viernes, 21 de septiembre de 2018

No me hace falta entender de SEO para contarte esto



Muchas veces he querido volver al blog en estos cinco meses de ausencia, y me he contenido por aquello que dicen por ahí de no escribir cuando te da el ataque de locura e inspiración y que después todo se desinfle.



Soy escritora noir y no he metido mi palabra clave en el primer párrafo, así que ya vuelvo mal, supongo. No tengo el blog todo lo optimizado que debiera, de hecho ni siquiera debería tener este blog, la norma dice que me cree una página de autor con un dominio propio y que use Wordpress, que además tiene un montón de plugins (o cómo se llamen, o cómo se escriban) que te ayudan a optimizar todo lo que debes, leyendo tu texto antes de que lo publiques y señalándote las partes débiles.

Cuando pulse el botón de publicar no será el día adecuado para hacerlo, ni tampoco la hora correcta. Y mi médico me ha dicho que no debería comer Nutella, porque no es bueno para mi intestino y otras pequeñeces como que soy intolerante a la lactosa y esto lleva leche, pero a quién le importa si vamos a morir y de algo hay que hacerlo.

Me gustan algunas canciones de lo nuevo de OT, incluso alguna de Justin Bieber, y estoy escribiendo con Queen de fondo, porque también me gusta y porque la vida está llena de incoherencias, vete tú a saber si eso es lo que la hace realmente interesante (y acabo de usar un adverbio, cuando todo el mundo sabe que para ser un bestseller y escribir de puta madre hay que matarlos a todos... y no decir tacos).

Cuando dejé el blog dije un montón de cosas, entre ellas que era una escritora que no leía. No es que tenga mucho tiempo para hacerlo, pero la verdadera razón era que cada vez que lo hacía me sentía culpable. Llevo una vida tan ajetreada, con tantas cosas que hacer, tanto trabajo, que cuando hago algo que me gusta me siento mal porque pienso que debería estar haciendo otra cosa. Si no disfruto ahora que tengo 30, ¿cuándo lo haré? ¿Voy a conseguir todo lo que me proponga por el mero hecho de esforzarme tanto? La verdad es que no. Sin esfuerzo no se consiguen las cosas, pero con él, a veces, tampoco. Es duro, pero es la verdad.

Hacerme esas dos preguntas me cambiaron el chip, de la vida en general y también de la escritura. Escribiré cuando quiera, de lo que me plazca y sobre lo que me dé la gana. No me parece mal el SEO, he visto cómo hay gente a la que le funciona, lo que sí me parece horrible es dejar de disfrutar al hacer eso que nos apasiona. No puede ser. Y no voy a dejar de disfrutar por adherirme a reglas en las que no creo.

Que no me digan que no puedes llegar a mucha gente si no cumples las reglas porque hoy he visto un vídeo de promoción de una novela que era un power point cutre, y otro anuncio de un libro que decía que era "un thriller apasionante que te dejará sin respiración" (toma topicazo).

Si tu blog no cumple con los cánones, pero disfrutas con él, entonces adelante. Escribe de lo que quieras, publica cuando quieras, haz lo que te dé la regalada gana (que dirían en un buen culebrón sudamericano). Disfruta, de verdad. Puede que si no sigues las pautas no consigas vivir de la escritura, pero te aseguro que si no disfrutas tampoco lo conseguirás.

Creo que la extensión de este artículo tampoco es la que debiera, una que siempre ha sido parca en palabras y muy directa. Pero lo compenso con la imagen, que todo post debe tener una y con eso sí cumplo (supongo que como bloguera rebelde debía tener un punto débil).

He decidido ser otra oveja negra en esto, porque si tengo que fracasar prefiero hacerlo a mi manera.

Bienvenidos de nuevo.

18 comentarios:

  1. Ya somos dos las ovejas negras. Me has convencido. Ahora a ver qué desparrame mental vuelco mañana en el blog. Montamos una liga de ovejas negras? :D Muacs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de "la liga de las ovejas negras" :P Ya sabes que este post va dedicado a ti :) Biquiños!

