jueves, 19 de abril de 2018

Honestidad


Tras la última entrada que publiqué, donde te preguntaba qué es lo que más te gusta a ti, me he dado cuenta de que hace mucho tiempo que no me río con lo que hago, y eso es grave.


Desde hace unos tres años, por motivos varios que no vienen al caso, tanto tiempo de trabajo como tiempo libre están calculados y planeados para que pueda hacer todo lo que tengo que hacer. El blog parece que se ha tornado un trabajo porque tengo muchas cosas que hacer y muy poco tiempo para ellas.

Cuando veo la lista de Feedly, llena de blogs que me encantan, pero cuyas entradas se me acumulan como si fuesen más trabajo pendiente, se me hace un nudo en la garganta. Esto no debería ser así.

¿Dónde quedaron los tiempos en los que esto era una evasión? Hay por ahí una frase que dice:

Hay que comer con hambre, dormir con sueño y follar con ganas.

Para mí a la escritura se le aplica exactamente lo mismo: hay que escribir con hambre de historias, escribir aunque se tenga sueño y escribir, en definitiva, con ganas.

Tengo muchas cosas que hacer que están más arriba en mi escala de prioridades, y esto hace mucho que se me hace cuesta arriba. Lo cierto es que escribir es algo que siempre ha estado dentro de mí, no importa el tiempo que pase alejada de la página en blanco, siempre vuelvo a ella. Y en esta ocasión sé que también volveré.

Pero lo cierto es que uno tiene que saber dónde están sus limitaciones, y aunque sé que a veces yo soy demasiado auto exigente, eso no debe impedirme ser honesta conmigo misma y reconocer hasta dónde puedo llegar bajo la excusa de que lo que pasa es sólo que me exijo demasiado.

Hace unos días envié mi nueva novela a una nueva lectora cero y he visto que, aunque he mejorado y he solucionado algunas cosas, los problemas más graves siguen ahí. Y me he dado cuenta de que no creo que pueda terminar esa novela como se merece siendo la escritora que soy ahora.

Tengo que descansar, vivir, leer y evolucionar para escribir historias como han de ser escritas. Si es que incluso hace tiempo que no leo, porque con tanta cosas que hacer no puedo, y eso en un escritor sí que es grave.

Así que voy a tomarme un tiempo largo. Sé que mucha gente no estará en este blog cuando vuelva, si es que consigo volver, y lo entiendo. Pero por una vez voy a dedicarme a bailar con la música del móvil cuando me despierte en vez de pensar en todas las tareas pendientes del día.

Mi intención es que esto no sea un adiós, sino un hasta pronto, pero por si acaso, permíteme hacer unos apuntes finales:

Agradezco mucho haber podido hablar cada fin de semana con todos los que están apuntados a la lista de correo, no sólo porque me permiten entrar en sus casas un ratito, sino porque en ocasiones incluso me contestan.

Gracias a Álter, Margari y H. Sanda por todas las conversaciones que hemos tenido.

Gracias a Isaac por sus wasaps de ánimo, que fueron el último empujón necesario para que lograse publicar "Detrás de la pistola". Y gracias a Javi de Ríos, por su apoyo en ese proceso, y en tantas otras cosas. Gracias también a todos los que la apoyasteis y a los que la promocionasteis, como Valentina, Marcos, Alejandro Gamero, Martina y Rosalía.

Gracias a ellos y a Seren, My Stories, Analogías, Estefanía, Lluvia, y a todos los que se han pasado por aquí alguna vez para dejarme un comentario.

Gracias a Adella, por darme pie a la imaginación con sus retos. A Mónica por su lista de correo que llega cada fin de semana con cosas tan positivas, y por los ánimos que me ha transmitido tantas veces, no sólo con sus novelas. Gracias a Izaskun, porque ella es mi inspiración y mi ejemplo a seguir.

Gracias a David, por toda la ayuda con este blog y esa preciosa cabecera, entre otras muchas risas y cosas.

