jueves, 23 de enero de 2020

5 trucos para exprimir al máximo el tiempo para escribir.

Cómo escribir más palabras al día
Cuando comienza el año (que para muchos es en enero y, para otros como yo, en septiembre) siempre tenemos un montón de propósitos que nos llenan de ilusión. Pero, pasados unos días la realidad se impone y el tiempo se nos echa encima.

Si una de tus distracciones preferidas es publicar en tu blog, ¿cómo conseguir la realidad no rompa nuestras intenciones? Aquí te doy algunos consejos que me funcionan a mí:

1.- La frecuencia de las publicaciones.

¿Con qué periodicidad hay que publicar en un blog? ¿Dos veces al mes, a la semana, al año? No creo que haya una respuesta más cierta que otra, aunque sí creo que si publicas dos veces al año, lo siento, pero a eso no se le puede llamar periodicidad, ni mantener un blog, ni ná de ná.

Siéntete cómodo con los días en los que publicas. Sé que hay días mejores que otros, pero, elijas el que elijas, que sea siempre el mismo, al menos durante una buena temporada. Sé fiel a tu día durante un gran período de tiempo para saber si te funciona o no, y que sea un día en el que te sientas cómodo, libre y con tiempo para redactar tu contenido. Lo bueno de las plataformas de publicación como Blogger o Wordpress, por ejemplo, es que puedes programar tus posts, es decir, podrías publicar algo el día 1 de enero que hubieras escrito el 31 de diciembre. Flexibilidad creativa, que lo llamo yo.


2.- Brainstorming de ideas a tres meses vista.

Este es uno de los mejores consejos que me han dado nunca. Cuando rediseñé el blog, lo hice con la ayuda de Jaume Vicent, de Excentrya. Más que consejo, antes de lanzar de nuevo el blog Jaume me obligó a hacer una lista de temas de los que quisiera hablar durante los siguientes tres meses. Cuando sabes de qué vas a escribir en tu próxima entrada te da mucha menos pereza ponerte a ello. Eso no quiere decir que tengas que seguir esa programación al pie de la letra, sin salirte del renglón. Yo misma me he saltado lo que tocaba porque se me ocurrió otra cosa mejor de la que hablar o porque la actualidad literaria me obligó a ello, como cuando Mayte Esteban me propuso el reto de hablar sobre los escenarios de la novela, y a mí me apeteció contestarle de inmediato.

Siento que esa lista es como el bolso de Mary Poppins, porque siempre tendré algo de lo que tirar cuando no tenga muy claro de qué escribir. Cuando Jaume me dijo que hiciese esa lista, tener tres meses de ideas para contenidos del blog me pareció demasiado, pero una vez me puse al lío descubrí que es más fácil. En tan sólo diez minutos haces un brainstorming y puedes vivir de rentas durante tres meses, ¿no es genial? Y lo mejor de todo es que cuando tengo una idea nueva la anoto y veo cómo la lista va creciendo. Esa programación es un colchón que crece poco a poco y que no me cuesta mantener, y es genial, créeme.


3.- La eficiencia es necesaria hasta para mantener un hobby.

Pues sí, ser eficiente es siempre algo muy necesario. Con lo que te decía en el punto 1 sobre la programación de entradas puedo escribir cuando quiero, así que en vez de escribir a ratos y, por tanto, gastar tiempo en pensar sobre el tema, en leer lo que llevo escrito hasta ese momento porque no me acuerdo de por dónde voy, en vez de, en definitiva, hacer el esfuerzo de retomar el mismo post una y otra vez, lo que hago es elegir un día para escribir. Escojo el momento en el que sé que voy a tener tiempo y dedico un par de horas a hacer el post y la newsletter, dos horas que a veces se convierten en seis, pero nadie dijo que escribir fuera fácil. Por eso, dependiendo de la complejidad del tema o de la extensión, como esas dos horas no me llegan, hago lo que toque y programo otra sesión para escribir lo siguiente.

Esos son mis dos momentos para escribir en el blog y tenerlos claros me evitan darle a la tecla a toda prisa y sin pararme mucho por andar a prisas y entre otras tareas. Además, esas horas, esos días, los dedico sólo a eso, ni redes sociales, ni whatsapps, ni tele, ni nada de nada. Sólo escribir y un poco de música, lo que me hace ser más productiva y tener más tiempo para otras cosas.


4.- ¿Lees más de lo necesario?

Seguro que piensas que nunca se lee más de lo necesario, pero no es cierto, y me explico: yo uso Feedly, una página web que es muy útil como lector de blogs. Tengo ahí metidas todas las url de los blogs que leo, organizados por categorías incluso (por ejemplo: blogs de escritores, blogs de reseñas, blogs relacionados con la temática noir, blogs más personales, etc.). Hace poco descubrí que me pasaba demasiado tiempo leyendo titulares, es decir, entraba en el Feedly y miraba los titulares de los posts que todavía no había leído. Lo primero que hacía era eliminar los que no me interesaban o no llamaban demasiado mi atención, y después pretendía leer los que sí me apetecían.

Pero eliminaba tantas cosas que cuando terminaba ya no me quedaban ganas de leer nada más, así que cerraba el Feedly y a paseo. Eso me llevó a la conclusión de que seguía demasiados blogs que no me interesaban, no porque no fuesen buenos o interesantes, sino porque no tenían nada que ver con la temática que a mí me interesa leer.

Deshazte de los compromisos, de verdad. Ten a mano solo aquello que sea una apuesta segura para ti, que sepas que vas a leer, porque el tiempo es limitado y la bloggesfera infinita. Intenta llegar a un término medio, porque si intentas abarcarlo todo te aseguro que al final no te quedarás con nada.


5.- Los ratos muertos son maravillosos.

Y de paso que hablo del Feedly te diré que cuenta con una app que puedes instalarte en el móvil. Yo pasé de tener tiempo para leer todo lo que me daba la gana a no poder ni abrir el portátil, así que opté, como te decía antes, por un término medio. Siempre tengo el móvil más a mano, así que instalé Feedly en el móvil y leo los blogs que quiero en los ratos muertos, como por ejemplo a mediodía, cuando estoy esperando a que la comida termine de hacerse.

El tiempo de leer el bote de champú en el baño ha pasado ya, ¡muerte a los prospectos! No necesitas leer nada de eso a no ser que acabes de tomarte un ibuprofeno y se te empiecen a hinchar las orejas. El tiempo es limitado, no me cansaré de repetirlo, así que aprovéchalo al máximo, exprímelo.



¿Eres de los que hacen zumo literario o sólo le das un mordisco a la fruta libresca y la tiras antes de terminarla porque no te da tiempo a más? ¿Tienes algún truco para sacarle más jugo a cada momento y así dedicárselo a blogs y lecturas? Me encantaría conocer tu opinión, anímate y déjamela en los comentarios.

1 comentario:

  1. Lo del Brainstorming es muy interesante y desde luego te aligera mucho la carga. Aunque en mi caso como solo hablo de los libros que leo, para mucho no me sirve. Las reseñas las suelo escribir los fines de semana y las programo para los miércoles. Antes era miércoles y viernes, pero como mi tiempo de lectura, ahora que estoy de opos, se ha reducido, no tengo tantos libros para reseñar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.