      P.D. Y sí, por fin puedo comentar

      Eliminar
  2. Hace un tiempo hice de unirme al grupo y pensé que estaba equivocado. No sufro si no escribo ni creo que es lo más importante en el mundo. En mi escala de encuentra en el tercer, cuarto o quiento, no lo sé. No niego que me encanta, pero si permito que de convierta en una obsesión o no me hace feliz, de qué me sirve.
    Finalmente (ooooh un advervad terminado en mente), ¿puedo unirme a la liga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí ya estás en el grupo, Piper. Ser tres ya nos da consistencia :-) Besotes.

      Eliminar
    2. Con ser tres ya podemos ser un órgano colegiado con potestad de tomar decisione (toma derecho administrativo) así que, adelante. Me encanta no sentirme sola, no digo que tenga razón, pero me encanta sentirme comprendida :) Biquiños!

      Eliminar
  3. Reconozco que las veces que he sentido que el blog era una losa ha sido por la cantidad de normas que hay que seguir para "hacer las cosas bien", así que, ¡ole tú! :)
    Me alegra que hayas vuelto :)
    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que el blog se convierta en una losa es una de las peores sensaciones, porque se supone que tiene que ser nuestra vía de escape. Biquiños!

      Eliminar
  4. Bienvenida de vuelta. Coincido plenamente (no eres la única que cae en ellos) en eso de que si no disfrutas de lo que escribes, nunca vivirás de ello. Conozco a mucha gente que han dejado sus blogs por la tiranía de la publicación semanal, el SEO,... hasta llegar al punto de aborrecer lo que antes les apasionaba. Sea cuando sea, aquí estaré para leerte. Un fuerte abrazo desde el otro lado del Cantábrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conozco a gente así, y gente que ha convertido su blog en una copia de otros por culpa del SEO, con lo que mola el contenido original, o más bien la forma original (que a veces ya está todo contado). Biquiños!

      Eliminar
  5. Oleee canoleee. Di que sí. Ya te echaba de menos, Cris. De acuerdo contigo en que las obligaciones en exceso matan las pasiones. Por eso empezare a publicar cada quince dias, porque quiero y necesito escribir.
    Oye, esa liga que habéis montado, mola... Hay sitio para una mas?
    Mil besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay sitio para más y, sobre todo, siempre hay sitio para ti, y además, me has inspirado el post de hoy. Tú escribe cuando quieras, que mola leerte. Biquiños!

      Eliminar
  6. En primer lugar, me alegra mucho que hayas vuelto. Y en segundo, me alegra ver que no soy al único que le pasa. Estoy empezando a ver el blog como una obligación en lugar de disfrutarlo y eso cansa. Además, entre pitos y flautas no me dedico a escribir lo que debería, novela y relatos.
    Como dice Izaskun, yo también estoy pensando en publicar quincenalmente y así tener tiempo y ganas de sobra. Seguro que los que lean el blog lo agradecerán, porque escribir a desgana es lo peor que les puedo hacer a los lectores.

    Un abrazo,
    Alex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir a desgana para los lectores es muy malo, pero para los escritores es peor. Ánimo Alejandro, que vas muy bien y tu blog mola :) Biquiños!

      Eliminar
  7. ¡Ala! Cómo me alegra verte de vuelta! Ole, ole y ole! Y dí que sí, disfruta de tu blog, que siempre sea tu vía de escape. Y disfruta escribiendo! Lo que me tienes que explicar que es el SEO. A estas horas de la noche estoy espesa. Quizás mañana me diga a mí misma qué tonta soy, pero ahora mismo no caigo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita, quita, si alguien te tiene que explicar qué es el SEO que sean Jaume Vicent o Ana González Duque, porque si lo hago yo sería como jugar al teléfono escacharrado. Biquiños!

      Eliminar
  8. Disfruta: principio fundamental. Un secreto: yo escribo lo que me sale de las narices y luego, lo adapto al SEO. Tunear los posts es la única forma de que el SEO rígido de Google no sea un corsé. Un besazo, oveja negra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es una buena táctica, sí señor. Biquiños!

      Eliminar
  9. Muy bueno. Sí, la regalada gana es maravillosa. Yo también paso de los recetarios y, honestamente, no entiendo la fijación en algo así de gente que basa su quehacer en explorar las zonas creativas de su cerebro. Pero en fin, debe ser esa compulsión por seguir a los que "triunfan" para "triunfar" lo que lleva al olvido de la regalada gana.
    gracias!!!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.