jueves, 23 de mayo de 2019

Desmontando mitos: tipos de escritores


Escribir es un puzle compuesto por piezas muy difíciles de encajar. Hay quienes consideran que escribir es solo eso, sentarse y olvidarse del mundo, y no voy a negar que es la parte más importante e imprescindible, pero para mí no está completa sin muchas otras cosas.


Por ejemplo, si quieres escribir tienes que leer, ¿qué clase de escritor es ese que no lee porque no tiene tiempo? Me imagino sus resultados y más que historias veo letras juntas, y no es lo mismo. Hubo una época de mucho agobio en la que no tenía tiempo para leer, y por eso paré de escribir. Lo segundo es indigno sin lo primero.

También hay quien dice que solo lee a los buenos, pero es imposible saber quiénes son los buenos si no has leído de todo. Porque, ¿quiénes son esos? ¿Los que tienen muchos premios, los más famosos o los que escriben un superventas tras otro?

El escritor solitario puede serlo por dos motivos: porque es tímido o porque dice que hablar con otros sobre escritura es desprestigiarla. Uno solo habla con otros de aquellas cosas por las que siente pasión, y si no sientes pasión por escribir, entonces no lo hagas. Dentro de este grupo también está el que dice que no se junta con otros escritores, pero luego tiene un blog sobre escritura donde interactúa en los comentarios. Si sigues blogs buenos sobre este tema sabes de quién te hablo y sabes que a él le perdonaría hasta una mala novela, porque es mi debilidad (aunque no creo que sea capaz de escribir nada malo).

Otra de las cosas que hacen los escritores es hablar con su público, y aquí nos encontramos con dos corrientes: los que rezan al Dios del marketing todas las noches y predican su palabra, y los que consideran que publicitar tus escritos es mancillarlos.

Respecto a los primeros diré que marketing sí, pero no a toda costa. He visto a mucha gente muy puesta en estos temas que te vende la moto de que uno solo puede publicar cosas dirigidas a su público objetivo, y luego ves en sus redes, de vez en cuando, cosas que no deberían publicar y, aún así, les va bien, demostrando con ello que el marketing no es esa ciencia exacta que pretenden vender.

Y en cuanto a los segundos, para mí una parte importante de escribir es compartir con otros; sin ello la experiencia no es la misma. ¿De qué te vale echar el resto en una novela y poner todo lo que sientes en ella si no va a llegar a nadie? Hay quien se olvida de que novela publicada y diario personal no es lo mismo.

Hay quienes piensan que algún escritor está loco porque tiene una imaginación perversa y hay quienes no entienden cómo una persona puede plasmar ciertas cosas en un libro y removerles las tripas. Después de analizar ciertos mitos que se leen en las redes sobre el oficio de escribir estoy más convencida si cabe de mi teoría: un buen escritor es aquel que ha vivido, y solo el que muestra la vida (que no su vida) el que llega a más gente.

A no ser que tengas una gran editorial detrás y te metan sus libros por los ojos, pero eso ya es otra historia...


¿Me cuentas algún mito sobre el arte de escribir que te hayas encontrado? Te espero en los comentarios.
-------------------------------
P.D. Por si no te has dado cuenta, publico en el blog dos veces al mes y, mis otros dos artículos van a parar solo a los suscriptores de mi lista de correo. ¿Te vienes con nosotros?

2 comentarios:

  1. Qué bueno es leerte, como siempre. Qué bien dices algunas cosas que pocos se atreven a decir (si lo hubiese escrito yo habría algunas palabras malsonantes por ahí).
    En mi caso, uno de los peores mitos que he escuchado (y que tuve la desgracia de sufrir en mis propias carnes) fue lo de "si escribes terror, tienes que quedarte en tu género". Eso me ha llevado a tener una novela muerta del asco durante más de cinco años en el ordenador (ya sabes cuál es, tú la leíste).
    Un escritor debería escribir. Y da igual si escribe terror y luego quiere escribir una romántica, lo importante es que si tienes una historia deberías contarla, no importa si da miedo, te hace reír o te hace enamorarte, lo importante es que sea una historia honesta, que te la ponga dura (como diría mi querido Hank Moody). El resto son etiquetas... Tu público objetivo es todo aquel que quiera leerte. Está claro que hay lectores de género, pero el escritor escribe para todos. Yo, por ejemplo, leeré cualquier cosa que escribas, porque me gusta como lo haces, y me dará igual si es una novela negra, un cuento de fantasmas o la historia de una bolsa de naranjas.
    Esto es complicado. Nos enfrentamos a muchos prejuicios; los del lector, los nuestros y los de nuestros compañeros de oficio... al final es una acumulación de karma negativo que a mí, por ejemplo, me ha tenido más de dos años sin escribir...
    En fin, que no te taladro más. Como siempre me encanta leer tus artículos porque me hacen ver cosas que, de normal se me escapan y me afectan bastante. Mil gracias ;)

    ResponderEliminar
  2. Lo de los prejuicios es algo que, por desgracia, está en todas partes, también en esto de escribir, cuando se supone que los escritores somos los que tenemos que romperlos. Pero bueno, es algo en lo que tenemos que seguir trabajando para romper barreras. Biquiños!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.