jueves, 9 de enero de 2020

Cómo crear intriga en una novela

Formas de escribir una novela con intriga

Uno de los recuerdos preferidos de mi infancia es tener en mi mano un libro de los Fruitis e inventarme lo que ponía. ¿Por qué quería leer antes de saber hacerlo? Hoy puedo responderme sin ninguna duda: porque tenía curiosidad. A la hora de escribir, esta sigue siendo la respuesta a la mayoría de las preguntas: ¿cómo crear intriga en una novela? Escribiendo algo que genere curiosidad en el lector.

Pero ¿no es la curiosidad lo que nos lleva a leer cualquier tipo de libro? Entonces, ¿es la intriga cuestión de género?

Cuando por fin decidí ser escritora (o al menos intentarlo), tenía muy claro que quería escribir novela negra. Pero al principio pensé que debería empezar por algo más fácil (como si juntar letras lo fuera, pero en los primeros pasos todos somos ignorantes), así que escribí una novela que contara la historia que yo quería contar, pero sin crímenes propiamente dichos.

Cuando la publiqué, muchos lectores me dijeron que les había gustado la manera en la que había introducido las pistas y creado el suspense. Pero ¿no era mi libro una novela contemporánea sin más? ¿Acaso no decidí escapar de la novela negra en mi primer intento porque estaba segura de que no sabría gestionar el suspense?

No entendía lo que estaba pasando. Fue entonces cuando me di cuenta de que toda historia, sea del género que sea, se sustenta sobre dos pilares básicos e irrenunciables:

1.- Que sucedan cosas que hagan avanzar la trama.

2.- Que esas cosas sucedan en dosis que hagan que el lector quiera seguir leyendo.

Siento que no puedas encontrar la fórmula mágica de la intriga, pero crearla es tan sencillo y tan difícil como eso.

Lo que sí puedo decir es que pensar en ello me hizo reflexionar sobre algo. El otro día leí una entrada en el blog de Mayte Esteban donde contaba que había ganado la Mención especial en los III Premios Britt, y explicaba por qué ganar un premio (fuese cual fuese) era tan importante para ella.

Para Mayte es más fácil recordar lo malo y por eso aprovecha cada cosa buena que le sucede. Y con lo malo se refiere a cosas como lo que se ve reflejado en la siguiente frase:

Yo soy escritora de romántica y ya puedo hacerlo todo lo bien que queráis, pero soy y seré siempre una apestada de la literatura. Nunca me darán un premio importante porque estoy al margen de lo que se considera digno. Habrá gente que nunca me lea porque me muevo en un género indigno y, muchas personas, no van a comprometer su currículum lector introduciendo en sus lecturas una obra mía.


Esta frase me hizo preguntarme algunas cosas: ¿Lo que hace buena a una novela es algo independiente del género? ¿Hay géneros literarios considerados indignos por gran parte del sector literario?


Mi respuesta es "sí" en ambos casos:

Para mí es una victoria que se lea. Para otros solo se gana cuando se abarcan cierto tipo de lecturas.

Para mí lo que hace buena a una novela es algo independiente del género e incluso del autor (no todas las novelas de un mismo autor son buenas). Para otros los géneros buenos se cuentan con los dedos de una mano y los demás no importan.

Ya que las redes sociales nos acercan, aproveché para hablar con Mayte de su artículo, y me dijo cosas tan interesantes como esta:

Si no recuerdo mal, cuando iba a la biblioteca las obras que no eran ensayos estaban ordenadas en tres categorías: narrativa, poesía y teatro. Una vez ahí, el orden alfabético era suficiente para encontrar un libro. No hacía falta diferenciar si era una novela negra, una romántica o una de terror. Quizá por eso mismo yo leí sin prestar ninguna atención al género y por eso he podido disfrutar mucho más que si, por ejemplo, hubiera encontrado una obra de un subgénero específico y me hubiera dado por pensar que eso era lo único que me iba a gustar. Ahora el mercado exige catalogar, y la verdad es que me supera.

Solo puedo estar de acuerdo con ella en parte: catalogar es necesario, porque a veces te apetece leer algo muy concreto y, si no hubiera clasificaciones, sería muy difícil encontrarlo. Pero tengo que darle la razón en eso de que tanta clasificación encorseta. Me he encontrado gente que critica libros sin ni siquiera leerlos porque son de un género determinado y lo consideran basura (como si leer lo fuese).

Por ejemplo, a mí nunca se me ocurriría decir que no voy a leer "Cincuenta sombras de Grey" porque es un mal libro. No sé cómo es, no lo he leído. Y  la razón por la que no lo he hecho es simplemente porque no me apetece. Esa es la razón por la que escoges un libro y no otro, porque te apetece leerlo o no. Y cuando te decides por una historia lo haces porque te ha llamado la atención el título, la portada, la sinopsis, o porque estás cansada de leer sobre crímenes y te has propuesto viajar al espacio por unas horas. Para mí esto es obvio.