Gracias a mis lectores cero, que tanto me habéis ayudado: A Jaume (sin tu ayuda no habría aguantado tanto), a Esther (porque si ella no lo consigue, entonces yo ya puedo ir olvidándome), a Amalia (que me entenderá perfectamente), a Aleixandrus (por su paciencia, entre otras muchas cosas que no se pueden explicar aquí) y a Ana Bolox (por su apoyo y su cariño, y por ser la escritora que yo quiero ser y que me inspira). Tenéis mi compromiso de que vuestro esfuerzo no habrá sido en vano, aunque no puedo prometer fecha ahora mismo.

Gracias a todos aquellos que han traspasado la pantalla, como Pedro, Dani Medina, Daniel Renau, Isi, Sergio y Mayte, cuyo último regalo (acompañado de un extracto del libro "Rimas y Leyendas" de Bécquer) preside esta entrada (¡gracias! En mi último envío a la lista de correo contaré por qué he tardado tanto en recibirlo).

Seguro que me dejo a alguien, porque, afortunadamente, estoy rodeada de mucha gente maravillosa. Así que perdonadme a los que sois y no estáis.

Y a todos, gracias por acompañarme estos cuatro años maravillosos que he estado en esta casa y a la que, no me cabe duda, volveré. Y mientras eso pasa, seguiré en Twitter y en Instagram, porque irme de aquí y dejar de estar en contacto con todos los que habéis estado, para mí no es posible. Así que nos seguiremos viendo en las redes.

Biquiños,

Cris


39 comentarios:

  1. ¡Gracias por tanto!
    Yo estaré aquí cuando vuelvas ;)
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que no te libras de mí, queridiña. Que me planto en La Coru en menos de nada y te persigo :P A ver si nos vemos pronto. Biquiños!

      Eliminar
  2. Una noticia muy triste... Pero bueno, si es para bien... Que así sea, se te echará de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que no te hago caso, tus consejos me harán ser mejor, como han hecho siempre, gracias mi corasao. Biquiños!

      Eliminar
  3. Cris, un besote muy grande. Seguro que vuelves a escribir. A veces hace falta la cura del tiempo, dejar las historias en el cajoncito (en el del escritorio y en el del corazón) para verlas desde otra perspectiva. En lo demás, ánimo. Ya sabes que puedes contar con mi amistad siempre. Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que buscar lo que hace falta, sí señor. Y tú puedes contar con mi amistad, te la has ganado a pulso con tu forma de ser. Aún recuerdo ese día en que viniste a preguntarme cómo hacer para publicar y tenías como 5 seguidores en redes, y mira lo lejos que has llegado con tu esfuerzo. Estoy muy orgullosa de ti. Biquiños!

      Eliminar
  4. Que te vaya todo muy bien y que encuentres tiempo para hacer todo lo que quieras :)

    ResponderEliminar
  5. Descansa lo que necesites, todos necesitamos desconectar en algún momento.
    Yo segiore aquí cuando vuelvas porque, aunque hace solo unos meses que te conozco, me encantas.
    Espero con ganas un email diciendo que ya has vuelto con energía renovada.
    Biquiños!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también me encantas, Laila, y estoy segura de que te irá muy bien porque eres una curranta. Biquiños!

      Eliminar
  6. Una noticia triste para nosotros pero una gran noticia para ti si es lo que quieres. La vida es lo suficiente dura como para empeñarnos en ir contra nuestros deseos. Un fuerte abrazo para tu nueva etapa. Y aquí estaremos esperando, delante de ti pistola,esperando tus próximos tiros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que ir contra los deseos más inmediatos, por eso de no ser impulsivos, pero en este caso no ha sido tan impulsivo como parece. Gracias, Aritz. Biquiños!

      Eliminar
  7. Buenos días, a la distancia, no sabes lo cerca que me siento de lo que te está sucediendo. Disfruta de tu descanso!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hace unos años se llegó a formar un grupo muy majo de blogueros, muchos de las cuales han ido desapareciendo. Tú estabas entre ellos. Un eslabón menos en la cadena. Como va a ser difícil que coincidamos en las redes, porque me limito a entrar en ellas para poner el enlace de mis publicaciones en el blog, te envío un "hasta siempre" con mi deseo de que volvamos a vernos pronto por aquí.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final el mundo es como un boomerang, estoy segura de que volveremos a encontrarnos. Biquiños!

