lunes, 30 de enero de 2017

¿Puede un mal final estropear una buena novela?

El año pasado, cuando leí "Los 4 pilares de la ficción", de Ana Bolox me encontré con una frase que resumía muy bien la importancia y el peso que tiene la parte final en una novela:

Se dice que un buen principio es el que logra que el lector continúe leyendo una historia; mientras que un buen final consigue que el lector lea tu próxima novela.

He leído libros geniales, en los que una gran historia iba de la mano de un gran final. He leído historias corrientes cuyo final me ha dejado pensando, y también he leído historias estupendas que tienen un final para olvidar. Está claro que lo ideal es encontrarse con novelas en las que cada parte sea magistral, pero entre los dos últimos tipos (buena historia, mal final; o mala historia, buen final) ¿cuál preferís?

lunes, 23 de enero de 2017

¿El machismo en una novela impide que la leamos?

Una de mis novelas preferidas y que releo todos los años es Drácula, de Bram Stoker. Me encantan los clásicos y este es uno de los pilares básicos en las historias de vampiros y también uno de los imprescindibles si te gusta la novela epistolar.

El otro día me sorprendió un comentario, no recuerdo ahora mismo de quién, sobre esta novela. La persona en cuestión decía que no podía con Drácula porque era una novela llena de machismo y estereotipos. Estoy de acuerdo, el machismo rebosa en cada página, con frases que dicen que Mina, una de las protagonistas, tenía el cerebro de un hombre y sentimientos de mujer, o algo así, no recuerdo ahora mismo la literalidad.

jueves, 19 de enero de 2017

Mamá, ya sé qué quiero escribir de mayor (y otros cambios en el blog)

Voy probando cosas nuevas poco a poco, a ver qué gusta y qué no, y ver si yo me siento cómoda. Es por eso por lo que no habréis notado (ni notaréis) un cambio brutal en este blog, pero todo en esta vida tiene que evolucionar, al igual que lo hacemos nosotros.

"Mamá, ya sé qué quiero escribir de mayor". Buscando a mi público objetivo, gracias a los consejos y los tirones de orejas de Ana González Duque, me he dado cuenta de que yo lo quiero escribir es novela negra, de misterio, thriller, policiaca. Aunque me cueste, porque no soy experta, aunque me tengan que corregir mil veces. En mi primera novela algo intrigados os dejé, conseguí que los que me leísteis no dejaseis el libro hasta el final, y para empezar eso ya es algo muy grande, porque soy novata, así que he decidido apostar por lo que quiero hacer. "No pain, no glory", como dicen los souvenirs de El Camino que hay a vender en la zona vieja de Santiago, así que lo voy a intentar.

lunes, 16 de enero de 2017

Detrás de la identidad

Te propongo un reto. Ya que me gusta la novela negra y de suspense, y que estoy escribiendo una de esta temática, me gustaría probar algo nuevo, pero para ello necesitaré que tú, querido lector, tengas una participación activa en esto.

Voy a sacar a la luz un periódico inventado, cuyos artículos principales de la sección sucesos se irán publicando una vez al mes en este blog. Los robos, asesinatos, secuestros... tendrán un culpable que puedes encontrar entre los comentaristas de este blog, entre mis seguidores en Twitter, etc. Sí, eso que estás pensando es cierto: el culpable puedes ser tú.

Daré pistas reconocibles, sobre todo al principio, e intentaré ir subiendo de nivel. Las pistas estarán en el texto, pero para que encontrar al culpable no se convierta en misión imposible, también daré tres pistas adicionales para que sepas dónde buscar.

jueves, 12 de enero de 2017

La herencia del quinquenio: Reto 5 líneas (1/17)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para enero son: Herencia, accidente y verdad. Ahí va:

lunes, 9 de enero de 2017

Las últimas notas - Segundo clasificado en Algeciras Fantástika 2016

Esta es mi primera entrada del presente año 2017 que acaba de comenzar, y voy a empezar con alegría contándoos que mi relato "Las últimas notas" ha quedado como segundo clasificado en el Concurso Algeciras Fantástika 2016. Aquí está la prueba de que un autor debe retarse y escribir géneros a los que no está acostumbrado para así poder aprender y sacar lo mejor de uno mismo. Escribí este relato como un experimento y he llegado hasta la segunda posición del podio, nada más y nada menos.

En esta historia, encuadrada en el género de terror (aunque con los avances que hay hoy en día bien podría clasificarse también como fantasía, y cuando lo leáis entenderéis por qué) he aprendido mucho sobre cómo la atmósfera puede jugar a nuestro favor, haciendo que parte de la angustia se consiga gracias a ella.

El relato ganador y el finalista son grandiosos y podéis leerlos aquí. El mío os lo dejo también a continuación. Espero que lo disfrutéis. ¿Os animáis a dejarme vuestras impresiones? Ahí va:


LAS ÚLTIMAS NOTAS

Una corona de rosas blancas y rojas encabezaba la comitiva mientras la banda de música tocaba su canción preferida; el río fluía en él, y como en esa canción sin letra la quería de vuelta. Los acordes sonaban cada vez más altos para acallar su pena. El cura ofreció unas palabras de consuelo que de nada sirvieron, pues él ya no escuchaba; sólo oía la melodía una y otra vez mientras las imágenes de la última ocasión en que se vieron pasaban delante de sus ojos, igual que cuando veían juntos una película muda.

Le flaqueaban las piernas por estar tanto tiempo de pie, pero ya nada le dolía. El viento frío arrastraba unas últimas gotas de lluvia, pero él estaba cubierto por un manto de impotencia que lo hacía inmune a todo. La charla acabó, la banda empezó de nuevo.



Todos los asistentes fueron despidiéndose abrazándolo una y otra vez, así durante cuarenta y cinco minutos; mientras él sólo podía prestar atención a los músicos, que tocaban un repertorio con sus piezas para piano preferidas en versiones para orquesta.