Pero como sé que en muchas ocasiones algo que considero obvio no lo es tanto, y como me gusta hablar basándome en las pruebas (escritora de novela negra tenía que ser), he preguntado a escritores de terror, LGTBI+, cifi, spaces opera, fantasía, realismo mágico, feelgood y novela romántica y, por supuesto, a los blogueros literarios, qué es lo que opinan al respecto. Y esto es lo que me han dicho.

- ¿Lo que hace buena a una novela es algo independiente del género? 

Voy a empezar por Mayte Esteban, la escritora que me ha hecho reflexionar sobre este tema:

Creo que una novela es buena cuando te cuenta una historia que te mantiene ahí y, pasado el tiempo la sigues recordando. Porque los personajes están bien construidos, porque te ha impactado la trama, porque toca temas que te han hecho reflexionar… Y eso se puede hacer desde cualquier enfoque si el autor sabe manejar sus  herramientas.

Mónica Gutiérrez:

Para mí, una buena novela debe cumplir dos condiciones imprescindibles: que su prosa sea exquisita y que emocione. Me da igual el género literario en el que haya sido etiquetada, lo importante son estas dos condiciones y deben darse las dos. Una buena novela es aquella que tiene alma, en la que se reconoce al autor por estilo y por emoción.


David Orell:

Considero que lo que hace buena a una novela no es la idea en sí, sino los personajes. Sin ellos no habría trama ni argumento. Es como querer cocinar una paella de arroz y no tener un buen caldo, ni el arroz, ni el resto de los ingredientes. Solo tendrías la sartén y un fogón encendido. Sin embargo, cualquier novela de terror, de suspense o de realismo mágico, por mencionar algunas, no hace que la novela sea digna de serlo. Como decía, unos buenos personajes son fundamentales para formar parte de la obra. Ellos son los que se encargan de transmitirnos sus vivencias.


Lluvia Beltrán:

Yo creo que lo que hace buena una novela no es el género sino el enfoque y el estilo del escritor, porque a mí hay géneros que no me gustan pero libros de esos géneros sí.


Javier Miró:

Creo que un libro puede ser bueno o malo independientemente de su género. De hecho, la calidad y el género (sea cual sea) son cosas que veo como dos entes totalmente separados. Aunque es cierto que cuanto más ceñida sea la temática de la obra y más forzado se vea el autor por encajar en una denominación, menos libertad de creación tendrá, más tendrá que recurrir de lugares comunes y, por lo tanto, más posibilidades habrá de estar peor (en líneas generales, claro, porque a lo mejor es perfecta para los amantes de ese género concreto). Pero, de nuevo, calidad y género no son correlativos.


Aroa R. Zúñiga:

Con respecto a si una novela buena es algo independiente al género, no estoy de acuerdo. Hay libros llenos de tópicos del género que son maravillosos, frescos y dan una vuelta de tuerca u otra visión de lo que creíamos saber. Además es muy difícil encasillar una novela en un único género literario: la mayoría de historias mezclan. Fantasía e intriga, amor y terror, thriller y ciencia ficción... Del mismo modo hay géneros difíciles de separar, la línea que divide la fantasía de la ciencia es tan fina que no siempre es fácil de encasillar una novela en uno u otro.


Adella Brac:

Creo que lo que hace buena a una novela no tiene nada que ver con el género. Una buena historia bien contada, es todo lo que necesitas. Para mí, incluso una historia regular, pero bien contada.


Esther Magar:

Por supuesto que la calidad de una obra no depende del género, sino de lo que se cuente y cómo se cuente. Los temas siempre son los mismos, lo que cambia es la forma de abordarlos, según el género (o géneros) escogido y el estilo del autor.


Chema Fernández:

Creo que el género es indiferente. Una buena novela no tiene que clasificarse en cierto género sino que para mí la clave es lo que nos quiera transmitir el autor, que nos haga sentir, que nos revolvamos cuando leamos. En mi opinión, creo que la conjunción de unos buenos personajes bien construidos es indispensable para decir esta novela es buena, después creo que la trama, construcción, etc., vienen de segundas, pero lo primordial es buenos personajes. Al menos, yo como lector, es lo que busco.


Albanta:

Para mí cualquier novela puede ser buena independientemente del género. Pero también me resulta difícil definir o distinguir una novela buena de la que no lo es. Creo que es algo muy subjetivo. ¿Una novela buena tiene que tener calidad literaria? ¿Tiene que tener una trama compleja? ¿Tiene que estar narrada de una forma concreta? Una novela buena será la que haga vibrar a un lector, la que le emocione, la que le haga pensar o la que perdure en él. Y como todos los lectores no buscamos lo mismo no creo que se pueda.


