jueves, 14 de marzo de 2019

Cambiarse de bando


Quien me conoce sabe que mi vida en internet gira, principalmente, en torno a los libros. Sigo, por tanto, a muchas cuentas relacionadas con la literatura desde todas las perspectivas: escritores, lectores, gente que reseña, editoriales, columnistas, sucesos noir, etc.

Una de estas cuentas dejó de seguirme en redes justo cuando publiqué mi primera novela, y fue por el siguiente motivo:


Hasta el momento en que "Detrás de la pistola" salió a la venta yo había sido una bloguera que hacía reseñas y que escribía relatos de manera esporádica. Pero en el momento en que vendí mi primer ejemplar mucha gente pasó a considerarme escritora.

Escritor es el que escribe, pero sí es cierto que si publicas una novela el concepto toma más forma, se vuelve como más real.

Para esta persona de la que te hablo, que alguien que hasta el momento solo se dedicaba a leer y a hacer reseñas, de repente publicase un libro era todo un ultraje. ¿Quién me creía que era yo para publicar? ¿Agatha Christie o Raymond Chandler?

Alguien que escribe por el simple placer de hacerlo, porque no concibe pasar los días sin dibujar una sola letra, tiene un sueño: que la gente lea sus libros. Es una pretensión sencilla y muy personal que no pasa por darse ínfulas de nada ni compararse con nadie.

Hoy en día, gracias sobre todo a plataformas como Amazon o Lektu, al crowdfunding y a otras muchas iniciativas, por desgracia, pero sobre todo, por suerte, todo aquel que quiera ser escritor tiene un gran abanico de posibilidades para intentarlo.

Juzgar a otros por intentar alcanzar sus sueños me parece soberbio. Sobre todo porque hay gente que te sorprende, gente con un talento sin explotar que decide, por fin, darlo todo, y que consigue grandes cosas.

Lo que yo hice al publicar mi primera novela puede que no fuese nada para mucha gente, pero para mí fue un gran salto, un trabajo enorme que conseguí con muchísimo esfuerzo. Porque como bien dijo Thomas Edison:

El genio es resultado de un 1% de inspiración y un 99% de transpiración.

Entre las muchas formas que hay de clasificar a la gente, una de las mejores es cuando diferencias a aquella que no hace nada por conseguir lo que quiere y aquella otra que lucha hasta quedarse sin uñas para alcanzar sus sueños. Yo me encuentro en este último grupo, pero no soy la única.

Porque hay otras personas que empezaron devorando libros y escribiendo reseñas con pasión hasta que cruzaron la línea y enseñaron al mundo sus propios textos. Una de estas personas ha sacado de la chistera una idea que aúna dos de mis pasatiempos favoritos: música y lectura.

Ha elegido canciones que la han marcado y ha creado una historia basada en ellas. El resultado podría haber sido algo plano y literal, hasta que lees el primer relato y llegas al final sin recordar que aquello iba de música, porque estabas tan metida en la historia intentando adivinar el final que lo demás había dejado de importar.

Por eso, si te gusta la música y la lectura y, en especial, la novela negra, te recomiendo la serie "Pentagrama Criminal" de Izaskun Albéniz. Si lees el primer relato, "Do", y adivinas la canción en la que se basa, cuéntamelo, porque yo disfruté mucho con la lectura, pero me sentí muy estúpida y, sobre todo, un fiasco como escritora noir, cuando me di cuenta de que la canción en la que se basaba era muy conocida y yo no había logrado adivinarla.

Si todos fuéramos tan elitistas como esta persona que me bloqueó cuando publiqué mi novela, nos perderíamos cosas tan buenas como este relato. Hay que intentarlo todo, pese a quien le pese, porque como bien dijo Izaskun en "Do":

Creí que mi vida era casi infinita, que había tiempo de sobra.

Pero no lo hay. Así que mientras bailen las letras, soñemos.

-------------------------------

P.D.: ¿Has leído algún texto basado en una canción? ¿O una canción basada en algún libro? Me gustaría leer tus recomendaciones en los comentarios.

3 comentarios:

  1. Te juro que no entiendo a esa persona que dejó de seguirte. Intento comprenderla, pero no, no puedo. ¿El cupo de escritores ya está cubierto y no puede entrar nadie más? No, no lo entiendo. Pero en fin...
    Me apunto ese relato que mencionas que me has picado la curiosidad.
    Sobre tu pregunta, recuerdo haber leído que Lobo hombre en París de La Unión está basado en un libro de Boris Vian, pero no lo he leído. Y luego está Annabel Lee de Radio futura, basado en el relato de Poe. Y así ahora mismo no recuerdo ninguna más, pero habrá. A la inversa, ahora mismo no recuerdo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Precisamente aunando literatura y música no he leído demasiado, la verdad.

    Se me viene a la cabeza la trilogía de "Versos, canciones y trocitos de sangre" de César Pérez Gellida, que se apoyaba en una especie de Banda Sonora musical para dar el toque de distinción a su incursión en la negra. En su momento recuerdo que me pareció bastante eficaz.

    Conozco a bastantes escritores que comenzaron en esa misma línea de reseñas, dieron luego ese salto creativo al relato y la novela propia, y aún así no se despegan de las reseñas. No sé, quizá nos empeñamos demasiado en categorizar y simplificar las cosas y muchas veces nos perdemos algo. No siempre una cosa excluye a la otra.

    Biquiños! :)

    ResponderEliminar
  3. Con lo bonito que escribes, más tendrías que publicar. :*

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.