lunes, 16 de octubre de 2017

El hobby que te ayudará a ser mejor escritor, y que te atrapará como lector


El poder de la imaginación es tan grande que voy a pedirte que te imagines que estás en una habitación cerrada. A tu alrededor ves algunos muebles, algunas prendas de ropa, nada que llame especialmente tu atención. Pero no estás a gusto. Así que gírate. Ahí está la puerta de salida. Ábrela... Lo sé, no puedes, está cerrada y, aunque miras a tu alrededor, no ves ninguna llave. De repente, escuchas una voz que te saluda, vuelves a girarte, desandas los pocos pasos que acabas de dar y ves una pantalla.

En esa pantalla la voz empieza a contarte una historia, se trata de un desastre, algo catastrófico, realmente da igual el qué. Lo único que sabes es que tienes que salir de esa habitación como sea. Tienes sesenta minutos para encontrar la llave que abre la puerta, así que tienes que ponerte rápido a inspeccionar todas esas cosas que antes te parecieron anodinas y que ahora podrían ser el elemento definitivo para dar con la llave.

Cuando lees novela negra todo ese proceso es pasivo porque tú, como lector, miras lo que pasa y, aunque te estrujes el cerebro intentando adivinar quién es el asesino, tus pesquisas no influirán en el desarrollo del caso. Seguro que más de una vez habrás pensado que te gustaría estar sobre el terreno y poder seguir las pistas y resolver el caso.

Si eres de los que, a parte de leer novela negra, la vives, estoy segura de que serás fan del escape room. Por si aún no has oído hablar de él, te lo presento: el escape room es un juego donde un mínimo de cuatro personas se meten en una habitación y tienen que resolver un misterio para poder salir de ella. Para lograrlo tienen a su favor las pistas que hay por toda la habitación y una pantalla que les brinda orientación y alguna pista adicional; y en su contra el tiempo: tan solo sesenta minutos.

El pasado mes de abril disfruté de un escape room por primera vez, aquí en Santiago, en las instalaciones de The Paradox Room, y quedé más que encantada. No me encontré con un juego, o con una actividad simple, me encontré con una aventura que viví con otros tres compañeros. Me encontré dentro de una novela de intriga, donde la cuenta atrás genera una ambiente opresivo, y donde el tiempo se pasa volando.

Como lectora he disfrutado mucho pasando a la acción; como escritora, la experiencia me sirvió para vivir in situ muchas de las sensaciones que me gustaría traspasar al lector en mi novela. Así que si os gusta lo noir, tanto leerlo como escribirlo, os animo a que arrastréis a algunos amigos a vuestra locura, busquéis en vuestra ciudad un lugar donde podáis realizar el escape room, y disfrutéis de la experiencia.

Por si tenéis más curiosidad sobre el escape room, os animo a que leáis este artículo de Izaskun Albéniz donde nos explica qué es la novela enigma y cómo ha influido tanto esta, como el escape, en la novela negra. Como bien dice ella en su post:

El escape room es una muestra más de que a la novela negra todavía le queda mucho camino por delante.  Y es que, como bien saben los gurús de la actualidad: “el Negro combina con todo”.

Hay muchas fuentes de inspiración para escribir, no sólo otros libros, sino también series, películas y, por qué no, actividades como esta. ¿Dónde encuentras tú la tuya? ¿Has probado el escape room o te gustaría hacerlo? Te espero en los comentarios.

-------------------------
P.D. Halloween se acerca, así que como regalo por apuntarte a mi lista de correo (en esa caja de suscripción que está ahí arriba a la derecha) te regalo una historia literariamente terrorífica. ¿A qué esperas?

8 comentarios:

  1. Yo no escribo novelas pero llevo más de un año intentando arrastrar a mis amigos a un escape room. Es lo malo de que todos tus amigos tengan hijos o estén a punto de tenerlos y tú te hayas quedado atrapada en la adolescencia. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué pena, lo que se pierden. Y, realmente, no es locura, a veces también se necesitan esos momentos y esas escapadas (nunca mejor dicho) para desconectar. Biquiños!

      Eliminar
  2. No me atrevo yo a estas cosas del escape room. Es que soy un tanto claustrofóbica y si me veo encerrada durante mucho tiempo en un sitio... No respondo de mí. Pero tiene que estar muy bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si te ayuda a cambiar de opinión, decirte que tienes un botón del pánico y que puedes salir cuando quieras, incluso si te entran ganas de hacer pichí en medio de la partida xd! Biquiños!

      Eliminar
  3. Yo he estado en dos: resolver la desaparición de un escritor y la fuga de una cárcel. El primero me gustó más porque había enigmas variados. Pero el segundo era básicamente buscar contraseñas y meterlas en el candado. De todas formas, seguro que repito, aunque no soy especialmente avispada bajo presión.
    A mí me resultó muy inspiradora una ruta turística por Toledo en plena noche, con el guía contándonos leyendas. :)
    La vida está llena de momentos que, si se saben mirar, dan para largas historias y grandes personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy a ir a más, seguro, porque me encantó. Fue una hora muy bien empleada. Estaba tan concentrada y tan entretenida que no había nada más allá de ese pequeño mundo, ni problemas ni nada, y cada vez es más difícil desconectar, así que se agradece. La ruta esa debe estar genial. Eloy Moreno, no sé si has leído algo de él, pero ambienta muy bien sus novelas y luego hace rutas y te lleva por todos los escenarios, tiene que estar chulísimo. Seguro que te gustaría. Te recomiendo, si no lo has leído, "Lo que encontré bajo el sofá". Biquiños!

      Eliminar
  4. Alguna vez se me ha pasado por las mientes alguna idea de novela negra, pero no es mi género. No es que no me guste, es que no lo frecuento y así es muy difícil ponerme a escribirlo.
    Me parece una idea muy curiosa lo de la escape room; es hasta casi demasiado intelectual como diversión para este mundo antisesudo en el que vivimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para empezar a leer ciertas cosas, si la dicha es buena. Lo del escape room es genial, yo creo que te encantaría. Ahora sólo te queda encontrar a tres personas más y llevarlas al lado oscuro. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.