Lesincele:

Sí, yo creo que una buena novela es algo independiente al género (sobre todo y básicamente la forma de escribir o el marketing que lleve detrás...que con una buena publi hasta la novela más mala es considerada buena).


Las chicas Britt:

Lo que hace buena una novela es la ejecución de la historia. No tanto si se ciñe a la realidad o no (porque hablamos de ficción y parece que muchos esperan encontrar datos fiables en ella) más bien que toda su atmósfera, dentro del universo que ha creado el autor, sea coherente. Y por supuesto, la literatura no deja de ser comunicación y las obras cuando no se comprenden es porque falla esa comunicación con el lector.




- ¿Hay géneros literarios considerados indignos por gran parte del sector literario?

Mayte Esteban ya lo dejó claro en el artículo que inspira este post, te invito a que lo leas porque no tiene desperdicio y me ha encantado su sinceridad. Voy a aprovechar para poner aquí otra frase que resume el sentimiento compartido por muchos (el subrayado es mío):

Aunque haya quien me tache de osada solo por mencionar su nombre (porque las autoras de romántica, como apestadas literarias no podemos), me pasa un poco como a Galdós (...).

Mónica Gutiérrez:

Hay buenas y malas novelas en todos los géneros literarios, sin excepción, pero a menudo tenemos la sensación de que el  romántico es el género más despreciado. Quizás aquellos géneros que se ponen de moda sean los más criticados porque se baja el listón de calidad para lanzar muchos más títulos al mercado y seguir esa moda, como ha pasado estos dos últimos años con la novela negra. Quizás la romántica sea tan vilipendiada porque es la que más se vende, no lo sé. En mi opinión, hay malas novelas negras, románticas, de ciencia ficción, de terror y de cualquier otro género.


David Orell:

La romántica está muy bien considerada. La que se menosprecia mucho es el Fanfic, y eso que hay muchísimos defensores tanto lectores como escritores. Así que te diría que el Fanfic está muy poco valorado. Mucha gente se piensa que no es literatura o que está creado por fans que se basan en otras novelas o películas para crear sus historias por capricho o pasatiempo. Y los Fanfic no dejan de ser literatura. Bien escritos y polanteados, pueden ser auténticas obras de arte.


Lluvia Beltrán:

¿Géneros indignos? No creo que los haya, o al menos ahora no caigo, simplemente quizás lo que hay es negacionismo sobre algunos, sobre si existen o no. No creo que haya géneros indignos sino tal vez autores que hacen un uso indigno de su escritura.



Javier Miró:

Por lo que llevo conocido hasta la fecha, quienes califican a géneros concretos (los que sean) como indignos, o malos, etc., no suelen ser demasiado imparciales. Quiero decir, maximizan lo negativo de esos géneros a menospreciar sin contar con las obras malas que también hay en aquellos tipos de libros que sí que les gustan. Mierda hay en todas partes, pero huele más y peor la de los demás que la propia, «que soy más listo que nadie porque lo digo yo».


Aroa R. Zúñiga:

En cuanto a si hay géneros de primera o de segunda es algo muy complicado. Por ejemplo, hay algunos que tachan la literatura juvenil de "simplona" o la consideran de segunda pero luego son los que arrasan en librerías Por lo general hay una tendencia a pensar que la literatura de ficción es menos relevante, menos importante en el mundo de la literatura porque no cumplen los parámetros de calidad de algunos "entendidos". Sin embargo, creo que la literatura es algo más y que lo más importante, al final, es que nos resulte entretenido, que nos aleje de la realidad y nos lleve a ese mundo que el autor ha creado. 
También dentro de la ficción hay géneros más "indignos". En este caso nos referimos a la literatura de género (fantasía, ciencia ficción y terror) ¿Por qué está literatura se considera de segunda categoría? No sabría responderte porque es la literatura en la que me he movido siempre, la que he leído desde niña y la que más disfruto. Hace poco di una charla sobre un tema parecido y llegamos a la conclusión de que posiblemente se debe a que erróneamente tendemos a creer que la ciencia ficción es un género para entendidos, que necesitas tener unos conocimientos previos para asimilar la lectura cuando no es así. Y sí, dentro de la propia ciencia ficción también hay géneros "más o menos respetados". Y aquí entra la space opera, un subgénero que estamos acostumbrados a disfrutar en el cine, en la televisión e incluso en los cómics pero que por alguna razón no termina de cuajar en la literatura.


