. Y conste que yo no disparo balas, ¿eh? Sólo literatura :D Biquiños!

      Eliminar
  9. ¡Hola Cris!
    No conocía tu blog, pero me ha encantado esta reflexión.

    Yo también me he sentido siempre utilizada, ninguneada, juzgada y criticada, empezando por mi entorno más cercano.
    En mi soledad, empecé a escribir pensando que quizás alguien me leería, me comprendería, e incluso podría verse identificado conmigo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Me ha parecido fantástica tu entrada y además me suscribo.
    Gracias por esto, Cris.

    ResponderEliminar
  11. Ni más ni menos. Comme il faut. Encantado de leerte, Cris.

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.