jueves, 10 de enero de 2019

¿Por qué me gusta la novela negra?


¿Te has preguntado alguna vez por qué ese género literario en concreto te vuelve loco? Yo sí, en más de una ocasión he divagado sobre por qué la novela negra me encanta, y la respuesta siempre es la misma: porque engancha. Pero no debería quedarme solo con eso, ya que muchos otros libros enganchan y no son noir. Así que hoy he decidido ir un poco más allá en mi búsqueda de una respuesta que dé en el clavo.


Para ello quiero usar como guía las últimas dos novelas de la saga "Las cosas y casos de la señora Starling", de Ana Bolox. Tenía pendiente hacer la reseña de "Muerte en los Hamptons" y acabo de leer el último episodio, "Crimen imprevisto", así que ya que estoy aprovecho y os hablo de los dos libros.

Cuando una historia comienza, sea novela negra o no, tiene que tener un misterio; es decir, tienes un punto de partida y llegarás a la meta por caminos que no eres capaz de imaginarte cuando lees la primera página.

Hay historias que se centran en que disfrutes del camino, pero, aún así, el punto final será muy distinto de lo que te encontraste en un comienzo. Pero en la novela negra este misterio es el protagonista indiscutible, más incluso que los personajes principales y sus problemas.

En este tipo de novelas el autor te dará varias pistas contra las que tendrás que luchar; y sí, digo luchar porque son las antagonistas del lector: son muy falsas, juegan con sus sentimientos y tratan de engañarlo y de llevarlo a un callejón sin salida.

Si hay algo que no perdono a ninguna novela negra es que el final no se justifique con nada de lo que ha pasado, que aparezca como por arte de magia (por decirlo de algún modo). Si me siento engañada, entonces olvidaré enseguida cómo ha sido el camino por muy bueno que me haya parecido, porque no hay sensación más amarga y más difícil de olvidar que la que deja un final inventado de cualquier forma porque el autor no sabía como dar la puntada final a la historia.

En el caso de Ana Bolox, ella ofrece todas las pistas habidas y por haber, tanto las que son necesarias como las que no, y eso activa mi mente y me anima a jugar. Una buena novela negra tiene el mismo efecto que el Tetris: estás tan ensimismado en encajar las piezas que te abstraes del resto del mundo, y de tus problemas (que eso es, principalmente, lo que busco cuando abro un libro).

Por ejemplo, en el caso de "Muerte en los Hamptons" me engañó no una, si no hasta en dos ocasiones, lo cual es muy doloroso para el ego de alguien que lee y escribe novela negra. Para la última entrega iba más entrenada y pude imaginar el final, aunque he de confesar que Ana Bolox tiene un truco de magia que solo puedes ver en las últimas páginas de un libro: cuando parece que has dado con la resolución del caso, te muestra la verdadera, que tiene tanto sentido como la falsa.

Cuando leí "Crimen imprevisto" me había imaginado un desenlace, que finalmente fue, pero como había ese crimen con sorpresa, creí casi hasta el final que me había engañado otra vez (y la verdad es que un poquito sí que lo consiguió).

En definitiva, una buena novela negra tiene como protagonista indiscutible al misterio, como antagonistas las pistas, y un camino formado por las baldosas de un rompecabezas como medicina a todos nuestros males en el mundo real.

Si además le añades una trama subyacente, que hila todo de manera que estás deseando leer la siguiente historia, pero lo suficientemente clara como para que cualquier lector pueda incorporarse a la saga en la parada que desee, entonces tienes una historia que no debes dejar escapar.

-------------------------------
P.D.: Este sábado espero volver a enviar la newsletter de los sábados, así que aún no te has dado de alta en la nueva (te recuerdo que la suscripción antigua ya no vale debido al cambio en la normativa de protección de datos), ya estás tardando :P


8 comentarios:

  1. Tampoco perdono a esas novelas que se sacan los finales por arte de magia. Me gusta que me den pistas. Y que me engañen más. Estas novelas las tengo pendientes de hace tiempo. A ver si le busco hueco de una vez por todas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana no engaña en el mal sentido, eso es lo mejor de ella. Biquiños!

      Eliminar
  2. Ahí va un conguito: de Ana Bolox solo, lamentablemente, he leído Carter & West pero lo disfruté rayando la obscenidad. Tengo pendiente leer todo lo que ha publicado y publique en un futuro, ojalá el tiempo acompañe y nada lo impida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ojalá el tiempo te acompañe, porque las novelas no te defraudarán. Biquiños!

      Eliminar
  3. Jo, Cris, muchas gracias por la entrada :-)))))))))))))) Yo ya no sé qué decirte, y no sólo por estas entradas sino por lo mucho que me apoyas y animas.

    Thanks, Merci, Grache, Dankesen (o como se escriba) y así en el resto de idiomas del planeta.

    Biquiños mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mereces más que esto, ojalá un día te des cuenta. Biquiños!

      Eliminar
  4. Hola Cris! Muy bueno el post! A mí lo que más me gusta de este género es precisamente ese reto que nos lanza para ver si logramos desentrañar el misterio. No he tenido el placer de leer nada de Ana Bolox aún pero espero ponerme al día pronto. (Por donde me recomiendas comenzar, por cierto: Carter & West o la Sra Starling?) Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener un reto es lo que, por lo menos a mí, en verdad me hace evadirme de la realidad. Me gustan las dos, pero siento debilidad por la Sra Starling, así que supongo que esa es mi recomendación. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.