Adella Brac:

Y respecto a la consideración general sobre los distintos géneros, todavía pervive. Por ejemplo, la romántica y la fantasía (mucho más si es juvenil) están peor vistas que la histórica.  La buena noticia es que poco a poco se están tirando abajo esos prejuicios. Es cuestión de tiempo.


Esther Magar:

No se mira igual a un escritor de novela histórica que a uno de romántica, ni a uno de realista que a uno que escribe cuentos infantiles. ¿A cuáles consideran escritores de verdad? No hace falta ni que lo diga, porque todos conocemos esos prejuicios. Y es absurdo. Hay novelas buenas y malas en todos los géneros. Al fin y al cabo, son meras etiquetas de clasificación.


Chema Fernández:

Sí hay géneros como denostados. Mismamente el terror o el suspense de autores como Stephen King siempre son “odiados” por decirlo de alguna manera. Creo que King es uno de los pocos autores que hace unos personajes de 10 en todos los aspectos y en novelas como 22/11/63 lo demuestra, o en la conocida It. Nos hace sentir con esos personajes para después alrededor de ellos hacer crecer una trama.


Albanta:

Sí que creo que hay géneros que se menosprecian, por ejemplo los thrillers o las novelas de pasaje, el chick lit, parece que son de segunda.


Lesincele:

Aunque sí es cierto que la romántica no contemporánea... Sí que es considerada bastante indigno.


Las Chicas Britt:

Hay géneros muy despreciados por la propia ignorancia del lector: el romántico y la lésbica. Muchos se sorprenderían de lo que pueden ofrecer estos dos géneros.


De todas estas respuestas he extraído unas conclusiones con las que no contaba:

1.- Aunque la mayoría de los escritores consideran que una novela es buena por lo que es y no por el género en que se encuadra, Aroa R. Zúñiga me ha ofrecido una perspectiva diferente y me ha hecho ver que algunas novelas son buenas precisamente por estar en un determinado género. Porque las barreras son para romperlas, y siempre se puede crear algo nuevo dentro de corsés impuestos.

Gráfico sobre si el género literario influye en la calidad de una historia


2.- Si nos preguntan por un género indigno a cada uno de nosotros nos vendrá a la mente algo completamente distinto, o incluso nada. Queda demostrado que esto es totalmente subjetivo y eso me alegra en parte, porque no me gustaría que ningún género se considerase indigno por la mayoría, porque, como he dicho más arriba, leer es, precisamente algo muy digno.

Y como ejemplo, me ha llamado la atención que muchos piensen que el romántico es despreciado y que, por ejemplo, David Orell, diga que está muy bien considerado. Supongo que al adentrarnos en un género en concreto y en esa comunidad literaria que se crea alrededor de él, vemos más luces y sombras que si hablamos de algo a lo que no miramos en profundidad.

Gráfico sobre si el sector editorial considera indigno algún género literario

(Los datos para estos gráficos los he obtenido de las opiniones de los escritores y blogueros que participan en este artículo. Aunque esta imagen y la anterior podrían parecer idénticas, no lo son. Ese 8% no representa a las mismas personas en ambos casos).

3.- Leyendo entre líneas, he descubierto que hay autores que consideran que su género es uno de esos menospreciados y hay otros autores que no. En este caso, como podrás ver en el siguiente gráfico, la balanza está equilibrada:

Gráfico sobre el número de escritores que creen que su género literario es considerado como indigno


A pesar de todos los obstáculos que nos encontramos a la hora de disfrutar de lectura y escritura (obstáculos que son puestos precisamente por la comunidad literaria), me es grato comprobar que los escritores (al menos estos a los que les he preguntado) cuentan las historias que sienten y no las que supuestamente deben. Porque a fin de cuentas, lo único que importan son los lectores. Los que leemos somos los que decidimos qué es digno o no, porque leer es digno y lo demás no importa. Como dice Mayte en su artículo:

(...) es en la calle donde se juega este partido de la literatura.

--------------------------------
P.D.: No quiero terminar este artículo sin dar las gracias a todos los que lo habéis hecho posible. Y a ti, que me lees, decirte que si alguno de estos escritores y blogueros no te suena, te los recomiendo. Son personas que tienen tres cosas en común: amor por la literatura, ningún pelo en la lengua y mucho sentido común. Son, en definitiva, esos unicornios blancos tan difíciles de encontrar.

2 comentarios:

  1. El eterno debate de géneros dignos o indignos... Con lo fácil que es respetar todos los géneros por igual, que todos tienen su mérito. Que no te gusta, pues no lo leas y ya está. Pero no hace falta menospreciar.
    Una entrada magnífica.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un debate que se hace eterno y que es como muy del siglo pasado, ¿no crees? Yo estoy contigo, Margari, opino lo mismo. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.