      Eliminar
  9. Bueno, ya te he dicho todo por mail así que no me voy a repetir. Un beso grandote y vuelva cuando quieras, que aquí estaremos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mí no te libras, que seguiré en twitter, of course. Biquiños!

      Eliminar
  10. Te voy a contar una cosa: desde que empecé la universidad hasta que mi hija pequeña cumplió año y medio, apenas escribí nada. He hecho un cálculo mental y quizá pasaran 15 años entre unas cosas y otras. No tenía tiempo para escribir con todo lo que tenía que vivir, así que me dediqué a ello y a leer. Aprendí muchísimo sin teclear una sola palabra.

    No te agobies, descansa. Estoy segura de que un día regresarás. Cuando estés lista, cuando el cuerpo te lo pida o cuando sea.

    (Me he reído mucho con lo del marcapáginas).

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa época de sequía también la tuve muchas veces, sé que son momentos. Gracias, Mayte. Biquiños!

      Eliminar
  11. Pues no pienso despedirme porque vamos a seguir hablando en el blog o en las redes sociales. Siempre he pensado que eras una persona inteligente e intuitiva, que ahora nos hables de que necesitas un parón solo me lo confirma. Bien hecho compañera, a veces es necesario, sobre todo cuando te das cuenta de que te estás perdiendo muchas cosas buenas por el camino. Cuando vuelvas a escribir lo harás con ganas e ilusión renovadas, ya lo verás. Lee mucho, disfruta de las personas que te gustan, pasea tranquila, baila, come y sonríe mucho. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mónica, yo también creo que lo necesito. Y no, no nos perderemos de vista, que además yo tengo pendiente una comida contigo :) Por cierto, el día que pueda terminar mi novela como se merece, verás que mi personaje preferido lleva tu nombre :) Biquiños!

      Eliminar
  12. Pues me da penita por un lado, pero por otro, si es lo que quieres, si te hace falta para recuperar la risa, para relajarte un poco, para volver a encontrarte y estar a gusto, pues me parece muy bien. Yo estaré por aquí, esperando tu regreso. E intentaré seguirte por esas redes sociales en las que a veces me sigo liando...
    Muchísimos besotes guapa! Y muchísimas gracias a ti por dejarnos entrar en tu casa y hacernos sentir tan a gusto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lías menos de lo que crees, porque tú eres la bomba allá donde vas. Gracias a ti por venir a visitarme siempre. Biquiños!

      Eliminar
  13. Vaya, Cris, qué mala noticia. Por ti y por todos los que te tan seguido y te siguen "detrás de la pistola" durante estos últimos cuatro años. Como bloguero y colega me apena que el día a día en el blog y todo lo que ello implica (mantenerte activa en las redes sociales, leer a otros, compartir publicaciones propias y ajenas, comentar, etc.), te haya privado de disfrutar de la vida al margen del blog. Te entiendo.

    Confío, espero y deseo que ese tiempo de standby te sirva para recuperar el ritmo de tu vida, que vuelvas a reencontrarte y disfrutar de los pequeños placeres de la vida, como un buen café mañanero mientras lees a tus autores favoritos, o pasarte con tu pareja una tarde de sofá y manta viendo pelis o compartiendo confidencias, o dando un paseo sin preocuparte por las alarmas del móvil avisándote que tienes correos o comentarios del blog pendientes de contestar. Desde luego, te has ganado con creces disfrutar de ese merecido descanso.

    No sé si yo soy ese Pedro al que citas en tu post, pero, aunque no lo sea, yo sí que debo agradecerte a ti muchas cosas. Te agradezco los comentarios, siempre positivos y cariñosos, que has ido dejando en mi blog durante estos cuatro años. Te agradezco el cariño y la dedicación con la que acogiste mi primer libro y la amabilidad con la que recibiste mi solicitud de una reseña. Y también te agradezco el hecho de que me empujases a abrirme una cuenta en Twitter (no te rías, pero aún sigo sin entender cómo demonios funciona. Ja).

    En fin, Cris, vive chiquilla. Disfruta y "desconecta". Yo sólo espero volver a recibir un día de estos uno de esos amables comentarios tuyos en cualquiera de mis publicaciones cerrando con uno de esos icónicos: "Biquiños, Cris".

    Permíteme ser yo quien por esta vez me despida de ti con un: Biquiños, Pedro. ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus biquiños :) Y tú a seguir haciendo reír a todo el mundo, que me encanta. Biquiños mil para ti también!

      Eliminar
  14. Me da mucha pena que cierres el blog, pero si es para mejor, bienvenido sea. Si un día regresas, aquí estaré esperándote.
    Sé que conseguirás escribir la historia que deseas, esa y muchas más. Y si yo puedo echarte una mano, solo tienes que silbar. ;)

    Y gracias por esa frase que me has dedicado. Jo, me ha emocionado y todo.

    P.D.: Claro que seguiremos en contacto. ¿Acaso te crees que te vas a librar de mí? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo creía, ¿acaso crees tú que te vas a librar de mí? No sabes lo afortunada que me siento de tenerte en mi vida, nos parecemos más de lo que crees y te lof yu a lot. Biquiños!

      Eliminar
  15. Lo que te ha pasado me es muy familiar. Empiezas un proyecto con muchas ganas para evadirte del trabajo y la rutina; luego decides tomártelo en serio y te programas; entonces caes en la cuenta de que ya no tienes una afición, sino otro trabajo.
    Aquí estaré cuando hayas recargado las pilas, descuida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, aunque me veas en este blog desde hace cuatro años, yo llevo con esto de los blogs casi diez, así que sí, es hora de tomarse un respiro. Biquiños!

      Eliminar
  16. Este tipo de entradas no producen tristeza, sino esperanza. Son necesarias, porque somos seres finitos y a veces tenemos que parar y reponer fuerzas. Volverás, lo sé, después de que hayas descansado, te hayas enriquecido con reposo y lecturas, y hayas encaminado tu vida.

    Hasta entonces, habrá que tener paciencia porque yo sí, querida Cris, estaré aquí, esperándote ;-)

    Biquiños a miles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudaba que estarías aquí, porque lo cierto es que siempre estás, y yo para ti. Biquiños!

      Eliminar
  17. Los caminos tienen muchas curvas, a veces, no hay ningún camino o no te lleva a ninguna parte.
    Sea lo que sea lo que decidas hacer, cuenta con mi apoyo :P

    ¡Biquiños, queridiña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú y tu apoyo es de lo mejorcito que me he encontrado por estos lares desde aquel día que llamé a tu puerta para pedirte que me prestases la foto de aquella bombilla. Tú sí que fuiste, eres y serás luz. Biquiños!

      Eliminar
  18. Por aquí andaremos :-) Besos y ¡a disfrutar de tu tiempo, de la escritura, de la lectura, etc..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, queridiña. No me cabe duda de que seguiremos en contacto. Biquiños!

      Eliminar
  19. Vea, me he encontrado un blog muy interesante y parece que llego tarde. Andaré por aquí un rato dándole vueltas a las entradas. Lo importante es que te tomarás el tiempo que necesitas. Cuando vuelvas de seguro regresarás recargada. Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  20. Querida Cris: Entiendo perfectamente lo que te pasa. Hay tantas expectativas en cuanto a lo que debemos hacer como escritores, nuestros trabajos y nuestras obligaciones offline, que caemos en el estrés, perdemos el norte con nuestros objetivos personales y terminamos haciéndolo todo con desgano.

    Publico ahora con mucha menos frecuencia en el blog porque realmente el tiempo no me alcanza. Al hacer el balance de prioridades, todo lo virtual va bajando en la lista. Aunque da tristeza saber que te vas a alejar de esta bitácora, me parece una decisión que te puede traer beneficios muy pronto. Todos necesitamos momentos para desconectarnos, evaluar hacia dónde vamos y lo que queremos, así como concentrarnos en las tareas más importantes para nosotros.

    Gracias por acordarte de mí en esta despedida. Sigo recomendando tu blog y tu novela “Detrás de la pistola”, dado que has trabajado y logrado mucho. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  21. Yo no quiero que te vayas, aunque entiendo cómo te sientes.
    Estaré aquí a tu vuelta, no lo dudes.
    Gracias por tus bonitas palabras.
    Ánimo, tú vales mucho galleguiña.
    Bicos :-)

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.